MU­JE­RES DE­TRÁS de Uber

La pla­ta­for­ma di­gi­tal de mo­vi­li­za­ción lle­va cin­co años en el país. Du­ran­te ese pe­rio­do las fé­mi­nas han si­do par­te fun­da­men­tal de su ope­ra­ción.

Mujer (Panama) - - Actualidad | Pty En Positivo -

Cuan­do lle­gas a las ofi­ci­nas de Uber Pa­na­má, te in­va­de una ener­gía es­pe­cial: un gru­po de ocho mu­je­res, de di­ver­sas cul­tu­ras y tra­yec­to­rias, so­bre­sa­len en­tre los es­cri­to­rios y compu­tado­ras del lu­gar. En un ins­tan­te se rom­pe el es­te­reo­ti­po de que el mun­do de la tec­no­lo­gía no es co­sa de fé­mi­nas.

Thel­ma Brit­ton Na­vas (ge­ren­te se­nior de se­gu­ri­dad en Cen­troa­mé­ri­ca, Ca­ri­be y Re­gión An­di­na), Ju­lie Ro­bin­son (co­mu­ni­ca­cio­nes cor­po­ra­ti­vas pa­ra Pa­na­má y el Ca­ri­be), Zo­rai­da Ro­drí­guez Mon­te­ne­gro (ge­ren­te de po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra Cen­troa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be), Ca­mi­la Obe­dien­te (ge­ren­te de ope­ra­cio­nes y lo­gís­ti­ca pa­ra Pa­na­má), Sa­mah­ra Ka­faty y An­na Bea­tri­ce Es­pino

(ge­ren­tes de mer­ca­deo pa­ra Pa­na­má y el Ca­ri­be), al igual que Ce­ci­bel Arias y Sh­yan­ne Tel­fer (ge­ren­tes de ope­ra­cio­nes y lo­gís­ti­ca pa­ra Pa­na­má y el Ca­ri­be), son par­te del equi­po cor­po­ra­ti­vo de Uber. Ellas han si­do el co­ra­zón de la pla­ta­for­ma di­gi­tal que es­te mes cum­ple cin­co años en el país, el pri­me­ro en Cen­troa­mé­ri­ca don­de Uber ini­ció ope­ra­cio­nes.

Las mu­je­res no so­lo di­ri­gen Uber en Pa­na­má. El 8% de to­dos los so­cios con­duc­to­res de la pla­ta­for­ma en el país son fé­mi­nas. "Lo que ofre­ce Uber a las so­cias con­duc­to­ras es una pla­ta­for­ma que ca­da día es­tá tra­ba­jan­do pa­ra me­jo­rar la se­gu­ri­dad de los via­jes. Re­cien­te­men­te lan­za­mos en Pa­na­má nue­vas fun­cio­nes de se­gu­ri­dad den­tro de la apli­ca­ción, pre­ci­sa­men­te con el fin de pro­por­cio­nar un am­bien­te se­gu­ro y con­fia­ble den­tro de nues­tra co­mu­ni­dad de so­cio con­duc­to­res y usua­rios", de­ta­lla Thel­ma Brit­ton, quien con­tri­bu­yó al ini­cio de la ope­ra­ción de Uber co­mo su City Lead de Ope­ra­cio­nes y Lo­gís­ti­ca en Pa­na­má, ade­más ha li­de­ra­do pro­yec­tos en Pe­rú y Co­lom­bia.

Cuan­do hay fé­mi­nas al po­der

Te­ner un mo­de­lo de li­de­raz­go fe­me­nino no ha si­do ca­sua­li­dad pa­ra Uber. "Es fun­da­men­tal que to­das las or­ga­ni­za­cio­nes cuen­ten con li­de­raz­go fe­me­nino pa­ra ge­ne­rar un ba­lan­ce en las opi­nio­nes y ac­cio­nes de las em­pre­sas. Tra­di­cio­nal­men­te, los pues­tos de ge­ren­cia en com­pa­ñías de tec­no­lo­gía han si­do ocu­pa­dos más que na­da por hom­bres. Sin em­bar­go, los pues­tos de ge­ren­cia del equi­po de Uber en Pa­na­má y el Ca­ri­be es­tán com­pues­tos por un al­to por­cen­ta­je de mu­je­res", di­ce Ju­lie Ro­bin­son, quien an­te­rior­men­te la­bo­ró en pues­tos eje­cu­ti­vos de mer­ca­deo en una cer­ve­ce­ría y una or­ga­ni­za­ción de­por­ti­va.

Con su mo­de­lo de ges­tión Uber ha te­ni­do lo­gros co­mo ser nom­bra­da una em­pre­sa SEM (Se­de de Em­pre­sa Mul­ti­na­cio­nal) por el Mi­nis­te­rio de Co­mer­cio e In­dus­trias (Mi­ci) de Pa­na­má.

