“JC”, un pa­pá pre­sen­te y me­diá­ti­co

El ex­lo­cu­tor y aho­ra em­pre­sa­rio chi­ri­cano, Ju­lio Cé­sar Ta­pie­ro, nos re­ve­la al­gu­nos se­cre­tos de la re­la­ción con su hi­ja.

Mujer (Panama) - - Index - MA­CA­RE­NA BACHOR ma­ca­re­[email protected]­sa.com ma­qui­ba­chor

Su fa­ce­ta co­mo pa­dre es una de las que más dis­fru­ta el ex­lo­cu­tor ra­dial y em­pre­sa­rio Ju­lio Cé­sar Ta­pie­ro, co­no­ci­do por to­dos co­mo “JC”. El chi­ri­cano es el ma­yor de tres her­ma­nos y cre­ció sin su pa­dre, pe­ro tu­vo a su abue­lo co­mo re­fe­ren­te pa­ra en­ca­rar la aven­tu­ra de la pa­ter­ni­dad. Esa tra­ve­sía la vi­ve jun­to a su es­po­sa, la pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión Bet­ti­na Mar­ga­ri­ta Gar­cía, con quien es­tá ca­sa­do ha­ce ocho años.

A los dos años de su unión lle­gó la no­ti­cia de que se­rían pa­dres. “JC” cuen­ta que co­no­cer so­bre el em­ba­ra­zo de Bet­ti­na fue to­da una anéc­do­ta. “Me en­te­ré por te­lé­fono, ella es­ta­ba en un avión des­pe­gan­do a Chi­ri­quí cuan­do le lle­gó el mail con la con­fir­ma­ción y me di­jo ‘sa­lí po­si­ti­vo’, y tu­vo que ce­rrar la lla­ma­da por­que el avión iba a des­pe­gar. ¡O sea! Ya cuan­do lle­gó al día si­guien­te pu­di­mos ce­le­brar”, ex­pli­ca. El 30 de oc­tu­bre del 2014 la pa­re­ja re­ci­bió a su pri­mo­gé­ni­ta, Bet­ti­ni­ta. La lle­ga­da de la nue­va miem­bro de la fa­mi­lia fue de mu­cha ale­gría pa­ra am­bos. “To­do pa­só tan rá­pi­do, me pu­se ner­vio­so, tra­té de gra­bar el alum­bra­mien­to, pe­ro los ner­vios me ga­na­ron la par­ti­da, y bueno, el ce­lu­lar co­mo que no ayu­dó mu­cho. Cuan­do me pu­sie­ron en los bra­zos a Bet­ti­ni­ta, no aguan­té y em­pe­cé a llo­rar, y ¿adi­vi­na? Bet­ti­na es­ta­ba co­mo si na­da, mien­tras yo en­vuel­to en llan­tos de ale­gría”, re­cuer­da “JC”.

Pa­ra el em­pre­sa­rio la pa­ter­ni­dad fue to­do un des­cu­bri­mien­to. “No tu­ve la opor­tu­ni­dad de cre­cer con un pa­pá, por en­de, no sa­bía lo que era has­ta que me con­ver­tí en uno, y es lo más gran­de del mundo… Pen­sar que eres ca­paz de dar lo que sea por otro ser hu­mano”, re­fle­xio­na. Re­cal­ca que cuan­do se con­vir­tió en pa­dre des­cu­brió “lo que es el amor pu­ro y ver­da­de­ro, lo que real­men­te es tras­no­char­se”. Tam­bién se dio cuen­ta de su la­do más tierno. “Des­cu­brí mi amor por los ni­ños y que soy un ex­per­to cam­bian­do pa­ña­les, que pue­do de­jar que me ma­qui­llen y bai­lar co­mo ella (Bet­ti­ni­ta) sin pe­na”.

