Mu­je­res que su­pe­ran la dis­ca­pa­ci­dad

No es una his­to­ria de he­roí­nas, sino de tres va­lien­tes y exi­to­sas fé­mi­nas que so­bre­pa­sa­ron di­fe­ren­tes ba­rre­ras pa­ra ha­cer va­ler su de­re­cho a ser in­clui­das en la so­cie­dad.

Mujer (Panama) - - Index - KA­REN BER­NAL kber­[email protected]­sa.com

El pri­mer y úni­co Es­tu­dio Na­cio­nal so­bre la Pre­va­len­cia y Ca­rac­te­ri­za­ción de la Dis­ca­pa­ci­dad de la Re­pú­bli­ca de Pa­na­má, rea­li­za­do por la Se­cre­ta­ría Na­cio­nal de Dis­ca­pa­ci­dad (Se­na­dis) en 2006, re­ve­la que en el país el nú­me­ro de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad es 370 mil 53. El ma­yor por­cen­ta­je se en­cuen­tra en­tre los 40-64 años, edad eco­nó­mi­ca­men­te pro­duc­ti­va, y la ma­yo­ría son mu­je­res. Es­ta si­tua­ción se tor­na aún más com­ple­ja en un pa­no­ra­ma don­de no exis­te igual­dad de gé­ne­ro. Se­gún las Na­cio­nes Uni­das, las mu­je­res y las ni­ñas con dis­ca­pa­ci­dad ex­pe­ri­men­tan una dis­cri­mi

na­ción por par­ti­da do­ble, lo que ha­ce que es­tén más ex­pues­tas a la vio­len­cia por mo­ti­vos de gé­ne­ro, los abu­sos se­xua­les, el aban­dono, los ma­los tra­tos y la ex­plo­ta­ción, que va en con­tra de su dig­ni­dad. Un es­tu­dio del Programa de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Desa­rro­llo re­ve­ló que la ta­sa mun­dial de al­fa­be­ti­za­ción de es­te gru­po es de tan so­lo el 1%.

En Pa­na­má, la par­ti­ci­pa­ción de las ni­ñas y jó­ve­nes con dis­ca­pa­ci­dad en la edu­ca­ción es

6,271 (37.67% del to­tal de la ma­trí­cu­la en 2019). La si­tua­ción em­peo­ra en las co­mar­cas, don­de no lle­ga al 5%, tal co­mo se­ña­la Ma­ru­ja Gor­day de Villalobos, di­rec­to­ra ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to Pa­na­me­ño de Ha­bi­li­ta­ción Es­pe­cial (Ip­he). "No es so­la­men­te un te­ma de gé­ne­ro, sino que trans­ver­sa­li­za los otros te­mas de la fal­ta de opor­tu­ni­da­des de la mu­jer". Lo an­te­rior, jun­to a los es­tig­mas y pre­jui­cios, se

tra­du­ce en me­nos po­si­bi­li­da­des de in­gre­so de es­te gru­po en el en­torno la­bo­ral. No obs­tan­te, los re­tos por su­pe­rar, hay mu­je­res que le han ga­na­do a la dis­ca­pa­ci­dad. La fa­mi­lia, el en­torno y, so­bre to­do, su te­na­ci­dad, han si­do fac­to­res de­ter­mi­nan­tes.

Sin ba­rre­ras

El día se tor­na gris. Nos afa­na­mos en lle­gar a la Unión Na­cio­nal de Cie­gos, en Las La­jas, Las Cum­bres, pa­ra co­no­cer a la mu­jer que ha si­do en tres oca­sio­nes pre­si­den­ta de la or­ga­ni­za­ción y lí­der a ni­vel la­ti­noa­me­ri­cano de la Co­mi­sión de Mu­je­res Cie­gas. El ma­pa di­gi­tal no es ama­ble y después de 30 mi­nu­tos ex­tra­via­dos lle­ga­mos al lu­gar, ubi­ca­do prác­ti­ca­men­te a ori­llas de la ca­rre­te­ra. "El que no sa­be es co­mo el que no ve", pien­so en aquel re­frán aun­que no ten­go idea de qué es vi­vir con una dis­ca­pa­ci­dad. Pe­ro Al­ber­ti­na Navarro sí lo sa­be.

