Lo que ne­ce­si­tas sa­ber so­bre el au­tis­mo.

El pa­sa­do 2 de abril se con­me­mo­ró el Día Mun­dial de la Con­cien­cia­ción del Au­tis­mo. Entérate qué pue­des ha­cer pa­ra ayu­dar a una per­so­na con es­ta con­di­ción.

Mujer (Panama) - - Index -

En Panamá, du­ran­te los úl­ti­mos años, el au­tis­mo se ha con­ver­ti­do en una con­di­ción fre­cuen­te en ni­ños de edad prees­co­lar, des­de 1 a los 3 años. Pe­ro, ¿sa­be­mos qué es en reali­dad es­te tras­torno?

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) ha de­fi­ni­do los tras­tor­nos del es­pec­tro au­tis­ta (TEA) co­mo un gru­po de com­ple­jos tras­tor­nos del desa­rro­llo ce­re­bral. Es­te tér­mino abar­ca afec­cio­nes ta­les co­mo el au­tis­mo, el tras­torno de­sin­te­gra­dor in­fan­til y el sín­dro­me de As­per­ger.

El au­tis­mo es un tras­torno del neu­ro­de­sa­rro­llo que afec­ta prin­ci­pal­men­te al desa­rro­llo de la com­pe­ten­cia so­cial y co­mu­ni­ca­ti­va de las per­so­nas que lo pre­sen­tan. No se co­no­cen con exac­ti­tud las cau­sas, pe­ro es pro­ba­ble que tan­to el fac­tor ge­né­ti­co co­mo el am­bien­tal desem­pe­ñen un pa­pel fun­da­men­tal en es­ta con­di­ción.

De acuer­do a la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das

(ONU), 1 de ca­da 160 ni­ños pa­de­ce de au­tis­mo. Cual­quie­ra pue­de na­cer con el tras­torno y no hay ma­ne­ra de pre­ve­nir­lo.

El au­tis­mo no ne­ce­sa­ria­men­te va acom­pa­ña­do de una dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual. Se pue­de pre­sen­tar des­de un de­te­rio­ro pro­fun­do de las ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les has­ta la exis­ten­cia de ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas no ver­ba­les su­pe­rio­res. Se tien­de a li­gar el au­tis­mo con el desa­rro­llo cog­ni­ti­vo de un ni­ño, pe­ro es­to no es del to­do cier­to, ya que un ni­ño con au­tis­mo, in­de­pen­dien­te­men­te del gra­do que ten­ga, pue­de ser fun­cio­nal en mu­chas áreas, siem­pre y cuan­do se le brin­de la ayu­da ne­ce­sa­ria.

Una in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da en la re­vis­ta ”Pro­cee­dings of the Na­tio­nal Aca­demy of Scien­ces” (PNAS), in­di­ca que los ni­ños con TEA na­cen con de­ma­sia­das neu­ro­nas y lue­go pa­re­cen per­der­las a me­di­da que se vuel­ven adul­tos. Otro es­tu­dio rea­li­za­do por cien­tí­fi­cos del Ins­ti­tu­to MIND de UC Da­vis (EE.UU.), re­ve­la que la amíg­da­la (zo­na del ce­re­bro que fun­cio­na co­mo un de­tec­tor de pe­li­gros, re­gu­la la an­sie­dad y las in­ter­ac­cio­nes so­cia­les) no cre­ce en las per­so­nas con TEA a me­di­da que se ha­cen

adul­tos, con­tra­rio a lo que ocu­rre con quie­nes no pa­de­cen el tras­torno.

Pa­ra po­ner de re­lie­ve la ne­ce­si­dad de con­tri­buir a la me­jo­ra de la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas con au­tis­mo, pa­ra que pue­dan lle­var una vi­da ple­na y gra­ti­fi­can­te co­mo par­te in­te­gran­te de la sociedad, la Asam­blea Ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das de­cla­ró el 2 de abril co­mo Día Mun­dial de Con­cien­cia­ción so­bre el Au­tis­mo.

¿Qué se­ña­les mues­tra un ni­ño con au­tis­mo?

To­dos los ni­ños con el tras­torno del es­pec­tro au­tis­ta tie­nen al­gu­nas se­ña­les en co­mún; sin em­bar­go, no hay dos per­so­nas con au­tis­mo igual. Los sín­to­mas pue­den va­riar des­de le­ves has­ta muy se­ve­ros, por eso se di­ce que es un es­pec­tro. Hay ni­ños que tie­nen un ni­vel de au­tis­mo 1, el cual les per­mi­te desa­rro­llar sus ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas sin tan­ta in­ter­ven­ción de es­pe­cia­lis­tas, ya que es con­si­de­ra­do un ni­vel le­ve; no obs­tan­te, los ni­ños con ti­po o ni­vel 3, ne­ce­si­tan más re­fuer­zo.

Al­gu­nos sín­to­mas en in­fan­tes son: No bal­bu­cea nin­gu­na pa­la­bra al año, pre­sen­ta re­tra­so en la ad­qui­si­ción del len­gua­je o pier­de el len­gua­je ad­qui­ri­do, no se­ña­la pa­ra mos­trar in­te­rés en al­go ni res­pon­de a su nom­bre. Ade­más, alinea de ma­ne­ra ex­ce­si­va los ju­gue­tes u otros ob­je­tos.