Mien­tras cre­cía en la pro­vin­cia de Chi­ri­quí con sus dos her­ma­nos, Ju­lio con­tó con un ex­ce­len­te abue­lo que fue co­mo un pa­dre, y con una ma­má que fue ma­dre y pa­dre al mis­mo tiem­po. Por esa ra­zón, uno de sus ma­yo­res de­seos es ser un buen pa­pá pa­ra Bet­ti­ni­ta. La edu­ca­ción que ob­tu­vo de su abue­lo y la re­la­ción que tu­vo con él fue la ba­se que le ayu­dó a for­jar­se en es­te me­nes­ter. “La for­ma­ción que me dio mi abue­lo, que en reali­dad se la brin­dó a to­dos sus nie­tos, es que hay que va­lo­rar las co­sas; él nos ha­cía en­ten­der que to­do lo que ellos nos da­ban te­nía un va­lor. Eso es lo que in­ten­to en­se­ñar­le a Bet­ti­ni­ta, que apre­cie las co­sas, que en­tien­da el tra­ba­jo que exis­te de­trás de ellas”. Pa­ra “JC” la ba­se de una fa­mi­lia sa­lu­da­ble

es el amor, la unión y el res­pe­to en­tre sus miem­bros.

Se des­cri­be así mis­mo co­mo un pa­pá amo­ro­so, ca­ri­ño­so, com­pren­si­vo, res­pon­sa­ble y di­ver­ti­do, al­go que es per­cep­ti­ble al ver­lo jun­to a su “gor­di­ta”, co­mo lla­ma a Bet­ti­ni­ta. Su re­la­ción se po­dría des­cri­bir en una pa­la­bra: com­pin­ches. La ac­ti­vi­dad que más dis­fru­tan jun­tos es ju­gar lu­cha li­bre cuan­do Bet­ti­na no es­tá en ca­sa, ade­más de ir a la pla­ya, na­dar jun­tos en la pis­ci­na, bai­lar, ju­gar y via­jar. “Pon­go ca­rác­ter cuan­do ten­go que ha­cer­lo pe­ro te­ne­mos una re­la­ción in­creí­ble… di­ría que ella se vuel­ve lo­ca por mí y yo aún más por ella”.

Las aven­tu­ras co­mo fa­mi­lia las com­par­ten fre­cuen­te­men­te en sus re­des so­cia­les. In­clu­so Bet­ti­ni­ta des­de que na­ció tie­ne su pro­pio Ins­ta­gram. “JC” ase­gu­ra que tan­to él co­mo su es­po­sa es­tán de acuer­do y a gus­to con que la pe­que­ña de la ca­sa sea re­co­no­ci­da co­mo una “mini” fi­gu­ra pú­bli­ca. De he­cho, ex­pre­sa, re­ci­ben mu­chos men­sa­jes de ca­ri­ño y afec­to a tra­vés de las re­des. “Agra­dez­co siempre to­do el ca­ri­ño que la gen­te le ha brin­da­do (a su hi­ja)”, aco­ta.

Tan­to “JC” co­mo Bet­ti­na opi­nan que hoy día las re­des so­cia­les pue­den abrir gran­des puer­tas y, siempre que el ma­ne­jo de la in­for­ma­ción sea ade­cua­do, pue­de lle­var a co­sas po­si­ti­vas. En la cuen­ta de Bet­ti­ni­ta, sus pa­dres postean fo­tos y vi­deos de los via­jes en fa­mi­lia, co­mo el más re­cien­te que rea­li­za­ron en el cru­ce­ro de Dis­ney, y siempre son ellos los en­car­ga­dos de cu­rar el con­te­ni­do.

El pro­pó­si­to de su tra­ve­sía co­mo pa­pá es po­der in­cul­car en su hi­ja va­lo­res co­mo la ho­nes­ti­dad, la hu­mil­dad, el res­pe­to por los de­más, “que sea au­tén­ti­ca, siempre ella mis­ma y que va­lo­re y agra­dez­ca to­do lo que tie­ne”, ex­pre­só el lo­cu­tor.■

“No tu­ve la opor­tu­ni­dad de cre­cer con un pa­pá, por en­de no sa­bía lo que era has­ta que me con­ver­tí en uno, y es lo más gran­de del mundo”.

Fo­tos: Au­re­lio Herrera

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.