Tam­bién han sur­gi­do re­tos, que en equi­po han de­bi­do su­pe­rar. "Uno de los desafíos que te­ne­mos es lo­grar que po­da­mos lle­var opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas y de mo­vi­li­dad a to­do el país. Ac­tual­men­te no po­de­mos ha­cer­lo por­que así lo exi­ge la re­gu­la­ción exis­ten­te", ex­pli­ca Brit­ton, quien ini­ció la­bo­res en Uber Pa­na­má en fe­bre­ro 2014, du­ran­te la eta­pa de pre­lan­za­mien­to del ser­vi­cio en la ciu­dad. Cuan­do se unió a la em­pre­sa, Brit­ton fue la pri­me­ra mu­jer con­tra­ta­da en el área de ope­ra­cio­nes de Uber en Amé­ri­ca La­ti­na.

Otro re­to muy im­por­tan­te es la baja ban­ca­ri­za­ción del país, ya que me­nos del 11% de la po­bla­ción panameña cuen­ta con una tar­je­ta de cré­di­to, se­gún cuen­ta Brit­ton. "El efec­ti­vo es el mé­to­do de pa­go más uti­li­za­do por al me­nos el 50% de los usua­rios. El año pa­sa­do nos alia­mos con Vi­sa y Ban­co Ge­ne­ral pa­ra ofre­cer­les a los usua­rios de efec­ti­vo la opor­tu­ni­dad de ob­te­ner una tar­je­ta Vi­sa de dé­bi­to, y apo­yar al país pa­ra que más per­so­nas in­ter­ac­túen con el co­mer­cio elec­tró­ni­co y la eco­no­mía glo­bal".

Las pre­sio­nes del sec­tor tam­bién exigen un ma­ne­jo aser­ti­vo de la ima­gen de la com­pa­ñía: En el ca­so de Ro­bin­son, quien es la en­car­ga­da del ma­ne­jo de las co­mu­ni­ca­cio­nes cor­po­ra­ti­vas, la cla­ve pa­ra ma­ne­jar la co­mu­ni­ca­ción de un ne­go­cio co­mo Uber es te­ner buen co­no­ci­mien­to del am­bien­te me­diá­ti­co de ca­da mer­ca­do, có­mo es­tos fun­cio­nan, sus si­mi­li­tu­des y di­fe­ren­cias. "Es­te en­ten­di­mien­to es la ba­se fun­da­men­tal pa­ra po­der lo­grar nues­tros ob­je­ti­vos de ma­ne­ra exi­to­sa, y tam­bién pa­ra po­der res­pon­der proac­ti­va­men­te a las ne­ce­si­da­des de ca­da mer­ca­do".

"Den­tro de la or­ga­ni­za­ción exis­ten gru­pos de afi­ni­dad, in­clu­yen­do 'Women of Uber', cu­ya mi­sión es co­nec­tar, em­po­de­rar y apo­yar el avance de las mu­je­res en Uber. Es­ta­mos cons­tru­yen­do una co­mu­ni­dad só­li­da de mu­je­res y aliados pa­ra com­par­tir co­no­ci­mien­tos, brin­dar ac­ce­so a li­de­raz­go y men­to­ría, y atraer y re­te­ner a los me­jo­res ta­len­tos pa­ra la em­pre­sa. Mu­je­res de Uber es­tá abier­ta a to­dos: hom­bres y mu­je­res", ma­ni­fies­ta Ro­bin­son so­bre la di­ná­mi­ca or­ga­ni­za­cio­nal de Uber.

El re­to de ser mu­jer en el mun­do tecnológic­o

"Ser mu­jer re­pre­sen­ta un re­to en cual­quier ti­po de in­dus­tria. Pe­ro cuan­do se tra­ta de las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas, es­pe­cí­fi­ca­men­te, se vi­ve en un cons­tan­te y ace­le­ra­do rit­mo que pue­de lle­gar a ser un re­to al tra­tar de ba­lan­cear los di­ver­sos as­pec­tos de la vi­da", se­ña­la Zo­rai­da Ro­drí­guez, quien coor­di­na los pro­ce­sos re­gu­la­to­rios de las pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas de la re­gión.

Sin em­bar­go, di­ce, em­pre­sas co­mo Uber, "ca­da día se es­fuer­zan más en pro­mo­ver un am­bien­te que per­mi­ta, no so­lo par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en es­tos cam­bios sino tam­bién cre­cer pro­fe­sio­nal y per­so­nal­men­te, mien­tras se pue­de te­ner un ba­lan­ce en­tre la vi­da pro­fe­sio­nal y la per­so­nal", sub­ra­ya la abo­ga­da, que re­pre­sen­tó a Pa­na­má en la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Pro­pie­dad In­te­lec­tual.

