BA­RA­TO O CA­RO, SE­GÚN LA ÓP­TI­CA

Mujer (Panama) - - Entre Bambalinas - OL­GA RE­CIO @ol­ga.re­cio www.ol­ga­re­cio.com Di­se­ña­do­ra, em­pre­sa­ria, con­sul­to­ra, ma­má y so­bre to­do mu­jer. Ciu­da­da­na del mun­do, aman­te del ar­te y de la cul­tu­ra. "Vis­te vul­gar y so­lo ve­rán el ves­ti­do, vis­te ele­gan­te y ve­rán a la mu­jer".

Mu­chas per­so­nas me pre­gun­tan por qué cier­ta ro­pa es tan ca­ra, pe­ro tam­bién hay otras que cues­tio­nan por qué al­gu­nas mar­cas pue­den ven­der a pre­cios tan ba­ra­tos. Más allá de es­to, la gran in­cóg­ni­ta siem­pre es por qué hay tan­tí­si­ma di­fe­ren­cia de pre­cio en­tre dos pie­zas que, al ojo del clien­te, son muy si­mi­la­res; sin em­bar­go, una

pue­de cos­tar has­ta 10 ve­ces más.

Es di­fí­cil re­su­mir esa ex­pli­ca­ción sin po­der mos­trar grá­fi­ca­men­te al­gu­nos pun­tos, pe­ro voy a in­ten­tar dar­les al­gu­nos “tips” a te­ner en cuen­ta pa­ra po­der en­ten­der por qué cues­ta lo que cues­ta, en ca­da ca­so.

Una de las pri­me­ras co­sas a con­si­de­rar es el te­ji­do. La va­ria­ción de pre­cio en­tre las dis­tin­tas ca­li­da­des tex­ti­les es ex­tre­ma­da­men­te am­plia: mu­chos de los te­ji­dos de las pie­zas que son eco­nó­mi­cas cues­tan un pro­me­dio de 3 a 5 dó­la­res el me­tro; mien­tras que los te­ji­dos de pie­zas si­mi­la­res, pe­ro mu­cho más ca­ras, pue­den lle­gar a cos­tar has­ta 100 dó­la­res el me­tro.

Es­to, si ha­bla­mos de te­ji­dos que no con­tem­plan ter­mi­na­cio­nes de al­ta cos­tu­ra... ya que si ha­bla­mos de te­ji­dos bor­da­dos o pe­dre­ría, tam­bién po­de­mos en­con­trar des­de los que va­len 30 dó­la­res el me­tro has­ta los que va­len más de 1,000 dó­la­res el me­tro. La gran di­fe­ren­cia se de­be a la ca­li­dad de sus hi­los, a la com­ple­ji­dad de su tra­ma y a su pro­ce­den­cia o téc­ni­ca.

Les acon­se­jo que mi­ren la eti­que­ta de com­po­si­ción. La ma­yo­ría de los te­ji­dos ba­ra­tos son de po­liés­ter, en tan­to que en las pren­das más ca­ras ge­ne­ral­men­te se uti­li­zan fi­bras na­tu­ra­les co­mo la se­da, el al­go­dón, el lino, la la­na, en­tre otras, que mu­chas ve­ces son mez­cla­das con otras sin­té­ti­cas pa­ra dar­les al­gún ti­po de efec­to o pa­ra ha­cer­los más re­sis­ten­tes.

El se­gun­do pun­to pa­ra te­ner pre­sen­te es el ti­po de pren­da y los cor­tes. A di­fe­ren­cia de lo que uno pue­de pen­sar, cuan­tas más cos­tu­ras hay en una pren­da, más ba­ra­ta es; ya que al usar pie­zas más gran­des, el des­per­di­cio de te­la sue­le ser ma­yor, lo cual en­ca­re­ce la pren­da.

