NIL­DA QUI­JANO

El pi­lar prin­ci­pal del plan de go­bierno de Qui­jano es enal­te­cer el pa­pel de la mu­jer, pa­ra lo­grar la igual­dad de opor­tu­ni­da­des

Mujer (Panama) - - Personaje | Mujeres Al Poder - LU­CAS NAVARRO lna­va­[email protected]­sa.com @gar­con­lu­cas

Oriun­da de la ciu­dad de Co­lón, Nil­da Qui­jano es una de las po­cas mu­je­res pos­tu­lán­do­se pa­ra un al­to car­go po­lí­ti­co en las pró­xi­mas elec­cio­nes de Panamá. Gra­dua­da de Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas, se desem­pe­ña ac­tual­men­te co­mo di­rec­to­ra de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial em­pre­sa­rial en Man­za­ni­llo In­ter­na­tio­nal Ter­mi­nal (MIT). Fue pre­si­den­ta de Ape­de Co­lón, en el año 2002.

Su ca­mino en la po­lí­ti­ca ini­cia en 2004 cuan­do es in­vi­ta­da por el Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio De­mo­crá­ti­co (PRD) a tra­ba­jar co­mo ge­ren­te ge­ne­ral de la Zo­na Li­bre de Co­lón, y se afi­lia al co­lec­ti­vo. Su pa­so por es­te par­ti­do ter­mi­na cuan­do, re­pen­ti­na­men­te, la lla­man pa­ra for­mar par­te de la nó­mi­na pre­si­den­cial del can­di­da­to Jo­sé Isa­bel Blan­dón, por el Par­ti­do Pa­na­me­ñis­ta.

Qui­jano con­si­de­ra que el he­cho de ha­ber per­te­ne­ci­do a otra afi­lia­ción po­lí­ti­ca con an­te­rio­ri­dad no afec­ta­rá su cre­di­bi­li­dad, ya que por en­ci­ma de cual­quier par­ti­do es­tá el de­ber co­mo ciu­da­da­na que tie­ne con el país, al igual que su com­pro­mi­so por la pa­ri­dad de gé­ne­ro.

¿Có­mo ter­mi­na sien­do can­di­da­ta a vi­ce­pre­si­den­te?

Que­dar co­mo can­di­da­ta a vi­ce­pre­si­den­te es otra obra más de Dios en mi vi­da. La in­vi­ta­ción se me ha­ce a so­lo ho­ras del úl­ti­mo día don­de se pre­sen­ta la nó­mi­na; no ha­bía pre­via con­ver­sa­ción ni re­la­ción con el se­ñor Blan­dón. Exac­ta­men­te a las 11 de la no­che del día an­te­rior él me avi­sa que me es­ta­ban bus­can­do pa­ra con­for­mar par­te de la nó­mi­na. De­ci­dí acep­tar por­que le con­sul­té a Dios so­bre eso. Soy una sier­va de Dios, to­da mi vi­da ha si­do de ser­vi­cio, y ser­vir­le a mi país es una res­pon­sa­bi­li­dad muy gran­de.

¿Por qué vi­ce­pre­si­den­te y no pre­si­den­te?

Real­men­te no es­ta­ba en­tre mis pla­nes par­ti­ci­par. Si lo hu­bie­ra que­ri­do ha­cer, ha­ce tiem­po me hu­bie­se cambiado de par­ti­do o pos­tu­la­do in­de­pen­dien­te. Ac­tual­men­te no ten­go pla­nes de par­ti­ci­par en nin­gún ti­po de elec­ción pre­si­den­cial. Lo úni­co que quie­ro es la pro­tec­ción de Dios pa­ra po­der rea­li­zar un buen tra­ba­jo y cam­bios pro­fun­dos en el país.

¿Qué cua­li­dad po­see us­ted que cree la ayu­da­rán a go­ber­nar?

Mi tra­yec­to­ria. Ten­go 40 años de experienci­a; 35 en la em­pre­sa pri­va­da y 5 en la Zo­na Li­bre de Co­lón. Es­to se­ría el re­sul­ta­do de to­da la experienci­a que Dios ha cul­ti­va­do en mí.

Con­si­de­ran­do su experienci­a co­mo ge­ren­te, ¿cree que se pue­de ver al Es­ta­do co­mo a una em­pre­sa?

Sí. Creo que una de las gran­des de­fi­cien­cias que tie­nen mu­chos go­bier­nos es que no lo ven co­mo a una em­pre­sa. No lo ven co­mo un to­do, y eso es par­te de la experienci­a que quie­ro trans­mi­tir a ese me­dio. Por ejem­plo, en la em­pre­sa (Man­za­ni­llo) se ha­cen ca­pa­ci­ta­cio­nes de for­ta­le­ci­mien­to del equi­po, y se le re­cuer­da a ca­da miem­bro de la or­ga­ni­za­ción que es im­por­tan­te, que no ne­ce­si­ta­mos mu­chas es­tre­llas sino es­tar to­dos de las ma­nos pa­ra lle­gar al re­sul­ta­do que se es­pe­ra.

