CÓ­MO LO­GRAR LA ES­TA­BI­LI­DAD ECO­NÓ­MI­CA

Mujer (Panama) - - Finanzas - Li­cen­cia­da en Fi­nan­zas con Maes­tría en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas (MBA). Pro­pie­ta­ria y ge­ren­te ge­ne­ral de Gru­po R&G, em­pre­sa con­sul­to­ra en cré­di­to y se­gu­ros.

El con­cep­to de es­ta­bi­li­dad en las fi­nan­zas per­so­na­les, pa­ra mí, in­vo­lu­cra te­ner una vi­da fi­nan­cie­ra sa­lu­da­ble y or­de­na­da. Pe­ro pa­ra lo­grar sa­lud y ar­mo­nía en nues­tras fi­nan­zas, he­mos de bus­car el equi­li­brio y se­re­ni­dad, de igual for­ma que lo ha­ce­mos con el cuer­po y la men­te. El po­ten­cial al que se pue­de ac­ce­der, a tra­vés de di­cha tran­qui­li­dad, se­rá el res­pon­sa­ble del ni­vel de ma­du­rez que lo­gre­mos en la ad­mi­nis­tra­ción de nues­tros re­cur­sos.

A con­ti­nua­ción, quie­ro ha­blar­te de al­gu­nos pa­sos im­por­tan­tes en la ru­ta del pro­ce­so de es­ta­bi­li­za­ción de tus fi­nan­zas pa­ra que en es­te año te en­fo­ques en al­can­zar tus me­tas:

Re­co­no­ce y acep­ta el es­ta­do ac­tual de tus fi­nan­zas. Al acep­tar la res­pon­sa­bi­li­dad de ca­da una de las obli­ga­cio­nes que ad­qui­ris­te pre­via­men­te, ele­vas tu ni­vel de con­cien­cia y to­mas con­trol de tu vi­da pa­ra en­cau­zar­la y di­ri­gir­la ha­cia el sen­de­ro de la es­ta­bi­li­dad.

Ac­ce­de a tu his­to­rial de cré­di­to. Te­ner tus re­fe­ren­cias cre­di­ti­cias a mano y ac­tua­li­za­das te per­mi­te lle­var un me­jor con­trol de tus fi­nan­zas per­so­na­les, eva­luan­do cons­tan­te­men­te el com­por­ta­mien­to de tus pa­gos y com­pro­mi­sos.

Mi­de re­gu­lar­men­te tu ni­vel de en­deu­da­mien­to y man­ten­lo por de­ba­jo de 50%. Tu ni­vel de deu­da es la re­la­ción en­tre tus gas­tos men­sua­les, que tie­nen que ver con deu­da y tus in­gre­sos al mes. Pa­ra ob­te­ner di­cha re­la­ción ne­ce­si­ta­rás su­mar to­dos los pa­gos re­la­cio­na­dos con tus com­pro­mi­sos fi­nan­cie­ros, in­clu­yen­do el pa­go mí­ni­mo de ca­da tar­je­ta de cré­di­to que po­seas (el pa­go mí­ni­mo de una tar­je­ta de cré­di­to se cal­cu­la en ba­se al 3% del lí­mi­te apro­ba­do). Lue­go de que ha­yas su­ma­do to­dos tus pa­gos men­sua­les, de­bes di­vi­dir el mon­to re­sul­tan­te en­tre tu in­gre­so men­sual. Es­te ín­di­ce pue­de cal­cu­lar­se men­sual, tri­mes­tral o anual, si se desea.

Cultiva el há­bi­to de pre­su­pues­tar. Lo re­pi­to ca­da vez que pue­do, la ma­ne­ra más fá­cil y sen­ci­lla de con­tro­lar tus gas­tos y orien­tar tus re­cur­sos ha­cia tus prio­ri­da­des o pro­pó­si­to de vi­da es me­dian­te el uso de un pre­su­pues­to. Te com­par­to una es­truc­tu­ra bá­si­ca pa­ra que de allí pue­das crear el tu­yo (ver plan­ti­lla bá­si­ca).

En lo po­si­ble man­tén una so­la tar­je­ta de cré­di­to. Lo ideal se­ría te­ner una so­la tar­je­ta de cré­di­to pa­ra im­pre­vis­tos. Sin em­bar­go, si ac­tual­men­te cuen­tas con va­rias y deseas re­du­cir sus sal­dos has­ta can­ce­lar­las, uti­li­za el muy co­no­ci­do mé­to­do "bo­la de nie­ve", de Da­ve Ram­sey: or­de­na lo adeu­da­do de me­nor a ma­yor, abo­nan­do la cuo­ta mí­ni­ma a las tar­je­tas con sal­dos más al­tos, mien­tras te en­fo­cas en abo­nar fuer­te­men­te o pa­gar la pri­me­ra deu­da en tu lis­ta, es de­cir, la tar­je­ta con me­nor sal­do.

Con­so­li­da las obli­ga­cio­nes que ten­gas. Si ac­tual­men­te te en­cuen­tras en una si­tua­ción es­tre­cha de li­qui­dez, op­ta por con­so­li­dar va­rias obli­ga­cio­nes en una. El ac­to de con­so­li­dar deu­das te per­mi­te, en la ma­yo­ría de los ca­sos, dis­mi­nuir el im­por­te men­sual que des­ti­nas a los com­pro­mi­sos fi­nan­cie­ros.

Eva­lúa en dón­de te en­cuen­tras hoy. Es­ta­mos por fi­na­li­zar el pri­mer tri­mes­tre del año 2019 y es pro­ba­ble que te sien­tas un po­co abru­ma­da por los gas­tos que se ave­ci­nan co­mo el re­torno a cla­ses. No te preo­cu­pes, no eres la úni­ca que es­tá pa­san­do por es­te mo­men­to, lo im­por­tan­te es que te si­túes en la po­si­ción del va­so me­dio lleno, di­ri­gien­do tus pen­sa­mien­tos ha­cia lo que has al­can­za­do has­ta aho­ra y no en lo que te fal­ta por lo­grar.

So­lo ten en cuen­ta que el mes de mar­zo es cla­ve pa­ra pla­ni­fi­car e im­pul­sar los pro­yec­tos que es­pe­ras con­cre­tar en el pre­sen­te año, so­lo ne­ce­si­tas te­ner muy cla­ro qué ac­cio­nes to­mar pa­ra acer­car­te a tus ob­je­ti­vos sin sa­cri­fi­car la es­ta­bi­li­dad al­can­za­da. Es­to fi­nal­men­te te lle­va­rá a cum­plir tus sue­ños.■

LARISSE ROQUEBERT www.gru­porg.com.pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.