YO­MATSY HAZ­LE­WOOD

Miss Pa­na­má en 2014 en­fo­ca aho­ra sus es­fuer­zos en tra­ba­jar con la co­mu­ni­dad y apro­ve­cha su ex­pe­rien­cia per­so­nal pa­ra ayu­dar a ni­ños y jó­ve­nes a atre­ver­se y su­pe­rar sus mie­dos.

Mujer (Panama) - - Mujer De Éxito - LAU­RA MA­RÍN @rti­ran­doa­ne­gro

Asus 28 años, Yo­matsy Mau­ri­neth Haz­le­wood, tie­ne ya una in­tere­san­te his­to­ria de vi­da que com­par­tir. Co­no­ci­da por su pa­so por Miss Pa­na­má en 2014 y la par­ti­ci­pa­ción en Miss Uni­ver­so del mis­mo año, en la ac­tua­li­dad es­tá aca­ban­do sus es­tu­dios en In­glés con én­fa­sis en Tra­duc­ción, tra­ba­jan­do pa­ra la co­mu­ni­dad en su dis­tri­to, el 8-7, y com­par­tien­do su pa­sión por el de­por­te ha­cien­do de en­tre­na­do­ra per­so­nal.

“An­tes de pre­sen­tar­me a Miss Pa­na­má yo no creía que po­día lo­grar tan­tas co­sas ni in­fluir de for­ma tan po­si­ti­va en la co­mu­ni­dad”, ex­pli­ca Yo­matsy. Y re­cuer­da có­mo du­ran­te par­te de su in­fan­cia y ado­les­cen­cia su­frió “eso que aho­ra lla­man ‘bull­ying’”, por­que su ti­mi­dez ha­cía que no ha­bla­ra prác­ti­ca­men­te con na­die. “Yo me co­mu­ni­ca­ba con se­ñas y ha­bla­ba ape­nas con dos o tres per­so­nas. Los com­pa­ñe­ros se apo­de­ra­ban de eso y me mo­les­ta­ban mu­cho. Ha­bía un tiem­po en la se­cun­da­ria en el que lle­ga­ba a ca­sa y llo­ra­ba to­dos los días”, ex­pli­ca y con­ti­núa re­cor­dan­do có­mo po­co después de­ci­dió en­trar en un cur­so de mo­de­la­je “más pa­ra apren­der a arre­glar­me so­la” y allí fue don­de le pro­pu­sie­ron ir a Miss Pa­na­má.

“Esa fue la for­ma en la que yo me di­je que de ver­dad po­día y me ayu­dó mu­cho a me­jo­rar”, re­mar­ca. Y aho­ra quie­re apro­ve­char esa ex­pe­rien­cia pa­ra ayu­dar a los ni­ños y jó­ve­nes de la co­mu­ni­dad, “in­cen­ti­ván­do­los de que en reali­dad, por me­dio de la au­to­es­ti­ma, se pue­de lo­grar mu­cho; y que no de­pen­de so­lo del lu­gar don­de na­cis­te o de don­de te es­tás crian­do, sino más de la edu­ca­ción y el tra­ba­jo que uno ha­ga”.

Ayu­dar a la co­mu­ni­dad

Yo­matsy tra­ba­ja con la co­mu­ni­dad en el dis­tri­to 8-7, don­de, con el apo­yo del lí­der co­mu­ni­ta­rio Car­los Gon­za­les, se in­cor­po­ró a un gru­po que ya reúne unas 35 per­so­nas. El gru­po rea­li­za va­rias ac­ti­vi­da­des en el ba­rrio co­mo ayu­dar a pin­tar par­ques y ho­ga­res de adul­tos ma­yo­res, así co­mo generar ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas pa­ra ni­ños y jó­ve­nes. “Por lo ge­ne­ral siempre ha­cen li­gas de fút­bol pa­ra chi­cos y, ca­sual­men­te, un gru­po de chi­cas me co­men­tó que por qué no se las to­ma­ba en cuen­ta pa­ra ha­cer li­gas fe­me­ni­nas, así que eso tam­bién es al­go que vie­ne en ca­mino”, cuen­ta una Yo­matsy vi­si­ble­men­te or­gu­llo­sa de que las jó­ve­nes se reivin­di­quen.

