Las es­po­sas de los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les

Una de ellas po­dría ser la pró­xi­ma pri­me­ra da­ma de la Re­pú­bli­ca. Acom­pá­ña­nos a co­no­cer­las y sus idea­les.

Mujer (Panama) - - Index -

El pró­xi­mo 5 de ma­yo Panamá ele­gi­rá a su pró­xi­mo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Sie­te can­di­da­tos —en­tre ellos una mu­jer— de di­ver­sos par­ti­dos po­lí­ti­cos, se en­fren­ta­rán en la con­tien­da elec­to­ral pa­ra des­cu­brir quién li­de­ra­rá el po­der Eje­cu­ti­vo y to­ma­rá las rien­das de la na­ción du­ran­te los pró­xi­mos cin­co años, a par­tir de ju­lio de 2019.

Pe­ro al la­do del pre­si­den­te exis­te una fi­gu­ra, la de la pri­me­ra da­ma, que aun­que no es­tá en la es­truc­tu­ra del Es­ta­do (es de­cir que no os­ten­ta el tí­tu­lo de fun­cio­na­rio y por lo tan­to no recibe sa­la­rio), sí ma­ne­ja un des­pa­cho al que se le asig­nan anual­men­te fon­dos pa­ra apo­yar obras so­cia­les y de asis­ten­cia humanitari­a.

Es­te año pue­de ocu­rrir una no­ve­dad en la his­to­ria re­pu­bli­ca­na: si la úni­ca can­di­da­ta mu­jer (Ana Ma­til­de Gó­mez) lle­ga­se a ocu­par la si­lla pre­si­den­cial, su es­po­so Fran­cis­co Sou­sa-Len­nox de­bu­ta­ría en el car­go de pri­mer ca­ba­lle­ro en Panamá.

Ca­be men­cio­nar que du­ran­te el man­da­to de la pri­me­ra pre­si­den­ta del país, Mi­re­ya Mos­co­so, pa­ra el pe­río­do 1999-2004, no exis­tió di­cho tí­tu­lo, ya que ella era viu­da. En cam­bio, Mos­co­so de­sig­nó a su hermana Ru­bi Mos­co­so, al fren­te del Des­pa­cho de la Pri­me­ra Da­ma.

Por otra par­te, el ca­so de la pri­me­ra da­ma de Saúl Mén­dez, can­di­da­to por el Fren­te Am­plio por la De­mo­cra­cia (FAD), tam­bién es in­tere­san­te, pues él no se en­cuen­tra ca­sa­do.

En es­te úl­ti­mo ca­so, el pues­to de pri­me­ra da­ma pue­de ser ocu­pa­do por otra mu­jer, fa­mi­liar cer­ca­na al je­fe de go­bierno, co­mo su ma­dre, hi­ja o hermana, co­mo ocu­rrió con Evo Mo­ra­les y Al­ber­to Fu­ji­mo­ri, en­tre otros. El car­go tam­bién pue­de que­dar va­can­te, tal co­mo pa­só en Ar­gen­ti­na con Cristina Fer­nán­dez de Kirch­ner al fa­lle­cer su ma­ri­do Nés­tor Kirch­ner en 2010.

Con­ver­sa­mos con tres de las com­pa­ñe­ras de los as­pi­ran­tes a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca: Vicky Heur­te­mat­te, es­po­sa del can­di­da­to de Cam­bio De­mo­crá­ti­co, Ró­mu­lo Roux; Ya­mi­leth Araúz, es­po­sa del pa­na­me­ñis­ta Jo­sé Isa­bel Blan­dón; y Xe­nia De Lourdes Car­les, cón­yu­ge del can­di­da­to in­de­pen­dien­te, Mar­co Ame­glio. Ellas nos ha­bla­ron so­bre quié­nes son, su vi­sión del car­go y al­gu­nos se­cre­tos de sus cón­yu­ges.

Ya­mi­leth Araúz

Op­ti­mis­ta, de­ter­mi­na­da y lle­na de ener­gía, así se des­cri­be Ya­mi­leth Araúz, es­po­sa del ac­tual al­cal­de de la ciu­dad de Panamá y can­di­da­to a la pre­si­den­cia del país (por el Par­ti­do Pa­na­me­ñis­ta) pa­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les. De­bi­do a que se co­no­cie­ron un 6 de enero (de 2006) en La Flor de Dolega, Chi­ri­quí, a Ya­mi­leth le gusta pen­sar que ella fue el re­ga­lo del Día de Re­yes pa­ra Jo­sé Isa­bel Blan­dón. Un año des­pués, la pa­re­ja de­ci­dió for­ma­li­zar la re­la­ción.