Fren­te al es­ta­cio­na­mien­to, en la en­tra­da del re­cin

to, es­ta­ba sen­ta­da Navarro con sus len­tes ne­gros y su bas­tón, sus la­bios ru­bí per­fec­ta­men­te pin­ta­dos re­sal­ta­ban en aque­lla ima­gen. Co­mo si in­tu­ye­ra nues­tra lle­ga­da, se pu­so de pie al es­cu­char el rui­do del mo­tor del ca­rro.

Son­rió ama­ble y pro­ce­dió a guiar­nos ha­cia la par­te tra­se­ra del edi­fi­cio.

Navarro, de 61 años, es la quin­ta de nue­ve her­ma­nos. Le diag­nos­ti­ca­ron ce­gue­ra to­tal a sus 26, lue­go de que se le des­pren­die­ra la re­ti­na, pro­duc­to de al­gu­nas com­pli­ca­cio­nes que tu­vo a par­tir de una con­jun­ti­vi­tis. "Que­dar en­tre las ti­nie­blas es di­fí­cil. Es más du­ro ver y lue­go per­der la vi­sión, que na­cer con la dis­ca­pa­ci­dad. Es co­mo em­pe­zar de ce­ro. La úni­ca ven­ta­ja de ha­ber vis­to an­tes es que cuan­do te ha­blan de los co­lo­res ya sa­bes qué es. Ade­más, pu­de ver a mis hi­jos pe­que­ños y la na­tu­ra­le­za".

Los múl­ti­ples pro­ce­di­mien­tos en Pa­na­má y Es­ta­dos Uni­dos por re­co­brar la vi­sión fue­ron en vano, en­ton­ces, cuan­do per­dió to­da es­pe­ran­za se afe­rró al amor por sus hi­jos y a su fe pa­ra sa­lir ade­lan­te. "An­tes de que­dar cie­ga tu­ve a mis dos hi­jos, los lo­gré ver en sus pri­me­ros años de vi­da. Me pro­me­tí que no iba a ser una car­ga pa­ra ellos, que me ve­rían co­mo una ma­dre nor­mal y lo lo­gré vi­nien­do aquí al Cen­tro de Reha­bi­li­ta­ción de Cie­gos Adul­tos Andrés Cris­tó­bal To­ro, don­de me reha­bi­li­té y apren­dí a des­pla­zar­me so­la en la ca­lle, a ha­cer las co­sas en ca­sa, el sis­te­ma Brai­lle (programa de es­cri­tu­ra tác­til pa­ra per­so­nas cie­gas), a arre­glar­me, a ele­gir mi ro­pa...", re­cuer­da. Tiem­po después, cuan­do fue­ron na­cien­do sus cin­co nie­tos, tam­bién ayu­dó en sus cui­da­dos y crian­za. No so­lo se adap­tó a su nue­va con­di­ción, sino que Al­ber­ti­na fue más allá: Al co­no­cer a otros com­pa­ñe­ros que te­nían cir­cuns­tan­cias más di­fí­ci­les (mu­chos vi­vían en ex­tre­ma po­bre­za en áreas apar­ta­das de to­do el país) y lo­gra­ban sa­lir ade­lan­te, ella, que to­da su vi­da ha­bía si­do se­cre­ta­ria, de­ci­dió que era tiem­po de rea­li­zar sus es­tu­dios su­pe­rio­res.

