QUÉ HA­CER CUAN­DO EL NE­GO­CIO ES­TÁ LEN­TO

Mujer (Panama) - - ¡empodérate! - PA­TRI­CIA VI­LLA­NUE­VA @stu­dio_­ca­me­lia l www.stu­dio­ca­me­lia.com

Aun­que me en­can­ta­ría de­cir­te que al em­pren­der vas a es­tar ocu­pa­dí­si­ma, la reali­dad es que por más bueno que sea tu pro­duc­to o ser­vi­cio, ha­brá mo­men­tos en que lle­ga­rán me­nos clien­tes. Y es nor­mal. Si te en­cuen­tras en es­ta po­si­ción, te pa­so al­gu­nos “tips” que pue­des em­plear pa­ra reac­ti­var tu ne­go­cio:

1. Contacta a tus clien­tes pa­sa­dos. Es mu­chí­si­mo más ba­ra­to ha­cer que un clien­te que ya ha con­fia­do en ti vuel­va a com­prar­te que in­ver­tir en atraer a clien­tes nue­vos. Te su­gie­ro que to­mes esa lis­ta de clien­tes y los lla­mes o les es­cri­bas. Pue­des mo­ti­var­los con al­gún des­cuen­to o pro­mo­ción es­pe­cial so­lo pa­ra ellos.

2. Pi­de a tus ami­gos y fa­mi­lia­res que te re­fie­ran a clien­tes. Aun­que de re­pen­te pue­de ser in­có­mo­do, es­toy se­gu­ra de que po­drás en­con­trar una for­ma sen­ci­lla de pe­dir re­fe­ren­cia a las per­so­nas de tu “círcu­lo 0”, pues son quie­nes me­jor pue­den ha­blar de ti a su red de con­tac­tos.

Pa­ra que es­ta téc­ni­ca te fun­cio­ne, no asu­mas que tus ami­gos y fa­mi­lia­res sa­ben lo que ha­ces. De­bes ex­pli­car­les su­ma­men­te bien lo que ofre­ce tu em­pre­sa, tus ser­vi­cios o pro­duc­tos, y a quié­nes van di­ri­gi­dos, pa­ra que ellos pue­dan pen­sar en po­ten­cia­les clien­tes pa­ra ti.

3. Em­pie­za a pros­pec­tar. Es­te es el ma­yor te­mor de los em­pren­de­do­res. Me re­fie­ro a ha­cer una lis­ta de to­dos los po­si­bles clien­tes que te in­tere­sen y bus­car la for­ma de lle­gar a ellos y ofre­cer lo que ven­des. Si tu clien­te ideal es una em­pre­sa, de­bes ase­gu­rar­te de lle­gar a la per­so­na que to­ma las de­ci­sio­nes den­tro de la mis­ma. Lin­ke­dIn es una ex­ce­len­te he­rra­mien­ta pa­ra sa­ber quién es el res­pon­sa­ble de la com­pra del pro­duc­to o con­tra­ta­ción del ser­vi­cio.

4. Mi­ra tus co­rreos y men­sa­je­ría en re­des. Es­toy se­gu­ra que de­bes te­ner mu­chas pre­gun­tas de po­si­bles clien­tes que se quedaron en una res­pues­ta tu­ya y de ahí no su­pis­te más de ellos. El he­cho de que la per­so­na te ha­ya contactado di­ce mu­cho, ya en­tró en el em­bu­do de ven­tas, no lo de­jes ir. Una res­pues­ta por par­te tu­ya no es su­fi­cien­te. Uti­li­za la tec­no­lo­gía pa­ra dar se­gui­mien­to a es­tos co­rreos.

5. Sal de la ofi­ci­na y pon­te en cir­cu­la­ción. In­vi­ta a clien­tes a al­mor­zar, asis­te a ferias, se­mi­na­rios o ta­lle­res don­de pue­das en­con­trar a clien­tes po­ten­cia­les. Los ne­go­cios se ba­san en re­la­cio­nes per­so­na­les, no lo pier­das de vis­ta.

6. En­tra en alian­zas. Se­gu­ra­men­te hay mu­chos ne­go­cios que ofre­cen ser­vi­cios a tu mis­mo pú­bli­co y que no son com­pe­ten­cia. Al ha­cer alian­zas apro­ve­chas a un pú­bli­co que qui­zás no te co­no­cía. Ves mu­chas de es­tas alian­zas en Ins­ta­gram cuan­do va­rias mar­cas se unen y or­ga­ni­zan con­cur­sos.

7. Apro­ve­cha el tiem­po pa­ra me­jo­rar tus sis­te­mas. Aun­que es­ta su­ge­ren­cia no te trae clien­tes de in­me­dia­to, te­ner una em­pre­sa ba­sa­da en sis­te­mas es la cla­ve pa­ra te­ner un ne­go­cio exi­to­so que no de­pen­da de ti. De­bes ima­gi­nar­te que te vas 6 me­ses de va­ca­cio­nes y que tu pri­ma, que no sa­be na­da de lo que ha­ces, va a ma­ne­jar­te el ne­go­cio. De­bes do­cu­men­tar ab­so­lu­ta­men­te to­do, des­de có­mo pu­bli­car en re­des so­cia­les has­ta có­mo se pro­du­cen tus pro­duc­tos o ser­vi­cios.■

Abo­ga­da con Maes­tría en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas (MBA). Di­rec­to­ra de Vo­ces Vi­ta­les Panamá y crea­do­ra de Stu­dio Ca­me­lia. Fun­da­do­ra de In­le­xP­ro. www.stu­dio­ca­me­lia.com I @stu­dio_­ca­me­lia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.