CA­RO­LI­NA BRID

MO­DE­LO: Ca­ro­li­na Brid FO­TO­GRA­FÍA: Jo­sué Aro­se­me­na HAIR & MAKEUP: Dag­mar Aro­se­me­na PRO­DUC­CIÓN: Re­vis­ta Mu­jer LOCACIÓN: Res­tau­ran­te Pa­no­ra­ma Ve­ra­cruz Pa­ra la ex­rei­na, ha si­do un re­to con­ci­liar su re­li­gio­si­dad con ser fi­gu­ra pú­bli­ca. Hoy uti­li­za su ima­gen

Mujer (Panama) - - PORTADA -

Dios nos ama es el le­ma con el que la mo­de­lo, “in­fluen­cer” y ex­rei­na Ca­ro­li­na Brid guía su vi­da. Des­de ni­ña ha es­ta­do in­vo­lu­cra­da en la Igle­sia, y su es­pi­ri­tua­li­dad ha in­flui­do en to­das sus eta­pas: des­de el mo­de­la­je has­ta su más re­cien­te fa­ce­ta co­mo di­se­ña­do­ra.

Pa­ra la jo­ven, de 28 años y 1.80 me­tros de es­ta­tu­ra, su fe le ha he­cho una mu­jer li­bre, sin mie­do al qué di­rán o de­jar de ser re­co­no­ci­da. Y es que in­te­grar sus creen­cias con el mun­do de la fa­rán­du­la no ha si­do fá­cil pa­ra ella, pues ha si­do ob­je­to de bur­las e in­clu­so se le han ce­rra­do al­gu­nas puer­tas.

Su es­pi­ri­tua­li­dad es tal que el año pa­sa­do se con­sa­gró a la Vir­gen del Car­men. Ca­ro­li­na de­fien­de que no es ne­ce­sa­rio mos­trar su cuer­po ni ir en con­tra de sus prin­ci­pios pa­ra po­der lle­gar a don­de quie­re.

La be­lle­za pa­na­me­ña nos con­tó so­bre su con­vic­ción, có­mo ha lo­gra­do com­pa­gi­nar la vi­da de la fa­rán­du­la con sus creen­cias, sus vi­ven­cias co­mo vo­lun­ta­ria de la JMJ y su de­but co­mo di­se­ña­do­ra, en la que com­bi­na sus dos amo­res: Dios y la mo­da. ¿Es cier­to que de ni­ña ju­ga­bas a ser mon­ja? ¿Aún aca­ri­cias esa po­si­bi­li­dad? Cuan­do era ni­ña ju­ga­ba con mi her­mano a que yo era mon­ja y él sa­cer­do­te, y eso le cau­sa­ba gra­cia a mi fa­mi­lia. Pe­ro aho­ra que cre­cí sé que quie­ro una fa­mi­lia, es­tá den­tro de mis sue­ños más gran­des a lar­go pla­zo.

Te has de­cla­ra­do una chi­ca muy es­pi­ri­tual. ¿Qué pa­pel jue­ga Dios en tu vi­da?

Dios es mi pri­mer amor y se­gu­ro va a ser el úl­ti­mo. La per­so­na con la que va­ya a pa­sar el res­to de mis días tie­ne que sa­ber­lo, y que in­clu­so Dios va a es­tar por en­ci­ma de él.

¿De dón­de vie­ne tu amor pro­fun­do por Dios? Mi fa­mi­lia es de El Ca­mino Neo­ca­te­cu­me­nal, es­te es un iti­ne­ra­rio de for­ma­ción cris­tia­na per­ma­nen­te. Des­de pe­que­ña he es­ta­do in­vo­lu­cra­da, he te­ni­do una co­mu­ni­dad que me ha he­cho ver el mun­do des­de otra pers­pec­ti­va: la de Dios; por eso nues­tros va­lo­res y las de­ci­sio­nes que to­ma­mos se han pues­to en Él.

¿Có­mo ima­gi­nas a tu hom­bre ideal?

No creo que ne­ce­sa­ria­men­te hay que te­ner los mis­mos gus­tos e idea­les pa­ra ser com­pa­ti­ble con al­guien; pe­ro sí me en­can­ta­ría es­tar con un chi­co bas­tan­te in­te­li­gen­te y sar­cás­ti­co.