Con­si­guió una be­ca pa­ra la Co­lum­bus Uni­ver­sity, don­de cur­só una li­cen­cia­tu­ra en Pe­rio­dis­mo y una maes­tría en Co­mu­ni­ca­ción So­cial con es­pe­cia­li­za­ción en Pe­rio­dis­mo. A sus 46 años se gra­duó con ho­no­res. Re­me­mo­ra que no fue sen­ci­llo. "Las per­so­nas cie­gas de­be­mos ser muy re­cur­si­vas". Pa­ra apren­der, tu­vo que in­ge­niár­se­las con al­gu­nas he­rra­mien­tas, co­mo una gra­ba­do­ra de mano, que uti­li­za­ba pa­ra gra­bar las cla­ses, y al lle­gar a ca­sa prac­ti­ca­ba los ejer­ci­cios en Brai­lle. Al­ber­ti­na ha ocu­pa­do di­ver­sos car­gos en la jun­ta di­rec­ti­va de la Unión: des­de asis­ten­te so­cial y en­car­ga­da de las fi­nan­zas, has­ta pre­si­den­ta, po­si­ción que so­lo han ocu­pa­do tres mu­je­res en las cin­co dé­ca­das de la ins­ti­tu­ción. En la ac­tua­li­dad es de­le­ga­da. "Lo im­por­tan­te cuan­do se li­de­ra es te­ner amor por lo que uno ha­ce y tra­ba­jar por el bien co­mún, no por in­tere­ses per­so­na­les", di­ce, agre­gan­do que ser mu­jer su­pu­so otro re­to pa­ra ob­te­ner el car­go ma­yor. Ade­más, fue coor­di­na­do­ra de la Co­mi­sión de Mu­je­res Cie­gas por 4 años con­se­cu­ti­vos (2004-2008) y miem­bro de la Unión La­ti­noa­me­ri­ca­na de Cie­gos (ULAC). Tam­bién se ha in­vo­lu­cra­do y ha apo­ya­do a co­lec­ti­vos e ins­ti­tu­cio­nes que ve­lan por el desa­rro­llo de la mu­jer, co­mo el an­ti­guo Di­na­mu (aho­ra Ina­mu) y ha si­do vo­ce­ra pa­ra que las mu­je­res con dis­ca­pa­ci­dad ten­gan de­re­cho a for­mar su pro­pia fa­mi­lia.

En la ac­tua­li­dad tie­ne su pro­pio programa de ra­dio, "Rom­pien­do ba­rre­ras", trans­mi­ti­do to­dos los sá­ba­dos, de 8 a 9 de la ma­ña­na, en la fre­cuen­cia AM a tra­vés de Ra­dio Pa­na­me­ri­ca­na. En el es­pa­cio ra­dial re­fle­xio­na so­bre te­mas de dis­ca­pa­ci­dad y com­par­te con su au­dien­cia ar­tícu­los, en­tre­vis­tas y men­sa­jes mo­ti­va­do­res. "Es un programa va­ria­do don­de pon­go en prác­ti­ca mis co­no­ci­mien­tos". Navarro re­co­no­ce que pa­ra su­pe­rar una dis­ca­pa­ci­dad lo pri­me­ro que de­be ha­cer una per­so­na es re­co­no­cer su con­di­ción y así bus­car la ayu­da co­rres­pon­dien­te. "Lo se­gun­do es te­ner siempre pre­sen­te a Dios en to­das las co­sas. Y tercero, te­ner el de­seo, de­ter­mi­nar qué quie­ro ser y después te­ner una dis­ci­pli­na pa­ra lo­grar­lo... Es más di­fí­cil cuan­do tie­nes una dis­ca­pa­ci­dad, pe­ro no im­po­si­ble", re­cal­ca. Pa­ra ella fue du­ro em­pe­zar to­do su pro­ce­so de reha­bi­li­ta­ción y su­pera­ción, re­cuer­da que llo­ra­ba, pe­ro al fi­nal "que­rer es po­der", in­sis­te. Ex­hor­ta a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad a ser to­le­ran­tes, pa­cien­tes y com­pren­si­vas con las otras per­so­nas, al igual que sa­ber­se co­mu­ni­car. "Si uno se po­ne a pen­sar en lo que le di­cen, no sa­le de su ca­sa nun­ca, y la idea no es que te que­des en­ce­rra­da sino que de­mues­tres a la so­cie­dad que eres un ser hu­mano co­mo cual­quier otro, lo úni­co que tie­nes una dis­ca­pa­ci­dad, pe­ro eso no te li­mi­ta a que pue­das desa­rro­llar tu vi­da nor­mal".

