USO CO­RREC­TO DE TAR­JE­TAS DE CRÉ­DI­TO

Mujer (Panama) - - Finanzas - LARISSE ROQUEBERT www.gru­porg.com.pa Li­cen­cia­da en Fi­nan­zas con Maes­tría en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas (MBA). Pro­pie­ta­ria y ge­ren­te ge­ne­ral de Gru­po R&G, em­pre­sa con­sul­to­ra en cré­di­to y se­gu­ros.

Una tar­je­ta de cré­di­to no es una ex­ten­sión de tu sa­la­rio. Es un ins­tru­men­to fi­nan­cie­ro que per­mi­te la ad­qui­si­ción de bie­nes y ser­vi­cios me­dian­te un cré­di­to re­vol­ven­te o lí­nea de cré­di­to, con la con­di­ción de que el usua­rio de­vuel­va el im­por­te dis­pues­to y a su vez pa­gue los in­tere­ses, co­mi­sio­nes y gas­tos que apli­quen, en el tiem­po acor­da­do.

Se­gún da­tos de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos de Pa­na­má a di­ciem­bre de 2018 la deu­da pro­ve­nien­te de tar­je­tas de cré­di­to to­ta­li­zó 2,482 mi­llo­nes de dó­la­res (21% del to­tal del cré­di­to de con­su­mo del Sis­te­ma Ban­ca­rio Na­cio­nal). El uso ha cre­ci­do de ma­ne­ra cons­tan­te, pe­ro no ha ve­ni­do acom­pa­ña­do de una cul­tu­ra fi­nan­cie­ra que per­mi­ta apro­ve­char las ven­ta­jas de es­te pro­duc­to ban­ca­rio.

Si quie­res usar co­rrec­ta­men­te una tar­je­ta, siem­pre de­bes te­ner pre­sen­te dos fe­chas im­por­tan­tes que te ayu­da­rán a en­ten­der có­mo ope­ra el ci­clo de fac­tu­ra­ción, pa­ra que apro­ve­ches los días sin car­gos de fi­nan­cia­mien­to que po­drás dis­fru­tar ca­da mes:

Fe­cha de cor­te. Es­ta­ble­ci­da por el ban­co emi­sor pa­ra el cie­rre del re­gis­tro de com­pras y pa­gos efec­tua­dos, mar­can­do así el fin de un pe­río­do y el ini­cio de otro. A par­tir de es­ta fe­cha la en­ti­dad ban­ca­ria es­ta­ble­ce un lap­so de has­ta 20 días ca­len­da­rios pa­ra pa­gar. Fe­cha de pa­go (“an­tes de”). Es la fe­cha lí­mi­te que de­fi­ne el ban­co pa­ra pa­gar. De­bes pa­gar “an­tes de” la fe­cha in­di­ca­da, de ma­ne­ra que man­ten­gas tu cuen­ta al co­rrien­te y el ban­co no te pe­na­li­ce por pa­go atra­sa­do. Am­bas fe­chas son las mis­mas ca­da mes y vie­nen de­ta­lla­das en tu es­ta­do de cuen­ta men­sual, así no ten­drás con­fu­sión.

Apli­ca los si­guien­tes con­se­jos pa­ra ga­nar has­ta 50 días li­bres de in­tere­ses:

Rea­li­za tus com­pras a par­tir del día des­pués de la fe­cha de cor­te. Si tu fe­cha de cor­te es el día 1 de ca­da mes, en­ton­ces po­drás rea­li­zar tus

com­pras el día 2. Si el día 1 del mes cae do­min­go o fe­ria­do, es­pe­ra 2 días des­pués de la fe­cha de cor­te. Así ga­na­rás los 30 días en­tre ca­da fe­cha de cor­te y lue­go los 20 días que otor­ga el ban­co pa­ra pa­gar.

A la ho­ra de rea­li­zar un pa­go, haz­lo 2 o 3 días an­tes de la fe­cha lí­mi­te de pa­go, ya que pue­den ocu­rrir con­tra­tiem­pos. Si pa­gas en che­que con­si­de­ra los días de re­ten­ción.

Pa­ra evi­tar los car­gos por fi­nan­cia­mien­to, pa­ga la to­ta­li­dad de lo adeu­da­do en el es­ta­do de cuen­ta men­sual de tu tar­je­ta de cré­di­to. Es­to lo lo­gra­rás te­nien­do una pla­ni­fi­ca­ción or­de­na­da de tus gas­tos don­de ca­da com­pra que ha­gas con la tar­je­ta de­be­rá te­ner su par­ti­da en tu pre­su­pues­to men­sual.

En ca­da es­ta­do de cuen­ta men­sual el ban­co pro­por­cio­na tres op­cio­nes pa­ra pa­gar: la to­ta­li­dad de la deu­da, una par­te de ella o el pa­go mí­ni­mo in­di­ca­do. Ol­ví­da­te del pa­go mí­ni­mo, con es­te há­bi­to nun­ca sal­drás de la deu­da. A con­ti­nua­ción te com­par­to al­gu­nos de los­be­ne­fi­cios y des­ven­ta­jas de es­te pro­duc­to. Be­ne­fi­cios de usar­las

Per­mi­te rea­li­zar com­pras en cual­quier mo­men­to.

Ofre­ce se­gu­ri­dad al no te­ner que man­te­ner di­ne­ro en efec­ti­vo en la car­te­ra.

Per­mi­te rea­li­zar com­pras por In­ter­net de ma­ne­ra fá­cil y se­gu­ra.

El sim­ple he­cho de po­seer una tar­je­ta de cré­di­to con buen ma­ne­jo pue­de fa­ci­li­tar el ac­ce­so a otros pro­duc­tos fi­nan­cie­ros. Des­ven­ta­jas

Gas­tar di­ne­ro plás­ti­co es más fá­cil y me­nos do­lo­ro­so que gas­tar di­ne­ro en efec­ti­vo.

Las tar­je­tas de cré­di­to nos ha­cen to­le­rar pre­cios más al­tos y nos crean la ilu­sión de con­tar con más di­ne­ro dis­po­ni­ble.

Los be­ne­fi­cios y re­com­pen­sas de las tar­je­tas de cré­di­to sir­ven de ex­cu­sa pa­ra evi­tar ra­cio­na­li­zar su uso.

El di­ne­ro plás­ti­co mu­chas ve­ces in­hi­be nues­tra fuer­za de vo­lun­tad e im­pi­de man­te­ner­nos den­tro de un pre­su­pues­to.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.