Eri­ka En­der

La ar­tis­ta pa­na­me­ña que de­ja en al­to el nom­bre del país nos ha­bló de su exi­to­so 2018 y la cla­ve pa­ra lle­gar a la ci­ma.

Mujer (Panama) - - Index - KA­REN BER­NAL kber­[email protected]­sa.com

Eri­ka En­der es luz. Don­de lle­ga, la can­tau­to­ra y com­po­si­to­ra pa­na­me­ña abar­ca to­do el es­pa­cio —al igual que su ri­za­da ca­be­lle­ra ru­bia—. Su hu­mil­dad, per­se­ve­ran­cia, sim­pa­tía y ta­len­to han he­cho de ella una mu­jer exi­to­sa, que ha lle­ga­do a don­de otros no han po­di­do, lle­ván­do­la a ba­tir mu­chos ré­cords y a re­ci­bir di­ver­sos re­co­no­ci­mien­tos en la in­dus­tria de la mú­si­ca, a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Eri­ka, es un or­gu­llo pa­na­me­ño, que ha de­ja­do en al­to el tri­co­lor na­cio­nal. Con­ver­sar con ella –aun­que sea por te­lé­fono– es ca­si una ex­pe­rien­cia es­pi­ri­tual en­ri­que­ce­do­ra: En­der siem­pre tie­ne una fra­se mo­ti­va­do­ra y aser­ti­va pa­ra ca­da si­tua­ción, es co­mo si a me­di­da que ha­bla­ras con ella, fue­se te­jien­do her­mo­sas can­cio­nes con sus pa­la­bras que lo­gran ca­lar en el co­ra­zón.

No es de ex­tra­ñar en­ton­ces que du­ran­te más de dos dé­ca­das la ar­tis­ta ha­ya es­cri­to be­llas le­tras que han si­do gra­ba­das en in­glés, es­pa­ñol y por­tu­gués por ar­tis­tas de ta­lla in­ter­na­cio­nal co­mo Luis Fon­si, Jus­tin Bie­ber, Glo­ria Tre­vi, Los Ti­gres del Nor­te, Cha­yan­ne, Leo­nar­do, Ed­ni­ta Na­za­rio, Son By Four, El­vis Cres­po y Ale­jan­dro Mon­ta­ner, en­tre mu­chos otros. Des­de 2004, ha lan­za­do cin­co ál­bu­mes, in­clu­yen­do Ábre­me la puer­ta (2004), Cues­te lo que cues­te (2009), En Con­cier­to (2011), Eri­ka Mu­si­ka (2015) y Ta­tua­jes (2017).

Ha­blar de los re­co­no­ci­mien­tos y ré­cords du­ran­te sus 26 años de ca­rre­ra ar­tís­ti­ca es ci­tar una lis­ta lar­ga de lo­gros, que la ar­tis­ta siem­pre de­di­ca a Pa­na­má, pues re­co­no­ce que lle­va ta­tua­do a su país co­mo si fue­se su ter­cer ape­lli­do. En no­viem­bre de 2017 ga­nó el La­tin Grammy 2017 a la Can­ción del Año por la ver­sión

ori­gi­nal de “Des­pa­ci­to”, el se­gun­do La­tin de su ca­rre­ra (en 2016 re­ci­bió el ga­lar­dón en la ca­te­go­ría Can­ción Re­gio­nal Me­xi­ca­na del Año, por “Ataúd”, in­ter­pre­ta­da por Los Ti­gres del Nor­te). Con es­to, En­der se con­vir­tió en la pri­me­ra mu­jer pa­na­me­ña y la úni­ca com­po­si­to­ra cen­troa­me­ri­ca­na en ga­nar un Grammy en di­cha ca­te­go­ría. Ade­más, la can­tau­to­ra es­tá em­pa­ta­da con Ma­riah Ca­rey co­mo la com­po­si­to­ra fe­me­ni­na con la can­ción nú­me­ro uno de ma­yor éxi­to de to­dos los tiem­pos en el lis­ta­do Hot 100 de Bill­board. Tam­bién es la úni­ca com­po­si­to­ra fe­me­ni­na en lo­grar un pri­mer lu­gar en di­cho lis­ta­do con una can­ción en es­pa­ñol.