Aun con la ca­pa­ci­dad de mo­ver­se so­la y ha­bien­do vi­vi­do tan­tas ex­pe­rien­cias, Al­ber­ti­na sien­te que hay mu­cha dis­cri

“En la in­clu­sión res­pe­ta­mos la dig­ni­dad del otro, va­lo­ra­mos la di­ver­si­dad y desa­rro­lla­mos otros va­lo­res”, Ma­ru­ja Gor­day.

mi­na­ción y fal­ta de em­pa­tía ha­cia las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad en Pa­na­má. "Se ne­ce­si­ta mu­cha orien­ta­ción y ca­pa­ci­ta­ción". Al­ber­ti­na in­clu­so ha si­do ob­je­to de ro­bos, pe­ro ha apren­di­do a ser más sa­gaz pa­ra no de­jar­se en­ga­ñar.

Una lu­cha por la vi­da

To­da su vi­da Hay­dée Bec­kles ha si­do una lu­cha­do­ra. Na­ció con pa­rá­li­sis ce­re­bral y los mé­di­cos no le da­ban cin­co años de vi­da. Ya tie­ne 62, ha pu­bli­ca­do tres li­bros (es­cri­bió otro y pre­pa­ra el quin­to), re­pre­sen­ta­do a Pa­na­má en las Na­cio­nes Uni­das y via­ja­do a di­fe­ren­tes paí­ses pa­ra al­zar su voz en even­tos in­ter­na­cio­na­les. Una mu­jer de éxi­to que lu­cha por la in­clu­sión ple­na de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad.

En el co­me­dor de su ca­sa, ubi­ca­da en Par­que Le­fe­vre, trans­cu­rre nues­tra con­ver­sa­ción. Al­re­de­dor hay api­la­dos mu­chos li­bros. Hay­dée cuen­ta que per­te­ne­cie­ron a su pa­dre, quien era pro­fe­sor. De allí na­ció su amor por la lec­tu­ra, que le abrió el ca­mino a un mundo de co­no­ci­mien­tos con los que pu­do orien­tar su vi­da.

Bec­kles, des­cen­dien­te de in­mi­gran­tes de Bar­ba­dos que lle­ga­ron al Ist­mo pa­ra la cons­truc­ción del Ca­nal, es la se­gun­da de cua­tro her­ma­nos, to­dos va­ro­nes. "Una de las co­sas bue­nas de cre­cer en mi ca­sa es que me tra­ta­ban igual que a to­do el mundo", re­co­no­ce. Es­to le ayu­dó a no sen­tir di­fe­ren­cias res­pec­to a las per­so­nas con­ven­cio­na­les, a pe­sar de que sa­bía que te­nía una dis­ca­pa­ci­dad.

A sus 20 años se gra­duó en el Ip­he, en don­de la­bo­ró por 15 años en la con­fec­ción de ma­nua­li­da­des. De­ci­dió re­ti­rar­se, lue­go de la muer­te de su pa­dre, pa­ra em­pren­der con su "tien­di­ta de ta­len­tos es­con­di­dos", don­de ven­día arre­glos flo­ra­les y pi­ña­tas que ella mis­ma con­fec­cio­na­ba. En las no­ches asis­tía a la es­cue­la Re­pú­bli­ca de Haití. Pro­duc­to de la pa­rá­li­sis, Hay­dée na­ció con el pie iz­quier­do más cor­to, lo cual afec­ta su mo­vi­li­za­ción, ade­más su­fre de ar­tri­tis reuma­toi­de y has­ta ha­ce seis años tem­bla­ba mu­cho, ra­zón por la que no po­día aga­rrar las co­sas, en­tre ellas el lá­piz pa­ra es­cri­bir sus tres li­bros, lo que la lle­vó a re­cu­rrir a pe­dir ayu­da de ami­gos y fa­mi­lia­res, quie­nes co­la­bo­ra­ron trans­cri­bien­do lo que ella les dic­ta­ba. Su pri­me­ra obra fue el libro de poe­mas "De Blan­co y Ne­gro, las co­sas que so­lo me pa­san a mí", con el que con­cur­só en el pre­mio Ri­car­do Mi­ró. En su se­gun­da obra, ti­tu­la­da "Me­mo­rias de al­guien que qui­so cam­biar", plas­ma sus vi­ven­cias en el Ip­he, su en­torno fa­mi­liar y su co­ti­dia­ni­dad. Mien­tras que su ter­cer libro, de­no­mi­na­do "Hay­deé Bec­kles en blan­co y ne­gro", es una con­ti­nua­ción de su re­la­to bio­grá­fi­co y na­rra de ma­ne­ra sen­ci­lla su ex­pe­rien­cia en los via­jes pa­ra al­zar la voz por las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, así co­mo los obs­tácu­los que la han for­ta­le­ci­do.