Pa­ra An­na Bea­tri­ce Es­pino el ma­yor re­to en una com­pa­ñía co­mo Uber "es te­ner la con­fian­za su­fi­cien­te pa­ra des­ta­car­se y 'ven­der' tu tra­ba­jo, que son co­sas que las mu­je­res ten­de­mos a sen­tir­nos in­có­mo­das ha­cien­do".

No obs­tan­te, pa­ra Es­pino, tra­ba­jar en una com­pa­ñía tan mo­der­na tam­bién tie­ne sus be­ne­fi­cios. "En com­pa­ra­ción con

Pa­na­má es la quin­ta ciu­dad en Amé­ri­ca La­ti­na don­de Uber ini­ció ope­ra­cio­nes. Hoy es­tá en más de 100 ciu­da­des de la re­gión.

otras in­dus­trias en las que he tra­ba­ja­do, las com­pa­ñías de tec­no­lo­gía ofre­cen más fle­xi­bi­li­dad pa­ra uno mis­mo ma­ne­jar el ba­lan­ce en­tre el tra­ba­jo y la vi­da per­so­nal, in­clu­yen­do la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar re­mo­ta­men­te, si es ne­ce­sa­rio".

Sa­mah­ra Ka­faty ase­gu­ra que el mun­do es­tá evo­lu­cio­nan­do al­re­de­dor de la tec­no­lo­gía, y co­mo mu­jer es im­por­tan­te for­mar par­te de es­te cam­bio y ase­gu­rar­nos que nues­tro pun­to de vis­ta sea to­ma­do en cuen­ta, sin im­por­tar el área don­de la­bo­re­mos. "In­clu­so en ‘mar­ke­ting’ es im­por­tan­te hu­ma­ni­zar la in­dus­tria de tec­no­lo­gía y eso es al­go que Uber te mo­ti­va ha­cer to­dos los días", dis­tin­gue.

Por su par­te, Ca­mi­la Obe­dien­te con­si­de­ra que ser mu­jer en un sec­tor ma­yor­men­te do­mi­na­do por hom­bres, co­mo el tecnológic­o, re­pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad, más que un re­to. "Las mu­je­res trae­mos un pun­to de vis­ta di­fe­ren­te. Mu­chas ve­ces agre­ga­mos sen­si­bi­li­dad, lo que nos per­mi­te te­ner un gran im­pac­to en la di­rec­ción que las em­pre­sas to­man", se­ña­la la ge­ren­te de ope­ra­cio­nes y lo­gís­ti­ca, quien es gra­dua­da co­mo Li­cen­cia­da en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas en la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town, Es­ta­dos Uni­dos.

Thel­ma Brit­ton coin­ci­de con Obe­dien­te. "El co­ra­zón de to­do desa­rro­llo tecnológic­o es la innovación, y uno de los fac­to­res cla­ves pa­ra la mis­ma es la pre­sen­cia de di­ver­si­dad. Las mu­je­res en el sec­tor so­mos par­te de di­cha di­ver­si­dad, pues trae­mos al aná­li­sis de pro­ble­mas pun­tos de vis­ta re­pre­sen­ta­ti­vos de nues­tro cú­mu­lo de ex­pe­rien­cias úni­cas. Adi­cio­nal­men­te, si bien trae­mos ‘ex­per­ti­se’ téc­ni­co, al igual que los hom­bres en el sec­tor, es­ta­mos en una po­si­ción es­pe­cial de con­tri­buir con nues­tro li­de­raz­go, com­ple­men­tan­do así equi­pos de tra­ba­jo e in­cen­ti­van­do la co­la­bo­ra­ción y to­ma de me­jo­res de­ci­sio­nes".■

Equi­po cor­po­ra­ti­vo de mu­je­res de Uber. De iz­da. a dcha.: Ju­lie Ro­bin­son,Thel­ma Brit­ton, Sa­mah­ra Ka­faty y Zo­rai­da Ro­drí­guez. Sen­ta­das: Ca­mi­la Obe­dien­te y An­na Bea­tri­ce Es­pino. No apa­re­cen en la fo­to: Ce­ci­bel Arias y Sh­yan­ne Tel­fer.

Thel­ma Brit­ton, ge­ren­te se­nior de se­gu­ri­dad pa­ra Cen­troa­mé­ri­ca, Ca­ri­be y Re­gión An­di­na

Ju­lie Ro­bin­son, ge­ren­te de co­mu­ni­ca­ción pa­ra Pa­na­má y el Ca­ri­be

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.