Y hay más. En 2017, En­der se con­vir­tió en la per­so­na más jo­ven en ser ele­gi­da pa­ra in­gre­sar al Sa­lón de la Fa­ma de Com­po­si­to­res La­ti­nos, así co­mo la úni­ca mu­jer en la ca­te­go­ría de com­po­si­tor o com­po­si­to­ra en in­gre­sar ese año. Es­te ho­nor re­co­no­ció su tra­yec­to­ria con más de 40 sen­ci­llos en las pri­me­ras po­si­cio­nes y más de 160 ál­bu­mes edi­ta­dos con sus te­mas. Ade­más, ha si­do ga­na­do­ra de otros pre­mios im­por­tan­tes de la in­dus­tria co­mo Mo­ni­tor La­tino, SE­SAC, AS­CAP, en­tre otros.

En 2018 la pa­na­me­ña tu­vo el ho­nor de ser nom­bra­da co­mo la úni­ca la­ti­na em­ba­ja­do­ra glo­bal de Olim­pia­das Es­pe­cia­les. Tam­bién re­ci­bió por par­te de la fun­da­ción nor­te­ame­ri­ca­na TJ Mar­tell el Pre­mio Hu­ma­ni­ta­rio por su fun­da­ción Puer­tas Abier­tas y su tra­yec­to­ria; así co­mo el Pre­mio SE­SAC La­ti­na Glo­bal Icon Award, de­bi­do a su desem­pe­ño co­mo com­po­si­to­ra.

Pa­ra prin­ci­pios de 2019 la pa­na­me­ña se­rá hon­ra­da en Los Án­ge­les, Es­ta­dos Uni­dos, con el pre­mio “She rocks”, por su rol co­mo mu­jer den­tro del mun­do mu­si­cal. Y se­rá em­ba­ja­do­ra cul­tu­ral y fi­gu­ra de des­ta­que en el Car­na­val de Río de Ja­nei­ro, don­de re­pre­sen­ta­rá a Pa­na­má en su se­gun­da tie­rra, Bra­sil.

En abril de es­te año Eri­ka ce­le­bró en el Ist­mo el cie­rre de sus 25 años de ca­rre­ra con un emo­ti­vo re­ci­tal que in­clu­yó sus éxi­tos. Ha­bla­mos con la pa­na­me­ña so­bre su año lleno de triun­fos y có­mo ha lo­gra­do es­ca­lar tan al­to sin des­pe­gar los pies de la tie­rra.

¿Qué fue lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo de tu 2018?

Mu­chas co­sas, des­de que ini­ció el año he es­ta­do en dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des que se han abier­to a raíz de cier­tos cam­bios en la ca­rre­ra; por­que sin me­nos­pre­ciar los 25 años an­te­rio­res y to­dos los co­le­gas an­te­rio­res que me han gra­ba­do, creo que es­ta úl­ti­ma can­ción "Des­pa­ci­to" abrió el pris­ma pa­ra mu­chas co­sas: abrió la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar mu­cho más fir­me en los mer­ca­dos an­glo y bra­si­le­ño, que siem­pre ha­bía que­ri­do ha­cer. Por el la­do de la fi­lan­tro­pía, con Ta­lent Pro lle­ga­mos a un se­gun­do año, con­fir­man­do to­da la par­te des­de el de­ber, to­do lo que nos to­ca ha­cer co­mo se­res hu­ma­nos, que es lo que yo pien­so que va por de­lan­te del ar­tis­ta.

Apar­te de eso, mu­chos pre­mios, mu­chas co­sas que han es­ta­do pa­san­do a ni­vel tra­yec­to­ria… Ade­más, la sa­tis­fac­ción per­so­nal ha si­do ha­ber he­cho en mi país un re­su­men de los 25 años de ca­rre­ra, con una res­pues­ta ma­ra­vi­llo­sa. Ge­ne­ral­men­te di­cen que na­die es pro­fe­ta en su tie­rra, pe­ro yo no pue­do de­cir eso, por­que de ver­dad que con­mi­go Pa­na­má se ha por­ta­do de una for­ma in­creí­ble, creo que es en res­pues­ta a to­do el amor que le doy y to­do el es­fuer­zo de la for­ma más dig­na que pue­da.