Hay­dée re­pre­sen­tó a las Amé­ri­cas en el Con­gre­so Mun­dial de

In­clu­sión, en 2006, en Mé­xi­co, don­de se tra­ta­ron te­mas co­mo la vio­len­cia y la fa­mi­lia. Ha es­ta­do dos ve­ces en la se­de de las Na­cio­nes Uni­das. Ade­más ha via­ja­do a Áfri­ca, Lon­dres, Fran­cia, Ho­lan­da, Ru­ma­nia, Ale­ma­nia, Ni­ca­ra­gua, Bra­sil, Cos­ta Ri­ca y Co­lom­bia. "Apren­dí de Na­cio­nes Uni­das que en to­do el mundo las reali­da­des son muy di­fe­ren­tes, y las per­so­nas tie­nen que lu­char pa­ra lle­gar a ser al­guien. Hay lu­ga­res don­de ni si­quie­ra per­mi­ten que las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad ha­blen ni se mue­van, pe­ro ca­da país es­tá lu­chan­do por sus de­re­chos", re­cal­ca.

Bec­kles es una mu­jer re­si­lien­te. Aten­dió a su ma­dre du­ran­te cin­co años, mien­tras atra­ve­sa­ba por un cán­cer que le diag­nos­ti­ca­ron (so­bre es­te te­ma y los re­tos que im­po­ne el en­torno a una per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad es su cuar­to libro), ade­más su mo­vi­li­dad se ha vis­to aún más afec­ta­da, lue­go de un ac­ci­den­te que su­frió ha­ce 4 años su­bien­do a un me­tro­bús. Ser mu­jer, ne­gra y con dis­ca­pa­ci­dad ha si­do una com­bi­na­ción desafian­te, pe­ro ella nun­ca se ha ren­di­do. "Siempre voy ha­cia ade­lan­te y no mi­ro a otro la­do. En una reunión una per­so­na di­jo que yo te­nía esas tres co­sas ma­las, y eso me de­jó con los ojos abier­tos. Na­da de eso me im­por­ta­ba".

An­tes de sa­lir de la ca­sa, de­jan­do atrás los li­bros, fi­jo mi vis­ta so­bre una pared de la sa­la. Se vi­sua­li­za un re­tra­to de Hay­dée re­ci­bien­do un re­co­no­ci­mien­to. "A los 50 años, el pre­si­den­te To­rri­jos y su es­po­sa Vi­vian me ce­le­bra­ron mi cum­ple en la Pre­si­den­cia por mis logros. Me die­ron una condecorac­ión, la Or­den Gu­mer­sin­da Páez... to­do eso fue por las ga­nas de lu­char", di­jo una hu­mil­de Hay­dée, quien so­lo quie­re ser re­cor­da­da co­mo "una per­so­na que hi­zo to­do lo que pu­do, por­que si no lo ha­ces aho­ra, nun­ca lo vas a ha­cer".

La fuer­za del amor

Ha­ce 25 años, An­gé­li­ca Cam­pos na­ció con sín­dro­me de Down, una car­dio­pa­tía con­gé­ni­ta y leu­ce­mia. Una ci­ru­gía en Ca­na­dá y di­ver­sos tra­ta­mien­tos han ex­ten­di­do una vi­da que los doc­to­res pen­sa­ron du­ra­ría so­lo días. Qui­zás por eso, ella se de­fi­ne a sí mis­ma co­mo una per­so­na a quien le gus­ta "son­reír y tra­ba­jar".

