¡Mi hi­jo no quie­re ha­blar en la es­cue­la!

El mu­tis­mo se­lec­ti­vo es un tras­torno de an­sie­dad ca­rac­te­ri­za­do por la in­ca­pa­ci­dad de dia­lo­gar en cier­tas si­tua­cio­nes.

Mujer (Panama) - - Index - POR: LAU­RA BETHANCOUR­TH Do­cen­te en Desa­rro­llo In­fan­til @tea­cher­lau­beth

Ana­be­la es nue­va en su co­le­gio; a pe­sar de que ya pa­só un mes des­de el ini­cio de cla­ses, ella aún no lo­gra co­mu­ni­car­se ver­bal­men­te con su maes­tra ni com­pa­ñe­ros. To­dos a su al­re­de­dor

in­ten­tan, de mu­chas for­mas, ha­cer­la ha­blar, pe­ro no lo han con­se­gui­do. In­clu­so han lle­ga­do a pen­sar que es mu­da o que no es­cu­cha.

La maes­tra le ex­pre­sa a los acu­dien­tes de Ana­be­la es­tar preo­cu­pa­da de que la ni­ña no se pue­da co­mu­ni­car con su mun­do ex­te­rior. Pa­ra sor­pre­sa de la edu­ca­do­ra, la res­pues­ta que re­ci­be es que en ca­sa la pe­que­ña no pa­ra de ha­blar con sus her­ma­nos y fa­mi­lia­res. Aquí es don­de nos pre­gun­ta­mos ¿qué es­tá su­ce­dien­do?

En es­te ar­tícu­lo apren­de­re­mos so­bre el mu­tis­mo se­lec­ti­vo, que afec­ta a mi­les de ni­ños en to­do el mun­do. Se tra­ta de un tras­torno de an­sie­dad, el cual se ma­ni­fies­ta en la primera in­fan­cia, y se ca­rac­te­ri­za por la in­ca­pa­ci­dad de ha­blar en cier­tas si­tua­cio­nes so­cia­les (co­mo por ejem­plo la es­cue­la), aun­que el me­nor sí pue­de ex­pre­sar­se en otros am­bien­tes co­mo en la ca­sa. Al­re­de­dor de uno de ca­da 1,000 ni­ños en to­do el mun­do su­fre es­te tras­torno.

Es­ta al­te­ra­ción in­ter­fie­re con el ren­di­mien­to es­co­lar y la co­mu­ni­ca­ción so­cial. Mu­chos de los ni­ños y ni­ñas con mu­tis­mo se­lec­ti­vo sue­len pre­sen­tar ti­mi­dez ex­tre­ma, per­fec­cio­nis­mo e in­ca­pa­ci­dad pa­ra co­mu­ni­car­se con los de­más, aun­que

sean ca­pa­ces de ha­blar. Tam­bién lle­van sus ma­nos di­rec­ta­men­te a la bo­ca pa­ra ta­par­la.

¿Qué cau­sa el mu­tis­mo se­lec­ti­vo?

Las cau­sas se des­co­no­cen; sin em­bar­go, los cien­tí­fi­cos opi­nan que es­te tras­torno pue­de ser he­re­da­do, y se ha com­pro­ba­do que en ni­ños que lo pa­de­cen, al me­nos uno de los pa­dres su­frió de ti­mi­dez ex­tre­ma du­ran­te su ju­ven­tud.

Es­te tras­torno tam­bién ha­ce re­fe­ren­cia a va­rios fac­to­res co­mo: preocupaci­ón ex­ce­si­va, aban­dono, des­cui­do, so­bre­pro­tec­ción fa­mi­liar, abu­sos, fal­ta ne­ce­sa­ria de es­ti­mu­la­ción lin­güís­ti­ca, dé­fi­cit lin­güís­ti­co he­re­di­ta­rio y más.

Los es­tu­dios han de­mos­tra­do que al­gu­nos ni­ños na­cen con tem­pe­ra­men­tos in­hi­bi­dos. Es­to sig­ni­fi­ca que in­clu­so de re­cién na­ci­dos son más pro­pen­sos a ser mie­do­sos y re­ce­lo­sos an­te nue­vas si­tua­cio­nes. Hay mo­ti­vos pa­ra pen­sar que mu­chos —o la ma­yo­ría— de los ni­ños con mu­tis­mo se­lec­ti­vo han na­ci­do con es­te ti­po de tem­pe­ra­men­to in­hi­bi­do.

