GA­NAR LA BATALLA de de­jar de fu­mar

Con­se­jos pa­ra evi­tar la ga­nan­cia de pe­so y la an­sie­dad mien­tras aban­do­nas el ci­ga­rri­llo.

Mujer (Panama) - - Salud & Bienestar | Nutricion - POR: NU­TRI­CIO­NIS­TA SA­RA SALDARRIAG­A sa­ra­nu­tri­[email protected] @Nu­tri­cio­nYE­qui­li­brio

Ame­nu­do to­mar la de­ci­sión de de­te­ner el con­su­mo de ci­ga­rri­llo pue­de sa­bo­tear­se con pen­sa­mien­tos co­mo “no po­dré”, “en­gor­da­ré de­ma­sia­do”, “me da­rá mu­cha an­sie­dad”... Hoy te ayu­da­re­mos a ha­cer­le fren­te a es­tas y mu­chas otras preo­cu­pa­cio­nes con he­rra­mien­tas sen­ci­llas pa­ra li­diar con tu pro­ce­so de de­jar de fu­mar y ga­nar la batalla pa­ra siem­pre.

Hoy so­bran ra­zo­nes

La re­la­ción ne­ga­ti­va en­tre el fu­mar y la sa­lud hu­ma­na ha si­do por dé­ca­das mo­ti­vo de cam­pa­ñas pa­ra dis­mi­nuir es­te há­bi­to, ya que se sa­be que el con­su­mo de ci­ga­rri­llo re­du­ce la es­pe­ran­za de vi­da pro­me­dio. Ade­más, se le re­la­cio­na con au­men­tar el ries­go de desa­rro­llar cán­cer de pul­món (en el que más in­ci­de di­rec­ta­men­te), de ma­ma, prós­ta­ta y pán­creas.

Por otro la­do, fu­mar se re­la­cio­na con en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias cró­ni­cas, no so­lo en quie­nes lo prac­ti­can sino tam­bién en quie­nes los ro­dean (fu­ma­do­res pa­si­vos). Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), el ta­ba­co con­tie­ne más de 7,000 sus­tan­cias quí­mi­cas y 69 de es­tas son can­ce­rí­ge­nos ya co­no­ci­dos.

¿Por qué de­jar de fu­mar es­ti­mu­la la ga­nan­cia de pe­so?

La ni­co­ti­na con­te­ni­da en el ci­ga­rri­llo cau­sa efec­tos anoré­xi­cos, es de­cir, su­pri­me el ape­ti­to y mu­chas ve­ces las co­mi­das son sus­ti­tui­das por fu­mar. Lo an­te­rior crea sa­tis­fac­ción en el cuer­po o una su­pues­ta sa­cie­dad, im­pul­sa­da por los cam­bios quí­mi­cos en el ce­re­bro, que le ha­cen pa­re­cer que ha co­mi­do lo su­fi­cien­te aun­que so­lo ha­ya si­do una la­ta de so­da.

En con­tras­te, al de­jar de fu­mar, es­tos even­tos dis­mi­nu­yen y, por el con­tra­rio, pue­de apa­re­cer la sen­sa­ción de an­sie­dad co­mo res­pues­ta del cuer­po exi­gien­do la sus­tan­cia que an­tes era su­mi­nis­tra­da. Es­ta an­sie­dad, me­dia­da por des­equi­li­brios hor­mo­na­les, im­pul­sa a co­mer en can­ti­da­des, mu­chas ve­ces ex­ce­si­vas, de ali­men­tos po­cos nu­tri­ti­vos co­mo los azú­ca­res sim­ples y gra­sas, pa­ra al­can­zar una sen­sa­ción de “bie­nes­tar” si­mi­lar.

Hábitos que pue­den sal­var tu vi­da

Res­pi­ra pro­fun­do: Uti­li­zar téc­ni­cas de res­pi­ra­ción pa­ra tran­qui­li­zar­te en esos mo­men­tos don­de so­lo pien­sas en fu­mar otra vez, se­rá uno de tus me­jo­res alia­dos. Pro­cu­ra que sean in­ha­la­cio­nes na­sa­les pro­fun­das y tra­ta de ex­ha­lar des­pa­cio. Una se­sión de 5 mi­nu­tos pue­de cam­biar to­tal­men­te el pa­no­ra­ma de tu día.