Mu­chas ve­ces —y es­to ya es muy téc­ni­co—, hay cor­tes que por su ti­po­lo­gía, pa­ra sim­ple­men­te evi­tar una cos­tu­ra o una pin­za, o pa­ra crear más vo­lu­men o un cier­to efec­to de caí­da, lle­van a gran­des des­per­di­cios de te­la, y es­to es par­te del pre­cio fi­nal. Por eso, cuan­to más pe­que­ñas son las pie­zas que forman la pren­da, más fá­cil es te­ner un muy buen apro­ve­cha­mien­to de la te­la y, por con­se­cuen­cia, un pre­cio más ba­jo.

El otro pun­to im­por­tan­te a te­ner en cuen­ta es el lu­gar don­de se fa­bri­ca. Hay paí­ses don­de la mano de obra es muy ba­ra­ta co­mo Chi­na e In­dia, lo cual no quie­re de­cir que no pue­dan fa­bri­car pie­zas de muy bue­na ca­li­dad y de lu­jo. De he­cho, ca­da vez más, es­tos paí­ses que an­te­rior­men­te so­lo se aso­cia­ban a la fa­bri­ca­ción de pren­das ba­ra­tas, es­tán en­tran­do tam­bién con fuer­za en la con­fec­ción de pren­das de lu­jo, de­bi­do a que tie­nen una mano de obra muy es­pe­cia­li­za­da se­gún el ti­po de ter­mi­na­cio­nes.

No hay du­da que las pie­zas fa­bri­ca­das en paí­ses de Eu­ro­pa, don­de la mano de obra es mu­cho más ca­ra, en­ca­re­ce las pren­das. Es­te es un te­ma que ha lle­va­do a mu­cha po­lé­mi­ca y en el que no voy a en­trar aho­ra, pe­ro les pro­me­to que más ade­lan­te les ha­bla­ré al res­pec­to, en otro ar­tícu­lo.

El di­se­ño es otro de los fac­to­res que in­flu­yen en el pre­cio de una pren­da. Mu­chas ve­ces, en las co­pias de las pren­das de di­se­ña­dor, ve­mos que han cam­bia­do al­gu­nos pe­que­ños de­ta­lles, y esos son los que ge­ne­ral­men­te ha­cen la gran di­fe­ren­cia en el pre­cio.

Aun­que al ojo del con­su­mi­dor esos de­ta­lles no sean im­por­tan­tes, pa­ra los que en­ten­de­mos y po­de­mos ana­li­zar téc­ni­ca­men­te la pie­za, sa­be­mos que el he­cho de que se ha­yan evi­ta­do ha aba­ra­ta­do la pren­da, ya sea por el ti­po de cor­te, de te­ji­do, de im­pre­sión… Así que hay que en­ten­der que un di­se­ña­dor, cuan­do di­bu­ja una pie­za, tie­ne ab­so­lu­ta­men­te to­do pen­sa­do: des­de el ti­po de cre­ma­lle­ra, has­ta el ti­po y co­lor de hi­lo con el que se va a co­ser, y to­do eso es par­te de la ca­li­dad fi­nal de la pren­da.

Y fi­nal­men­te no po­de­mos de­jar de la­do que, nos gus­te o no, la mar­ca se paga y vie­ne acom­pa­ña­da de un cos­to adi­cio­nal a la pren­da, que a su vez es nues­tra ga­ran­tía de ca­li­dad y de es­ta­tus.

En­ton­ces, al fi­nal, si es ba­ra­to o ca­ro, de­pen­de­rá de lo que pa­ra no­so­tros es im­por­tan­te o de lo que no­so­tros es­te­mos bus­can­do. ¿Bus­ca­mos ca­li­dad? ¿Bus­ca­mos es­ta­tus? ¿Bus­ca­mos di­se­ño? Se­gún lo que pa­ra no­so­tros sea im­por­tan­te, sa­bre­mos va­lo­rar el pre­cio de ca­da co­sa y po­dre­mos apre­ciar las di­fe­ren­cias. Pe­ro que las hay… ¡las hay!■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.