Mu­je­res que as­pi­ran a los más al­tos car­gos po­lí­ti­cos en el país.

La úni­ca can­di­da­ta a la Pre­si­den­cia reivin­di­ca el pa­pel de la mu­jer en la po­lí­ti­ca pa­na­me­ña: “de­ben de­jar de in­vi­si­bi­li­zar­nos”.

Mujer (Panama) - - Index - LAU­RA MA­RÍN rti­ran­doa­ne­gro

Ana Ma­til­de Gó­mez, can­di­da­ta in­de­pen­dien­te a la Pre­si­den­cia de Panamá, se mues­tra or­gu­llo­sa de sus orí­ge­nes: “Na­cí en El Cho­rri­llo y, gra­cias a que mi ma­dre ter­mi­nó la uni­ver­si­dad, tu­vi­mos ac­ce­so a una pri­me­ra hi­po­te­ca y nos mu­da­mos a nues­tra ca­sa en Bet­ha­nia”. Igual de lu­cha­do­ra que su ma­dre, Ana Ma­til­de es­tu­dió du­ro y se gra­duó en De­re­cho con má­xi­mos ho­no­res en la Uni­ver­si­dad de Panamá, com­ple­men­tan­do sus es­tu­dios con una maes­tría en Cri­mi­no­lo­gía y un di­plo­ma­do en De­re­chos Hu­ma­nos en la Uni­ver­si­dad San­ta Ma­ría La An­ti­gua. “Creo que hay una di­ver­si­dad en mí, que me ha per­mi­ti­do te­ner una gran ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción y re­si­lien­cia fren­te a la ad­ver­si­dad”.

Ana Ma­til­de ha ejer­ci­do dis­tin­tos car­gos, tan­to en el sec­tor pri­va­do co­mo en el pú­bli­co. En­tre sus hi­tos se en­cuen­tra en el de con­ver­tir­se, en 2004, en la pri­me­ra mu­jer pro­cu­ra­do­ra ge­ne­ral, “car­go que ejer­cí con la

ma­yor dig­ni­dad, tra­tan­do de trans­mi­tir que ese pa­ra­dig­ma an­ces­tral que so­lo era ocu­pa­do por va­ro­nes ya se ha­bía ro­to”. Diez años más tar­de rom­pió otra lí­nea, la de con­ver­tir­se en la mu­jer más vo­ta­da y en­trar a la Asam­blea co­mo la úni­ca dipu­tada in­de­pen­dien­te.

¿Qué sien­te al con­se­guir to­dos esos hi­tos co­mo mu­jer?

Una gran res­pon­sa­bi­li­dad. Las mu­je­res te­ne­mos siem­pre una tri­ple car­ga: yo soy es­po­sa, soy ma­dre, soy hi­ja… Por eso es una res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra mí re­afir­mar que las mu­je­res te­ne­mos la ca­pa­ci­dad pa­ra eso y mu­cho más. Sé que los ojos es­tán pues­tos en mí, so­bre to­do sien­do la úni­ca mu­jer en la pa­pe­le­ta pre­si­den­cial y as­pi­ran­do por la vía in­de­pen­dien­te, pe­ro eso me mo­ti­va pa­ra se­guir.

¿Por qué de­ci­dió pre­sen­tar­se co­mo can­di­da­ta a la Pre­si­den­cia?

Más bien fue una de­ci­sión co­yun­tu­ral, en el sen­ti­do de que con to­da es­ta experienci­a que he ad­qui­ri­do y vien­do el país que es­tá al pun­to de no re­torno, te­nía dos de­ci­sio­nes que to­mar: me lle­va­ba mi experienci­a pa­ra es­cri­bir un li­bro o se­guía es­cri­bien­do el li­bro de mi vi­da e im­pac­tan­do con po­lí­ti­cas pú­bli­cas, as­pi­ran­do, a par­tir de aho­ra, a te­ner po­der real pa­ra po­der trans­for­mar es­te país.

A me­nos de un mes de las elec­cio­nes, ¿có­mo es­tá vi­vien­do es­ta con­tien­da po­lí­ti­ca?

De ma­ne­ra muy in­jus­ta e inequi­ta­ti­va. Pe­ro co­mo mu­jer no me voy a sen­tar a llo­rar ni a es­tar­me que­jan­do de un sis­te­ma que ten­go que po­ner en evi­den­cia. Es­ta­mos tra­ba­jan­do con las uñas, ha­cien­do ban­de­ri­tas con te­las, ca­da uno co­sien­do en la má­qui­na que pue­de, por to­do el país, con la ayu­da de más de 350 can­di­da­tos.

¿Se ha­ce di­fí­cil ser la úni­ca mu­jer en la cam­pa­ña por la Pre­si­den­cia?

Por su­pues­to, por­que me tra­tan de in­vi­si­bi­li­zar a ca­da ra­to. “Se­ño­res can­di­da­tos”, di­cen. En­ton­ces le­van­to la mano en plan, aquí es­toy, los se­ño­res can­di­da­tos y la can­di­da­ta. Aun­que pa­rez­ca una co­sa sen­ci­lla, tie­ne una car­ga sim­bó­li­ca tre­men­da pa­ra evi­tar la in­vi­si­bi­li­za­ción de las mu­je­res en la po­lí­ti­ca.

