AIDA VILLARREAL

Una vi­da de­di­ca­da a la pro­tec­ción de la In­fan­cia y la Ado­les­cen­cia

Mujer (Panama) - - Mujer De Éxito - LAU­RA MA­RÍN rti­ran­doa­ne­gro

La co­mi­sio­na­da de la Po­li­cía de Ni­ñez y Ado­les­cen­cia, Aida Villarreal, cum­ple 25 años en el cuer­po co­mo res­pon­sa­ble de una en­ti­dad que ca­da vez tie­ne más pro­ta­go­nis­mo en la so­cie­dad pa­na­me­ña.

¿Qué re­pre­sen­ta la Po­li­cía de Ni­ñez y Ado­les­cen­cia pa­ra Pa­na­má?

Des­de 1994, cuan­do se crea el Có­di­go de la Fa­mi­lia y el Me­nor en Pa­na­má, no­so­tros na­ce­mos co­mo un cuer­po es­pe­cia­li­za­do en esa mis­ma Ley 3, en el ar­tícu­lo 592. Hay le­yes, pro­to­co­los, de­cre­tos, etc., que ri­gen es­pe­cí­fi­ca­men­te so­bre los ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes y, por eso, se con­si­de­ra ne­ce­sa­rio la crea­ción de es­te ser­vi­cio, pa­ra ga­ran­ti­zar­le a esa po­bla­ción, más vul­ne­ra­ble, una pro­tec­ción.

¿Có­mo ha evo­lu­cio­na­do la en­ti­dad en es­te tiem­po?

Los pri­me­ros años no fue­ron fá­ci­les. No­so­tros te­ne­mos una la­bor que, al fi­nal, re­dun­da en que to­dos los ciu­da­da­nos re­quie­ren de la mis­ma aten­ción y de la mis­ma pro­tec­ción, que to­dos te­ne­mos las mis­mas ne­ce­si­da­des. Pe­ro con el tiem­po he­mos ido apren­dien­do que el ni­ño re­quie­re y ne­ce­si­ta una aten­ción es­pe­cial y que no­so­tros te­ne­mos que, no so­lo ga­ran­ti­zar­le sus de­re­chos, sino pro­te­ger­los.

Y los ni­ños y jó­ve­nes, ¿han cam­bia­do mu­cho en es­tos años?

Sí, de­fi­ni­ti­va­men­te que sí. Es otro mun­do. Es­ta­mos tra­tan­do que los adul­tos, los pa­dres o el tu­tor, quien ten­ga ni­ños y ni­ñas a su cui­da­do, com­pren­da que es­ta­mos vi­vien­do tiem­pos dis­tin­tos, que no po­de­mos se­guir mi­ran­do ha­cia el pa­sa­do.

¿Que­re­mos po­nér­se­lo to­do muy fá­cil a los jó­ve­nes de hoy en día?

No­so­tros, mu­chas ve­ces, co­mo adul­tos, que­re­mos en­tre­gar­les el fu­tu­ro a nues­tros ni­ños, pe­ro te­ne­mos que en­ten­der que el ni­ño, des­de ya, pue­de ir cons­tru­yen­do ese fu­tu­ro que él va a he­re­dar, en el que él va a tra­ba­jar. ¿Por qué? Por­que él sa­brá que cons­tru­yó, que tra­ba­jó eso, que se fue em­po­de­ran­do has­ta que el día de ma­ña­na se va a sen­tir im­por­tan­te, sen­ti­rá que él fue útil des­de su ni­ñez.

¿Có­mo in­flu­ye el cam­bio del rol fa­mi­liar que se es­tá dan­do en la so­cie­dad en esos ni­ños y jó­ve­nes?

Hoy en día sa­len pa­pá y ma­má a tra­ba­jar y sa­be­mos que nues­tros ni­ños y jó­ve­nes pa­san mu­cho tiem­po so­los en ca­sa. Pe­ro el pro­ble­ma no es­tá tan­to en las ho­ras que el pa­dre es­tá afue­ra, sino en ese des­pren­di­mien­to que ha­cen los pa­dres de sus hi­jos. No­so­tros los adul­tos te­ne­mos al­gu­nas fa­llas: es­ta­mos tra­ba­jan­do, es­ta­mos can­sa­dos, lle­ga­mos a la ca­sa, a lo me­jor el ni­ño o el ado­les­cen­te es­tá lleno de emo­cio­nes, de co­sas que nos quie­ra con­tar, pe­ro no­so­tros qui­zás es­ta­mos pen­san­do que hay que ha­cer la ce­na, arre­glar las co­sas pa­ra el día si­guien­te, ya es tar­de… y en­ton­ces nos ol­vi­da­mos que a ese ni­ño al­go le pa­só en la es­cue­la, al­go tie­ne que con­tar­nos, tie­ne la ne­ce­si­dad. Ahí es don­de va­mos ha­cien­do esa bre­cha, y va­mos crean­do ese aban­dono en que ellos se sien­ten.

Y us­ted, ¿có­mo y por qué de­ci­de ha­cer­se po­li­cía?