¿Y no te da mie­do el éxi­to de “Des­pa­ci­to”?

Creo que la vi­da es se­gún los ojos del que la mi­ra. Pien­so que es­to ha si­do una gran ben­di­ción que muy po­cas per­so­nas pue­den de­cir que han vi­vi­do. El ser hu­mano siem­pre le bus­ca la quin­ta pa­ta al ga­to y tra­ta de su­pe­rar co­sas; yo quie­ro su­pe­rar­me a mí mis­ma, no a otras co­sas que no pue­do con­tro­lar.

Uno ha­ce las can­cio­nes con una mis­ma ener­gía, con el mis­mo co­ra­zón y res­pon­sa­bi­li­dad. Ha­cia dón­de ellas de­ci­den vo­lar, es asun­to de ellas. Pa­ra mí ha si­do una gran ben­di­ción y si el res­to de la vi­da me acom­pa­ña ese ape­lli­do, me pa­re­ce ma­ra­vi­llo­so, por­que ¡qué lin­do po­der lo­grar al­go que cam­bia el mun­do y la his­to­ria de la mú­si­ca de una ma­ne­ra tan ra­di­cal! Y ¡qué lin­do ser la úni­ca mu­jer en­vuel­ta en to­do es­te pro­ce­so! Así que creo que lo de­bo car­gar co­mo una co­ro­na lin­da que la vi­da me re­ga­ló, a tra­vés de mi es­fuer­zo en mi tra­ba­jo.

Ser mu­jer y la­ti­na, ¿ha re­pre­sen­ta­do pa­ra ti un obs­tácu­lo en el ca­mino?

Ab­so­lu­ta­men­te. El he­cho de ser mu­jer en una in­dus­tria que es­tá ma­yor­men­te do­mi­na­da por hom­bres siem­pre es al­go com­pli­ca­do, por eso me to­mé a pe­cho el apro­ve­char la luz que nos es­ta­ba dan­do el te­ma (Des­pa­ci­to) y to­dos los ré­cords que se rom­pie­ron, pa­ra em­po­de­rar a otras.

A ve­ces pa­re­ce im­po­si­ble cuan­do te cie­rran 80 mil ve­ces las puer­tas y te di­cen que no sa­bes can­tar o que no sa­bes es­cri­bir, o que te cam­bies el pe­lo, o que una mu­jer no le pue­de es­cri­bir a un hom­bre, o un mi­llón de co­sas… A mí me han pa­sa­do, me han pues­to mil mu­ros y to­dos los de­rrum­bé, los sal­té, me hi­cie­ron más fuer­te, y es­toy su­ma­men­te agra­de­ci­da de los “no” del ca­mino, por­que fue­ron los que me en­se­ña­ron y de­mos­tra­ron a mí mis­ma de qué es­ta­ba he­cha.

Le es­toy su­pre­ma­men­te agra­de­ci­da a los hom­bres, por­que sin ellos yo no ten­dría ca­rre­ra,

“Ha si­do un año de di­ver­si­fi­car­me un po­co más, tan­to por el la­do de la com­po­si­to­ra, la ar­tis­ta y la fi­lán­tro­pa, ya que es­toy com­pro­me­ti­da con esa mi­sión de vi­da”.

el 80% de las per­so­nas que me gra­ban y con las que tra­ba­jo, son hom­bres. Pe­ro a mí me to­có pa­rar­me fir­me y de­mos­trar que yo no era na­da más un ta­cón al­to, sino un ce­re­bro y un co­ra­zón que da­ba re­sul­ta­dos, y a me­di­da que lo fui dan­do, las puer­tas se fue­ron abrien­do, pe­ro son muy po­cas las mu­je­res que se atre­ven y las que aguan­tan. Siem­pre les di­go que sí se pue­de, pe­ro que se de­be ha­cer con va­lo­res... Yo que­ría mos­trar­le a to­do el mun­do que soy un ser hu­mano de car­ne y hue­so, que se pro­pu­so co­sas, tra­ba­jó fuer­te, tie­ne el ta­len­to y las he­rra­mien­tas a ni­vel hu­mano pa­ra po­der al­can­zar sus sue­ños y no per­der la fe, y lo lo­gró. Si yo pu­de, cual­quie­ra pue­de.

