LOIS IGLE­SIAS

La fo­tó­gra­fa de ori­gen gu­na ha lle­va­do a otros con­ti­nen­tes la cul­tu­ra panameña, por me­dio de sus imá­ge­nes.

Mujer (Panama) - - Personaje | Mujeres Reales - KA­REN BER­NAL kber­[email protected]­sa.com

Lois Igle­sias nun­ca pen­só que lo que co­men­zó co­mo un “hobby” la lle­va­ría le­jos. Sus co­lo­ri­das fo­to­gra­fías, que mues­tran la ri­que­za cul­tu­ral panameña, le han me­re­ci­do re­co­no­ci­mien­to lo­cal y se han ex­hi­bi­do en otras la­ti­tu­des. Igle­sias, oriun­da de Gu­na Ya­la, se ha de­di­ca­do a cap­tar, du­ran­te más de dos dé­ca­das, des­de bai­les con­gos, jun­ta de em­ba­rra, po­lle­ras y fes­ti­va­les, has­ta cos­tum­bres de los pue­blos in­dí­ge­nas.

La fo­tó­gra­fa ha rea­li­za­do ex­po­si­cio­nes de su tra­ba­jo en paí­ses co­mo Mé­xi­co, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Cos­ta Ri­ca y Pe­rú. La más re­cien­te es en Is­rael, don­de du­ran­te el mes de mar­zo se pre­sen­tan 20 de sus más re­pre­sen­ta­ti­vas imá­ge­nes, a tra­vés de una mues­tra iti­ne­ran­te.

En­tre dos cul­tu­ras

Lois Igle­sias cre­ció en un am­bien­te de dos cul­tu­ras: su ma­dre ha­bla­ba gu­na y usa­ba mo­la; mien­tras que su pa­dre (hi­jo de una es­ta­dou­ni­den­se y un gu­na, quien cre­ció en Es­ta­dos Uni­dos), se gra­duó y tra­ba­jó en Fi­nan­zas.

La ni­ña que na­ció en la pa­ra­di­sía­ca is­la Ai­li­gan­dí y que a los cin­co años fue lle­va­da a ciu­dad de Pa­na­má pa­ra es­tu­diar, co­no­ció la fo­to­gra­fía a tra­vés de su pa­dre, quien le re­ga­ló su pri­me­ra cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca cuan­do ella te­nía 11 años. “Ca­da vez que yo via­ja­ba de va­ca­cio­nes a mi is­la, cap­tu­ra­ba y con­ge­la­ba las imá­ge­nes de lo que veía. Así em­pe­cé”, re­me­mo­ra.

Lois apren­dió el ar­te de ma­ne­ra em­pí­ri­ca y lo fue per­fec­cio­nan­do. A pe­sar de su inex­pe­rien­cia en fo­to­gra­fía, a sus 16 años co­men­zó a tra­ba­jar en la Asam­blea Na­cio­nal. Lue­go es­tu­dió Di­se­ño Grá­fi­co. Así con­si­guió su pri­mer em­pleo co­mo re­por­te­ra grá­fi­ca, en el dia­rio El Si­glo.

“Siem­pre tu­ve la in­quie­tud de don­de ven­go, de mis raí­ces… y que­ría lle­var­las a otros si­tios”, se­ña­la Lois. En­ton­ces, en­tró a la Uni­ver­si­dad del Ar­te Ga­ne­xa a es­tu­diar Fo­to­gra­fía.

Te­ner raí­ces gu­nas no le ga­ran­ti­zó a Igle­sias po­der ac­ce­der a la cul­tu­ra de for­ma sen­ci­lla. “No fue fá­cil ha­cer fo­tos a los gru­pos in­dí­ge­nas. He llo­ra­do, he su­fri­do, me han qui­ta­do la cá­ma­ra… por­que co­mo no cre­cí en el am­bien­te, ha­bía mu­chas co­sas que no co­no­cía y que no po­día ha­cer”, ma­ni­fies­ta.

Con su tra­ba­jo, ta­len­to y res­pe­to por las cul­tu­ras, Lois se ha ga­na­do la con­fian­za de los tres gru­pos ori­gi­na­rios del Ist­mo (Em­be­rá, Ngä­be y Gu­na). “Hoy en día me bus­can cuan­do hay con­gre­sos y ri­tua­les. Las fo­tos que to­mas en el te­rri­to­rio in­dí­ge­na tie­nen que te­ner el vis­to bueno y no se pue­den to­mar si no te in­vi­tan”, ad­vier­te.

En su ca­rre­ra, Igle­sias ha sen­ti­do do­ble dis­cri­mi­na­ción: por ser mu­jer e in­dí­ge­na. Cons­cien­te de lo di­fí­cil que ha si­do lle­gar a la ci­ma, ella bus­ca ser una pun­ta de lan­za pa­ra los ni­ños ta­len­tos, es­pe­cial­men­te de las co­mar­cas. “Ac­tual­men­te tra­ba­jo con ocho chi­cos y he­mos he­cho cua­tro ex­po­si­cio­nes co­lec­ti­vas”.

Fas­ci­na­da por su cul­tu­ra, Lois siem­pre vuel­ve a sus raí­ces por me­dio de su ar­te. Aun­que de ni­ña no ves­tía la mo­la, hoy siem­pre acu­de a los even­tos ata­via­da con el atuen­do tra­di­cio­nal de la mu­jer gu­na, ya que así se sien­te “po­de­ro­sa” y “be­lla”. Pre­ci­sa­men­te, otro de sus pro­yec­tos es ha­cer una mues­tra de fé­mi­nas profesiona­les ves­ti­das con el tra­je, pa­ra de­mos­trar que “las mo­las tam­bién las pue­den uti­li­zar aque­llas mu­je­res que no son in­dí­ge­nas”, re­fle­xio­na.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.