Em­pe­cé a tra­ba­jar en el año 88 co­mo se­cre­ta­ria en las Fuer­zas de De­fen­sa y ahí, en ese am­bien­te, fue des­per­tan­do en mí el amor y la pa­sión por ese tra­ba­jo. Siem­pre lo vi co­mo un

Si no da­mos par­ti­ci­pa­ción a los jó­ve­nes, va­mos a se­guir sa­can­do con­clu­sio­nes co­mo adul­tos de lo que a ellos les afec­ta.

tra­ba­jo sa­cri­fi­ca­do, pe­ro co­mo un tra­ba­jo bueno, que qui­zás en el ca­mi­nar uno ve sin­sa­bo­res, pe­ro tam­bién ve mu­chas, mu­chas opor­tu­ni­da­des, mu­chas sa­tis­fac­cio­nes pro­fe­sio­na­les y tam­bién fa­mi­lia­res. Yo he vi­vi­do có­mo per­so­nas se me acer­can y se emo­cio­nan de ver una mu­jer con ran­go, una mu­jer pro­fe­sio­nal, que es­tá den­tro de es­tas ins­ti­tu­cio­nes, las cua­les des­de sus ini­cios fue­ron crea­das pa­ra hom­bres.

¿Cuá­les son las fun­cio­nes de su car­go ac­tual?

Aquí en la Po­li­cía de Ni­ñez y Ado­les­cen­cia yo soy la je­fa en to­do el país. No­so­tros su­per­vi­sa­mos los pro­ce­di­mien­tos, so­mos los que re­gi­mos to­dos los pro­gra­mas de pre­ven­ción que se dan en to­das las es­cue­las del país. En es­tos mo­men­tos es­ta­mos tra­ba­jan­do en me­sas téc­ni­cas —tam­bién per­te­ne­ce al Con­se­jo Na­cio­nal de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Pre­ven­ción Con­tra la Vio­len­cia en la Ni­ñez y la Ado­les­cen­cia—, tra­ba­ja­mos de la mano con el Me­du­ca, con el Se­nan, con el Se­na­front…

¿Cuál ha si­do su cla­ve pa­ra el éxi­to?

Yo creo que es amar lo que uno ha­ce y te­ner un com­pro­mi­so con ello.

¿Con­si­de­ra que el he­cho de ser mu­jer se lo ha pues­to más di­fí­cil en su ca­rre­ra?

De­fi­ni­ti­va­men­te que el por­cen­ta­je de mu­je­res siem­pre va a ser mu­chí­si­mo me­nos que los va­ro­nes, y qui­zás por esa bre­cha no­so­tras mu­chas ve­ces sen­ti­mos que te­ne­mos me­nos opor­tu­ni­da­des que ellos en cuan­to a pues­tos o asig­na­cio­nes, pe­ro no pue­do de­cir que co­mo mu­jer he te­ni­do di­fi­cul­ta­des de avan­zar. Aquí no­so­tras te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de as­cen­der con los mis­mos be­ne­fi­cios y de­re­chos que tie­nen nues­tros com­pa­ñe­ros va­ro­nes, no­so­tras te­ne­mos que em­po­de­rar­nos e ir crean­do nues­tros es­pa­cios tam­bién pa­ra que se nos den esas opor­tu­ni­da­des.

¿Quién ha si­do o es su mo­de­lo a se­guir?

Yo creo que mi pri­me­ra mo­ti­va­ción fue mi pa­pá, que es un te­nien­te ju­bi­la­do. Siem­pre fue un hom­bre sa­cri­fi­ca­do ya que en esos tiem­pos los sa­la­rios eran muy ba­jos, pe­ro a él no le im­por­ta­ba. Yo veo ese or­gu­llo en él y eso me mo­ti­va a que yo sea una bue­na hi­ja y una bue­na pro­fe­sio­nal.

¿Cuál cree que va a ser su le­ga­do?

Yo creo que es­ta es una bue­na ins­ti­tu­ción, con mu­je­res va­lio­sas y pro­fe­sio­na­les. Yo me de­bo a mis sub­al­ter­nos. En­ton­ces, en la me­di­da que yo pue­da te­ner una bue­na ca­rre­ra y una bue­na en­se­ñan­za ha­cia ellos, ese es el le­ga­do que yo les voy a de­jar. Y siem­pre les di­go que cuan­do yo me re­ti­re quie­ro es­cu­char mu­chas co­sas bue­nas de ellos, por­que si es­cu­cho co­sas ma­las, fra­ca­sé co­mo lí­der, y me voy a sen­tir mal por­que hi­ce mal mi tra­ba­jo. Eso me mo­ti­va a tra­ba­jar y a ha­cer las co­sas bien. Pa­ra es­tar aquí hay que amar es­to, hay que sen­tir­lo.

Un con­se­jo pa­ra las pro­fe­sio­na­les del fu­tu­ro

Que crean en el rol por el que no­so­tros vi­ni­mos a es­te mun­do. Di­cen que Dios nos creó co­mo la ayu­da idó­nea, pe­ro no­so­tros no le da­mos va­lor a esa pa­la­bra. La ver­dad es que so­mos idó­neas, so­mos ca­pa­ces de lo­grar to­do lo que desee­mos o lo que em­pren­da­mos; creo que no hay obs­tácu­lo ni ba­rre­ra, sino uno mis­mo. Con­fíen en la ca­pa­ci­dad que te­ne­mos y nun­ca, nun­ca per­mi­tan que na­die ro­be sus sue­ños.■

Fo­to: Au­re­lio He­rre­ra

Aida Villarreal, aho­ra Co­mi­sio­na­da de la Po­li­cía de Ni­ñez y Ado­les­cen­cia, for­ma par­te de la en­ti­dad des­de su crea­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.