En los ni­ños con mu­tis­mo se­lec­ti­vo las res­pues­tas a la an­sie­dad se des­en­ca­de­nan al

desen­vol­ver­se so­cial­men­te, ya sea en la es­cue­la, lu­ga­res de jue­go o reunio­nes so­cia­les. Aun­que no exis­ta nin­gu­na ra­zón ló­gi­ca pa­ra el mie­do, las sen­sa­cio­nes que el ni­ño ex­pe­ri­men­ta son tan reales co­mo las pa­de­ci­das por una per­so­na con una fo­bia.

¿Có­mo bus­car ayu­da y có­mo se tra­ta?

La in­ter­ven­ción psi­co­ló­gi­ca es el pri­mer pa­so pa­ra ayu­dar a un ni­ño con mu­tis­mo se­lec­ti­vo, y es­ta se lle­va a ca­bo por psi­có­lo­gos. El tras­torno es tra­ta­do con te­ra­pia con­duc­tual a tra­vés de la ex­po­si­ción con­tro­la­da. El te­ra­peu­ta va tra­ba­jan­do gra­dual­men­te con re­fuer­zos po­si­ti­vos pa­ra au­men­tar la con­fian­za del pe­que­ño y en­fo­car­se en los en­tor­nos en don­de es­te mues­tra pro­ble­mas pa­ra ha­blar.

El tra­ba­jo en equi­po en­tre te­ra­peu­tas y pa­dres de fa­mi­lia es la cla­ve pa­ra ayu­dar al me­nor con es­ta con­di­ción.

¿Có­mo ayu­dar a un hi­jo con mu­tis­mo se­lec­ti­vo?

-In­cen­ti­va a tu hi­jo a so­cia­li­zar, sin pre­sio­nar­lo; pe­ro ofré­ce­le si­tua­cio­nes de con­tac­to so­cial con otras per­so­nas.

- Mués­tra­le se­gu­ri­dad y con­fian­za. Pa­ra es­to, es acon­se­ja­ble re­for­zar sus es­fuer­zos en re­la­cio­nar­se con los de­más con re­com­pen­sas ver­ba­les co­mo: “¡Muy bien!”. “¡Me en­can­ta es­cu­char tu her­mo­sa voz!”. “¡Gra­cias por in­ten­tar­lo!”. “¡Va­lo­ro mu­cho tu es­fuer­zo!”.

- Evi­ta so­bre­pro­te­ger a tu hi­jo y no re­fuer­ces las con­duc­tas de in­hi­bi­ción del ha­bla. No se tra­ta de pre­sio­nar al ni­ño, pe­ro sí de fa­vo­re­cer el con­tac­to so­cial con otros.

-Es­ta­ble­ce una ru­ti­na.Las si­tua­cio­nes no es­truc­tu­ra­das pue­den ha­cer que un ni­ño con mu­tis­mo se­lec­ti­vo sien­ta an­sie­dad. De­ja que tu hi­jo se­pa con an­te­rio­ri­dad so­bre cual­quier cam­bio que ha­brá en su ru­ti­na, ya sea vi­si­tas de otras per­so­nas o cam­bio de ac­ti­vi­da­des. Com­pren­de que no a to­dos los ni­ños les gus­tan las sor­pre­sas.

-Bus­ca ac­ti­vi­da­des de su agra­do y mo­tí­va­le a que te

ex­pli­que a qué jue­ga.

¿Có­mo ayu­dar­le en la es­cue­la?

Co­mo par­te de un pro­gra­ma de tra­ta­mien­to in­te­gral, es muy im­por­tan­te que la es­cue­la par­ti­ci­pe en el tra­ta­mien­to. El pri­mer pa­so es ayu­dar a los maes­tros a com­pren­der el mu­tis­mo se­lec­ti­vo. Mu­chos edu­ca­do­res no han oí­do ha­blar del tras­torno y el si­len­cio de un ni­ño se pue­de con­fun­dir con la fal­ta de com­pren­sión, ha­bi­li­dad o ne­ce­dad.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.