POR­TU­GAL es­pec­ta­cu­lar

Mujer (Panama) - - ¿qué Dice Moe? Dónde Ir Y Qué Hacer - MOE PETTERSON l que­di­ce­[email protected]­sa.com l @jeap12

Pa­na­me­ña de pa­dres sui­zo me­xi­ca­nos, ha vi­si­ta­do más de 80 paí­ses y vi­vi­do en va­rios de ellos. Ma­má de tres hi­jos, via­je­ra apa­sio­na­da quien cree en crear me­mo­rias a tra­vés de co­no­cer nue­vos lu­ga­res y de vi­vir ex­pe­rien­cias en di­fe­ren­tes cul­tu­ras, con po­co pre­su­pues­to.

Es “Trip Ad­vi­sor Top Con­tri­bu­tor” y ha es­cri­to cien­tos de co­lum­nas de via­jes den­tro de Panamá y al­re­de­dor del mun­do.

Fue una pla­cen­te­ra sor­pre­sa vi­si­tar tres ciu­da­des de Por­tu­gal por unos días. Es­te des­tino, no tan fa­mo­so co­mo Pa­rís o Londres, va­le to­tal­men­te la pe­na, tan­to si lo vi­si­tas so­lo co­mo si unes a la vi­si­ta a un país eu­ro­peo her­mano.

Su ca­pi­tal es Lis­boa, una ciu­dad muy be­lla, lim­pia, or­de­na­da y fá­cil de re­co­rrer pa­ra cual­quier tu­ris­ta. Tie­ne un

muy buen trans­por­te pú­bli­co que in­clu­ye tran­vías, tre­nes y me­tros. La me­jor for­ma de vi­si­tar­la es a pie con un eco­nó­mi­co pa­se de tu­ris­mo. Ne­ce­si­ta­rás al­re­de­dor de tres días pa­ra re­co­rrer­la y ver su par­te his­tó­ri­ca, que en su gran ma­yo­ría es­tá em­pe­dra­da y tie­ne mu­chas lo­mas. Hay di­ver­sas op­cio­nes de hos­pe­da­je de to­do ni­vel de pre­cios, y es más ba­ra­to que Panamá.

La vi­si­ta a Lis­boa se pue­de di­vi­dir en tres áreas. Una de ellas es Be­lém, don­de es­tá el Mo­nas­te­rio de los Je­ró­ni­mos, el Mo­nu­men­to a los Des­cu­bri­mien­tos y la to­rre de Be­lém. Aquí es­tá la fa­mo­sí­si­ma pas­te­le­ría de Be­lém, en don­de ha­cen los de­li­cio­sos pas­te­les de nata por­tu­gue­ses.

En Be­lém es­tá muy de mo­da al­qui­lar bi­ci­cle­tas eléc­tri­cas por un tiem­po, es muy ba­ra­to y di­ver­ti­do, y una for­ma di­fe­ren­te de re­co­rrer el área, vi­si­tan­do su nue­vo mu­seo de tec­no­lo­gía, el MAAT. Por el cen­tro de la ciu­dad es­tá el fa­mo­so mer­ca­do pa­ra “foo­dies”, que se lla­ma Ti­me Out Mar­ket, en don­de han reuni­do a los me­jo­res chefs de Por­tu­gal. Tie­ne mu­cho am­bien­te y hay de to­do, pa­ra to­dos los gus­tos.

La se­gun­da par­te que vi­si­tar es el área his­tó­ri­ca de Lis­boa, cu­yos prin­ci­pa­les pun­tos de in­te­rés son el Con­ven­to do Car­mo (del cual so­lo que­da la es­truc­tu­ra del te­cho, ya que el res­to se des­tru­yó en un te­rre­mo­to, lo que lo ha­ce un si­tio úni­co), el Cas­te­lo de San Jor­ge (el lu­gar tu­rís­ti­co

más vi­si­ta­do de Lis­boa), la Ca­te­dral, el Ar­co de la Rua Au­gus­ta y su Cais das Co­lu­nas.

En es­te pun­to lle­ga­ban y par­tían las ex­pe­di­cio­nes na­va­les de Por­tu­gal. Hay un tran­vía an­ti­guo con una ru­ta tu­rís­ti­ca que to­man to­dos los vi­si­tan­tes. Pue­des ba­jar ca­mi­nan­do des­de el fa­mo­so cas­ti­llo has­ta el mar, pa­ran­do en los pun­tos de in­te­rés, tien­das de “sou­ve­nirs”, ca­fés y en los mu­chos mi­ra­do­res que hay en el ca­mino.

