EL EXÓ­TI­CO MA­RRUE­COS

Mujer (Panama) - - ¿Qué Dice Moe? Dónde Ir Y Qué Hacer - MOE PETTERSON l que­di­ce­[email protected]­sa.com l @jeap12

Panameña de pa­dres sui­zo me­xi­ca­nos, ha vi­si­ta­do más de 80 paí­ses y vi­vi­do en va­rios de ellos. Ma­má de tres hi­jos, via­je­ra apa­sio­na­da quien cree en crear me­mo­rias a tra­vés de co­no­cer nue­vos lu­ga­res y de vi­vir ex­pe­rien­cias en di­fe­ren­tes cul­tu­ras, con po­co pre­su­pues­to. Es “Trip Ad­vi­sor Top Con­tri­bu­tor” y ha es­cri­to cien­tos de co­lum­nas de via­jes den­tro de Pa­na­má y al­re­de­dor del mun­do.

Cuan­do uno se ima­gi­na Ma­rrue­cos lo pri­me­ro que vie­ne a la men­te es el de­sier­to del Saha­ra, qui­zás el ma­yor atrac­ti­vo tu­rís­ti­co de es­te in­tere­san­te des­tino; pe­ro real­men­te el de­sier­to es so­lo una pe­que­ña par­te del país, en el que hay des­de her­mo­sas playas, en el Me­di­te­rrá­neo y en el Atlán­ti­co, has­ta pis­tas de es­quí, fes­ti­va­les, ma­ra­to­nes y mu­chí­si­mo tu­ris­mo.

Lle­gar aquí en avión es re­la­ti­va­men­te eco­nó­mi­co y es­tá cer­ca de cual­quier ciu­dad eu­ro­pea. Hay quie­nes se aven­tu­ran cru­zan­do el es­tre­cho de Gi­bral­tar en ferry des­de Es­pa­ña.

Ubi­ca­do en el nor­te de Áfri­ca, Ma­rrue­cos es hoy un país mo­derno en el que vi­ven en paz ára­bes, ju­díos y cris­tia­nos. Es un rei­na­do en don­de vi­ven 35 mi­llo­nes de per­so­nas. Su te­rri­to­rio es 10 ve­ces más gran­de que el de Pa­na­má, por lo que las dis­tan­cias pa­ra ir a sus prin­ci­pa­les lu­ga­res tu­rís­ti­cos son lar­gas. Ne­ce­si­tas una se­ma­na, ideal­men­te lle­gan­do por Tán­ger y sa­lien­do por Marrakech (o al re­vés) pa­ra re­co­rrer­lo.

La mo­ne­da es el dír­ham. Ade­más de ára­be, los lo­ca­les ha­blan es­pa­ñol o fran­cés, de­pen­dien­do

de en qué par­te del país es­tén. Ma­rrue­cos es po­lí­ti­ca­men­te es­ta­ble, y en él se ha desa­rro­lla­do mu­cho la in­dus­tria sin chi­me­nea, con 10 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes al año. El país se ubi­ca den­tro de la lis­ta de los 20 des­ti­nos “top” del mun­do con nue­ve si­tios de­cla­ra­dos pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad por la Unesco. Los me­ses más ca­lien­tes son de ju­nio a agos­to; no se re­co­mien­da via­jar en esa épo­ca.

Des­pués de un re­co­rri­do jun­to a mi fa­mi­lia, los lu­ga­res que más nos gus­ta­ron y que nos pa­re­cie­ron los más in­tere­san­tes pa­ra vi­si­tar en Ma­rrue­cos son (en or­den):

El de­sier­to del Saha­ra. Co­mo lo ves en las pe­lí­cu­las: are­na ro­ja muy fi­na, ca­me­llos, du­nas, atar­de­ce­res es­pec­ta­cu­la­res y no­ches es­tre­lla­das. Hay op­cio­nes de cam­pa­men­tos (des­de bá­si­cos has­ta muy lu­jo­sos) en me­dio del de­sier­to, por lo que mu­chos op­tan por pa­sar una no­che allí. Lle­gas a ellos en ca­me­llo, lo que es par­te de la aven­tu­ra.