"A mí me en­can­ta tra­ba­jar. Yo me le­van­to tem­prano, es­toy aquí tra­ba­jan­do muy du­ro y gano mi sa­la­rio", di­ce con una chis­pa es­pe­cial. "An­gie", co­mo la lla­man por ca­ri­ño, la­bo­ra des­de ha­ce 4 años en el de­par­ta­men­to de Re­cur­sos Hu­ma­nos del Ip­he, en Bet­ha­nia. Al lle­gar al lu­gar, es ella una de las tres re­cep­cio­nis­tas que aco­ge a los vi­si­tan­tes. Su par­ti­cu­la­ri­dad es su ama­bi­li­dad y su gran son­ri­sa.

An­gie re­ci­be los do­cu­men­tos que lle­gan a Re­cur­sos Hu­ma­nos, los pa­sa por el re­loj y los fir­ma, lue­go los re­gis­tra en el sis­te­ma y los dis­tri­bu­ye a las per­so­nas que los de­ben di­li­gen­ciar. "Tam­bién apo­ya en las di­fe­ren­tes sec­cio­nes del de­par­ta­men­to, sa­can­do fo­to­co­pias y ar­chi­van­do do­cu­men­tos. Ella es nues­tra es­tre­lla", di­ce Ane­la Mendoza, com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo. El am­bien­te en aque­llas ofi­ci­nas es de ca­ma­ra­de­ría, to­dos di­cen co­sas po­si­ti­vas de An­gie y ex­pre­san es­tar or­gu­llo­sos de la jo­ven.

"Su par­ti­cu­la­ri­dad es que ma­ne­ja los nom­bres y ape­lli­dos de to­dos. Al­go im­por­tan­te es la aten­ción al pú­bli­co, por­que cuan­do al­guien lle­ga a re­cep­ción, ella lo re­ci­be ama­ble­men­te y sa­be di­ri­gir­lo ha­cia la ana­lis­ta don­de co­rres­pon­de", agre­ga Kat­hia Mar­tí­nez, otra de sus com­pa­ñe­ras.

Hil­ma Ra­mos es la je­fa de An­gé­li­ca. Ase­ve­ra que es un "ho­nor y una ben­di­ción po­der con­tar con per­so­nas co­mo An­gie, que tie­nen sus ta­len­tos, co­mo to­dos no­so­tros, y su­man en la ins­ti­tu­ción con su tra­ba­jo dia­rio". In­sis­te que no mi­ra la dis­ca­pa­ci­dad, sino las ha­bi­li­da­des de la jo­ven re­cep­cio­nis­ta. "Es cui­da­do­sa de su tra­ba­jo, a ve­ces hay que guiar­la un po­co, pe­ro es muy res­pon­sa­ble. Ella asu­me to­das sus fun­cio­nes con un sen­ti­do de per­te­nen­cia y em­po­de­ra­mien­to, si­gue al pie de la le­tra las ins­truc­cio­nes, es ce­lo­sa de su tra­ba­jo... Eso es al­go que to­dos de­be­ría­mos te­ner". En el De­par­ta­men­to de Re­cur­sos Hu­ma­nos la­bo­ran dos per­so­nas más con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual.

¿Có­mo pu­do An­gie rom­per es­te­reo­ti­pos y lle­gar a don­de es­tá hoy? La ma­dre, Fran­cia de Cam­pos, ase­gu­ra que tra­tar­la igual que a sus dos her­ma­nas

fue fun­da­men­tal. "To­dos la apo­yá­ba­mos, ce­le­brá­ba­mos sus logros y la im­pul­sá­ba­mos a con­ti­nuar. Siempre par­ti­ci­pa­ba de fiestas y reunio­nes fa­mi­lia­res... Tu­vo una fa­mi­lia que en to­do mo­men­to le ha­cía sen­tir que era ama­da e im­por­tan­te".