La ter­ce­ra área de in­te­rés es don­de se en­cuen­tran el acua­rio y el Par­que de las Na­cio­nes, el área más mo­der­na de Lis­boa.

Una vi­si­ta obli­ga­da es pa­sar el día en el her­mo­so pue­blo de Sin­tra, a cua­ren­ta mi­nu­tos en tren des­de Lis­boa. No te pue­des per­der el Pa­la­cio da Pe­na, pa­tri­mo­nio de la Unes­co. Es una her­mo­sa edi­fi­ca­ción de co­lo­res ama­ri­llo y ro­jo, que pa­re­ce de cuen­tos de ha­das. A unos cuan­tos me­tros del pa­la­cio es­tá una mu­ra­lla con for­ti­fi­ca­cio­nes lla­ma­da el Cas­te­lo do Mou­ros, y más ha­cia el cen­tro del pue­blo se en­cuen­tra la po­pu­lar Quin­ta da Re­ga­lei­ra, un pa­la­cio con jar­di­nes pri­va­dos y un co­no­ci­do po­zo de ini­cia­ción ma­só­ni­co ba­jo tie­rra con una es­ca­le­ra en es­pi­ral y ven­ta­nas de pie­dra.

Sin­tra es un lu­gar her­mo­so y va­le to­tal­men­te la pe­na. El tren cues­ta me­nos de dos dó­la­res y te pue­des mo­ver a tra­vés de un bus tu­rís­ti­co, que ha­ce el re­co­rri­do en círcu­los a to­dos los pun­tos de in­te­rés.

Lis­boa es una ciu­dad lin­da, pe­ro a dos ho­ras en tren que­da Por­to (u Opor­to), que se lle­va el pre­mio a la ciu­dad más be­lla de Por­tu­gal. El he­cho de que es­té al bor­de del río Dou­ro (Due­ro), que ten­ga mu­chas vi­ne­ras, ca­fés, res­tau­ran­tes, un am­bien­te in­creí­ble y vis­tas es­pec­ta­cu­la­res, lo ha­ce un lu­gar par­ti­cu­lar.

Aquí pue­des pa­sar dos días re­co­rrien­do con cal­ma los si­tios de in­te­rés y re­la­jar­te al

bor­de del río mien­tras de­gus­tas los vi­nos del puer­to. Lle­gas de un la­do al otro de la ciu­dad cru­zan­do a pie el fa­mo­so puen­te Don Luis. De un la­do que­da el mer­ca­do do Bol­hao y en el ba­rrio de Ri­bei­ra que­dan la ca­te­dral, la igle­sia de San Fran­cis­co (si vas a vi­si­tar una so­la igle­sia, es es­ta) y la del Car­men, la es­ta­ción de San Be­ni­to, la to­rre de los Clé­ri­gos y la fa­mo­sa Li­vra­ria Le­llo, que ins­pi­ró la li­bre­ría de las pe­lí­cu­las de Harry Pot­ter. Hay un fu­ni­cu­lar que te lle­va de la par­te al­ta del Due­ro al bor­de del río.

En Por­tu­gal hay otros des­ti­nos de in­te­rés, co­mo Fá­ti­ma, Obi­dos y Cas­cais, así co­mo mu­chos des­ti­nos de pla­ya. Es un país en­can­ta­dor con gen­te muy amable en el que pue­des pa­sar unos días so­lo, en pa­re­ja, en fa­mi­lia o con ami­gos dis­fru­tan­do de sus atrac­ti­vos, su co­mi­da y, so­bre to­do, de sus pas­te­les de nata.■

Fo­tos: Moe Petterson

Opor­to se en­cuen­tra al bor­de del río Dou­ro (Due­ro)

Opor­to, con­si­de­ra­da la ciu­dad más be­lla de Por­tu­gal.

Con­ven­to do Car­mo, ubi­ca­do en Lis­boa

Fin­ca/Pa­la­cio da Re­ga­lei­ra, en Sin­tra

Po­zo de ini­cia­ción ma­só­ni­ca en la Fin­ca/Pa­la­cio da Re­ga­lei­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.