Die­ta Ke­to, ¿có­mo fun­cio­na?

Mujer (Panama) - - Index -

La que apun­ta a ser una de las die­tas más co­men­ta­das es­te 2019 es, sin du­da, la Ke­to o ce­to­gé­ni­ca, que bus­ca al­te­rar el me­ta­bo­lis­mo del cuer­po al pro­vo­car un es­ta­do lla­ma­do ce­to­sis (una si­tua­ción me­ta­bó­li­ca del or­ga­nis­mo ori­gi­na­da por un dé­fi­cit en el apor­te de car­bohi­dra­tos, lo que in­du­ce el ca­ta­bo­lis­mo de las gra­sas a fin de ob­te­ner ener­gía).

Aun­que pa­ra al­gu­nos pa­rez­ca al­go nue­vo, en reali­dad sus ba­ses se crea­ron ha­ce mu­cho tiem­po: en dé­ca­das an­te­rio­res se uti­li­za­ba mu­cho la fa­mo­sa die­ta de At­kins que se ba­sa­ba en eta­pas en don­de no se con­su­mían car­bohi­dra­tos y lue­go se in­cluían al­gu­nos. La Ke­to es una die­ta muy baja en car­bohi­dra­tos que con­vier­te al cuer­po en una má­qui­na de que­mar

gra­sa.

Más que una mo­da, la die­ta del mo­men­to pue­de ser una op­ción pa­ra pre­ser­var la sa­lud en al­gu­nas per­so­nas con en­fer­me­da­des neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas.

Co­mien­do el do­ble de gra­sa

La die­ta Ke­to un es­ti­lo de ali­men­ta­ción que se ba­sa en man­te­ner una pro­por­ción de ma­cro­nu­trien­tes (gra­sa) en 70%, 20-25% de pro­teí­nas y 10% de car­bohi­dra­tos, en ba­se a las ca­lo­rías to­ta­les ne­ce­sa­rias pa­ra ca­da per­so­na. Sí, es el do­ble de gra­sa a in­ge­rir en com­pa­ra­ción a los pa­rá­me­tros con­ven­cio­na­les.

Ke­to apues­ta a la pre­mi­sa “co­me gra­sa pa­ra per­der gra­sa”. Aun­que sue­ne ex­tra­ño no es al­go tan des­ca­be­lla­do. Lo que ocu­rre en el cuer­po es un es­ta­do de ce­to­sis, que se pre­sen­ta cuan­do se ago­ta el com­bus­ti­ble pro­ve­nien­te de los car­bohi­dra­tos y el or­ga­nis­mo em­pie­za a con­su­mir las gra­sas pa­ra ob­te­ner ener­gía al uti­li­zar cuer­pos ce­tó­ni­cos (com­bus­ti­ble al­ter­na­ti­vo que uti­li­za el cuer­po cuan­do hay una es­ca­sez de azú­car o glu­co­sa en la san­gre, por la fal­ta de car­bohi­dra­tos). Al man­te­ner es­te am­bien­te de ce­to­sis, la oxi­da­ción de las gra­sas se da con mu­cha fa­ci­li­dad y esa es la esen­cia de es­ta for­ma de co­mer, que no so­lo se pro­po­ne pa­ra al­can­zar un ob­je­ti­vo es­pe­cí­fi­co co­mo per­der pe­so de for­ma rá­pi­da, sino co­mo es­ti­lo de ali­men­ta­ción per­ma­nen­te.

El ti­po de gra­sa sí im­por­ta

Una de las dis­cu­sio­nes ac­tua­les es lo per­mi­si­vo que pue­de lle­gar a ser es­te ti­po de ré­gi­men; sin em­bar­go, se acon­se­ja que las gra­sas a in­ge­rir pro­ven­gan de ali­men­tos na­tu­ra­les y ve­ge­ta­les co­mo agua­ca­te, se­mi­llas, acei­tu­nas, acei­tes, en­tre otros, así co­mo de un con­su­mo mo­des­to de car­nes de to­do ti­po con for­mas de pre­pa­ra­ción con­ven­cio­nal­men­te sa­lu­da­bles.

No so­lo es pa­ra per­der pe­so

La die­ta ce­to­gé­ni­ca no so­lo es útil pa­ra per­der pe­so sino tam­bién pa­ra tra­tar al­gu­nas si­tua­cio­nes de sa­lud es­pe­cí­fi­cas co­mo el Alz­hei­mer, la an­sie­dad, de­pre­sión y au­tis­mo.

En re­cien­tes pu­bli­ca­cio­nes de es­te año se ha­bla de la efec­ti­vi­dad de es­te ti­po de ali­men­ta­ción en el tra­ta­mien­to de ni­ños con epi­lep­sia se­ve­ra, con una re­duc­ción del 50% de los even­tos.

A pe­sar de las for­mas es­pe­cí­fi­cas en que la die­ta Ke­to pue­de mo­ti­var una me­jor ca­li­dad de vi­da en es­te ti­po de si­tua­cio­nes, los in­ves­ti­ga­do­res tie­nen su mi­ra­da en el es­tu­dio de la mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal por su re­la­ción con el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral. Las bac­te­rias sa­lu­da­bles que se mul­ti­pli­can en pre­sen­cia de fi­bra die­té­ti­ca (pro­ve­nien­te de ali­men­tos que son fuen­tes de car­bohi­dra­tos), se ven li­mi­ta­das con la die­ta ce­to­gé­ni­ca; en otras pa­la­bras, la ba­rre­ra in­tes­ti­nal que sir­ve de protección pa­ra pre­ser­var la sa­lud hu­ma­na pue­de es­tar de­bi­li­ta­da con es­ta die­ta.

De­bi­li­da­des del pro­ce­so Ke­to

Así co­mo en otros ca­sos, es­te ré­gi­men no ne­ce­sa­ria­men­te apli­ca pa­ra to­das las per­so­nas del mun­do y aún ha­cen fal­ta mu­chos es­tu­dios pa­ra te­ner ba­ses y ser re­co­men­da­da co­mo un es­ti­lo de ali­men­ta­ción a uti­li­zar de por vi­da y en va­rie­dad de con­di­cio­nes.

Qui­zás no sea pa­ra ti, es­pe­cial­men­te si atra­vie­sas por em­ba­ra­zo, en­fer­me­dad renal cró­ni­ca, lac­tan­cia, hi­po­gli­ce­mia se­ve­ra y des­ór­de­nes en el me­ta­bo­lis­mo de las gra­sas. In­clu­so, la die­ta Ke­to aún no es to­tal­men­te se­gu­ra en per­so­nas con dia­be­tes me­lli­tus, a pe­sar de al­gu­nas evi­den­cias.■

POR NU­TRI­CIO­NIS­TA SA­RA SALDARRIAG­A sa­ra­nu­tri­[email protected] @Nu­tri­cion­yE­qui­li­brio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.