La Miss Pa­na­má 2014 tie­ne cla­ro que quie­re se­guir en­fo­cán­do­se en ese tra­ba­jo en pro de la co­mu­ni­dad. “La ma­yo­ría de las per­so­nas me co­no­cen por el con­cur­so o por­que par­ti­ci­pé en un programa de te­le­vi­sión. Po­cas son las que co­no­cen mi fa­ce­ta de ha­cer ac­ti­vi­da­des en la co­mu­ni­dad. Y no quie­ro que que­de en al­go anec­dó­ti­co, sino que me gus­ta­ría dar­le con­ti­nui­dad y ha­cer pro­yec­tos a fu­tu­ro. Y en­tre esos pro­yec­tos, prio­ri­zar a los ni­ños. “Ellos van cre­cien­do y en un fu­tu­ro van a ser los que de­fi­nan có­mo se­rá la so­cie­dad, los que van a to­mar las de­ci­sio­nes de nues­tro país”, re­cuer­da Yo­matsy.

Una apa­sio­na­da del de­por­te

Yo­matsy Haz­le­wood em­pe­zó su re­la­ción con el de­por­te en 2010, prac­ti­can­do atle­tis­mo. “Re­cuer­do que an­tes yo me bur­la­ba de las per­so­nas cuan­do me aso­ma­ba en ca­sa y las veía co­rrien­do, y de­cía ¿có­mo pue­de ser que se pa­ren tan tem­prano so­lo pa­ra ir a co­rrer?”. Yo­matsy se ríe mien­tras ex­pli­ca es­to, pe­ro su vin­cu­la­ción al atle­tis­mo fue un asun­to se­rio, en­tran­do a for­mar par­te de la Se­lec­ción Na­cio­nal de Atle­tis­mo, en 2011.

Más tar­de co­men­zó a prac­ti­car ‘flag foot­ball’, pe­ro cuan­do se in­cor­po­ró a Miss Pa­na­má tu­vo que aban­do­nar to­do de­por­te. “No po­día lle­gar con las ro­di­llas ras­pa­das, por­que siempre me re­ga­ña­ban”, re­cuer­da Yo­matsy. Pe­ro cuan­do el con­cur­so fi­na­li­zó, no tar­dó en re­gre­sar. Po­co después, una gra­ve le­sión –que la man­tu­vo en si­lla de rue­das du­ran­te un mes—, la obli­gó a sa­lir del cam­po; en vez de ren­dir­se, bus­có al­ter­na­ti­vas que sí pu­die­ra prac­ti­car y se ini­ció en las ar­tes mar­cia­les, la gim­na­sia, el cross­fit… Una pa­sión por el de­por­te que la ha lle­va­do a con­ver­tir­se en en­tre­na­do­ra per­so­nal.

En­tre idio­mas y de­por­te

Pre­ci­sa­men­te, esa fa­ce­ta de en­tre­na­do­ra per­so­nal, com­bi­nán­do­la con un te­ma de nutrición, es uno de los es­ce­na­rios de fu­tu­ro pro­fe­sio­nal que se plan­tea Yo­matsy: “Me gus­ta­ría te­ner un local en el que yo pue­da dar cur­sos de nutrición y com­bi­nar­lo con una bue­na prác­ti­ca de­por­ti­va”.

Pe­ro Yo­matsy tam­bién tie­ne otra ca­ra pro­fe­sio­nal. “Aun­que me re­tra­sé por Miss Pa­na­má, asun­tos de tra­ba­jo y al­gún via­je, ya es­toy a pun­to de to­mar el tí­tu­lo de li­cen­cia­da en In­glés con én­fa­sis en Tra­duc­ción. Me gus­ta mu­cho la ca­rre­ra y, aun­que no es na­da fá­cil, me pue­de dar la opor­tu­ni­dad de lle­gar a don­de yo quie­ro: Tra­du­cir los li­bros de to­dos los au­to­res pa­na­me­ños al in­glés”, de­cla­ra.

Aún sin aca­bar la pri­me­ra li­cen­cia­tu­ra, Yo­matsy ya se plan­tea ir a es­tu­diar un se­gun­do idio­ma en el ex­te­rior —aun­que aún no quie­re de­cir cuál— y, a la vuel­ta, es­tu­diar una se­gun­da ca­rre­ra. “Yo soy muy adic­ta a es­tu­diar y leer, por eso ya es­toy pen­san­do en lo que voy a ha­cer después”, con­fie­sa y cie­rra re­cor­dán­do­le a to­dos los jó­ve­nes que “con edu­ca­ción sí se pue­de uno su­pe­rar, pe­ro se tie­ne que creer en sí mis­mo. Yo sien­to que la pa­la­bra es atre­ver­se, no de­jar­se influencia­r por lo que las per­so­nas di­cen, y si crees que lo pue­des ha­cer, haz­lo y lú­cha­lo has­ta el fi­nal”.■

“Hay que tra­ba­jar más con los ni­ños, por­que ellos son los que to­ma­rán de­ci­sio­nes y de­fi­ni­rán có­mo se­rá la so­cie­dad del fu­tu­ro”

Fo­to: Au­re­lio Herrera

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.