NI­ÑOS PRO­TE­GI­DOS

Te pre­sen­ta­mos un de­cá­lo­go de se­gu­ri­dad vial pa­ra que dis­fru­tes de un via­je pla­cen­te­ro jun­to a tus ni­ños.

Mujer (Panama) - - Sobre Ruedas - MA­CA­RE­NA BA­CHOR ma­ca­re­na.ba­[email protected]­sa.com @Ma­qui­ba­chor

La to­ma de con­cien­cia so­bre las me­di­das co­rrec­tas de se­gu­ri­dad en un au­to­mó­vil cuan­do via­jas con ni­ños pe­que­ños es esen­cial pa­ra pre­ve­nir ac­ci­den­tes de trán­si­to y con­se­cuen­cias trá­gi­cas.

En Amé­ri­ca La­ti­na, los ac­ci­den­tes de trá­fi­co son la prin­ci­pal cau­sa de muer­te de los me­no­res en­tre cin­co y 14 años, y la se­gun­da cau­sa en ado­les­cen­tes a par­tir de 15. Así lo evi­den­ció un in­for­me de la Fun­da­ción FIA, pre­sen­ta­do en ju­nio de es­te año en Bue­nos Ai­res. Se­gún los da­tos del in­for­me, ca­si 50 ni­ños pier­den la vi­da por es­tos mo­ti­vos en la re­gión ca­da día, ca­si unos 20 mil al año.

En nues­tro país, la Au­to­ri­dad del Trán­si­to y Trans­por­te Te­rres­tre (ATTT) lan­zó ha­ce un año la cam­pa­ña “Be­bé Se­gu­ro a Bor­do” con el ob­je­ti­vo de sen­si­bi­li­zar y con­cien­ciar a la po­bla­ción pa­na­me­ña. El Re­gla­men­to de Trán­si­to de la Re­pú­bli­ca de Pa­na­má, en su ar­tícu­lo 127 es­ta­ble­ce “que los pa­sa­je­ros me­no­res de cin­co (5) años no po­drán via­jar en el asien­to de­lan­te­ro del vehícu­lo y en el ca­so de me­no­res de (2) años que via­jen so­los en el asien­to tra­se­ro, de­ben ha­cer­lo uti­li­zan­do una si­lla que ga­ran­ti­ce su se­gu­ri­dad y per­mi­ta su fi­ja­ción a la mis­ma”. Se­gún la ATTT, usar la si­lla de re­ten­ción in­fan­til re­du­ce en un 75%, la mor­ta­li­dad de me­no­res en ac­ci­den­tes.

A con­ti­nua­ción, com­par­ti­mos con­ti­go el De­cá­lo­go de la Se­gu­ri­dad Vial In­fan­til, emi­ti­do por la Alian­za Es­pa­ño­la por la Se­gu­ri­dad Vial.

1. En un vehícu­lo lle­va siem­pre al ni­ño su­je­to en un sis­te­ma de re­ten­ción in­fan­til ade­cua­do a su ta­ma­ño y pe­so, por cor­to que sea el tra­yec­to. Y nun­ca, ba­jo nin­gún con­cep­to, de­jes al me­nor so­lo o sin la su­per­vi­sión de un adul­to.

2. Uti­li­za siem­pre si­llas que in­di­quen a tra­vés de una eti­que­ta el pe­so y la ta­lla del ni­ño.

3. Lee de­te­ni­da­men­te las ins­truc­cio­nes de la si­lla, ase­gu­rán­do­te de que su ins­ta­la­ción sea la co­rrec­ta.

4. Evi­ta com­prar si­llas de se­gun­da mano. Si lle­gas a te­ner un ac­ci­den­te, tra­ta de sus­ti­tuir la pie­za.

5. El vehícu­lo y la si­lla in­fan­til ac­túan de for­ma con­jun­ta. An­tes de com­prar una, ve­ri­fi­ca el sis­te­ma de an­cla­je de tu vehícu­lo y bus­ca una si­lla que se adap­te a él.

6. Co­lo­ca siem­pre al ni­ño en los pues­tos tra­se­ros del vehícu­lo. Y re­cuer­da su­bir y ba­jar al me­nor por la par­te se­gu­ra de la vía.

7. Se re­co­mien­da lle­var al ni­ño en sen­ti­do con­tra­rio a la mar­cha has­ta los cin­co años.

8. Des­co­nec­ta los “air­bags” del la­do co­rres­pon­dien­te a don­de ubi­ca­rás la si­lla.

9. Nun­ca via­jes con ob­je­tos suel­tos, ni pon­gas equi­pa­je o mas­co­tas en el vehícu­lo al la­do de los pe­que­ños. En ca­so de fre­na­zo o im­pac­to, pue­den sa­lir des­pe­di­dos y pro­vo­car le­sio­nes gra­ves en el ni­ño.

10. En ca­so de ac­ci­den­te, y siem­pre que sea po­si­ble, hay que sa­car al ni­ño del co­che ac­ci­den­ta­do en su sis­te­ma de re­ten­ción in­fan­til, y nun­ca sa­car al me­nor en bra­zos.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.