UNA LUZ de es­pe­ran­za

La Fun­da­ción La­ti­dos bus­ca ayu­dar a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de ni­ños con car­dio­pa­tías con­gé­ni­tas.

Mujer (Panama) - - Actualidad | Pty En Positivo -

Las car­dio­pa­tías con­gé­ni­tas son al­te­ra­cio­nes o mal­for­ma­cio­nes que ocu­rren en el co­ra­zón an­tes del na­ci­mien­to. En la po­bla­ción ge­ne­ral apa­re­cen 8 car­dió­pa­tas por ca­da 1,000 na­ci­dos vi­vos.

Exis­ten más de 50 le­sio­nes de es­te ti­po, la ma­yo­ría son le­ves y so­lo re­quie­ren re­vi­sio­nes, pe­ro otras ne­ce­si­tan ci­ru­gías o ca­te­te­ris­mos re­pe­ti­dos. Las le­sio­nes car­día­cas no tra­ta­das pue­den con­di­cio­nar la vi­da fu­tu­ra de los pa­cien­tes y acor­tar su ex­pec­ta­ti­va de vi­da. La bue­na no­ti­cia es que la ma­yo­ría de las car­dio­pa­tías pue­den ser re­suel­tas, pe­ro en to­dos los ca­sos re­quie­ren se­gui­mien­to mé­di­co, ayu­da­do con di­fe­ren­tes téc­ni­cas de diag­nós­ti­co que per­mi­ti­rán sa­ber có­mo va el fun­cio­na­mien­to del co­ra­zón a lo lar­go del tiem­po.

En Pa­na­má la Fun­da­ción La­ti­dos bus­ca me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de ni­ños con car­dio­pa­tías con­gé­ni­tas. “El ob­je­ti­vo prin­ci­pal es brin­dar asis­ten­cia so­cio­eco­nó­mi­ca pa­ra el tra­ta­mien­to de ni­ños y ni­ñas afec­ta­dos”, se­ña­la su vi­ce­pre­si­den­ta Elys Ono­de­ra. Pa­ra ello, la fun­da­ción otor­ga apo­yo al Pro­gra­ma Na­cio­nal de Car­dio­lo­gía en el país, ha­cién­do­se pre­sen­te en los hos­pi­ta­les pú­bli­cos du­ran­te las jor­na­das de ci­ru­gías car­dio­vas­cu­la­res pa­ra dar orien­ta­ción y acom­pa­ña­mien­to a las fa­mi­lias de ni­ños afec­ta­dos, en coor­di­na­ción con las ins­tan­cias mé­di­cas.

La­ti­dos tam­bién pro­vee apo­yo so­cio­eco­nó­mi­co en los pro­ce­sos qui­rúr­gi­cos, así co­mo orien­ta­ción y so­por­te lo­gís­ti­co en la apli­ca­ción de pro­gra­mas de ayu­da, en ca­so de ci­ru­gías pri­va­das o en el ex­tran­je­ro. “Brin­da, ade­más, ayu­da en el po­so­pe­ra­to­rio,

por me­dio de ta­lle­res de ca­pa­ci­ta­ción pa­ra el cui­da­do de los ni­ños, y se­gui­mien­to en los pro­ce­sos de re­cu­pe­ra­ción me­dian­te el apo­yo con me­di­ca­men­tos y fór­mu­las nu­tri­cio­na­les”, re­sal­ta Ono­de­ra.

Has­ta la fe­cha, 395 ni­ños y 12 pa­cien­tes adul­tos han si­do in­ter­ve­ni­dos qui­rúr­gi­ca­men­te con ayu­da de la fun­da­ción, que tra­ba­ja de la mano del Hos­pi­tal del Ni­ño, el Hos­pi­tal de Es­pe­cia­li­da­des Pe­diá­tri­cas (HEPOTH) y, des­de 2011, co­men­zó un pro­gra­ma jun­to a Pa­cí­fi­ca Sa­lud (hos­pi­tal Pun­ta Pa­cí­fi­ca).

A pe­sar de que la fun­da­ción La­ti­dos rea­li­za una se­rie de ac­ti­vi­da­des (de sen­si­bi­li­za­ción, re­cau­da­ción y lú­di­cas) a lo lar­go del año, la ayu­da que­da cor­ta, pues se­gún Ono­de­ra, la car­dio­pa­tía con­gé­ni­ta “es una las es­pe­cia­li­da­des más ol­vi­da­das y po­co se in­vier­te pa­ra for­ta­le­cer el pro­gra­ma na­cio­nal”. Cues­tio­na que en el país no exis­ta un Ins­ti­tu­to de Car­dio­lo­gía que brin­de aten­ción in­te­gral a es­tos pa­cien­tes.

La­ti­dos cuen­ta con una red de vo­lun­ta­rios, en­tre los cua­les hay ma­dres, fa­mi­lia­res y ami­gos de ni­ños car­dió­pa­tas, quie­nes en­tien­den y co­no­cen el pro­ce­so que se vi­ve con un ni­ño que pa­de­ce es­te ti­po de mal­for­ma­ción. Tú tam­bién pue­des ayu­dar unién­do­te a la Fa­mi­lia La­ti­dos pa­ra ser vo­lun­ta­rio y par­ti­ci­par en las ac­ti­vi­da­des de re­cau­da­ción de fon­dos. Tam­bién pue­des con­ver­tir­te en pa­drino o ma­dri­na so­li­da­ria, com­prar sus ar­tícu­los so­li­da­rios, do­nar pa­ña­les y de­más im­ple­men­tos de aseo pa­ra be­bés, o de­po­si­tar en la cuen­ta de Fun­da­ción La­ti­dos.

Más info en www.la­ti­dos­pa­na­ma.org■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.