En­ton­ces, ¿no es ne­ce­sa­rio que sea tan es­pi­ri­tual co­mo tú?

Pre­fe­ri­ble­men­te me gus­ta­ría que fue­se ca­tó­li­co, por­que yo voy a lle­var una vi­da con­sa­gra­da tan­to a Dios co­mo a la Vir­gen, y él tie­ne que es­tar en la mis­ma on­da. No es que tie­ne que ir con­mi­go, pe­ro si va­mos a ha­cer un ma­tri­mo­nio, tie­ne que sa­ber que por lo me­nos, en Pas­cua, no nos va­mos a ir de va­ca­cio­nes, sino que va­mos a es­tar en una vi­gi­lia; en Na­vi­dad, lo que no­so­tros le lla­ma­mos Pas­cua, es la tem­po­ra­da de Ad­vien­to y no­so­tros va­mos a mi­sa. En­ton­ces, si él no tie­ne pro­ble­ma en acom­pa­ñar­me con esas co­sas, pa­ra mí me­jor.

Eres una chi­ca lin­da y sen­sual, ¿va de la mano es­ta ima­gen con las con­vic­cio­nes re­li­gio­sas?

Creo que es un te­ma de pru­den­cia. Hay que dis­cer­nir bas­tan­te en las de­ci­sio­nes que se van a to­mar. Real­men­te pien­so en es­te mo­men­to que la es­pe­ra, la cas­ti­dad es lo más “sexy” que hay, por­que co­mo ya to­das las chi­cas es­tán dan­do to­do (co­mo di­ce el buen pa­na­me­ño), los va­lo­res y es­te pri­vi­le­gio de es­pe­rar a la per­so­na in­di­ca­da se ha vuel­to al­go inusual, co­mo un te­so­ro. Pa­ra mí, la es­pe­ra es el nue­vo “sexy”.

“Cuan­do sa­be­mos que la vi­da ha si­do re­com­pen­sa­da con Cris­to, ama­mos li­bre­men­te, sin mie­do a en­tre­gar­nos y a ser­vir al pró­ji­mo”.

Ha si­do un po­co di­fí­cil. Cuan­do es­ta­ba más jo­ven y en­tré a es­te mun­do, sí fue al­go que me in­co­mo­da­ba, por­que cuan­do de­cía: “bue­nos días a to­dos, que Dios los ben­di­ga”, otras fi­gu­ras se bur­la­ban o de­cían “ya vie­ne la Ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta”...

Sim­ple­men­te ten­go un amor por Dios y a mi Igle­sia ca­tó­li­ca que tal vez al­gu­nos no ven. De mi par­te, ten­go que to­le­rar que las per­so­nas no com­pren­dan, pe­ro si­go sien­do una jo­ven con de­seos y sue­ños por cum­plir, so­lo que es­toy cons­cien­te de que no voy a ven­der mi dig­ni­dad pa­ra con­se­guir­lo.

¿Có­mo has lle­ga­do le­jos en la fa­rán­du­la con una con­vic­ción éti­ca y mo­ral?

Pri­me­ro, he de­ja­do cla­ro a ca­da de­par­ta­men­to, ca­da ca­sa de mo­da que lle­go, que no voy a ha­cer des­nu­dos o al­gu­nas co­sas que aten­ten con­tra mi mo­ral. Se me han ce­rra­do las puer­tas, pe­ro co­mo me con­si­de­ro una per­so­na li­bre, no me afli­jo o me preo­cu­po, pues al fi­nal voy to­can­do otras puer­tas y rea­li­zan­do to­dos mis ob­je­ti­vos de la ma­ne­ra más tran­qui­la po­si­ble.

Y en Miss Uni­ver­so, ¿sa­cas­te a re­lu­cir tu con­vic­ción?, ¿có­mo lo to­ma­ron los de­más?

Gus­tó mu­chí­si­mo. Nun­ca se me va a ol­vi­dar que el úl­ti­mo día, en la pre­li­mi­nar, “miss” Su­dá­fri­ca, que era evan­gé­li­ca, y “miss” Is­rael, que era ju­día, me in­vi­ta­ron a re­zar con ellas. Fue real­men­te al­go muy lin­do que en­tre to­das las chi­cas me ha­yan ele­gi­do a mí pa­ra com­par­tir esa ex­pe­rien­cia.