¿Te sien­tes una mu­jer exi­to­sa?

Me sien­to su­per­exi­to­sa, por­que el éxi­to yo lo de­fino co­mo el po­der ha­cer lo que uno ama, ha­cien­do el bien y dur­mien­do con la con­cien­cia tran­qui­la. Y yo lo ha­go.

Y ¿có­mo ha­ces pa­ra te­ner los pies so­bre la tie­rra si has vo­la­do tan al­to?

Por­que siem­pre he pen­sa­do que en­tre más al­tas las ra­mas, más pro­fun­das de­ben ser las raí­ces. Cual­quier ár­bol que sea al­to y no ten­ga raí­ces fuer­tes, se rom­pe, se cae, se quie­bra. A mí me en­se­ña­ron en mi ho­gar to­das es­tas he­rra­mien­tas de vi­da, y eso es cré­di­to de mis pa­dres; pe­ro tam­bién la vi­da te en­se­ña a lo lar­go del ca­mino, cuan­do tú es­tás co­nec­ta­do con quien tú eres y no te de­jas ma­rear, abru­mar por lo que pa­re­ce que eres, a tra­vés de lo que tie­nes o los tí­tu­los que si­guen a tu nom­bre.

Creo que tie­ne que ver mu­cho con es­tar se­gu­ro de quien tú eres, que to­dos te­ne­mos un lu­gar en el mun­do, que ca­da quien pue­de ha­cer su pro­pio ca­mino y que no eres más que na­die en nin­gún mo­men­to, ni me­nos tam­po­co; sim­ple­men­te, tie­nes tu pro­pia luz y tie­nes que al­can­zar esa luz que te per­te­ne­ce, tra­tan­do de alum­brar tam­bién a los de­más, en lo ma­yor po­si­ble.

¿Tie­nes al­gún le­ma de vi­da que te ha­ya ser­vi­do en tu ca­rre­ra?

He di­cho mu­chas co­sas, me la pa­so fi­lo­so­fan­do, por­que ca­da lec­ción que la vi­da me en­se­ña tra­to de guar­dar­la, es­cri­bir­la y com­par­tir­la... Siem­pre he di­cho que los lí­mi­tes es­tán en la men­te. Yo era una ni­ña pa­na­me­ña que so­ña­ba con cre­cer, que mi­ra­ba a otros co­le­gas que es­ta­ban cum­plien­do sus sue­ños, que me sen­ta­ba a ver las bio­gra­fías de la gen­te y de­cía “que era im­po­si­ble que fu­lano de tal fue­ra ca­ma­re­ro y aho­ra otra co­sa”, “que le ha­yan ce­rra­do las puer­tas tan­tas ve­ces y don­de es­tá aho­ra”. Pe­ro lo vi­ví en car­ne pro­pia, sí era cier­to y eso me sir­vió pa­ra en­ten­der que el ca­mino lo ha­ce uno, la his­to­ria la ha­ce uno con pa­pa Dios o la ener­gía su­pe­rior que uno crea, con va­lo­res.

¿Qué mo­men­to te ha mar­ca­do en tu ca­rre­ra?

Cuan­do re­ci­bí mi pri­mer Grammy, lo hi­ce a cin­co días de ha­ber si­do ope­ra­da de apen­di­ci­tis, ca­si pe­ri­to­ni­tis. Ese fue un mo­men­to que me mar­có de una for­ma muy lin­da, por­que mi fe pu­do más que cual­quier co­sa que pu­die­ra pa­sar a mi al­re­de­dor, y mi de­ber era con mi país, que es­ta­ba en la bo­ca del mun­do de muy ma­la ma­ne­ra con los pa­pe­les de Pa­na­má.