Las tem­pe­ra­tu­ras en el de­sier­to va­rían mu­cho en el día, pa­sas des­de mu­cho ca­lor has­ta mu­chí­si­mo frío, por lo que tie­nes que ir pre­pa­ra­do. Des­pués de los ca­me­llos, to­mar un “tour” en four wheels en el Saha­ra es al­go que de­fi­ni­ti­va­men­te hay que ha­cer, con un guía ma­ne­jas por las du­nas, y ob­ser­vas las be­llas mon­ta­ñas de are­na ro­ja. Es al­go es­pec­ta­cu­lar y es­toy se­gu­ra de que es­tá en la lis­ta de via­jes por ha­cer de mu­chí­si­mas per­so­nas.

Chauen (o Chef­chauen). Al no­roes­te de Ma­rrue­cos se ubi­ca es­te be­llo pue­blo an­ti­guo, en la mon­ta­ña del Rif, con ca­lle­jo­nes em­pe­dra­dos y ca­sas an­ti­guas, to­das pin­ta­das en di­fe­ren­tes to­nos de azul. Hay mu­chí­si­mas op­cio­nes de hos­pe­da­je, sien­do las más vi­si­ta­das las lla­ma­das riads (pa­la­bra que sig­ni­fi­ca ‘edén’ o ‘jar­dín’), que son pa­la­cios tra­di­cio­na­les ma­rro­quíes con un jar­dín o pa­tio in­te­rior. Mu­chos ho­te­les son riads ori­gi­na­les acon­di­cio­na­dos pa­ra tu­ris­tas, es­tán her­mo­sa­men­te de­co­ra­dos y tie­nen to­das las co­mo­di­da­des así co­mo mu­cho

en­can­to. Cla­ra­men­te es par­te de la ex­pe­rien­cia.

Marrakech. Ubi­ca­da al oes­te del país, es una de las prin­ci­pa­les ciu­da­des y una de las cua­tro ciu­da­des im­pe­ria­les de Ma­rrue­cos (las otras son Fez, Ra­bat y Me­qui­nez). Su me­di­na o ciu­dad me­die­val amu­ra­lla­da, es­tá lle­na de ca­lle­jo­nes que pa­re­cen la­be­rin­tos y mer­ca­dos, lla­ma­dos zo­cos, don­de venden de to­do lo que te pue­das ima­gi­nar. Es pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad y un lu­gar que no pue­des de­jar de vi­si­tar.

Den­tro no pue­den tran­si­tar au­tos, el al­cohol es­tá prohi­bi­do y los edi­fi­cios no pa­san los tres pi­sos de al­tu­ra. Es un en­tre­te­ni­do caos en don­de al ca­mi­nar por sus cien­tos de ca­lle­jo­nes tie­nes que es­tar pen­dien­te de las mu­las y las mo­tos que no fre­nan por na­da ni por na­die. Hay mu­chas mez­qui­tas a las cua­les no per­mi­ten el ac­ce­so a tu­ris­tas no mu­sul­ma­nes. Hay va­rios pa­la­cios, y pue­des vi­si­tar uno: el Pa­la­cio de la Bahía, con 150 ha­bi­ta­cio­nes, en­tre ellas las de las 24 con­cu­bi­nas, las de las 4 es­po­sas y la de la es­po­sa fa­vo­ri­ta del vi­sir (mano de­re­cha del rey) Abu Bou Ah­med, a quien es­te le de­di­có el pa­la­cio. En su pla­za prin­ci­pal, lla­ma­da Djem­maa el Fna, es­tá el zuc, el mer­ca­do más gran­de del país, que por las tar­des se lle­na de acró­ba­tas, en­can­ta­do­res de ser­pien­tes (co­mo en las pe­lí­cu­las), bai­la­ri­nes, mú­si­ca y pues­tos de co­mi­da.

Afue­ra de la me­di­na, la ciu­dad es mo­der­na e in­fluen­cia­da por los fran­ce­ses du­ran­te los años del do­mi­nio co­lo­nial. Hay cen­tros co­mer­cia­les, ex­ten­sas ave­ni­das, ba­res, dis­co­te­cas, res­tau­ran­tes de to­do ti­po y un re­cién inau­gu­ra­do mu­seo Yves Saint Lau­rent jun­to al her­mo­so jar­dín bo­tá­ni­co Ma­jo­re­lle, que es un “must”.

