LA ET­NIA NE­GRA ES MÁS QUE UN ATUEN­DO

Mujer (Panama) - - Editorial -

Ma­yo es el Mes de la Et­nia Ne­gra en Pa­na­má. Épo­ca don­de es co­mún ver que las per­so­nas sa­can de su in­te­rior su he­ren­cia afri­ca­na: Las es­cue­las or­ga­ni­zan fes­ti­va­les don­de los pa­dres vis­ten a sus pe­que­ños con atuen­dos ale­gó­ri­cos y ven­den de­li­cio­sos pla­ti­llos con co­co y to­dos los in­gre­dien­tes exó­ti­cos, pro­pios de la gas­tro­no­mía afro­an­ti­lla­na. En las ca­lles se ven más mu­je­res ata­via­das con las tren­zas, que en un mo­men­to de la his­to­ria eran uti­li­za­das por los es­cla­vos afri­ca­nos co­mo có­di­gos se­cre­tos de co­mu­ni­ca­ción; y se mi­ran co­lo­ri­dos ves­tua­rios tra­di­cio­na­les com­ple­men­ta­dos con lla­ma­ti­vos ac­ce­so­rios. To­do lo que sea or­gu­llo por la as­cen­den­cia afri­ca­na es acep­ta­do du­ran­te es­te mes.

Aun­que sea vá­li­do te­ner fe­chas es­pe­cia­les pa­ra re­cor­dar cier­tas tra­di­cio­nes de di­ver­sas cul­tu­ras, es fun­da­men­tal que, más allá de la ce­le­bra­ción y de lo fol­cló­ri­co, en­ten­da­mos y res­pe­te­mos to­das nues­tras cos­tum­bres, con la fuer­za que dan nues­tros an­ces­tros. Es­to per­mi­ti­rá te­ner un sen­ti­do de per­te­nen­cia y de arrai­go, que se tra­du­ci­rá en la pre­ser­va­ción de sus va­lo­res.

No se tra­ta de “dis­fra­zar­se” de la cul­tu­ra ne­gra, sino de com­pren­der que es par­te de nues­tra iden­ti­dad, de nues­tras raí­ces, de nues­tros orí­ge­nes… que ca­da uno de no­so­tros lle­va es­ta ri­ca he­ren­cia que nos ti­ñe la san­gre, nos pal­pi­ta en el co­ra­zón y nos ale­gra el al­ma.

La cul­tu­ra ne­gra fue mar­gi­na­da du­ran­te mu­chos años. Hoy, gra­cias al es­fuer­zo de di­ver­sos gru­pos, hay más di­vul­ga­ción y, por en­de, más co­no­ci­mien­to y acep­ta­ción. Prue­ba de ello es la re­cien­te de­cla­ra­ción de la cul­tu­ra con­go co­mo pa­tri­mo­nio in­ma­te­rial de la hu­ma­ni­dad, por la Unes­co, que no so­lo re­pre­sen­ta un re­co­no­ci­mien­to a la im­por­tan­cia de sus ma­ni­fes­ta­cio­nes sino un enor­me re­to por pre­ser­var­la.

En­ton­ces, pa­ra co­no­cer más so­bre nues­tra ri­ca y mís­ti­ca he­ren­cia ne­gra, es­pe­cí­fi­ca­men­te la

cul­tu­ra con­go, nos fui­mos a Co­lón. Allí nos cau­ti­vó la po­de­ro­sa fi­gu­ra de los dia­blos, que en la ac­tua­li­dad bus­can su pro­pio es­pa­cio, pues por mu­chos años se sin­tie­ron me­nos­pre­cia­dos por par­te de las au­to­ri­da­des cul­tu­ra­les y re­li­gio­sas.

Con­ver­sa­mos con un gre­mio que bus­ca aglu­ti­nar la ma­yor can­ti­dad de dia­blos (de di­ver­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes) de to­do el país y pre­ten­de rea­li­zar un his­tó­ri­co e im­pre­sio­nan­te des­fi­le de es­tos sa­tí­ri­cos y te­mi­dos personajes. Y así, fui­mos des­cu­brien­do in­tere­san­tes de­ta­lles que com­par­ti­re­mos con us­te­des en un ri­co y en­tre­te­ni­do re­por­ta­je.

Por otra par­te, pa­ra es­ta edi­ción, que coin­ci­de con el mes del tra­ba­ja­dor, tam­bién qui­si­mos re­sal­tar a una mu­jer po­de­ro­sa que tras­cien­de en su pro­fe­sión, aun­que sea ma­yor­men­te do­mi­na­da por los hom­bres. Il­ya Es­pino de Ma­rot­ta, la nue­va subad­mi­nis­tra­do­ra del Ca­nal de Pa­na­má, quien ha mar­ca­do hi­tos den­tro de la ru­ta in­ter­océ­ni­ca, es nues­tro per­so­na­je del mes.

De igual for­ma, es­pe­ra­mos que dis­fru­tes de to­do el con­te­ni­do que te­ne­mos pre­pa­ra­do pa­ra ti. Es­te mes es­tre­na­mos co­lum­nis­ta: La psi­có­lo­ga se­xó­lo­ga Is­sa Fa­ri­des Es­pi­no­sa ha­bla­rá so­bre los be­ne­fi­cios de los ju­gue­tes se­xua­les y có­mo in­cor­po­rar­los a tu re­la­ción de pa­re­ja de una for­ma sa­na. ¡No te lo pier­das!■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.