CO­MER SA­LU­DA­BLE fue­ra de ca­sa

Al­gu­nas es­tra­te­gias pa­ra es­co­ger lo me­jor del me­nú en los res­tau­ran­tes, sin sen­tir re­mor­di­mien­to al­guno.

Mujer (Panama) - - Salud & Bienestar | Nutrición - POR: NU­TRI­CIO­NIS­TA SA­RA SAL­DA­RRIA­GA sa­ra­nu­tri­[email protected] @Nu­tri­cion­YE­qui­li­brio

Úl­ti­ma­men­te son mu­chos los pa­cien­tes que asis­ten a con­sul­ta, por­que ne­ce­si­tan cam­biar de ma­ne­ra ur­gen­te su ali­men­ta­ción, ya sea por te­mas es­pe­cí­fi­cos de sa­lud o por­que sim­ple­men­te quie­ren cui­dar­se y pre­ve­nir en­fer­me­da­des. Al­go muy co­mún es la preo­cu­pa­ción de sa­ber si es po­si­ble co­mer fue­ra de ca­sa a la vez que lo­gran sus me­tas. An­te es­ta pre­gun­ta siem­pre les res­pon­do: “sí, sí y sí”... Y lue­go les ex­pli­co…

Ha­blan­do cla­ro

Pa­ra na­die es un se­cre­to que co­mien­do en ca­sa la ma­yor par­te del tiem­po, ob­te­ne­mos mu­chos be­ne­fi­cios que apor­tan a nues­tro ob­je­ti­vo de sa­lud. La ra­zón es sen­ci­lla y se ba­sa en los in­gre­dien­tes, las por­cio­nes y el mé­to­do de pre­pa­ra­ción; sin em­bar­go, hoy en día son mu­chas las obli­ga­cio­nes que de­be­mos cum­plir y el tiem­po pa­re­ce in­su­fi­cien­te, por lo que a al­gu­nos, es­pe­cial­men­te a aque­llas per­so­nas que tra­ba­jan en la ca­lle, no les que­da otra al­ter­na­ti­va que re­cu­rrir a las op­cio­nes afuera.

Vea­mos al­gu­nas es­tra­te­gias pa­ra es­co­ger lo me­jor del me­nú en los res­tau­ran­tes, sin sen­tir re­mor­di­mien­to al­guno.

Evi­ta los ex­ce­sos. Es muy co­mún en­con­trar­nos con op­cio­nes de en­tra­das, pos­tres, agran­da­dos y ex­tras. ¿Te sue­na fa­mi­liar? Pro­cu­re­mos po­ner prio­ri­dad en el pla­to fuer­te y de­jar­nos de ador­nos adi­cio­na­les.

Se­lec­cio­na con an­ti­ci

pa­ción. Me re­fie­ro al lu­gar don­de co­me­rás. Por ejem­plo, si tra­ba­jas en la ca­lle, eva­lúa los po­si­bles si­tios que es­tén den­tro de tu ru­ta (o ru­tas), y si es una sa­li­da even­tual, eli­ge aquel res­tau­ran­te en don­de cuen­ten con op­cio­nes sin freír y guar­ni­cio­nes co­mo ver­du­ras, en­sa­la­das o gra­nos. Op­ta siem­pre por car­nes, po­llo, pes­ca­do y si­mi­la­res a la plan­cha, a la pa­rri­lla o al horno, y acom­pa­ña­mien­tos co­mo ve­ge­ta­les sal­tea­dos o yu­ca her­vi­da.

Más sim­ple es me­jor. No te preo­cu­pes, no me re­fie­ro a que la co­mi­da sea in­sí­pi­da, sino a que sea de pre­pa­ra­ción sen­ci­lla; por­que en­tre más in­gre­dien­tes, usual­men­te te­ne­mos más ca­lo­rías por por­ción. Por ejem­plo, no es lo mis­mo una pa­pa asa­da con una sal­sa li­ge­ra de li­món a unas pa­pas fri­tas con que­so y to­cino.