Yo le di­je al doc­tor que ne­ce­si­ta­ba ir a la pre­mia­ción, por­que si yo ga­na­ba, mi país iba a te­ner una ale­gría muy gran­de. Él me di­jo: “si tú lle­gas a dar 4 vuel­tas a es­te pi­so del hos­pi­tal an­tes de que te va­yas, te doy per­mi­so de ir; pe­ro no por avión, tie­nes que ir por ca­rro y te tie­nen que ma­ne­jar 45 min y pa­rar otros 15 pa­ra que ca­mi­nes”. Lle­gué al ho­tel con mi fa­mi­lia, me en­ce­rré en re­cu­pe­ra­ción aún con los pun­tos, me cam­bié los za­pa­tos de ta­cón por unos de cor­cho enor­mes. Pe­ro lo ga­na­mos y mi país tu­vo una gran ale­gría, y yo no di­je na­da has­ta que pa­só el tiem­po, por­que no se tra­ta­ba de mí sino de de­mos­trar que en mi país las co­sas se ha­cen bien.

¿A qué sa­be la fa­ma?

Yo creo que sa­be a la po­si­bi­li­dad de po­der usar tus co­ne­xio­nes y tus me­dios pa­ra po­der ha­cer co­sas bue­nas y to­car vi­das. Yo uti­li­zo la mú­si­ca co­mo un vehícu­lo pa­ra ser­vir bien, y la fa­ma tam­bién, por­que no me la creo. En nin­gún mo­men­to ha si­do al­go que me ha tras­tor­na­do el ce­re­bro, aun­que mu­chas ve­ces sí te lle­va a ser mu­cho más pri­va­do.

¿Qué le­ga­do quie­res de­jar?

Quie­ro que la gen­te me re­cuer­de co­mo un buen ser hu­mano, que pa­só por aquí cum­plien­do su mi­sión a tra­vés del ar­te y que tu­vo la po­si­bi­li­dad de real­men­te to­car, así sea una vi­da. Con eso me sien­to fe­liz.

Tu fi­gu­ra a se­guir

Ten­go mu­chas per­so­nas que ad­mi­ro: to­das las que han ve­ni­do a tra­ba­jar pa­ra ser una me­jor ver­sión de sí mis­mas y a tra­vés de ello han de­ja­do un le­ga­do im­por­tan­te. He si­do se­gui­do­ra de la vi­da de mu­cha gen­te que ha he­cho eso, un Mar­tin Lut­her King, Gand­hi, Jua­na de Ar­co... Un Je­sús, que ha si­do el ejem­plo más gran­de y par­tió el ca­len­da­rio en dos.

¿Qué vie­ne pa­ra Eri­ka En­der?

Es­toy en to­das esas fa­ce­tas mías: la de com­po­si­to­ra, que si­gue ha­cien­do co­sas en los tres mer­ca­dos, es­cri­bien­do en el la­do an­glo, el bra­si­le­ño y por Eu­ro­pa; tam­bién aca­bo de fir­mar con un agen­te de Asia. Creo que al fi­nal el mun­do es una so­la ca­sa y cuan­do lo­gras co­mu­ni­car­te más allá del idio­ma, pue­des lo­grar mu­cho.

Un men­sa­je ins­pi­ra­dor

Que los lí­mi­tes so­lo exis­ten en la men­te. Es im­por­tan­te que no­so­tros pri­me­ro en­ten­da­mos quié­nes so­mos an­tes de po­der ir de­trás de cual­quier sue­ño, y que tra­te­mos siem­pre de en­ten­der y sa­ber que to­do es po­si­ble cuan­do se ha­cen las co­sas de una for­ma co­rrec­ta. Mien­tras es­te­mos ha­cien­do el bien pa­ra no­so­tros y to­dos al­re­de­dor, creo que la pro­pia vi­da nos va a re­com­pen­sar.■

Fo­to: Er­nes­to Co­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.