BOXING YO­GA

Una dis­ci­pli­na que com­bi­na la paz y equi­li­brio del yo­ga, con la des­tre­za y ren­di­mien­to fí­si­co del bo­xeo y kick­bo­xing.

Mujer (Panama) - - Salud & Bienestar | Fitness - LU­CAS NA­VA­RRO lna­va­[email protected]­sa.com gar­con­lu­cas

Al pen­sar en yo­ga nor­mal­men­te la men­te se tras­la­da a un am­bien­te de paz y re­la­ja­ción, don­de el in­di­vi­duo se en­cuen­tra con­si­go mis­mo. Por otro la­do, los de­por­tes de com­ba­te co­mo el kick­bo­xing o el bo­xeo, lle­van a vi­sua­li­zar­ba­ta­llas, gol­pes y pa­ta­das con el fin de ven­cer al opo­nen­te.

¿Te has ima­gi­na­do una dis­ci­pli­na don­de am­bas téc­ni­cas se fu­sio­nen? La res­pues­ta es

el “boxing yo­ga”, que per­mi­te, no so­lo un me­jor desem­pe­ño cor­po­ral, sino tam­bién un me­jor con­trol de sí mis­mo.

Es­ta dis­ci­pli­na fue crea­da en el 2014 en un club de bo­xeo al Nor­te de Lon­dres, di­se­ña­do ori­gi­nal­men­te pa­ra bo­xea­do­res. Se bus­ca­ba tra­ba­jar áreas sen­si­bles pa­ra el bo­xea­dor, múscu­los de al­to uso y zo­nas dé­bi­les ex­pues­tas. El “boxing yo­ga” se ideó con el ob­je­ti­vo de brin­dar un estilo de yo­ga pa­ra es­te de­por­te (bo­xeo) en es­pe­cí­fi­co. “De­bi­do a la can­ti­dad de be­ne­fi­cios com­pro­ba­dos que tie­ne su prác­ti­ca, es re­co­men­da­do pa­ra atle­tas, yo­gis y cual­quier per­so­na que bus­que un re­to, tan­to fí­si­co co­mo men­tal”, co­men­ta Ana Ma­ría Cha­nis, fun­da­do­ra de Zen Pa­na­má, el pri­mer es­tu­dio de “boxing yo­ga” en el país.

Per­fec­ta ar­mo­nía

Ana Ma­ría ade­más de po­seer un pro­fe­so­ra­do pa­ra la en­se­ñan­za de yo­ga, me­di­ta­cion y pra­na­ya­ma (res­pi­ra­ción, con­trol de la ener­gía vi­tal), tie­ne una cer­ti­fi­ca­ción en “Boxing Yo­ga Coach”. Con­si­de­ra que cuan­do al­guien ini­cia en una prác­ti­ca co­mo el yo­ga bus­ca en­fo­que, co­ne­xión y es­tar pre­sen­te en el mo­men­to, ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra cual­quier com­ba­te.

El yo­ga y el bo­xeo pa­re­cie­ran ser dos dis­ci­pli­nas que se con­tra­di­cen, pe­ro Ana Ma­ría con­si­de­ra que real­men­te se com­ple­men­tan. “Hay mu­chos es­ti­los de yo­ga que no son tan cal­ma­dos, co­mo el Ash­tan­ga y Po­wer Yo­ga que son muy vi­go­ro­sos (al igual que el boxing yo­ga). Real­men­te, aun­que son más sua­ves que el bo­xeo o kick­bo­xing, son muy exi­gen­tes con el cue­po y la men­te, tal co­mo una arte mar­cial”, ase­ve­ra.

Si bien el ob­je­ti­vo de los de­por­tes de com­ba­te es gol­pear al con­trin­can­te (un ac­to

agre­si­vo), nor­mal­men­te se rea­li­za en un ám­bi­to con­tro­la­do, con re­glas y con el fin de en­con­trar un ba­lan­ce en­tre el en­fo­que y la fuer­za men­tal.