Cuan­do te con­sa­gras­te a la Vir­gen di­jis­te que te gus­ta­ría lle­var una vi­da sen­ci­lla. ¿Eso no im­pli­ca­ría es­tar le­jos de la fa­rán­du­la?

Po­si­ble­men­te. Si al fi­nal sien­to que es al­go que no se pue­de con­tro­lar, de­fi­ni­ti­va­men­te sí me ale­ja­ría. Por aho­ra es­toy su­per­bién, bas­tan­te en­fo­ca­da en lo que a mí me gus­ta y en lo que quie­ro ser; por ejem­plo, fui vo­lun­ta­ria en la Jor­na­da Mun­dial de la Ju­ven­tud, y es­tu­ve co­mo pez en el agua.

¿Qué sig­ni­fi­có pa­ra ti par­ti­ci­par de la JMJ?

Co­no­cer al pa­pa Fran­cis­co fue una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa pa­ra mí, al igual que to­do lo que lo­gra­mos co­mo equi­po pa­na­me­ño y los jó­ve­nes del ser­vi­cio que pu­de co­no­cer.

Fui em­ba­ja­do­ra y vo­lun­ta­ria de la JMJ, es­tu­ve en dis­tin­tos de­par­ta­men­tos co­mo los de mer­ca­deo, co­mu­ni­ca­ción y, por úl­ti­mo, en ar­tís­ti­ca, al­go que me emo­cio­nó mu­cho por­que

me en­car­gué del te­ma de las pre­sen­ta­cio­nes de los ar­tis­tas, jun­to con un equi­po ex­ce­len­te, en­ca­be­za­do por Jo­sé Ca­sis, Sop­hie Car­bo­nell y Gil­ber­to Al­va­ra­do. Me en­can­tó es­tar en ese gru­po de tra­ba­jo por­que to­dos nos cui­dá­ba­mos la es­pal­da, nos di­mos al pró­ji­mo, que­ría­mos que los de­más re­sal­ta­ran y en­tre­ga­mos lo que te­nía­mos pa­ra que el even­to fue­se un éxi­to.

Re­cien­te­men­te fu­sio­nas­te tu amor por Dios con tu amor por la mo­da. Há­bla­me de la co­lec­ción que hi­cis­te de la mano de Tas­hi.

La di­rec­to­ra crea­ti­va de Tas­hi, Ta­tia­na Pe­ña, y yo com­par­ti­mos ese te­ma es­pi­ri­tual, y jun­tas he­mos crea­do la co­lec­ción Dios nos ama. Es mo­da con un pro­pó­si­to, man­dan­do men­sa­jes es­pi­ri­tua­les y lle­nos de amor, tan­to pa­ra los jó­ve­nes co­mo pa­ra el mun­do.

Crea­mos tres di­se­ños de ca­mi­se­tas, que son 100% al­go­dón. Fue­ron crea­dos con tex­ti­les in­te­li­gen­tes, que tie­nen vi­ta­mi­na C, nu­tren la piel y la pro­te­gen de los ra­yos del sol.

Y ese amor por la mo­da, ¿es ad­qui­ri­do?

A mí siem­pre me ha gus­ta­do el di­se­ño. Des­de pe­que­ña me acuer­do que ves­tía a mis ami­gas, las ayu­da­ba, las ase­so­ra­ba con lo po­co que sa­bía.

Cuan­do co­no­cí a Ta­tia­na, me pa­re­ció que ella tam­bién es una chi­ca que quie­re em­po­de­rar a las otras mu­je­res, ella ha au­men­ta­do en mí es­te de­seo de co­no­cer más el mun­do de la mo­da. Jun­tas fui­mos al Fas­hion Week en Pa­rís, ahí es­tre­na­mos las ca­mi­se­tas, pe­ro aún no las ha­bía­mos lan­za­do al mer­ca­do.

¿Có­mo fue la ex­pe­rien­cia de es­tar en un Fas­hion Week con los gran­des de la mo­da?

