ENA­MO­RA­DAS de la pollera

Un gru­po de 250 da­mas de to­do el país com­par­te su pa­sión por la in­du­men­ta­ria pa­na­me­ña. Rea­li­zan ac­ti­vi­da­des pa­ra pro­mo­ver el uso tra­di­cio­nal del tra­je.

Mujer (Panama) - - Entre Nos - KAREN BER­NAL kber­[email protected]­sa.com @le­tras­con­ka­ren

Ha­ce tres años, 30 mu­je­res ca­pi­ta­li­nas, aman­tes de la pollera, crea­ron un gru­po pa­ra or­ga­ni­zar even­tos bai­la­bles, cur­sos, ta­lle­res y pa­seos al in­te­rior, con el fin de in­ves­ti­gar, apren­der y com­par­tir so­bre la ves­ti­men­ta tra­di­cio­nal. Hoy, las Ena­mo­ra­das de la Pollera su­man 250 miem­bros de los más va­ria­dos orí­ge­nes y de to­das par­tes del país: jó­ve­nes, adul­tas, ju­bi­la­das; ar­te­sa­nas ex­per­tas, no­va­tas y apren­di­ces; ar­tis­tas, pin­to­ras, bai­la­ri­nas, arre­glis­tas y mu­je­res cu­ya pa­sión es bai­lar a los rit­mos de los tam­bo­res.

Ellas se man­tie­nen co­nec­ta­das por me­dio de las redes so­cia­les y gru­pos de What­sApp, don­de com­par­ten in­for­ma­ción re­la­cio­na­da al uso del tra­je, sus va­rian­tes, con­tac­tos de ar­te­sa­nos que se de­di­can a la con­fec­ción, lo­ca­les y per­so­nas que co­mer­cia­li­zan ma­te­ria­les y ac­ce­so­rios.

In­clu­so han sur­gi­do de las Ena­mo­ra­das gru­pos de da­mas que con­fec­cio­nan sus pro­pias po­lle­ras, al­gu­nas la­bo­res y tejidos, un con­jun­to tí­pi­co y gran­des amis­ta­des.

¿Quién pue­de ser una Enamo­ra­da de la Pollera?

Cual­quier mu­jer a la que le gus­te y ame su pollera, es una Enamo­ra­da de la Pollera. So­lo ne­ce­si­ta par­ti­ci­par, que­rer apren­der y dis­fru­tar en el pro­ce­so.

In­sis­ten mu­cho en el he­cho de lu­cir la pollera lo más tra­di­cio­nal po­si­ble. ¿Es­to qué sig­ni­fi­ca? ¿Por qué es me­jor a lo tra­di­cio­nal?

La pollera de an­ta­ño, aque­lla que he­re­da­mos de nues­tras abue­las, la que se ha es­ta­do pa­san­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, la que se vis­te en ca­sa con el apo­yo de la ma­má, abue­la, tías, pri­mas; la que fue re­co­no­ci­da na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal­men­te co­mo el ves­ti­do tí­pi­co más lin­do del mun­do y que era lu­ci­da por una mu­jer que ves­tía sen­ci­llo y ele­gan­te. Aque­lla pollera en la que la la­bor se lu­ce y dis­tin­gue per­fec­ta­men­te, su jo­ye­ro tam­bién... A esa for­ma de lle­var una pollera es a lo que nos re­fe­ri­mos, sin exa­ge­ra­cio­nes en los tem­ble­ques, jo­ye­ro ni la­bo­res.

¿Creen que la pollera ha evo­lu­cio­na­do pa­ra bien o pa­ra mal?

La pollera ha evo­lu­cio­na­do por­que to­do evo­lu­cio­na y eso es­tá bien. Nos preo­cu­pa y nos due­le cuan­do en vez de evo­lu­ción lo que ve­mos es una dis­tor­sión del her­mo­so ves­ti­do.

¿Qué as­pec­tos creen se de­ben me­jo­rar en re­la­ción al uso del tra­je?

Pen­sa­mos que se de­be re­to­mar la esen­cia y ele­gan­cia del ves­ti­do. Usar so­lo las pren­das que le que­den bien a la da­ma, to­man­do en cuen­ta su es­ta­tu­ra y con­sis­ten­cia, pa­ra que se apre­cie la la­bor y el tra­ba­jo en el di­se­ño de la pollera. Que se man­ten­gan las pro­por­cio­nes y que los co­lo­res imi­ten a la na­tu­ra­le­za de nues­tras cam­pi­ñas, que se le rin­da ho­nor y ho­me­na­je a la pollera usán­do­la con amor y res­pe­to, al igual que a nues­tras ar­te­sa­nas y ar­te­sa­nos que le de­di­can tan­to tra­ba­jo y es­fuer­zo pa­ra que ca­da ves­ti­do sea her­mo­so y lle­ne de or­gu­llo a su due­ña.

¿Y qué se de­be me­jo­rar en la con­fec­ción?

Hay mu­chas jó­ve­nes ar­te­sa­nas ávi­das de apren­der. Hay que em­pe­zar por ellas. Es ne­ce­sa­rio ins­truir­las pa­ra que al mo­men­to de la con­fec­ción del ves­ti­do, sean ellas las que orien­ten a las fu­tu­ras due­ñas. Si la ar­te­sa­na no es­tá de­bi­da­men­te en­tre­na­da, di­fí­cil­men­te po­drá guiar bien en la con­fec­ción.

¿Qué si­tial creen que me­re­ce la pollera?

De­be ser re­co­no­ci­da co­mo el Ves­ti­do Tí­pi­co de Pa­na­má. No só­lo la pollera de ga­la o de la­bo­res, sino to­das las re­gio­na­les que te­ne­mos en el país. Aun­que in­du­da­ble­men­te, es la pollera de ga­la, la que ma­yor tra­ba­jo de­man­da de to­dos los ar­te­sa­nos.

¿Qué ac­cio­nes e ini­cia­ti­vas ha­cen fal­ta pa­ra la con­ser­va­ción y pro­mo­ción de la pollera?

Edu­ca­ción, edu­ca­ción y más edu­ca­ción. A to­dos, a los ar­te­sa­nos y ar­te­sa­nas, a nues­tros ni­ños des­de la es­cue­la y, no me­nos im­por­tan­te, a los di­rec­to­res de gru­pos fol­cló­ri­cos a fin de que ha­gan una cla­ra di­fe­ren­cia en­tre el ves­tua­rio tra­di­cio­nal y las pro­yec­cio­nes fol­kló­ri­cas.■

“Nues­tro ob­je­ti­vo es de­vol­ver­le al ves­ti­do tí­pi­co su esen­cia , su be­lle­za que so­lo emer­ge de la sen­ci­llez y la ele­gan­cia”

Fo­to: Au­re­lio He­rre­ra

Ma­ría Te­re­sa Mau­re, Ma­ri­sín Do­mín­guez, Ma­ría de los An­ge­les Sie­rra de Pi­ni­lla, Gi­ce­la Ra­chel de Kin­kead e Isis Díaz de Arias, son par­te del co­mi­té mul­ti­dis­ci­pli­na­rio de even­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.