PA­PÁ SO­LO HAY UNO

Mujer (Panama) - - Editorial -

Siempre es­cu­cha­mos el fa­mo­so re­frán: “Ma­má so­lo hay una”. Pe­ro nun­ca se di­ce que pa­pá tam­bién. Y sí lo es. His­tó­ri­ca­men­te so­lo re­co­no­ce­mos las lu­chas y sa­cri­fi­cios de las ma­dres —que son mu­chí­si­mos y va­lio­sos—, ni qué de­cir cuan­do crían so­las a sus hi­jos, ¡ma­dres y pa­dres a la vez! Pe­ro de­ja­mos re­le­ga­do el rol de los pa­pás, es­pe­cial­men­te de esos que es­tán siempre pre­sen­te, esos que tam­bién se desvelan pa­ra cui­dar de sus be­bés, que se con­vier­ten en “prin­ce­sas” si lo ame­ri­ta una ma­ña­na de té ima­gi­na­rio con su hi­ja, o se tras­for­ma en su­per­hé­roe pa­ra fan­ta­sear con su ni­ño.

Ol­vi­da­mos re­co­no­cer el va­lor de aque­llos pa­dres que van a las reunio­nes es­co­la­res, lle­van a sus ni­ños a la es­cue­la y al doc­tor, al igual que cam­bian pa­ña­les. Nos li­mi­ta­mos a pen­sar que pa­pá es el pro­vee­dor y ma­má la cui­da­do­ra. Es­to se evi­den­cia en el he­cho de que, por ejem­plo, al pa­dre so­lo se le con­ce­den 3 días de li­cen­cia de pa­ter­ni­dad cuan­do na­ce su be­bé, de acuer­do a la Ley 27 del 23 de ma­yo de 2017, apro­ba­da el año pa­sa­do. An­tes de eso ni si­quie­ra se le otor­ga­ba una li­cen­cia re­mu­ne­ra­da pa­ra que es­tu­vie­ra jun­to al re­cién na­ci­do.

En­ton­ces, en re­vis­ta Mu­jer que­re­mos ha­cer eco de la im­por­tan­cia de que pa­pá se in­vo­lu­cre de la crian­za de sus pe­ques, que es­ta­blez­ca víncu­los con ellos pa­ra im­pac­tar­les po­si­ti­va­men­te en su for­ma­ción y su sa­lud fí­si­ca y emo­cio­nal. No so­lo por­que la di­ná­mi­ca de la so­cie­dad ha cam­bia­do y es­to su­po­ne un avan­ce pa­ra la igual­dad de gé­ne­ro, sino ade­más por­que es­ta si­tua­ción con­lle­va gran­des be­ne­fi­cios, tan­to pa­ra los hi­jos co­mo pa­ra los pa­dres, las ma­dres, la fa­mi­lia en ge­ne­ral e in­clu­so la so­cie­dad.

Por ejem­plo, un es­tu­dio rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad de Con­cor­dia, en Ca­na­dá, su­gi­rió que los pa­dres que par­ti­ci­pan ac­ti­va­men­te en el desa­rro­llo de sus hi­jos, pue­den ayu­dar a que es­tos sean más in­te­li­gen­tes y ten­gan un me­jor com­por­ta­mien­to, in­de­pen­dien­te­men­te de si los ni­ños vi­vían con él o no.

En po­cas pa­la­bras, un pa­dre que se preo­cu­pa por las ne­ce­si­da­des de su hi­jo, lo acom­pa­ña

y lo edu­ca con amor, se con­vier­te en un re­fe­ren­te fun­da­men­tal en su vi­da.

Pa­ra es­ta edi­ción he­mos en­tre­vis­ta­do a JC Ta­pie­ro, el pa­pá de la fa­mo­sa ‘Bet­ti­ni­ta’, quien nos cuen­ta có­mo li­dia con es­ta fa­se de pa­pá pri­me­ri­zo, aun cuan­do no tu­vo un re­fe­ren­te pa­terno.

Tam­bién te trae­mos una guía de mo­da y be­lle­za pa­ra ellos, así co­mo los re­ga­los en bo­ga con los que los sor­pren­de­rás en el Día del Pa­dre. No te pier­das los con­se­jos de nues­tra psi­có­lo­ga Ma­ri­ne Pey­ron­net pa­ra un pa­pá pri­me­ri­zo y la no­ta so­bre los be­ne­fi­cios de la cer­ca­nía del pa­dre. ¡Es­ta re­vis­ta es ideal pa­ra com­par­tir con ellos!

Co­mo no po­día­mos de­jar de tra­tar otros te­mas que nos mue­ven a no­so­tras, bus­ca nues­tras acos­tum­bra­das sec­cio­nes de be­lle­za, mo­da, bie­nes­tar, via­jes, fi­nan­zas y de­co­ra­ción, en­tre otras. Y no ol­vi­des la de se­xo.

La ce­re­za del pas­tel es un re­por­ta­je so­bre mu­je­res va­lien­tes y lu­cha­do­ras que su­pe­ran la dis­ca­pa­ci­dad y de­mues­tran que cuan­do se quie­re, se pue­de. ¡Qué la dis­fru­tes!■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.