DIA­BE­TES, MÁS QUE ex­ce­so de azú­car

Me­jo­rar el es­ti­lo de vi­da pue­de re­du­cir un 60% el ries­go de desa­rro­llar es­ta en­fer­me­dad, que afec­ta a una de ca­da 11 per­so­nas.

Mujer (Panama) - - Salud & Bienestar | Nutrición - POR: NU­TRI­CIO­NIS­TA SA­RA SAL­DA­RRIA­GA sa­ra­nu­tri­[email protected] @nu­tri­cion­ye­qui­li­brio

Es co­mún que al es­cu­char la pa­la­bra dia­be­tes se nos ven­ga a la men­te “azú­car”, pe­ro ¿qué tan­to co­no­ce­mos del te­ma? La dia­be­tes se de­fi­ne co­mo una en­fer­me­dad cró­ni­ca que se da cuan­do el pán­creas de­ja de pro­du­cir su­fi­cien­te in­su­li­na o el cuer­po no la uti­li­za efi­caz­men­te (dia­be­tes ti­po 1 y ti­po 2, res­pec­ti­va­men­te), lo que pro­vo­ca un au­men­to del azú­car en la san­gre o lo que lla­ma­mos hi­per­glu­ce­mia. Es en par­te, por es­to, que las re­co­men­da­cio­nes po­pu­la­res más co­mu­nes son de­jar de con­su­mir dul­ces y sus de­ri­va­dos pa­ra no pro­du­cir di­cho au­men­to, y aun­que es­to es muy ló­gi­co, no es lo úni­co que de­be­mos con­si­de­rar.

La Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Dia­be­tes re­co­no­ce co­mo fac­to­res de ries­gos pa­ra desa­rro­llar dia­be­tes ti­po 2 (la cual re­pre­sen­ta apro­xi­ma­da­men­te el 95% de los ca­sos) los si­guien­tes: obe­si­dad o so­bre­pe­so, his­to­ria fa­mi­liar de dia­be­tes, ni­vel de ac­ti­vi­dad fí­si­ca ba­jo, ha­ber pa­de­ci­do dia­be­tes du­ran­te el em­ba­ra­zo, su­frir de hi­per­ten­sión y de ova­rios po­li­quís­ti­cos, te­ner los tri­gli­cé­ri­dos al­tos, en­tre otros.

Co­mo po­de­mos ver, la en­fer­me­dad cró­ni­ca no se pro­du­ce por el úni­co he­cho de con­su­mir azú­car o pro­duc­tos con la mis­ma, sino por la re­la­ción en­tre va­rios fac­to­res.

Por otra par­te, es­ta es una afec­ción me­ta­bó­li­ca pro­gre­si­va que pue­de cau­sar com­pli­ca­cio­nes mor­ta­les cuan­do no es­tá ba­jo con­trol. La dia­be­tes pue­de pro­vo­car da­ños en mu­chas par­tes del cuer­po e in­cre­men­tar el ries­go de muer­te pre­ma­tu­ra.

El au­men­to ex­ce­si­vo del azú­car en la san­gre da­ña len­ta­men­te los va­sos san­guí­neos del cuer­po, lo que ha­ce a los dia­bé­ti­cos sus­cep­ti­bles a desa­rro­llar otras en­fer­me­da­des, co­mo por ejem­plo las de ti­po car­dio­vas­cu­lar y re­na­les. Ade­más, pue­de cau­sar la pér­di­da de la vis­ta, en­tre otras con­se­cuen­cias.

Tie­nes el con­trol en tus ma­nos

Me­jo­rar as­pec­tos en el es­ti­lo de vi­da, co­mo co­mer sa­lu­da­ble­men­te, ha­cer ejer­ci­cio y dor­mir ade­cua­da­men­te, pue­de re­du­cir has­ta un 60% el ries­go de desa­rro­llar es­ta en­fer­me­dad. A con­ti­nua­ción te doy al­gu­nos con­se­jos:

Eli­ge car­nes ba­jas en gra­sa, co­mo po­llo sin piel, pes­ca­do y pa­vo. Pre­fié­ra­las a la plan­cha y al horno, y evi­ta las fri­tu­ras.

In­clu­ye de 2 a 3 por­cio­nes de fru­tas fres­cas dia­ria­men­te. Es muy im­por­tan­te no ex­ce­der­se en las por­cio­nes de es­tas, to­man­do en cuen­ta que una por­ción es equi­va­len­te a 1 ta­za de fru­ta pi­ca­da o 1 uni­dad me­dia­na.

Una for­ma de in­cluir áci­dos gra­sos sa­lu­da­bles, los cua­les pro­te­gen el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar, es con­su­mien­do fru­tos se­cos co­mo nue­ces, al­men­dras, ma­ní y pe­pi­tas de ma­ra­ñón.

Una ali­men­ta­ción ri­ca en ve­ge­ta­les, por lo me­nos de 2 a 3 por­cio­nes dia­rias, ase­gu­ra una in­ges­ta apro­pia­da de an­ti­oxi­dan­tes, los cua­les han de­mos­tra­do ju­gar un pa­pel im­por­tan­te en la pre­ven­ción de las com­pli­ca­cio­nes de la dia­be­tes.

En ca­so de con­su­mir gra­nos y ce­rea­les, es im­por­tan­te que sean in­te­gra­les, ya que con­tie­nen más fi­bra, la cual pro­mue­ve la re­gu­la­ción del ni­vel de azú­car en la san­gre.

Evi­ta el con­su­mo de be­bi­das con azú­ca­res aña­di­das y pos­tres. Es­to ayu­da­rá a man­te­ner ba­jo con­trol los ni­ve­les de azú­car en la san­gre, el pe­so cor­po­ral y los ni­ve­les de gra­sas san­guí­neas.

Op­ta por pre­pa­ra­cio­nes con acei­te de oli­va, co­co, agua­ca­te u otras fuen­tes de gra­sas sa­lu­da­bles co­mo man­te­qui­lla de ma­ní o al­men­dras y agua­ca­te fres­co, en lu­gar de gra­sas de cer­do, man­te­qui­lla o acei­te de pal­ma.

El con­trol del pe­so cor­po­ral es esen­cial pa­ra pre­ve­nir la apa­ri­ción de la dia­be­tes “me­lli­tus” ti­po 2, es por eso que una re­co­men­da­ción ca­si obli­ga­to­ria es rea­li­zar ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Ser más ac­ti­vo pro­mue­ve un me­jor fun­cio­na­mien­to y re­gu­la­ción me­ta­bó­li­ca. Si es com­pli­ca­do asis­tir a un gim­na­sio, lo­grar diez mil pa­sos al día ayu­da­rá.

Una vez más com­pro­ba­mos que apos­tar a cam­bios en el es­ti­lo de vi­da re­sul­ta ser una de las vías más se­gu­ras pa­ra evi­tar el desa­rro­llo y el pro­gre­so de en­fer­me­da­des cró­ni­cas, en­tre ellas la dia­be­tes. Lo más im­por­tan­te es re­co­no­cer que el con­trol es­tá en nues­tras pro­pias ma­nos.■

El con­trol del pe­so cor­po­ral es esen­cial pa­ra pre­ve­nir la apa­ri­ción de la dia­be­tes “me­lli­tus” ti­po 2.

Es pre­fe­ri­ble rea­li­zar pre­pa­ra­cio­nes con fuen­tes de gra­sas sa­lu­da­bles, en lu­gar de gra­sas de cer­do, man­te­qui­lla o acei­te de pal­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.