Co­néc­ta­te con tu mo­ti­vo: De se­gu­ro tie­nes una ra­zón en es­pe­cial que te im­pul­só a to­mar es­ta va­lien­te de­ci­sión. Pro­cu­ra lle­var­la con­ti­go (en tu bi­lle­te­ra, es­cri­to­rio, ce­lu­lar u otro dis­po­si­ti­vo), ya sea que se tra­te de una per­so­na, una fra­se, una es­ta­dís­ti­ca o una vi­sión ha­cia el fu­tu­ro. Ca­da vez que te sien­tas dé­bil, ob­sér­va­la.

Duer­me bien: Un buen des­can­so ayu­da a re­pa­rar tu cuer­po en su to­ta­li­dad, te re­car­ga de ener­gía y ni­ve­la la hor­mo­na cor­ti­sol (hor­mo­na del es­trés), la cual te con­vie­ne man­te­ner al mar­gen pa­ra que no es­tro­pee tu me­ta.

Ali­mén­ta­te sa­lu­da­ble­men­te: Elige co­mer ali­men­tos al­tos en fi­bra co­mo las fru­tas, fru­tos se­cos, ve­ge­ta­les, ce­rea­les de ti­po in­te­gral (ave­na, arroz in­te­gral), me­nes­tras va­ria­das, etc. Op­ta por pro­teí­nas de al­to va­lor co­mo hue­vo, po­llo, pes­ca­do, car­ne, cer­do y ma­ris­cos en pre­pa­ra­cio­nes sa­lu­da­bles, con in­gre­dien­tes na­tu­ra­les.

Es una bue­na idea agre­gar más an­ti­oxi­dan­tes a tus días, so­bre to­do por­que ayu­da­rá a re­du­cir, en par­te, los ries­gos de sa­lud que tie­nes por el tiem­po que has fu­ma­do. Es­tos com­po­nen­tes se en­cuen­tran en los ali­men­tos ya men­cio­na­dos y en es­pe­cias co­mo cúr­cu­ma, acei­te de oli­va, ro­me­ro, to­mi­llo, ca­ne­la, mos­ta­za, en­tre otros.

Ejer­ci­cio co­mo prio­ri­dad: Sí. Cuan­do se fu­ma, apar­te de los efec­tos ya men­cio­na­dos, se es­ti­mu­la la ac­ción de un ti­po de gra­sa que te­ne­mos los hu­ma­nos, la “bei­ge”, que pro­mue­ve ma­yor que­ma de ca­lo­rías. Por al­gu­na ra­zón bio­quí­mi­ca, al fu­mar, es­ta gra­sa se man­tie­ne muy ac­ti­va y, por en­de, al de­jar el ci­ga­rri­llo, se pro­du­ce el efec­to con­tra­rio, ocu­rrien­do la ga­nan­cia de pe­so.

La bue­na no­ti­cia es que ha­cer ejer­ci­cio cau­sa un re­sul­ta­do si­mi­lar en es­te com­par­ti­mien­to nues­tro, pe­ro ¡ojo! No quie­re de­cir que fu­mar aho­ra tie­ne al­go po­si­ti­vo, pa­ra na­da, es so­lo un efec­to que es inun­da­do por los otros que son me­ra­men­te ne­ga­ti­vos.

Evi­ta los re­cuer­dos: mu­chos pa­cien­tes ex­pre­san que con­su­mir ca­fé, ga­seo­sa u otra be­bi­da co­mún, les cau­sa un im­pul­so se­ve­ro de fu­mar. En es­tos ca­sos, se aso­cia el há­bi­to con al­gu­na de es­tas ac­ti­vi­da­des, por lo que re­co­mien­da sus­pen­der­las, al me­nos los pri­me­ros me­ses del pro­ce­so de ce­sa­ción.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.