ATA­VÍO DE LA montuna

Re­co­men­da­cio­nes y pa­so a pa­so pa­ra lu­cir la in­du­men­ta­ria tra­di­cio­nal con tem­ble­ques de co­lo­res.

Mujer (Panama) - - Beauty - KAREN BER­NAL kber­[email protected]­sa.com @le­tras­con­ka­ren

La pollera montuna es una de las in­du­men­ta­rias más uti­li­za­das en los di­fe­ren­tes even­tos fol­kló­ri­cos, jun­to a la pollera de ga­la y la ca­mi­so­la. Aun­que no exis­te un có­di­go co­mo tal pa­ra el uso “co­rrec­to” de es­ta in­du­men­ta­ria tra­di­cio­nal, sí es ideal te­ner pre­sen­te al­gu­nas con­si­de­ra­cio­nes de es­tu­dio­sos a la ho­ra de lu­cir el tra­je. Por ejem­plo, el in­ves­ti­ga­dor de in­du­men­ta­rias tra­di­cio­na­les, Eduar­do Cano Es­pino, su­gie­re uti­li­zar la montuna de for­ma sen­ci­lla. “Se­gún la re­gión, se ata­vía de di­fe­ren­tes for­mas, ya sea con som­bre­ro o tem­ble­ques de co­lo­res. Se uti­li­zan de uno a dos pa­res de pei­ne­tas y no se de­be po­ner pei­ne­tas ro­ba­co­ra­zo­nes”, di­ce. Agre­ga que el ves­tua­rio se de­be com­ple­men­tar con za­pa­tos de pa­na ne­gros o del co­lor del en­ja­re­ta­do.

Cano tam­bién aconseja ser muy cui­da­do­sas al mo­men­to de es­co­ger el lar­go, co­lor y gro­sor de los mo­ños, si se va a usar ca­be­llo ar­ti­fi­cial. “Lo pre­fe­ri­ble es uti­li­zar el ca­be­llo cor­to suel­to con som­bre­ro, usar jo­yas me­su­ra­da­men­te, no lle­var tem­ble­ques

blan­cos ni re­bo­zo de ra­yas estilo ha­ma­ca”, di­ce. Tam­po­co se pue­de usar gar­gan­ti­llas ni za­pa­tos de sa­tín con he­bi­llas; y en ca­so de op­tar por ac­ce­so­rios tejidos, es­tos siem­pre de­ben ir en blan­co.

En es­te ca­so, Tay­ra Gis­sel de Br­yon arre­gla a Ve­ró­ni­ca Ra­quel San­tos, quien lu­ce una pollera montuna san­te­ña, una de las va­rian­tes a ni­vel na­cio­nal. El ata­vío de una da­ma que por­ta es­te ti­po de in­du­men­ta­ria (que se ca­rac­te­ri­za por te­ner una es­truc­tu­ra ador­na­da con la­bo­res co­rri­das tra­ba­ja­das a mano y con en­ca­je de mun­di­llo ar­te­sa­nal) es muy lla­ma­ti­vo, se­gún se­ña­la Tay­ra, ya que ade­más de lo vis­to­so que re­sul­ta el tra­je por sus la­bo­res y tejidos ar­te­sa­na­les, el arre­glo de la ca­be­za se rea­li­za con tem­ble­ques (o to­ca­dos) de co­lo­res.

El arre­glo con tem­ble­que de co­lo­res no es exclusivo de la pollera montuna san­te­ña. Tam­bién se uti­li­za con las otras va­rian­tes de montuna, ex­cep­to los po­lle­ri­nes de Cho­rre­ra, las mon­tu­nas de pa­jo­nal, las de Co­clé del Nor­te, las ocue­ñas y la de Ve­ra­guas, tal co­mo in­di­ca Cano.

En cuan­to a las jo­yas, se­gún el pro­fe­sor Cano no exis­te un re­gla­men­to so­bre las can­ti­da­des, pe­ro Tay­ra aconseja usar po­cas, en­tre ellas: ta­pa hue­so o cin­ta ne­gra con me­da­lla; ca­de­na cha­ta, gua­cha­pa­lí y co­la de pa­to. En las ore­jas se co­lo­can zar­ci­llos, dor­mi­lo­nas o tan­gos, y en las ma­nos, ani­llo de ma­ni­to o li­sos ( no se uti­li­za pie­dra).

De Br­yon in­sis­te que al arre­glar a una mu­jer que lle­ve pues­ta una montuna, es fun­da­men­tal “siem­pre ha­cer un check list de los ac­ce­so­rios a uti­li­zar, por más pe­que­ño que sea el arre­glo, así se evi­ta de­mo­ras y re­tra­sos al mo­men­to de ata­viar­se”. De igual mo­do, re­co­mien­da no com­bi­nar es­ti­los de di­ver­sas re­gio­nes y si se lle­va re­bo­zo, es­te de­be ser con las la­bo­res de la ca­mi­sa o blan­co.

Aun­que Cano ex­pre­sa que el fol­clor evo­lu­cio­na y que el uso de la ves­ti­men­ta tra­di­cio­nal que­da a dis­cre­ción de ca­da quien, sí opi­na que las per­so­nas de­ben in­for­mar­se y que se de­ben ha­cer ac­cio­nes pa­ra edu­car a la po­bla­ción y no caer en es­ti­li­za­cio­nes que des­vían el uso de los di­fe­ren­tes trajes tra­di­cio­na­les.■

An­tes de co­lo­car los tem­ble­ques, la mu­jer de­be pei­nar­se di­vi­dien­do en dos el ca­be­llo y con la par­ti­du­ra cen­tra­da. Se for­man dos tren­zas que de­ben ser fi­ja­das de­trás de la ore­jas, for­man­do co­cas o ce­bo­llas. Tam­bién de­be es­tar ma­qui­lla­da lo más sua­ve o na­tu­ral po­si­ble. Se co­lo­ca la ca­mi­sa, la enagua (en es­te ca­so tam­bién co­lo­ca­mos la fal­da), las ca­de­nas y zar­ci­llos.

El arre­glo de la ca­be­za pro­pia­men­te co­mien­za co­lo­can­do dos pa­res de pei­ne­tas de bal­cón. Nun­ca se usa la ro­ba­co­ra­zón.

Al­re­de­dor del mo­ño se co­lo­can las tren­zas ar­ti­fi­cia­les del mis­mo tono del ca­be­llo. De­ben que­dar pa­re­jas en la ter­mi­na­ción, don­de se po­nen mo­ños del co­lor del en­ja­re­ta­do.

Los pri­me­ras tem­ble­ques que se ubi­can son los ta­pao­re­jas (uno de ca­da la­do). La fun­ción de es­te adorno es ta­par las ore­jas, no los zar­ci­llos.

Por úl­ti­mo, las flo­res o re­lle­nos in­di­vu­dua­les, que se usan pa­ra cu­brir los es­pa­cios que que­dan vi­si­bles. Se po­nen de 7 a 8 pa­res, de­pen­dien­do del ta­ma­ño de la ca­be­za y la abun­dan­cia del ca­be­llo.

Lue­go se co­lo­can dos pa­res de ta­pa­mo­ños (tem­ble­ques más lar­gos) de ca­da la­do. Se po­nen en­ci­ma de los mo­ños, co­mo lo in­di­ca su nom­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.