En ni­ños de edad prees­co­lar los sín­to­mas son: Evi­tan con­tac­to vi­sual, jue­gan so­los, re­pi­ten la mis­ma pa­la­bra o fra­se mu­chas ve­ces (eco­la­lia), se irri­tan con fa­ci­li­dad, mues­tran po­ca to­le­ran­cia al tac­to, co­mu­ni­ca­ción li­mi­ta­da o so­lo emi­ten so­ni­dos, ale­teo de ma­nos, al­ta to­le­ran­cia al do­lor, no res­pon­den a mues­tras de afec­to (abra­zos, be­sos), ca­mi­nan en pun­ti­llas, etc.

Si su hi­jo pre­sen­ta es­tas se­ña­les, se re­co­mien­da bus­car ayu­da de es­pe­cia­lis­tas. En es­te ti­po de eva­lua­ción in­te­gral par­ti­ci­pan un psi­có­lo­go, un neu­ró­lo­go, un psi­quia­tra, un te­ra­peu­ta del len­gua­je y otros es­pe­cia­lis­tas ca­pa­ci­ta­dos pa­ra diag­nos­ti­car a los ni­ños con au­tis­mo.

¿Có­mo ayu­dar a un hi­jo con au­tis­mo en ca­sa?

La me­jor for­ma de ayu­dar a su hi­jo es brin­dar­le su apo­yo y amor in­con­di­cio­nal. Pa­ra cual­quier per­so­na es di­fí­cil en­te­rar­se que su pe­que­ño pa­de­ce de al­gu­na con­di­ción, pe­ro en mi experienci­a co­mo do­cen­te pue­do men­cio­nar que una ma­dre o un pa­dre dis­pues­to es la me­jor ayu­da que pue­de exis­tir.

Ayú­de­le de la si­guien­te ma­ne­ra:

Há­ga­le sa­ber a su hi­jo lo es­pe­cial que es pa­ra us­ted y lo mu­cho que lo ama.

Jue­gue con él. El jue­go es una de las ac­ti­vi­da­des que más es­ti­mu­la a un ni­ño, en es­pe­cial a un pe­que­ño con au­tis­mo. Se tra­ta de una es­tra­te­gia muy bue­na pa­ra ayu­dar­le a desa­rro­llar sus ha­bi­li­da­des psi­co­mo­to­ras y co­mu­ni­ca­ti­vas, es­ti­mu­lar el len­gua­je y fo­men­tar un cli­ma de bie­nes­tar en ca­sa. Ade­más, ju­gar con el ni­ño con­tri­bui­rá a for­ta­le­cer el víncu­lo emo­cio­nal.

En­sé­ñe­le ru­ti­nas. Las ru­ti­nas co­mo ce­pi­llar­se los dien­tes des­pués de co­mer, re­co­ger sus ju­gue­tes, en­tre otras, son muy im­por­tan­tes pa­ra el ni­ño con au­tis­mo, ya que es­ti­mu­lan la se­gu­ri­dad en sí mis­mo, le ha­cen sen­tir­se más có­mo­do en su en­torno, a la vez que le fa­ci­li­tan el apren­di­za­je de de­ter­mi­na­dos há­bi­tos y con­duc­tas so­cia­les.

Mo­tí­ve­lo cons­tan­te­men­te. Una de las co­sas que más le cues­ta a un ni­ño con au­tis­mo es in­vo­lu­crar­se en nue­vas ta­reas o pla­nes que se sal­gan de su ru­ti­na ha­bi­tual. En oca­sio­nes pre­sen­tan cri­sis emo­cio­na­les o con­duc­tua­les acom­pa­ña­das por epi­so­dios de frus­tra­ción. Es im­por­tan­te mo­ti­var­les siem­pre en to­da ac­ti­vi­dad que reali­cen e in­clu­so alen­tar­los a in­ten­tar co­sas nue­vas co­mo prac­ti­car un de­por­te, ir a otro par­que que no sea el mis­mo de siem­pre, co­ci­nar jun­tos, etc.

No sub­es­ti­me a su hi­jo. La ma­yor par­te del tiem­po, ten­de­mos a sub­es­ti­mar a los ni­ños por su con­di­ción y ter­mi­na­mos ha­cien­do las co­sas por­que cree­mos que ellos no pue­den. De­je que su ni­ño cree in­de­pen­den­cia, con guía; es­to le brin­da­rá se­gu­ri­dad en sí mis­mo y, al mis­mo tiem­po, desa­rro­lla­rá au­to­no­mía. ¡No lo li­mi­te!

¿Exis­te cu­ra pa­ra el au­tis­mo?

El au­tis­mo no tie­ne cu­ra. To­das las te­ra­pias y re­cur­sos empleados en pe­que­ños con au­tis­mo se en­fo­can pa­ra con­tro­lar los sín­to­mas y me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da. El au­tis­mo es dis­tin­to en ca­da per­so­na y la de­tec­ción tem­pra­na me­jo­ra con­si­de­ra­ble­men­te el pro­nós­ti­co.

Ayu­dan­do a un es­tu­dian­te con TEA

En las au­las, los maes­tros tam­bién po­de­mos po­ner nues­tro gra­ni­to de are­na. Hoy en día ha avan­za­do mu­cho la tec­no­lo­gía y con­ta­mos con he­rra­mien­tas pa­ra ayu­dar a nues­tros ni­ños au­tis­tas.

Au­tism iHelp, Dic­taPic­to, e-Min­tza, Pi­caa y Pic­toTEA son apps úti­les, tan­to pa­ra do­cen­tes co­mo pa­ra pa­dres de fa­mi­lia. En los si­tios web www.soy­vi­sual.org y www.fun­da­cion­soy­ca­paz.org.pa tam­bién cuen­tan con in­for­ma­ción muy re­le­van­te.■

LAU­RA BETHANCOUR­TH Do­cen­te en Desa­rro­llo In­fan­til @Tea­che­rLau

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.