EL EN­TORNO PUE­DE cau­sar­te so­bre­pe­so

Es­ta­mos pro­gra­ma­dos pa­ra co­mer de la ma­ne­ra en que lo ha­ce­mos. Y es un tra­ba­jo de de­di­ca­ción cam­biar cier­tos há­bi­tos.

Mujer (Panama) - - Salud & Bienestar | Fitness - POR: CA­RO­LI­NA GIAN­NAT­TA­SIO De­por­tis­ta y cer­ti­fi­ca­da en Nutrición de­por­ti­va @Ge­tFi­tB­yCa­ro

Es­ta­mos pro­gra­ma­dos pa­ra co­mer de la for­ma en que lo ha­ce­mos y ca­da día to­ma­mos al­re­de­dor de 200 de­ci­sio­nes re­la­cio­na­das con nues­tra ali­men­ta­ción. Cree­mos que lo te­ne­mos to­do con­tro­la­do, sin sa­ber que de for­ma in­cons­cien­te nues­tro en­torno in­fluen­cia en gran me­di­da las elec­cio­nes que ha­ce­mos.

La reali­dad es que so­mos el re­sul­ta­do de múl­ti­ples fac­to­res que tie­nen va­rios fren­tes: Cul­tu­ral, so­cial, eco­nó­mi­co, fí­si­co y per­so­nal.

Di­ga­mos que la in­fluen­cia de los fac­to­res ex­ter­nos jue­ga un pa­pel muy im­por­tan­te. La cul­tu­ra con la que cre­ci­mos a ni­vel de sociedad o fa­mi­lia ha crea­do una idea muy es­truc­tu­ra­da de la for­ma “co­rrec­ta” de co­mer, de cuá­les sa­bo­res de­ben pre­do­mi­nar en nues­tras co­mi­das, de qué ti­po de co­mi­da es la sa­bro­sa y cuál no. Y una se­rie de pre­jui­cios adi­cio­na­les, que cons­tru­yen una idea muy rí­gi­da de lo “bueno o ma­lo” a la ho­ra de co­mer.

Tam­bién in­flu­ye el “mar­ke­ting” de la in­dus­tria ali­men­ti­cia, que nos bom­bar­dea con ofer­tas muy atrac­ti­vas y co­mi­das pro­ce­sa­das su­cu­len­tas. El mer­ca­deo jue­ga con las emo­cio­nes de los co­men­sa­les y desa­rro­lla ne­xos sen­ti­men­ta­les con la co­mi­da, has­ta el pun­to que mu­chas ve­ces no re­cuer­das el sa­bor de un ali­men­to, sino lo “bien” que te ha­ce sen­tir.

To­do es­to con­ver­ge en una co­sa: Es­ta­mos pro­gra­ma­dos pa­ra co­mer de la ma­ne­ra en que lo ha­ce­mos. Y es un tra­ba­jo de de­di­ca­ción y em­pe­ño cam­biar cier­tos há­bi­tos y sus­ti­tuir­los por otros.

Pa­ra mu­chos, to­do lo an­te­rior no re­pre­sen­ta un pro­ble­ma; pe­ro quie­nes vi­ven en una con­ti­nua bús­que­da por en­con­trar la “die­ta per­fec­ta” y lo­grar sus ob­je­ti­vos fit­ness, se en­fren­tan a una lu­cha in­ter­na en­tre que­rer co­mer de for­ma sa­lu­da­ble y la pro­gra­ma­ción que tie­nen pa­ra ali­men­tar­se.

Te voy a dar cier­tas he

rra­mien­tas que te pue­den ser­vir pa­ra co­men­zar a “des­pro­gra­mar” tu ce­re­bro y pro­gra­mar­lo de nue­vo.

¿Có­mo lo­grar­lo?