Sus es­tu­dios los hi­zo en una es­cue­la in­clu­si­va, la Pa­na­me­ri­can School, y pu­do sa­lir ade­lan­te con te­ra­pia fí­si­ca y de len­gua­je. Al cul­mi­nar el ba­chi­ller es­tu­dió por un año en el Ins­ti­tu­to de Gas­tro­no­mía IGA, pe­ro se re­ti­ró por pro­ble­mas de sa­lud. Su de­seo de tra­ba­jar le lle­vó a to­car las puer­tas de la ac­tual di­rec­to­ra del Ip­he, quien la con­tra­tó en la ins­ti­tu­ción, en el De­par­ta­men­to de Re­cur­sos Hu­ma­nos. Ini­ció en men­sa­je­ría y lue­go pa­só a ar­chi­var, gra­cias a la ayu­da de sus com­pa­ñe­ros y a los co­no­ci­mien­tos que ha­bía ad­qui­ri­do en la Fun­da­ción Ca­mi­ne­mos Jun­tos.

"Le en­se­ña­mos a ser res­pe­ta­da, a de­fen­der su dig­ni­dad, que te­nía de­re­chos y que po­día lo­grar lo que que­ría. Par­ti­ci­pa­ba en las ac­ti­vi­da­des de la es­cue­la. En el su­per­mer­ca­do le en­se­ña­mos a ha­cer sus pe­di­dos. Ella cre­ció sa­bien­do su con­di­ción, que de­bía es­for­zar­se y que te­nía ta­len­to", co­men­ta de Cam­pos, agre­gan­do que su lu­cha siempre fue que la gen­te vie­ra a su hi­ja por la per­so­na y no por su dis­ca­pa­ci­dad.

An­gé­li­ca con­si­de­ra a las per­so­nas del Ip­he co­mo su otra "fa­mi­lia". Di­ce que le gus­ta te­ner su pla­ta pa­ra com­prar, ade­más desea te­ner un ca­rro y una ca­sa. Sue­ña a fu­tu­ro con es­tu­diar Sis­te­mas y con un "no­vio her­mo­so y muscu­loso".

Cla­ve de la in­clu­sión

La in­clu­sión no de­be ser un poe­ma es­cri­to en un pa­pel que se lee, sue­na ro­mán­ti­co y lue­go tal vez se nos ol­vi­da. No. To­da per­so­na tie­ne de­re­chos, de­be­res y li­ber­ta­des am­pa­ra­das por la Cons­ti­tu­ción, y de­be ha­ber igual­dad de con­di­cio­nes pa­ra to­dos. Sin ob­viar a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad.

En Pa­na­má se han he­cho avan­ces en es­te te­ma y exis­te un mar­co le­gal pa­ra que ha­ya igual­dad y equi­dad. Ade­más de la Cons­ti­tu­ción, en el país exis­te la Ley N.°15 del 31 de ma­yo de 2016, que re­for­ma la Ley 42 de 1999 y es­ta­ble­ce la equi­pa­ra­ción de opor­tu­ni­da­des pa­ra las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad.