A la abo­ga­da le enamo­ró del aquel en­ton­ces dipu­tado su in­te­li­gen­cia, sen­si­bi­li­dad y “que es chis­to­so, aun­que se mues­tre se­rio”, ex­pre­sa.

Hoy, lo ca­li­fi­ca co­mo un es­po­so y pa­dre ca­ri­ño­so, que a pe­sar de que lle­gue can­sa­do del tra­ba­jo, “siem­pre tra­ta de com­pla­cer­me a mí y a nues­tros hi­jos en ac­ti­vi­da­des que nos in­clu­yan a to­dos”.

Una agen­da en­fo­ca­da en edu­ca­ción

De ga­nar Jo­sé Isa­bel Blan­dón co­mo pre­si­den­te, Ya­mi­leth ase­gu­ra que en su agen­da co­mo pri­me­ra da­ma tra­ba­ja­rá prin­ci­pal­men­te por for­ta­le­cer la edu­ca­ción prees­co­lar. “Creo que fal­ta mu­cho pre­su­pues­to, y mi es­po­so ha co­men­ta­do que asig­na­rá el co­rres­pon­dien­te. Me veo tra­ba­jan­do jun­to a otros paí­ses pa­ra for­ta­le­cer la edu­ca­ción en­tre ce­ro a sie­te años, que es la edad cuan­do los ni­ños desa­rro­llan su ce­re­bro y es­tán más abier­tos a apren­der, por lo que se les pue­de in­cul­car una me­to­do­lo­gía de es­tu­dio”, ase­ve­ra Araúz.

Por otro la­do, in­di­ca que tam­bién tra­ba­ja­rá por enal­te­cer el pa­pel de la mu­jer en la sociedad. “Creo que ne­ce­si­tan un em­pu­je, pe­ro fun­da­men­tal­men­te al­guien que sea su voz. Las mu­je­res re­quie­ren que les di­gan que lo lo­gra­rán y se sien­tan apoyadas”, agre­ga, ase­gu­ran­do que lo an­te­rior se pue­de con­se­guir a tra­vés de con­ver­sa­to­rios, don­de se le in­cen­ti­ve a las fé­mi­nas a ocu­par car­gos públicos y de al­to man­do, pa­ra así lo­grar un equi­li­brio en la sociedad.

La com­pa­ñe­ra de Jo­sé

Isa­bel Blan­dón es­tá con­ven­ci­da del po­der de la edu­ca­ción pa­ra trans­for­mar la vi­da de las per­so­nas.

Vicky Heur­te­mat­te

Victoria o ‘Vicky’ Heur­te­mat­te, co­mo le lla­man to­dos, se con­si­de­ra a sí mis­ma co­mo una per­so­na sen­ci­lla, ho­nes­ta, de ca­rác­ter hu­mil­de y per­se­ve­ran­te. “Soy una per­so­na que lu­cha por lo que creo”, di­ce la es­po­sa del can­di­da­to que pro­me­te que “lo bueno vuel­ve”.

Vicky, ade­más, tie­ne una gran sen­si­bi­li­dad so­cial que le vie­ne de fa­mi­lia. “Pa­ra mí lle­var el ape­lli­do Heur­te­mat­te re­pre­sen­ta com­pro­mi­so, en­tre­ga y ser­vi­cio a nues­tro país”.

Mien­tras ca­mi­na­mos por el pa­si­llo de la enor­me y an­ti­gua ca­sa fa­mi­liar don­de cre­ció jun­to a sus pa­dres, su hermana, su abue­lo y su tía abue­la, en el ba­rrio de Bellavista, Vicky se­ña­la los re­tra­tos que ate­so­ran re­cuer­dos de la tra­di­cio­nal fa­mi­lia Heur­te­mat­te. “Mi abue­lo, Ro­ber­to Má­xi­mo Ma­nuel Heur­te­mat­te Es­pi­no­sa, ocu­pó va­rios car­gos públicos im­por­tan­tes a lo lar­go de su vi­da, y lo hi­zo siem­pre con in­de­pen­den­cia e in­te­gri­dad. Fue em­ba­ja­dor de Panamá en Was­hing­ton, negociador de los tra­ta­dos Re­món-Ei­sen­ho­wer, con­tra­lor de la Re­pú­bli­ca y uno de los cua­tro pa­na­me­ños que par­ti­ci­pa­ron en la pri­me­ra Di­rec­ti­va Bi­na­cio­nal del Ca­nal de Panamá”.