En una po­lí­ti­ca do­mi­na­da por par­ti­dos, ¿por qué es­co­ge pre­sen­tar­se co­mo in­de­pen­dien­te?

Lo es­co­jo por lo que he vis­to en la Asam­blea en los úl­ti­mos años y có­mo den­tro de un par­ti­do no se pue­de te­ner un cri­te­rio dis­tin­to al de su ban­ca­da; le ti­ran una lí­nea y que­da apro­ban­do al­go que es ne­ga­ti­vo pa­ra el país o que­da vo­tan­do en con­tra de al­go que es ne­ce­sa­rio, pa­ra avan­zar en la co­lec­ti­vi­dad. Esas ata­du­ras

po­li­ti­que­ras, de ver­dad que a mi edad, ya no.

¿Cuál cree que es el prin­ci­pal re­to que afron­ta Panamá en es­te mo­men­to?

Prin­ci­pal­men­te la co­rrup­ción. La co­rrup­ción pa­ra no que­dar­se atrás, por­que Panamá tie­ne un re­to im­por­tan­te de ca­ra al ser­vi­cio que pres­ta al mun­do con el Ca­nal y, si no­so­tros no rom­pe­mos con la co­rrup­ción en el Po­der Le­gis­la­ti­vo, en el Po­der Ju­di­cial y en lo que im­preg­na el Po­der Eje­cu­ti­vo, va­mos a dar al tras­te con es­ta gran po­ten­cia­li­dad.

Ba­sa su pro­gra­ma de go­bierno en 4 pi­la­res. El pri­me­ro tra­ta so­bre el res­pe­to a la dig­ni­dad hu­ma­na. ¿Con­si­de­ra que Panamá tie­ne dé­fi­cit en ese te­ma?

Por su­pues­to que sí. No de­be­ría­mos es­tar ha­blan­do de pro­gra­mi­tas y ac­ti­vi­da­des en de­re­chos hu­ma­nos pa­ra vi­si­bi­li­zar, de­be­ría­mos es­tar dan­do en nues­tro sis­te­ma edu­ca­ti­vo la for­ma­ción del in­di­vi­duo en el res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos.

Tam­bién po­ne mu­cho én­fa­sis en la edu­ca­ción co­mo vía de trans­for­ma­ción. ¿Cuál se­rá su pri­me­ra ac­tua­ción en es­ta área?

In­me­dia­ta­men­te la re­vi­sión pa­ra el ajus­te del pre­su­pues­to y do­tar­la del mí­ni­mo que es­tá en la ley, que es del 6%. Nin­guno de los go­bier­nos de los que he­mos te­ni­do has­ta aho­ra ha des­ti­na­do más del 3.2%. Des­pués, adap­tar y em­pe­zar a apli­car to­do lo apro­ba­do por el Com­pro­mi­so por la Edu­ca­ción y su me­ca­nis­mo fis­ca­li­za­dor, que tie­ne mu­cho que ver con la ca­li­dad de la edu­ca­ción y la trans­for­ma­ción.

El ter­cer pi­lar de su pro­gra­ma ha­bla de eco­no­mía y po­lí­ti­ca so­cial. ¿Có­mo afron­ta­rá esos pro­ble­mas si lle­ga a la Pre­si­den­cia?

La reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca es ne­ce­sa­ria y es fun­da­men­tal. Te­ne­mos que en­fo­car­nos en po­lí­ti­cas pú­bli­cas con im­pac­to so­cial. Las obras que se va­yan a ha­cer, las de­ci­sio­nes que se va­yan a to­mar, no so­la­men­te tie­nen que ser sus­ten­ta­bles sino que de­ben te­ner un im­pac­to so­cial im­por­tan­te pa­ra que esos 6 de ca­da 10 pa­na­me­ños que aban­do­nan la es­cue­la re­gre­sen. Si us­ted se edu­ca, pron­to va a re­sol­ver el me­jor sub­si­dio, que es un tra­ba­jo.

En su pro­gra­ma, ¿có­mo se in­te­gran las po­lí­ti­cas di­ri­gi­das a la mu­jer?

Es un eje trans­ver­sal. Es­ta­mos pro­po­nien­do ele­var, no ha­cer un mi­nis­te­rio nue­vo, pe­ro ele­var a ran­go de mi­nis­te­rio el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de la Mu­jer con la do­ta­ción del pre­su­pues­to ne­ce­sa­rio, pa­ra que esa voz se es­cu­che en el ga­bi­ne­te y, trans­ver­sal­men­te, en to­das las po­lí­ti­cas pú­bli­cas.■

“Te­ne­mos que en­fo­car­nos en po­lí­ti­cas pú­bli­cas con im­pac­to so­cial pa­ra reac­ti­var la eco­no­mía en Panamá”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.