Piel ra­dian­te en los hom­bres

Con el cons­tan­te afei­ta­do, es ne­ce­sa­ria una ru­ti­na de be­lle­za mas­cu­li­na pa­ra lu­cir la piel sa­lu­da­ble, jo­ven e hi­dra­ta­da.

Mujer (Panama) - - Index -

El cui­da­do de la piel de­be ser siempre una prio­ri­dad. Al igual que las mu­je­res, los hom­bres tam­bién de­ben li­diar con pro­ble­mas co­mo la sen­si­bi­li­dad, el ac­né o el en­ve­je­ci­mien­to, y co­mo a to­do ser hu­mano, a los ca­ba­lle­ros les gus­ta lu­cir una piel sa­lu­da­ble.

La piel mas­cu­li­na, tan­to en el ros­tro co­mo en el res­to del cuer­po, es dis­tin­ta a la fe­me­ni­na: En ge­ne­ral, la piel de los va­ro­nes es más grue­sa, más gra­sa y en­ve­je­ce de otra for­ma, por lo que los der­ma­tó­lo­gos re­co­mien­dan siempre un cui­da­do más per­so­na­li­za­do.

Di­fe­ren­cias en la piel mas­cu­li­na

Franz Bar­nes, der­ma­tó­lo­go pa­na­me­ño del Cen­tro Der­mo y La­ser Skin Ca­re, com­par­te fac­to­res pun­tua­les que di­fe­ren­cian la piel mas­cu­li­na de la fe­me­ni­na. En pro­me­dio, la piel mas­cu­li­na es al­re­de­dor del 20% más grue­sa. Con­tie­ne más co­lá­geno y tie­ne un as­pec­to más com­pac­to y fir­me.

Los hom­bres tie­nen más glán­du­las se­bá­ceas, así co­mo po­ros más gran­des. Pro­du­ce el do­ble de se­bo que la fe­me­ni­na, por lo que la piel es más gra­sa y bri­llan­te. Co­mo re­sul­ta­do, su pH es in­fe­rior y es más pro­pen­sa a pre­sen­tar im­pu­re­zas y ac­né. Los hom­bres adul­tos son más ten­dien­tes a pre­sen­tar piel se­ca.

La ru­ti­na de cui­da­do más ade­cua­da

Aun­que la ru­ti­na es bá­si­ca­men­te idén­ti­ca pa­ra am­bos se­xos, el doc­tor Bar­nes con­si­de­ra que la lim­pie­za, hi­dra­ta­ción, pro­tec­ción so­lar y los pro­duc­tos an­ti­oxi­dan­tes son de los pa­sos más im­por­tan­tes. Re­co­mien­da lim­piar el ros­tro dos ve­ces al día y lue­go de prac­ti­car al­gún de­por­te o ir al gim­na­sio. En cuan­to a la hi­dra­ta­ción, acon­se­ja com­prar pro­duc­tos de rá­pi­do ab­sor­ción, sin olor y co­lor, li­ge­ros y ma­ti­fi­can­tes. La fun­ción de la hu­mec­ta­ción es nu­trir y en­ri­que­cer la piel pa­ra dar un as­pec­to más jo­ven, re­du­cir el ex­ce­so de se­bo y gra­sa.

La pro­tec­ción so­lar es uno de los pi­la­res en la ru­ti­na dia­ria. El blo­quea­dor no so­lo pre­vie­ne el ries­go de cán­cer de piel, sino que tam­bién evi­ta la apa­ri­ción de man­chas y otras le­sio­nes. En cuan­to a los pro­duc­tos an­ti­oxi­dan­tes, su­gie­re los “an­ti­aging” que pue­den ser apli­ca­dos por la no­che.

Bar­nes co­men­ta que los sig­nos de en­ve­je­ci­mien­to aparecen más tar­de en la piel del hom­bre, pe­ro su­ce­den con ma­yor ra­pi­dez una vez co­mien­zan. Ade­más, los chi­cos se ven más afec­ta­dos por la fla­ci­dez de la piel, oje­ras y bol­sas os­cu­ras.

La ex­fo­lia­ción jue­ga un pa­pel im­por­tan­te en la ru­ti­na de be­lle­za, ya que con­si­gue eli­mi­nar las cé­lu­las muer­tas que es­tán pre­sen­tes en la su­per­fi­cie de la piel y que di­fi­cul­tan su res­pi­ra­ción. Ade­más, ayu­dar a eli­mi­nar el ex­ce­so de se­bo e im­pu­re­zas, y apor­ta lu­mi­no­si­dad a la piel. De­be ha­cer­se una vez por se­ma­na.

Tam­bién es ne­ce­sa­rio ha­cer­se una lim­pie­za pro­fun­da. Mar­ti­na de Al­veo, cos­me­tó­lo­ga del Ro­yal Cen­ter, co­men­ta que cer­ca del 40% de sus pa­cien­tes son hom­bres y con fre­cuen­cia asis­ten por una lim­pie­za pro­fun­da, fo­li­cu­li­tis y tra­ta­mien­tos de bol­sas y oje­ras.

Las lim­pie­zas pro­fun­das con un pro­fe­sio­nal idó­neo son la me­jor op­ción pa­ra re­vi­ta­li­zar el cu­tis. “Con ella se lim­pia, to­ni­fi­ca y ex­fo­lia. La piel se ve más fi­na y to­ni­fi­ca­da. Yo la oxi­geno por­que así el ros­tro se ve­rá más jo­ven, con me­nos im­per­fec­cio­nes y más lu­mi­no­so”, co­men­ta la cos­me­tó­lo­ga, quien ade­más acon­se­ja rea­li­zar­se la lim­pie­za una vez por mes.

¡Una bar­ba que im­pre­sio­na!

Te­ner cui­da­do al mo­men­to de afei­tar­se evi­ta­rá la apa­ri­ción de fo­li­cu­li­tis o ve­llos en­te­rra­dos que pue­den pro­vo­car irri­ta­ción o der­ma­ti­tis.

El doc­tor Bar­nes com­par­te al­gu­nos “tips” bá­si­cos de cui­da­do pa­ra las bar­bas.

La­var el ros­tro dos ve­ces al día. Re­co­men­da­ble usar ja­bo­nes neu­tros o con un pH si­mi­lar al de la piel. Usar un cham­pú sua­ve o me­di­ca­do (pre­via­men­te re­ce­ta­do por un der­ma­tó­lo­go) pa­ra la­var la bar­ba en ca­so de al­gu­na afec­ción co­mo der­ma­ti­tis se­bo­rrei­ca, fo­li­cu­li­tis o al­gu­na irri­ta­ción.

Siempre apli­car un hi­dra­tan­te. No ol­vi­dar el pro­tec­tor so­lar, ya que la piel que­da igual ex­pues­ta aun­que se ten­ga bar­ba.

Pa­ra el afei­ta­do se de­be usar una toa­lla con agua ti­bia pa­ra abrir los po­ros y evi­tar la irri­ta­ción de la piel; lue­go apli­car es­pu­ma o cre­ma de afei­tar. El cor­te de­be rea­li­zar­se en el sen­ti­do del cre­ci­mien­to y no en di­rec­ción con­tra­ria. Fi­na­li­zar con una lo­ción hi­dra­tan­te.

LU­CAS NAVARRO lna­va­[email protected]­sa.com gar­con­lu­cas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.