Ouar­za­za­te. Su her­mo­sa ciu­dad for­ti­fi­ca­da, Ait Ben Ha­du, si­tua­da al la­do del río Ou­ni­la, es pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad de la Unesco. Aquí se han rea­li­za­do va­rias pe­lí­cu­las y se­ries co­mo “Game of Thrones”, “Ba­bel”, “La mo­mia”, en­tre otras. Es el ksar (gru­po de ca­sas de ado­be) ori­gi­nal me­jor con­ser­va­do y más fa­mo­so de Ma­rrue­cos. Por es­te si­tio pa­sa­ban las ca­ra­va­nas de ca­me­llos que tran­si­ta­ban la ru­ta co­mer­cial del Saha­ra. Fue­ra de la ciu­dad de ado­be hay dos enor­mes es­tu­dios de pe­lí­cu­las y un mu­seo de ci­ne­ma­to­gra­fía.

Fez. La ca­pi­tal de la re­li­gión y de la cul­tu­ra del país. Co­no­ci­da por su enor­me ciu­dad amu­ra­lla­da Des El Ba­li, en la cual hay 9,000 ca­lle­jo­nes (co­mo un enor­me la­be­rin­to) y que no pue­des re­co­rrer sin un guía lo­cal que te in­di­que por dón­de ir. Re­co­mien­dan vi­si­tar­la de día. Es la ter­ce­ra ciu­dad de Ma­rrue­cos y la ca­pi­tal del is­lam en el país.

Su me­di­na, de ori­gen me­die­val, es la me­jor con­ser­va­da del mun­do ára­be, la ma­yor zo­na pea­to­nal del mun­do y pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad. Aquí den­tro se en­cuen­tran las fa­mo­sas y olo­ro­sas te­ne­rías, en don­de cur­ten el cue­ro de dro­me­da­rio, ove­ja y otras pie­les en di­fe­ren­tes co­lo­res. Los tin­tes que usan pa­ra te­ñir la piel tie­nen co­mo in­gre­dien­te prin­ci­pal las he­ces de las pa­lo­mas, por lo que te dan ho­jas de men­ta al en­trar pa­ra no per­ci­bir tan­to el olor de los tan­ques. Fue­ra de la ciu­dad amu­ra­lla­da en­cuen­tras una ciu­dad mo­der­na con to­das las fa­ci­li­da­des.

Ade­más de es­tos des­ti­nos, en el ca­mino en­tre un si­tio y el otro hay lu­ga­res muy bo­ni­tos e in­tere­san­tes que ver, co­mo un bos­que de mo­nos, es­ta­cio­nes de es­quí, gru­tas al la­do del mar, oa­sis (que son mu­cho más gran­des de lo que uno se ima­gi­na), cam­pos de pal­me­ras de dá­ti­les, mon­ta­ñas, va­lles de ro­sas, ríos, rui­nas ro­ma­nas y más. La co­mi­da tí­pi­ca es bas­tan­te ét­ni­ca, las per­so­nas son, en ge­ne­ral, muy ama­bles, so­bre to­do los que tra­ba­jan en tu­ris­mo.

Es uno de esos des­ti­nos en los que de­bes ir con un guía/cho­fer o con un “tour” or­ga­ni­za­do re­co­men­da­do y lle­var una ma­le­ta adi­cio­nal por­que en­cuen­tras des­de al­fom­bras has­ta ar­te­sa­nías de pa­ja, lám­pa­ras de co­bre, te­las, ba­bu­chas (pan­tu­flas tra­di­cio­na­les), es­pe­cias, tra­jes tí­pi­cos... en fin, que­rrás traer­te to­do Ma­rrue­cos en la ma­le­ta de re­gre­so con­ti­go.■

Las ca­sas an­ti­guas de Chauen es­tán pin­ta­das en di­fe­ren­tes to­nos de azul.

En la me­di­na de Fez se en­cuen­tran las fa­mo­sas y olo­ro­sas te­ne­rías.

La ciu­dad for­ti­fi­ca­da Ait Ben Ha­du, si­tua­da al la­do del río Ou­ni­la, es pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad de la Unesco.

A los cam­pa­men­tos del de­sier­to del Saha­ra se lle­ga en ca­me­llo.

En los mer­ca­dos, lla­ma­dos zo­cos, venden de to­do.

Ma­rrue­cos tie­ne her­mo­sas playas en el Me­di­te­rrá­neo y en el Atlán­ti­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.