Cui­da­do con el pa­ne­ci­llo. Es muy co­mún que se agre­gue un tro­zo de pan o “bis­cuit” al pla­to sin to­mar en cuen­ta si ya te­ne­mos al­gún al­mi­dón ser­vi­do. Con­si­de­ra que es­te su­ma­rá ca­lo­rías in­ne­ce­sa­rias.

Con­tro­la las por­cio­nes. Siem­pre es bueno pre­gun­tar có­mo son las ra­cio­nes an­tes de or­de­nar. Una bue­na es­tra­te­gia es que la ra­ción de ve­ge­ta­les sea ma­yor al al­mi­dón en el pla­to, y por su­pues­to que ha­ya una bue­na pie­za de pro­teí­na. Siem­pre po­drás op­tar por com­par­tir en lu­gar de co­mer­lo to­do o pe­dir pa­ra lle­var lo que so­bre. Pe­ro eso sí, no bo­tes la co­mi­da.

Ojo con las be­bi­das. No po­de­mos de­jar de men­cio­nar es­te pun­to, ya que hay mo­men­tos en que el me­nú es muy sa­lu­da­ble, pe­ro al aña­dir­le una bebida consumimos ca­si to­das las ca­lo­rías que es­tá­ba­mos evi­tan­do. Es­to no tie­ne sen­ti­do, so­bre to­do cuan­do las ca­lo­rías pro­vie­nen de be­bi­das al­ta­men­te azu­ca­ra­das que no apor­tan más nu­trien­tes que sim­ple azú­car. Pe­ro si tus ga­nas de una bebida son fuer­tes, pue­des ele­gir en­tre li­mo­na­da con en­dul­zan­te sin ca­lo­rías, ti­po es­te­via, o ju­go de al­gu­na fru­ta en agua y sin azú­car, ideal­men­te. Si es de las be­bi­das no re­co­men­da­das, pro­cu­ra pe­dir una por­ción pe­que­ña (va­so de 12 on­zas) y llé­na­lo de hie­lo.

Re­gla de oro. Si se tra­ta de una sa­li­da even­tual en la que el me­nú de­fi­ni­ti­va­men­te no pu­do ser sa­lu­da­ble, no te des ma­la vi­da, so­lo pro­cu­ra apli­car las es­tra­te­gias que te sean po­si­bles, pe­ro pro­pon­te al­go: la co­mi­da si­guien­te de­be ser los más sa­na y li­ge­ra po­si­ble. Pe­ro ¡ojo! No apli­ca el sal­tar­te las co­mi­das pa­ra com­pen­sar, eso de­fi­ni­ti­va­men­te no fun­cio­na, sino que más bien em­peo­ra to­do.

Pos­tres, al lí­mi­te. Al igual que las be­bi­das, los pos­tres (he­la­dos, dul­ces) apor­tan un ex­tra de ca­lo­rías, en un va­lor im­por­tan­te (de 100 has­ta 500 ca­lo­rías más), es por eso que mi re­co­men­da­ción siem­pre se­rá ¡com­par­tir! Ade­más, de­bes li­mi­tar la fre­cuen­cia con que lo ha­ces, por ejem­plo, una vez al mes.

No to­das las en­sa­la­das son sa­lu­da­bles. ¿¡Quién lo di­ría!? Uno pen­san­do que co­mien­do ensalada se es­ta­ba ga­nan­do to­dos los pun­tos. Lo que usual­men­te su­ce­de con ellas es que les aña­den ade­re­zos bas­tan­te ca­ló­ri­cos y en can­ti­da­des gran­des. Mi su­ge­ren­cia: pi­de el ade­re­zo apar­te siem­pre y usa so­lo lo ne­ce­sa­rio. Ade­más, op­ta por aque­llos se­me­jan­tes a vi­na­gre­tas (a ba­se de acei­te de oliva).

No que­re­mos que tu vi­da so­cial se vea en aprie­tos, pe­ro tam­po­co tus me­tas de sa­lud, y con es­tas es­tra­te­gias sa­be­mos que po­drás man­te­ner­te en­fo­ca­da y mo­ti­va­da a dia­rio.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.