DEU­DA BUE­NA VS. DEU­DA MA­LA

Mujer (Panama) - - Finanzas - LARISSE ROQUEBERT www.gru­porg.com.pa Li­cen­cia­da en Fi­nan­zas con Maes­tría en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas (MBA). Pro­pie­ta­ria y ge­ren­te ge­ne­ral de Gru­po R&G, em­pre­sa con­sul­to­ra en cré­di­to y se­gu­ros.

HHoy quie­ro en­se­ñar­te cuán­do la deu­da es bue­na y ex­pli­car­te los pa­sos pa­ra evi­tar ad­qui­rir una deu­da ma­la. La ra­zón prin­ci­pal por la que de­bes evi­tar en­deu­dar­te es que no va­le la pe­na com­pro­me­ter tu fu­tu­ro fi­nan­cie­ro y el de tu fa­mi­lia por lu­jos y ca­pri­chos que ge­ne­ran sa­tis­fac­ción in­me­dia­ta. Con fre­cuen­cia los bie­nes que ad­qui­ri­mos por im­pul­so no sue­len es­tar ali­nea­dos con nues­tros ob­je­ti­vos a lar­go pla­zo.

Se­gún da­tos de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos de Pa­na­má, a di­ciem­bre de 2018 la deu­da de con­su­mo al­can­zó la su­ma de 12,020 mi­llo­nes de dó­la­res (22.21% del to­tal de deu­da del Sis­te­ma Ban­ca­rio Na­cio­nal), lo cual re­pre­sen­ta la mag­ni­tud que tie­ne la deu­da en nues­tra so­cie­dad.

Con­si­de­ran­do lo an­te­rior, quie­ro que le ten­gas res­pe­to a la deu­da, pe­ro sin te­mer­le; so­lo ase­gú­ra­te de in­cor­po­rar­la a tu vi­da te­nien­do cla­ros los con­cep­tos de ac­ti­vos y pa­si­vos pa­ra no en­deu­dar­te in­ne­ce­sa­ria­men­te.

¿Cuán­do es bue­na la deu­da?

La deu­da bue­na es la que te per­mi­te ad­qui­rir ac­ti­vos pro­duc­ti­vos. Robert T. Ki­yo­sa­ki, en su li­bro “Pa­dre Ri­co, Pa­dre Po­bre” de­fi­ne en pa­la­bras muy sen­ci­llas un ac­ti­vo co­mo “aquel que po­ne di­ne­ro en tu bol­si­llo, mien­tras que un pa­si­vo sa­ca di­ne­ro de él”. En re­su­men, la deu­da es bue­na cuan­do te per­mi­te ad­qui­rir ac­ti­vos que ge­ne­ren in­gre­sos, es de­cir, que pro­du­cen flu­jos de efec­ti­vo po­si­ti­vos (los in­gre­sos pa­gan la deu­da y ade­más que­da un re­ma­nen­te a fa­vor).

¿Qué ha­cer an­tes de ad­qui­rir una deu­da?

A con­ti­nua­ción, te de­ta­llo al­gu­nas pre­gun­tas que de­be­rás ha­cer­te an­tes de ad­qui­rir un com­pro­mi­so:

¿Real­men­te necesito lo que voy a com­prar? En ese mo­men­to de­be­rás ser muy sin­ce­ra con­ti­go mis­ma. Pre­gún­ta­te si lo que deseas com­prar responde a una ver­da­de­ra ne­ce­si­dad o es real­men­te un ca­pri­cho. Mu­chas de las deu­das ba­jo tar­je­tas de cré­di­to pro­vie­nen de im­pul­sos por fal­ta de con­trol y dis­ci­pli­na de aho­rro. Es­ta sen­ci­lla pre­gun­ta te ha­rá desis­tir de com­prar co­sas que no ne­ce­si­tas. Re­cuer­da las sa­bias pa­la­bras de Wa­rren Buf­fett, in­ver­sio­nis­ta, mag­na­te em­pre­sa­rial, ora­dor y fi­lán­tro­po es­ta­dou­ni­den­se, con­si­de­ra­do uno de los hom­bres más ri­cos del mun­do: "Si com­pras co­sas que no ne­ce­si­tas, pron­to ten­drás que ven­der las co­sas que ne­ce­si­tas".

¿El bien que quie­ro com­prar a tra­vés de deu­da, es un ac­ti­vo? Lo que de­ter­mi­na si un bien es un ac­ti­vo o un pa­si­vo, no tie­ne que ver con el ti­po de bien que sea (ca­sa, au­to, ne­go­cio, oro, jo­yas, etc.), sino la di­rec­ción que si­ga el flu­jo del di­ne­ro. Si es ha­cia tu bol­si­llo, es un ac­ti­vo, si es fue­ra de tu bol­si­llo, es un pa­si­vo, ase­gu­ra Ki­yo­sa­ki. Por lo an­te­rior sa­brás di­fe­ren­ciar la deu­da bue­na de la ma­la y uti­li­zar el apa­lan­ca­mien­to a tu fa­vor (los po­bres se en­deu­dan, los ri­cos se apa­lan­can).

¿Cuál es el cos­to del fi­nan­cia­mien­to que pla­neo ad­qui­rir? Ana­li­za los flu­jos de efec­ti­vo y el cos­to de la deu­da. Si al fi­nal re­sul­ta de­ma­sia­do al­to el in­te­rés a pa­gar, po­drás op­tar por aho­rrar un po­co y es­pe­rar has­ta re­unir el ca­pi­tal que ne­ce­si­tas o tal vez rea­li­zar pe­que­ñas in­ver­sio­nes de com­pra/ven­ta de ac­cio­nes, te­rre­nos u otros ac­ti­vos, que te ayu­den a ge­ne­rar una ga­nan­cia de ca­pi­tal que te pre­pa­re pa­ra tu si­guien­te gran in­ver­sión. Lo im­por­tan­te aquí es no com­prar por com­prar. ¿La deu­da que voy a ad­qui­rir so­bre­pa­sa la vi­da útil del bien o pro­duc­to? Al­go muy im­por­tan­te a to­mar en cuen­ta es la vi­da útil del ac­ti­vo que se pla­nea ad­qui­rir. Por ejem­plo, si pien­sas com­prar un ca­mión co­mo ne­go­cio pa­ra ge­ne­rar in­gre­sos, ase­gú­ra­te de que el pla­zo de la deu­da no so­bre­pa­se la vi­da útil ra­zo­na­ble de di­cho vehícu­lo.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.