En Panamá no exis­te pa­ri­dad po­lí­ti­ca. ¿Cuál es su per­cep­ción de la mu­jer en es­te cam­po?

No so­lo en el cam­po de la po­lí­ti­ca. La mu­jer, en su ma­yor re­pre­sen­ta­ción, ha si­do des­pre­cia­da, po­co to­ma­da en cuen­ta, y es po­si­ble que es­to ha­ya traí­do que la ma­yo­ría de ellas ten­gan una ba­ja au­to­es­ti­ma y no pue­dan me­dir la ca­pa­ci­dad que real­men­te tie­nen.

Al fi­nal, la ma­yo­ría de los par­ti­dos po­lí­ti­cos lo mue­ven mu­je­res. Es ne­ce­sa­rio que ten­ga­mos más con­fian­za en no­so­tras mis­mas y que se nos brin­den las opor­tu­ni­da­des pa­ra de­mos­trar que so­mos ca­pa­ces, al igual que los hom­bres.

En su opi­nión ¿por qué mu­chas mu­je­res no se atre­ven a aden­trar­se en la po­lí­ti­ca?

Creo que en par­te es la fal­ta de cre­ci­mien­to in­terno, de creer que po­de­mos. Nos ha­ce fal­ta ese em­pu­je de sol­tar­nos, de atre­ver­nos. Y eso se con­si­gue con las opor­tu­ni­da­des que se nos brin­den, con ca­pa­ci­ta­ción, con su­bir­le la au­to­es­ti­ma a la mu­jer y que en­tien­da que ella tam­bién pue­de te­ner un rol en la po­lí­ti­ca pa­ra me­jo­rar la con­di­ción de sus hi­jos. Por­que al fi­nal, co­mo ma­dres que so­mos, nos in­tere­sa que nues­tros hi­jos ten­gan me­jo­res opor­tu­ni­da­des.

¿Cree que exis­te al­gu­na di­fe­ren­cia en­tre el im­pac­to que pue­da te­ner un hom­bre y una mu­jer al

go­ber­nar?

Creo que las ca­pa­ci­da­des las te­ne­mos to­dos, pe­ro la com­bi­na­ción del hom­bre y la mu­jer es per­fec­ta. ¿Qué sig­ni­fi­ca­ría que más mu­je­res lo­gren un al­to car­go po­lí­ti­co? Se abre una gran ven­ta­na pa­ra las mu­je­res de es­te país de to­dos los ni­ve­les. Es­to nos ayu­da a cum­plir con ese com­pro­mi­so in­ter­na­cio­nal (Agen­da 2030 de Na­cio­nes Uni­das) que exis­te pa­ra dar­le pa­ri­dad a la mu­jer. Cons­cien­te de la de­sigual­dad en to­dos los ám­bi­tos, ¿tie­ne pla­nea­do enal­te­cer el rol de la mu­jer pa­ra re­du­cir la bre­cha? Hay una se­rie de pro­gra­mas y en­tre esos es­tá el for­ta­le­ci­mien­to de la edu­ca­ción. Pa­ra te­ner ma­yo­res opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les hay que es­tar pre­pa­ra­dos, y se de­ben ha­cer cam­bios pro­fun­dos en es­te mo­men­to.

Tam­bién me en­fo­ca­ré en el tra­ba­jo de las mu­je­res del cam­po. Ade­más de em­po­de­rar­las, deseo crear el es­pí­ri­tu de em­pren­di­mien­to pa­ra que fun­den su pro­pia em­pre­sa y se den cuen­ta del va­lor que tie­nen den­tro de la sociedad. ¿Cuál se­ría, de ma­ne­ra pun­tual, su agen­da en pro de la mu­jer? Uno de los acuer­dos que ha pre­sen­ta­do nues­tro can­di­da­to es que el ga­bi­ne­te se­rá mi­tad hom­bres y mi­tad mu­je­res. Deseo con­cre­tar mi com­pro­mi­so con el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de la Mu­jer (Ina­mu), al ana­li­zar de­ta­lla­da­men­te las fun­cio­nes del Con­se­jo y del Ins­ti­tu­to pa­ra no se­guir re­pli­can­do o au­men­tan­do es­fuer­zos, sino con­so­li­dar­los. Ade­más, trabajaré en un pro­gra­ma de pre­ven­ción del em­ba­ra­zo in­fan­til, a tra­vés de ex­pe­rien­cias reales, y con­tri­bui­ré a la edu­ca­ción de la po­bla­ción pa­ra así dis­mi­nuir las víc­ti­mas de vio­len­cia fa­mi­liar y fe­mi­ci­dios.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.