Una de las for­mas de lo­grar que se res­pe­te la dig­ni­dad de es­te gru­po es que a ca­da in­di­vi­duo se le pres­ten las con­di­cio­nes pa­ra que sea un adul­to pro­duc­ti­vo. La po­lí­ti­ca na­cio­nal de aten­ción a la po­bla­ción con dis­ca­pa­ci­dad ha­ce én­fa­sis en la in­clu­sión a la sa­lud, edu­ca­ción, tra­ba­jo, ac­ce­si­bi­li­dad uni­ver­sal, vi­da co­mu­ni­ta­ria, ocio, de­por­te y cul­tu­ra, con la par­ti­ci­pa­ción de or­ga­ni­za­cio­nes y clu­bes cí­vi­cos. La edu­ca­ción es ele­men­tal. En es­te sen­ti­do, exis­ten or­ga­ni­za­cio­nes y en­ti­da­des co­mo el Ip­he, que ve­lan por­que se cum­pla es­te de­re­cho. "El Ip­he es una ins­ti­tu­ción del sec­tor edu­ca­ti­vo, que brin­da re­cur­sos, ser­vi­cios y apo­yo en es­cue­las de edu­ca­ción es­pe­cial y en es­cue­las in­clu­si­vas a más de 17 mil es­tu­dian­tes", en­fa­ti­za Ma­ru­ja Gor­day. En to­tal, la ins­ti­tu­ción cuen­ta con 1,103 do­cen­tes nom­bra­dos en el te­rri­to­rio na­cio­nal, te­nien­do co­ber­tu­ra en ca­si 700 es­cue­las jun­to con los 1,200 maes­tros es­pe­cia­les de­sig­na­dos por el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción. Ade­más, el Ip­he tra­ba­ja de la mano con la Di­rec­ción de Igual­dad de Opor­tu­ni­da­des del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo (Mi­tra­del) pa­ra po­der ubi­car en pla­zas de em­pleo a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad y es­ta­ble­cer al­gu­nos me­ca­nis­mos de apo­yo du­ran­te un tiem­po de­ter­mi­na­do has­ta que la per­so­na pue­da es­ta­bi­li­zar­se en el en­torno y que la em­pre­sa se con­vier­ta en un am­bien­te in­clu­si­vo. "Siempre le de­ci­mos a los em­pre­sa­rios que más que una opor­tu­ni­dad, es un de­re­cho", ma­ni­fies­ta Gor­day, es­cla­re­cien­do que se tra­ta de una ex­pe­rien­cia fa­vo­ra­ble pa­ra to­dos, ya que la cul­tu­ra de la or­ga­ni­za­ción me­jo­ra por­que los tra­ba­ja­do­res se vuel­ven más hu­ma­nos.

Des­de el Ip­he tam­bién se ade­lan­tan otras ini­cia­ti­vas. En 2016 co­men­za­ron las ca­rre­ras téc­ni­cas in­ter­me­dias, una pro­pues­ta de edu­ca­ción pro­fe­sio­nal y téc­ni­ca, don­de quie­nes par­ti­ci­pan re­ci­ben una cer­ti­fi­ca­ción de las di­rec­cio­nes re­gio­na­les del Me­du­ca. Tam­bién desa­rro­llan una pro­pues­ta de em­pleo con apo­yo de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la Sín­dro­me de Down, que en 10 años ha co­lo­ca­do a más de 10 mil per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual, es­pe­cial­men­te mu­je­res.

"Te­ne­mos to­do, el mar­co ju­rí­di­co, nor­ma­ti­vo, pe­ro el asun­to es que hay que afi­nar to­da­vía al­gu­nos me­ca­nis­mos pa­ra que ha­ya más re­cur­sos, pre­su­pues­to, opor­tu­ni­da­des en esas áreas de di­fí­cil ac­ce­so y de ex­tre­ma po­bre­za", ex­pre­sa Gor­day, aco­tan­do que es me­nes­ter ha­cer una si­ner­gia en­tre el Es­ta­do, la so­cie­dad ci­vil y la co­mu­ni­dad, "pa­ra po­der que esas po­lí­ti­cas que ya exis­ten, que ra­ti­fi­ca­mos co­mo país y que es­tán con­sig­na­das en la Ley 15 de Equi­pa­ra­ción de Opor­tu­ni­da­des, se ha­gan reali­dad y se cum­plan".■

Al­ber­ti­na Navarro pre­si­dió en tres oca­sio­nes la Unión Na­cio­nal de Cie­gos.

Hay­dée Bec­kles ha re­pre­sen­ta­do a Pa­na­má en las Na­cio­nes Uni­das.

An­gé­li­ca Cam­pos la­bo­ra en el De­par­ta­men­to de Re­cur­sos Hu­ma­nos del Ip­he.

Ma­ru­ja Gor­day de Villalobos, di­rec­to­ra ge­ne­ral del Ip­he, se­rá la mi­nis­tra de Edu­ca­ción en el pró­xi­mo go­bierno de Lau­ren­tino Cor­ti­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.