Die­ta Golo ¿Sa­bes có­mo fun­cio­na?

Un plan que pro­me­te “cu­rar nues­tro me­ta­bo­lis­mo” pa­ra siem­pre. ¿Qué pue­de es­con­der en­tre sus pro­me­sas? ¡Des­cú­bre­lo!

Mujer (Panama) - - Index - POR: NUTRICIONI­STA SA­RA SALDARRIAG­A sa­ra­nu­tri­cion,[email protected] @Nu­tri­cio­nYE­qui­li­brio

GOLO es una em­pre­sa norteameri­cana crea­da en el año 2009 con an­sias de en­con­trar la ma­ne­ra per­fec­ta de ha­cer per­der pe­so a las per­so­nas de for­ma de­fi­ni­ti­va. Tras mu­chos años de es­tu­dios, de­ter­mi­na­ron que la cla­ve es­tá en el ma­ne­jo de los ni­ve­les de la in­su­li­na pa­ra lo­grar equi­li­brar nues­tro me­ta­bo­lis­mo. Cuan­do di­cha hor­mo­na es­tá ele­va­da, se im­pi­de la uti­li­za­ción de las gra­sas en el cuer­po.

La die­ta GOLO, di­se­ña­da

por mé­di­cos y far­ma­ceu­tas, en lu­gar de li­mi­tar los car­bohi­dra­tos o las gra­sas se cen­tra en equi­li­brar las hor­mo­nas. Es la com­bi­na­ción en­tre una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble y su­ple­men­ta­ción nu­tri­cio­nal, li­ga­das en un plan de 30 a 90 días, al cual po­de­mos ac­ce­der en la web des­de cual­quier lu­gar del mun­do.

¿Por qué es di­fe­ren­te?

La GOLO con­sis­te en un sis­te­ma de 3 fa­ses. Sus pro­mo­to­res pro­me­ten que no de­be lle­var más de 30 días pa­ra al­can­zar los ob­je­ti­vos es­ta­ble­ci­dos y tam­po­co de­be su­po­ner efec­to re­bo­te. La fi­lo­so­fía del plan es re­gu­lar los des­equi­li­brios hor­mo­na­les, que son des­en­ca­de­nan­tes de es­trés y an­sie­dad (lo que con­du­ce a la fa­ti­ga, el ham­bre y la ma­la ca­li­dad del sue­ño), y que al fi­nal ha­cen que co­ma­mos en ex­ce­so por una cues­tión emo­cio­nal.

La fa­se ini­cial y más con­tro­ver­sial es la que in­clu­ye un su­ple­men­to crea­do por ellos mis­mos (GOLO Com­pany) lla­ma­do “Re­lea­se”. Es­tá he­cho con 7 in­gre­dien­tes ve­ge­ta­les y 3 mi­ne­ra­les, que en con­jun­to me­jo­ran la re­sis­ten­cia a la in­su­li­na.

La fa­se se­cun­da­ria in­di­ca un Plan Me­ta­bó­li­co, que no son más que su­ge­ren­cias de ali­men­ta­ción con una ideo­lo­gía ale­ja­da de las ca­lo­rías. Pe­ro, sí, hay res­tric­cio­nes. Se au­to­de­no­mi­na co­mo un plan rea­lis­ta, ma­ne­ja­ble y sen­ci­llo, que per­mi­te que ca­da una de las co­mi­das es­té equi­li­bra­da y no ge­ne­re ex­ce­so de in­su­li­na o gra­sa.

Las res­tric­cio­nes se dan en las por­cio­nes y can­ti­dad de ser­vi­das al día, li­mi­tan­do a 3 co­mi­das por día, cu­yo con­te­ni­do no de­be su­pe­rar 2 op­cio­nes úni­ca­men­te de los si­guien­tes 4 gru­pos de ali­men­tos: car­bohi­dra­tos, gra­sas, pro­teí­nas y ve­ge­ta­les. Y aun­que no se cuen­ten las ca­lo­rías, es pro­ba­ble que es­tas no su­peren las 1,800 kcal/día.

Ade­más, es­ta guía ali­men­ta­ria su­gie­re eli­mi­nar por com­ple­to ali­men­tos ul­tra­pro­ce­sa­dos y dar pa­so a aque­llos con ma­ne­jos más na­tu­ra­les. En cuan­to al gru­po de car­bohi­dra­tos, op­tan por aque­llos con me­nor ín­di­ce gli­cé­mi­co, es de­cir, aque­llos que ge­ne­ren me­no­res ni­ve­les de azú­car en la san­gre.

La fa­se fi­nal es una ho­ja guía que in­di­ca los pa­sos a se­guir pa­ra man­te­ner un me­ta­bo­lis­mo ac­ti­vo a lar­go pla­zo. In­clu­ye di­ver­sas su­ge­ren­cias den­tro del sis­te­ma GOLO co­mo rea­li­zar una pre­pa­ra­ción an­ti­ci­pa­da de las co­mi­das, rea­li­zar ejer­ci­cio co­mo par­te fun­da­men­tal del pro­ce­so, re­ce­tas fá­ci­les y otros.

¿Es bue­na o ma­la?

Al ob­ser­var de­te­ni­da­men­te en qué con­sis­te es­te sis­te­ma GOLO, no pa­re­ce ser muy di­fe­ren­te de la te­ra­péu­ti­ca con­ven­cio­nal que se uti­li­za en la con­sul­ta nu­tri­cio­nal. En reali­dad tie­ne mu­cho sen­ti­do; sin em­bar­go, hay que te­ner en cuen­ta que no to­dos los or­ga­nis­mo pue­den reac­cio­nar de la mis­ma ma­ne­ra a di­fe­ren­tes es­tí­mu­los, por ello pue­den ser de­ba­ti­bles las pro­me­sas que ase­gu­ra es­ta em­pre­sa.

Otro de­ta­lle a cues­tio­nar es si real­men­te son ne­ce­sa­rias las píl­do­ras “Rea­le­se” o es un ob­je­to de atrac­ción pa­ra la ven­ta del pro­gra­ma. Aun­que las pas­ti­llas con­tie­nen sus­tan­cias na­tu­ra­les y pue­den apo­yar el lo­gro de los ob­je­ti­vos, es pro­ba­ble que al­gu­nas per­so­nas lo lo­gren sin el uso de pro­duc­tos si­mi­la­res.

Una de las des­ven­ta­jas que ve­mos es que no es un plan per­so­na­li­za­do, sino más bien una guía es­tán­dar, es de­cir, no to­ma en cuen­ta si­tua­cio­nes de sa­lud, edad, ni­ve­les de ac­ti­vi­dad fí­si­ca, eta­pas de desa­rro­llo, en­tre otros as­pec­tos.

Con­si­de­ra­cio­nes a to­mar

Mi su­ge­ren­cia co­mo nutricioni­sta es siem­pre eva­luar es­te ti­po de die­tas que lle­gan a ser fa­mo­sas en ba­se a es­tos as­pec­tos nu­tri­cio­na­les: de­be ser su­fi­cien­te, te­ner ca­li­dad, ser adap­ta­ble a tu estilo de vi­da y ser equi­li­bra­da y/o ba­lan­cea­da. Ade­más, de­be­rás pre­fe­rir en­tre al­go más in­di­vi­dua­li­za­do y per­so­nal o una guía con ca­rac­te­rís­ti­ca es­tán­dar.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.