Lue­go re­me­mo­ra que el com­pro­mi­so de sus an­te­pa­sa­dos con Panamá da­ta des­de an­tes de la cons­ti­tu­ción co­mo país so­be­rano. “Mi ta­ta­ra­bue­lo Ma­nuel Es­pi­no­sa Ba­tis­ta fue miem­bro de la pri­me­ra Jun­ta de Go­bierno de Panamá en 1903, pró­cer de la pa­tria. Su hi­ja, mi bi­sa­bue­la Doña Eli­sa Es­pi­no­sa de Heur­te­mat­te, fue de las pri­me­ras vo­lun­ta­rias de la Cruz Ro­ja de Panamá. En mi fa­mi­lia hay un muy pro­fun­do sentimient­o de con­tri­buir con el desa­rro­llo de nues­tro país”, sub­ra­ya.

El le­ga­do por el ser­vi­cio ha con­ti­nua­do has­ta la ac­tua­li­dad. En el 2013, Vicky jun­to a su hermana Eli­za­beth crea­ron la Fun­da­ción Heur­te­mat­te “en me­mo­ria de los pi­la­res de nues­tra fa­mi­lia, con el fin de dar­le con­ti­nui­dad a su le­ga­do de ser­vi­cio y amor a la co­mu­ni­dad”. Vicky es quien li­de­ra la fun­da­ción, por me­dio de la cual se pro­mue­ve la cul­tu­ra co­mo me­dio de trans­for­ma­ción so­cial, el em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer y la sa­lud se­xual y re­pro­duc­ti­va. “A tra­vés de la fun­da­ción y de mi día a día, bus­co que mis ac­cio­nes con­tri­bu­yan a me­jo­rar nues­tro país”, des­ta­ca.

Si lle­ga­se a ser pri­me­ra da­ma, Heur­te­mat­te sub­ra­ya que su prin­ci­pal cau­sa se­ría la mu­jer. Y no es de ex­tra­ñar, pues Vicky es una fé­mi­na de ar­mas to­mar y bus­ca ins­pi­rar a otras. Es ma­dre, es­po­sa, em­pre­sa­ria, ga­na­de­ra y apa­sio­na­da por el tra­ba­jo so­cial. Jinete de sal­to ecues­tre, re­pre­sen­tó a Panamá en cua­tro Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos.

“Quie­ro de­jar un le­ga­do pa­ra la mu­jer pa­na­me­ña, pa­ra que ten­ga más opor­tu­ni­da­des y me­nos obs­tácu­los, y una me­jor ca­li­dad de vi­da que les per­mi­ta pa­sar el tiem­po que ne­ce­si­ten con sus fa­mi­lias que hoy no pue­den te­ner”, ex­pre­sa, es­cla­re­cien­do que la ma­yo­ría de las pro­ble­má­ti­cas en Panamá ya tie­nen una ho­ja de ru­ta y un plan de ac­ción. “No hay que rein­ven­tar la rue­da. Hay que te­ner vo­lun­tad de ha­cer las co­sas”.

La es­po­sa del can­di­da­to por Cam­bio De­mo­crá­ti­co, Ró­mu­lo Roux, bus­ca se­guir el le­ga­do de ser­vi­cio de su fa­mi­lia y em­po­de­rar a las mu­je­res.

Xe­nia Car­les de Ame­glio

Xe­nia de Lourdes Car­les —o sim­ple­men­te “Chi­ni”, co­mo le lla­man des­de ni­ña por­que na­ció más chi­ni­ta que su hermana me­lli­za— es la es­po­sa del can­di­da­to pre­si­den­cial por la li­bre pos­tu­la­ción, Mar­co Ame­glio.