El te­ma del Fas­hion Week fue es­pec­ta­cu­lar. Real­men­te lle­gué con las ma­nos va­cías, pe­ro co­mo Ta­tia­na siem­pre me di­ce: “Si tú vas de pun­ta en blan­co, siem­pre se te van a abrir las puer­tas”. Pos­te­rior­men­te me die­ron la in­vi­ta­ción a las dis­tin­tas ca­sas de mo­da fran­ce­sas, co­no­cí a di­se­ña­do­res, a re­pre­sen­tan­tes de la mo­da en Fran­cia, vi­ví el even­to, es­tu­ve prác­ti­ca­men­te al la­do de mis “fas­hion blog­ger” fa­vo­ri­tas y pu­de ha­blar con ellas, co­no­cí a su­per­mo­de­los...

El even­to am­plió mu­cho mi co­no­ci­mien­to en el te­ma de la mo­da; tan­to es así que en 2018, pa­ra los Wi­chi Awards, yo di­se­ñé mi pri­mer ves­ti­do jun­to con Tas­hi, uno de tul en blan­co y ne­gro, por­que en Pa­rís me di cuen­ta de que el tul iba a ser la ten­den­cia del 2019, así co­mo el es­ti­lo “sporty chic”, en el que es­ta­ba ins­pi­ra­da mi co­lec­ción.

Esas dos pa­sio­nes, mo­da y es­pi­ri­tua­li­dad, tam­bién es­tán plas­ma­das en tu Ins­ta­gram. ¿Te con­si­de­ras una “in­fluen­cer”?

No sé. De mi par­te yo si­go dan­do con­te­ni­do de es­pi­ri­tua­li­dad y mo­da, y có­mo com­bi­nar am­bas co­sas. Creo que eso es al­go muy im­por­tan­te y es lo que yo soy. Mis re­des son un frag­men­to de mi vi­da, y al­gu­nas per­so­nas que me ven co­mo un mo­de­lo en­ton­ces van a ser siem­pre bien­ve­ni­dos en mi Ins­ta­gram y ese pe­da­ci­to de vi­da que com­par­to con mi pú­bli­co.

Eres jo­ven y es­pi­ri­tual. ¿Crees que los jó­ve­nes de hoy, al igual que tú, vi­ven la fe?

Creo que en es­te mo­men­to hay una cri­sis exis­ten­cial de los jó­ve­nes, ellos no sa­ben qué es lo que real­men­te quie­ren en la vi­da, pe­ro va más allá del te­ma de si tie­nen fe o no. Quie­ren ser fa­mo­sos, pe­ro no sa­ben có­mo, y si ven que ma­ña­na hay que des­nu­dar­se pa­ra ser fa­mo­sos, lo ha­cen, pe­ro des­pués se dan cuen­ta de que no es tan fá­cil.

Sien­do “in­fluen­cer” y cris­tia­na, ¿qué men­sa­je les da­rías a los jó­ve­nes?

Que si­gan sus sue­ños, que es­cu­chen a su co­ra­zón, pe­ro que se­pan que no se va­le to­do pa­ra con­se­guir­lo.

¿Qué vie­ne pa­ra Ca­ro­li­na Brid es­te 2019?

Mu­chos pro­yec­tos tan­to per­so­na­les co­mo pro­fe­sio­na­les. Va­mos a lan­zar la se­gun­da par­te de la co­lec­ción Tas­hi por Ca­ro­li­na Brid. Ten­go pen­sa­do via­jar y ex­pan­dir la mar­ca en Co­lom­bia y Mia­mi, ya que he re­ci­bi­do pe­ti­cio­nes de vi­si­tas y tam­bién pe­di­dos. Tam­bién quie­ro re­gre­sar al Pa­rís Fas­hion Week y se­guir con la mo­da.■

“Las de­bi­li­da­des pue­den con­ver­tir­se en for­ta­le­zas. De ado­les­cen­te me ha­cían ‘bull­ying’ por mis pier­nas lar­gas, y esas fue­ron las que me lle­va­ron a mo­de­lar a Tai­lan­dia”.

Ca­mi­se­ta: Co­lec­ción “Dios Nos Ama” (Tas­hi x Ca­ro­li­na Brid).Tra­je de ba­ño, co­rrea, pa­ño­le­ta y ac­ce­so­rio de pie: Tas­hi

¿Có­mo equi­li­bras tu fir­me es­pi­ri­tua­li­dad con el mun­do de la fa­rán­du­la?Ca­mi­se­ta:Co­lec­ción “Dios Nos Ama” (Tas­hi x Ca­ro­li­na Brid).Fal­da: Tas­hi

To­tal look: Tas­hi

To­tal look: Tas­hi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.