TIEM­POS PA­RA ALZAR LA VOZ EN PRO DEL CAM­BIO

Mujer (Panama) - - EDITORIAL -

La re­cien­te vi­si­ta del pa­pa Fran­cis­co a Pa­na­má pa­ra la XXXIV Jor­na­da Mun­dial de la Ju­ven­tud ( JMJ) fue un acon­te­ci­mien­to que nos con­ta­gió de mu­cho amor y re­fle­xión pro­fun­da, más allá e in­de­pen­dien­te­men­te de la re­li­gión. Du­ran­te cin­co días, el pon­tí­fi­ce al­zó su voz, tan­to en even­tos mul­ti­tu­di­na­rios co­mo en reunio­nes más pri­va­das con los go­ber­nan­tes y ecle­siás­ti­cos, pa­ra ha­blar de te­mas im­por­tan­tes que afec­tan a la hu­ma­ni­dad, co­mo co­rrup­ción, mi­gra­ción, vio­len­cia con­tra la mu­jer e in­clu­so VIH.

Mien­tras tan­to, en las ca­lles se vi­vía un go­zo y una ener­gía muy es­pe­cial: ale­gres y emo­cio­na­dos pe­re­gri­nos dis­fru­ta­ban del país y sus cos­tum­bres. Los pa­na­me­ños fui­mos hos­pi­ta­la­rios y ama­bles, y les hi­ci­mos sen­tir a los vi­si­tan­tes co­mo en su se­gun­da ca­sa.

Uno de los mo­men­tos más es­pe­cia­les, pa­ra mí, fue el ser­món de Fran­cis­co en la úl­ti­ma mi­sa (de en­vío), en el cam­po San Juan Pa­blo II. Allí el pa­pa reivin­di­có el po­der de los jó­ve­nes co­mo agen­tes de cam­bio y les di­jo que “no son el fu­tu­ro, sino el aho­ra” y que no se de­jen “ador­me­cer” por la so­cie­dad. “Te­ne­mos que es­for­zar­nos en pro­pi­ciar ca­na­les y es­pa­cios en los que in­vo­lu­crar­se en so­ñar y tra­ba­jar el ma­ña­na des­de hoy. Pe­ro no ais­la­da­men­te, sino jun­tos, crean­do un es­pa­cio en co­mún”, en­fa­ti­zó.

¿Por qué re­cuer­do es­to? Por­que las pa­la­bras del pa­pa más “co­ol” y ca­ris­má­ti­co de to­dos los tiem­pos, ese que ha lle­va­do un men­sa­je de una Igle­sia ca­tó­li­ca abier­ta a los jó­ve­nes, a tra­vés de un dis­cur­so di­fe­ren­te, fres­co, ale­gre y real, apun­ta a atre­ver­nos a ser re­vo­lu­cio­na­rios, pa­ra bus­car la fe­li­ci­dad y lo­grar un mun­do me­jor.

Y la mo­da tam­bién sir­ve pa­ra alzar la voz y lle­var men­sa­jes. Así lo vi­mos du­ran­te la re­cien­te pa­sa­re­la Spring Hau­te Cou­tu­re 2019 de Vik­tor & Rolf en la ca­pi­tal fran­ce­sa, don­de hu­bo una mez­cla de vo­lu­men, for­mas, co­lo­res, mu­cho tul y pe­cu­lia­res men­sa­jes.

Du­ran­te el aplau­di­do des­fi­le, ca­da tra­je lle­va­ba es­ló­ga­nes ins­pi­ra­dos en “cap­tions” de Ins­ta­gram y ca­mi­se­tas de “sou­ve­nir”. Así co­mo men­sa­jes y fra­ses de pe­so so­bre cier­tas si­tua­cio­nes so­cia­les que es­tán ocu­rrien­do en el mun­do.

Se po­dían leer men­sa­jes co­mo: “Lo sien­to, lle­gué tar­de, no que­ría ve­nir?”, “No soy pe­no­sa, sim­ple­men­te no me agra­das”, “Con­fía en mí, soy una men­ti­ro­sa”, “No fo­tos por fa­vor” y otros co­mo “Ve­te al in­fierno”. Uno de los más re­con­for­tan­tes fue la fra­se de Fri­da Kah­lo, “Soy mi pro­pia mu­sa”.

En­ton­ces, du­ran­te es­te año, nues­tro com­pro­mi­so con us­te­des, que­ri­das lec­to­ras, es alzar nues­tra voz y plas­mar con le­tras los te­mas que nos mue­ven, ins­pi­ran e im­por­tan co­mo mu­je­res; así po­de­mos apo­yar­nos en­tre no­so­tras y con­tri­buir al em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino. Por­que jun­tas so­mos más fuer­tes.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.