Rés­ta­le im­por­tan­cia a los pen­sa­mien­tos que ven­gan a tu men­te so­bre ali­men­tos no sa­lu­da­bles. ¿Có­mo lo­grar­lo? Una vez que ten­gas un an­to­jo, pien­sa en to­do lo ne­ga­ti­vo al­re­de­dor de es­te, y no al con­tra­rio. Por ejem­plo, si a las 11 de la ma­ña­na te vie­ne a la ca­be­za la idea de al­mor­zar piz­za, es nor­mal que re­cuer­des su sa­bor, las emo­cio­nes que des­en­ca­de­na en ti cuan­do la co­mes y has­ta las gra­tas ex­pe­rien­cias que has vi­vi­do con bue­na com­pa­ñía co­mien­do piz­za. ¡Oh, sí! Pe­ro es tu res­pon­sa­bi­li­dad sa­car es­te pen­sa­mien­to de tu ca­be­za y no su­cum­bir an­te la su­cu­len­ta idea. ¿Có­mo? Va­mos ha­cia atrás.

Co­ci­na en can­ti­da­des pa­ra que ya ten­gas tus pla­tos pre­pa­ra­dos con an­te­rio­ri­dad, de es­ta for­ma mi­ni­mi­zas la im­pro­vi­sa­ción. Si ya tie­nes tu co­mi­da pre­pa­ra­da en el re­fri­ge­ra­dor o pre­via­men­te pen­sa­da, re­cuer­da el es­fuer­zo que hi­cis­te pa­ra co­ci­nar­la, com­prar­la o pla­ni­fi­car­la con an­te­rio­ri­dad.

Si no eres de las que co­ci­na, pien­sa en lo que vas a co­mer cuan­do no ten­gas ham­bre. Si por ejem­plo tra­ba­jas y com­pras el al­muer­zo en la ca­lle, pien­sa des­de la ma­ña­na en dón­de com­pra­rás tu co­mi­da y rea­li­za una elec­ción sa­lu­da­ble. Si es­ta de­ci­sión ya es­tá to­ma­da, no per­mi­tas que nin­gún pen­sa­mien­to te des­víe de ahí.

Lo más im­por­tan­te y la he­rra­mien­ta prin­ci­pal de la que te ha­bla­ba ini­cial­men­te, es pen­sar en to­do lo ne­ga­ti­vo que tie­ne tu an­to­jo. Vol­vien­do al ejem­plo de la piz­za, lo ne­ga­ti­vo se­ría: Vas a gas­tar más, la úl­ti­ma vez que co­mis­te piz­za te ca­yó su­per­mal y te cos­tó di­ge­rir­la, es una co­mi­da com­pues­ta prin­ci­pal­men­te por car­bohi­dra­tos y muy ba­ja en pro­teí­nas (en es­te pun­to ya sa­bes la im­por­tan­cia de in­cluir pro­teí­na en to­das tus co­mi­das). Has cum­pli­do muy bien tu plan de ali­men­ta­ción y no lo vas a da­ñar por un sim­ple an­to­jo. Ya es jue­ves, el fin de se­ma­na es­tá muy cer­ca y se­rá tu mo­men­to de co­mer lo que quie­ras. Des­pués vas a sen­tir­te mal, cuan­do te des cuen­ta de que te fa­llas­te a ti mis­ma y no tu­vis­te fuer­za de vo­lun­tad. Es­ta co­mi­da va a sa­bo­tear tu ob­je­ti­vo de per­der pe­so.

Con to­do lo an­te­rior, pien­sa que a pe­sar de que el en­torno en mu­chos ca­sos te in­ci­ta a co­mer mal, que­da de tu par­te la res­pon­sa­bi­li­dad de ali­men­tar­te de for­ma sa­lu­da­ble. Ten pa­cien­cia y tra­ba­ja en la fuer­za de vo­lun­tad, es al­go que se con­si­gue con la prác­ti­ca y que lo­gras man­te­ner gra­cias a la re­com­pen­sa de sen­tir­te me­jor y ver cam­bios en tu cuer­po.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.