“Es­tas dos dis­ci­pli­nas com­bi­na­das brin­dan el be­ne­fi­cio a las per­so­nas de un en­tre­na­mien­to cru­za­do e in­te­gral. Fí­si­ca­men­te se desa­rro­lla fuer­za, fle­xi­bi­li­dad, me­jo­ra el ren­di­mien­to, au­men­ta la es­ta­mi­na, pre­vie­ne le­sio­nes, tra­ba­ja la pro­pioep­ción (con­cien­cia de nues­tra po­si­ción cor­po­ral en el es­pa­cio) y me­jo­ra el ran­go de mo­vi­mien­to”, co­men­ta Ana Ma­ría. Aña­de que la dis­ci­pli­na ayu­da a la rá­pi­da re­cu­pe­ra­ción, la pér­di­da de pe­so, ace­le­ra el me­ta­bo­lis­mo y me­jo­ra la ca­li­dad de la sa­lud en ge­ne­ral.

El boxing yo­ga tam­bién ayu­da a la men­te, pues apor­ta be­ne­fi­cios co­mo el au­men­to de la au­to­es­ti­ma, me­jo­ra la me­mo­ria y los re­fle­jos, ayu­da a la re­la­ja­ción y la fuer­za men­tal y abre la ven­ta­na de que­rer lle­var un estilo de vi­da más sano y equilibrad­o.

Có­mo prac­ti­car­lo

La coach ase­gu­ra que prac­ti­car la dis­ci­pli­na “es una de­li­cia” por­que mez­cla ele­men­tos del yo­ga, dan­za y bo­xeo, por lo que ha­ce es­pe­cial én­fa­sis en la mo­vi­li­dad, sol­tar­se, re­la­jar el cuer­po, sua­vi­zar los mo­vi­mien­tos, con­tro­lar la res­pi­ra­ción y mu­cho con­trol de la fuer­za pa­ra desa­rro­llar agi­li­dad, blan­ce y flui­dez.

“La se­cuen­cia du­ra 60 mi­nu­tos y se es­truc­tu­ra en 4 eta­pas: ca­len­ta­mien­to, for­ta­le­ci­mien­to, mo­vi­li­dad y re­la­ja­ción. En­tre to­das las eta­pas se rea­li­zan 12 rounds, y ca­da round se re­pi­te dos ve­ces. En el pri­mer set va­mos más len­to, sos­te­ne­mos más las pos­tu­ras pa­ra que el es­tu­dian­te se fa­mi­lia­ri­ce y eso nos per­mi­te me­dir el ni­vel del es­tu­dian­te. En el se­gun­do set va­mos un po­co más rá­pi­do y flui­do”, afir­ma Ana Ma­ría.

La ins­truc­to­ra re­co­mien­da es­ta dis­ci­pli­na pa­ra pa­re­jas, ado­les­cen­tes y, en ge­ne­ral, pa­ra in­di­vi­duos que bus­quen al­go me­nos con­ven­cio­nal, que se reali­ce en gru­po pequeños y sir­va pa­ra li­be­rar ener­gía, y so­bre to­do, pa­ra en­trar en con­di­cio­nes rá­pi­da­men­te. “Lo úni­co que se ne­ce­si­ta es de­ter­mi­na­ción pa­ra ha­cer los cam­bios ne­ce­sa­rios y así lo­grar una vi­da más sa­na y fe­liz. Lo peor que pue­de pa­sar es que se enamo­ren y no pue­dan pa­rar”, agre­ga.

Ana Ma­ría Cha­nis for­ma­rá par­te del equi­po de co­lum­nis­tas de la re­vis­ta Mu­jer, a par­tir de es­te mes, don­de to­ca­rá te­mas de bie­nes­tar fí­si­co y men­tal.■

Fo­to­gra­fía: Die­go Acos­ta Wong

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.