TEC­NO­LO­GÍA Y EDU­CA­CIÓN

Una cues­tión de equi­li­brio

Mujer (Panama) - - ACTUALIDAD | REPORTAJE - LAU­RA MA­RÍN ro­jo­ti­ran­doa­ne­[email protected] @rti­ran­doa­ne­gro Fo­tos: Free­pik.com

En po­cas se­ma­nas los más pe­ques de la ca­sa re­gre­san a cla­se. La ga­ma de emo­cio­nes que es­to pro­vo­ca pue­de ir des­de la fe­li­ci­dad al enojo, pa­san­do por la in­di­fe­ren­cia, la tris­te­za o las te­mi­das ra­bie­tas. “Al­gu­nos ni­ños van muy con­ten­tos por­que ve­rán nue­va­men­te y con más fre­cuen­cia a sus ami­gos, otros muy tris­tes por­que se rom­pe con su ru­ti­na de va­ca­cio­nes o por­que per­ci­ben que van a ver me­nos a sus pa­dres”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Sha­ren Lush­man.

Esa es una si­tua­ción co­mún que se vie­ne re­pi­tien­do des­de siem­pre. Lo que qui­zás es me­nos co­mún es co­mo, ca­da vez más, las es­cue­las re­ci­ben a los ni­ños con un “chip” di­gi­tal. La tec­no­lo­gía e In­ter­net se cue­lan, inevi­ta­ble­men­te, en las au­las, y es­to abre po­si­bi­li­da­des in­fi­ni­tas: Des­de las más bá­si­cas, co­mo son fa­ci­li­tar a los es­tu­dian­tes li­bros elec­tró­ni­cos e in­ter­ac­ti­vos pa­ra que reali­cen sus ejer­ci­cios sin ne­ce­si­dad de car­gar siem­pre con los li­bros en pa­pel —o ac­ce­der a li­bros que no pue­den en­con­trar en su en­torno—, has­ta el ac­ce­so a apli­ca­cio­nes o pro­gra­mas de es­tu­dio per­so­na­li­za­do.

El es­tu­dio “Es­ta­do mun­dial de la in­fan­cia 2017-Ni­ños en un mun­do di­gi­tal”, de la Uni­cef, re­sal­ta que las tec­no­lo­gías di­gi­ta­les han am­plia­do el ac­ce­so a nue­vas po­si­bi­li­da­des de apren­di­za­je pa­ra nu­me­ro­sos ni­ños en to­do el mun­do, es­pe­cial­men­te aque­llos que vi­ven en re­gio­nes re­mo­tas. Han per­mi­ti­do que los ni­ños par­ti­ci­pen en el apren­di­za­je elec­tró­ni­co y ac­ce­dan a una am­plia ga­ma de con­te­ni­do edu­ca­ti­vo y de apren­di­za­je que no es­ta­ba dis­po­ni­ble pa­ra ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res de ni­ños.

Per­so­na­li­za­ción

Pre­ci­sa­men­te, la per­so­na­li­za­ción es una de las gran­des ven­ta­jas que ofre­ce la tec­no­lo­gía, ya que brin­da la fle­xi­bi­li­dad y ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción pa­ra que los es­tu­dian­tes pue­dan se­guir rit­mos dis­tin­tos de apren­di­za­je den­tro de la mis­ma au­la o re­for­zar en ca­sa. En es­te sen­ti­do, por ejem­plo, los es­tu­dian­tes más avan­za­dos pue­den te­ner a su dis­po­si­ción con­te­ni­dos adi­cio­na­les a la ma­te­ria que se es­tá im­par­tien­do y, aque­llos que ne­ce­si­tan un re­fuer­zo, pue­den re­cu­rrir a ma­te­ria­les de apo­yo pa­ra en­fa­ti­zar en lo que apren­den en cla­ses.

Otras ven­ta­jas que tie­ne la tec­no­lo­gía en las au­las son el he­cho de fa­vo­re­cer el tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo y en equi­po, la fle­xi­bi­li­dad en los ho­ra­rios, la ac­tua­li­za­ción cons­tan­te del ma­te­rial y la po­si­bi­li­dad de apren-

Las he­rra­mien­tas di­gi­ta­les pue­den con­ver­tir­se en alia­das, si se uti­li­zan ade­cua­da­men­te.

der a dis­tan­cia y en di­fe­ren­tes con­tex­tos.

A pe­sar de los be­ne­fi­cios de la tec­no­lo­gía, exis­ten mu­chos ries­gos si su uso no es el ade­cua­do. “Des­de que em­pe­cé a ejer­cer la psi­co­lo­gía soy del pen­sa­mien­to que to­do bien di­ri­gi­do pue­de im­pul­sar cual­quier pro­ce­so”, ase­gu­ra Lush­man, agre­gan­do que, no obs­tan­te, “el de­ta­lle es­tá en que no he­mos apren­di­do a ejer­cer con­trol so­bre la tec­no­lo­gía, sino que he­mos per­mi­ti­do que es­ta sea la que nos di­ri­ja a no­so­tros”.

La Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Pe­dia­tría y la So­cie­dad Ca­na­dien­se de Pe­dia­tría es­ta­ble­cen que en los ni­ños de 3 a 5 años, el uso de dis­po­si­ti­vos por­tá­ti­les (te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, ta­blets, jue­gos elec­tró­ni­cos ) de­bie­se es­tar li­mi­ta­do a 1 ho­ra co­mo má­xi­mo. Los ni­ños de 6 a 18 años, so­lo de­bie­ran te­ner ac­ce­so a 2 ho­ras por día. Ex­ce­der las ho­ras re­co­men­da­das, pue­de traer con­se­cuen­cias su­ma­men­te no­ci­vas en el desa­rro­llo del in­fan­te.

La psi­có­lo­ga Lush­man de­ta­lla que “el abu­so de la tec­no­lo­gía pue­de im­pli­car al­gu­nas con­se­cuen­cias en los ni­ños, co­mo pro­ble­mas de vi­sión, obe­si­dad, di­fi­cul­ta­des en la con­cen­tra­ción e, in­clu­so, con­flic­tos de so­cia­li­za­ción”.

Dé­fi­cit de aten­ción

Esas di­fi­cul­ta­des aten­cio­na­les son qui­zás las que más afec­tan por el mal uso de la tec­no­lo­gía. A ve­ces, in­clu­so de adul­tos, pen­sa­mos que los pro­ce­sos mul­ti­ta­rea que per­mi­ten nos ha­cen más efi­ca­ces, pe­ro mu­chas ve­ces, mal ges­tio­na­do, la eje­cu­ción y el ren­di­mien­to es peor, ya que la ca­pa­ci­dad aten­cio­nal se ve obli­ga­da a al­ter­nar cons­tan­te­men­te en­tre di­fe­ren­tes ta­reas. A ese dé­fi­cit de aten­ción se unen la “so­bre­es­ti­mu­la­ción, ya que los pe­que­ños ne­ce­si­tan de in­cen­ti­vos de­ma­sia­dos fuer­tes pa­ra po­der cap­tar su aten­ción; los pro­ble­mas de con­duc­ta, por­que no apren­den a ca­na­li­zar la ener­gía; o las afec­ta­cio­nes de la par­te mo­to­ra grue­sa, que per­ju­di­ca ac­ti­vi­da­des fí­si­cas co­mo co­rrer, sal­tar o brin­car, y la mo­to­ra fi­na, esa ca­pa­ci­dad de ha­cer mo­vi­mien­tos con pe­que­ños múscu­los de la mano”, ex­pli­ca Lesh­man.

Pe­ro, to­do es cues­tión de equi­li­brio. “Yo, co­mo psi­có­lo­ga, ha­go mu­cho én­fa­sis en el ba­lan­ce en­tre lo nue­vo y lo tra­di­cio­nal”, ase­gu­ra Lush­man. “Con la tec­no­lo­gía, tan­to los ni­ños co­mo los ado­les­cen­tes se ven muy be­ne­fi­cia­dos, ya que cap­ta­mos su aten­ción con ma­yor fa­ci­li­dad”, aña­de la es­pe­cia­lis­ta, re­cor­dan­do que hay mu­chas es­cue­las en Pa­na­má que es­tán im­ple­men­tan­do la mo­da­li­dad de cla­ses a tra­vés de ta­ble­tas y apli­ca­cio­nes tec­no­ló­gi­cas. “Pe­ro tam­bién es im­por­tan­te que no de­je­mos de la­do ten­den­cias tra­di­cio­na­les co­mo el es­cri­bir a mano, ya que es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des nos ayu­dan a ge­ne­rar más co­ne­xio­nes a ni­vel ce­re­bral y, en con­se­cuen­cia, nos apor­tan be­ne­fi­cios pa­ra op­ti­mi­zar el apren­di­za­je”, en­fa­ti­za Lush­man.

In­te­rac­ción so­cial

“El abu­so de la tec­no­lo­gía es la que acor­ta las in­ter­ac­cio­nes so­cia­les. Los ni­ños y ado­les­cen­tes ne­ce­si­tan vi­vir la ex­pe­rien­cia de ju­gar, reír, di­ver­tir­se e in­clu­so has­ta eno­jar­se con sus com­pa­ñe­ros, pa­ra lo­grar en­con­trar he­rra­mien­tas que les per­mi­tan ser más em­pá­ti­cos”.

Sha­ren Lush­man ase­gu­ra que mu­chas ve­ces es­cu­cha a pa­dres de­cir que sus hi­jos “se con­cen­tran mu­cho y que pue­den pa­sar­se has­ta dos ho­ras ju­gan­do”, pe­ro re­mar­ca que eso no ayu­da a la aten­ción y la con­cen­tra­ción, sino que “por el con­tra­rio, crea un re­tro­ce­so en es­tas áreas”.

“En oca­sio­nes, que to­do sea muy tec­no­ló­gi­co tam­bién ha­ce que el ce­re­bro del ni­ño y ado­les­cen­te no tra­ba­je, ya que to­do es­tá al al­can­ce de ma­ne­ra fá­cil y no le su­po­ne nin­gún re­to con­se­guir la in­for­ma­ción”, sen­ten­cia la psi­có­lo­ga.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.