Ar­qui­tec­ta de pro­fe­sión, Chi­ni, quien se de­cla­ra una apa­sio­na­da del ar­te, tra­ba­ja de for­ma in­de­pen­dien­te en re­mo­de­la­cio­nes y de­co­ra­ción de in­te­rio­res. Lo an­te­rior se evi­den­cia al mi­rar al­re­de­dor del ho­gar de los Ame­glio, don­de se lle­vó a ca­bo nues­tra con­ver­sa­ción: un lu­gar con­cien­zu­da­men­te de­co­ra­do con di­ver­sos co­lo­res, tex­tu­ras, cua­dros (la ma­yo­ría de la ar­tis­ta pa­na­me­ña Ol­ga Sin­clair) y es­cul­tu­ras en ca­da rin­cón. Ca­da minuto en aque­lla sa­la y en el bal­cón lleno de plan­tas, da la sen­sa­ción de es­tar en un oa­sis de tran­qui­li­dad den­tro de la ciu­dad ca­pi­tal.

Mu­chas de las fi­gu­ras fe­me­ni­nas y ros­tros ta­lla­dos que se en­cuen­tran en la sa­la son crea­ción de Chi­ni, quien tam­bién se de­di­ca a la es­cul­tu­ra. “Siem­pre me gus­tó, el ar­te. Mi ma­má era mi me­jor pro­mo­to­ra y me de­cía que to­do es­ta­ba di­vino”, di­ce mien­tras sos­tie­ne en su re­ga­zo a Fio­na, una de sus tres pe­rras. Chi­ni es­tu­dió por un tiem­po Di­bu­jo y Pin­tu­ra en la Uni­ver­si­dad del Ar­te Ga­ne­xa. Lue­go reali­zó cur­sos de ce­rá­mi­ca en la Uni­ver­si­dad de Panamá, de gra­ba­dos en el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo y to­mó cla­ses de vitrales. Fi­nal­men­te, en­tró al ta­ller de es­cul­tu­ra, don­de asis­te en la ac­tua­li­dad.

Xe­nia tam­bién se de­fi­ne co­mo aman­te de los ca­nes, “ma­má, es­po­sa y abue­la”. En los úl­ti­mos cin­co años se ha de­di­ca­do a la pro­duc­ción de ca­fé, ajíes, to­ma­tes y pi­mien­tos, en su fin­ca de Bo­que­te.

Más va­lo­res

Car­les nun­ca tu­vo la idea de con­ver­tir­se en pri­me­ra da­ma, pe­ro re­co­no­ce que la vi­da po­lí­ti­ca de su es­po­so la ha lle­va­do has­ta ese pun­to. Y lo acep­ta con bue­na dis­po­si­ción, ya que es­ta­ría dis­pues­ta a cam­biar tem­po­ral­men­te la idea de se­guir so­ñan­do con sus di­se­ños pa­ra ha­cer­lo con su país.

Pa­ra ella la fi­gu­ra de la pri­me­ra da­ma es im­por­tan­te. “Co­mo des­pa­cho so­lo me to­ca apo­yar, pe­ro creo que con eso es su­fi­cien­te. So­li­ci­tan­do el apo­yo o dán­do­le se­gui­mien­to a los pro­yec­tos que ten­ga el Eje­cu­ti­vo, pue­do ha­cer bas­tan­te”. Si lle­ga­se al des­pa­cho, le gus­ta­ría res­pal­dar el te­ma de la fa­mi­lia co­mo nú­cleo de la sociedad. “En Panamá hay pro­ble­mas so­cia­les gran­des y con­si­de­ro que es por fal­ta de edu­ca­ción. Hay que in­cul­car más va­lo­res en la fa­mi­lia”, di­ce. Mi es­po­so tie­ne un pro­yec­to de ele­var el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción a au­to­ri­dad, y me pa­re­ce fan­tás­ti­co, por­que así no es­tá li­mi­ta­do a si sube o ba­ja un go­bierno”.

El ar­te es otro eje que tie­ne con­tem­pla­do asis­tir. “Las per­so­nas que es­tu­dian ar­te abren la men­te. Es una ma­ne­ra di­fe­ren­te de ver las co­sas, pe­ro que ha­ce fal­ta”. Ade­más, se com­pro­me­te en apo­yar los pro­gra­mas pa­ra bus­car so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas de las pa­na­me­ñas.

“Co­no­cí a Mar­co en el quin­cea­ños de una ami­ga, ha­ce 42 años. Yo te­nía 15 y él 16. Me gus­tó su son­ri­sa. De ahí que­da­mos de no­vios y no nos vol­vi­mos a se­pa­rar”

Foto: Au­re­lio He­rre­ra

Foto: Au­re­lio He­rre­ra

Foto: Elié­cer Te­ja­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.