Ver­güen­za fe­me­ni­na en el se­xo

Co­no­ce los 4 mo­ti­vos que ape­nan a una mu­jer du­ran­te un coi­to. ¿Te sien­tes iden­ti­fi­ca­da con al­guno?

Mujer (Panama) - - Index - IS­SA FARIDES Psi­có­lo­ga se­xó­lo­ga @se­xo­con­se­so

Mu­chas mu­je­res tien­den a preo­cu­par­se en ex­ce­so por si­tua­cio­nes o con­di­cio­nes re­la­cio­na­das con su se­xua­li­dad, ya que no las con­si­de­ran “nor­ma­les”. Des­co­no­cen que esas “anor­ma­li­da­des” son más co­mu­nes de lo que se ima­gi­nan, en­tre esas, el ta­ma­ño y co­lor de sus la­bios va­gi­na­les. Es mo­ti­vo de ver­güen­za pen­sar que sus la­bios son de­ma­sia­do grue­sos o del­ga­dos, que tie­nen uno más gran­de que el otro, que el clí­to­ris so­bre­sa­le de­ma­sia­do, que el co­lor no es el in­di­ca­do por­que se mi­ra un po­co más os­cu­ro... ¡En fin!

Ten­ga­mos en cuen­ta que a di­fe­ren­cia de los hom­bres, la mu­jer no tien­de a com­pa­rar sus ge­ni­ta­les con los de otras, pues al me­nos en nues­tra cul­tu­ra oc­ci­den­tal la mu­jer no tie­ne ac­ce­so a tan­tas vul­vas co­mo el hom­bre a los pe­nes. El mis­mo di­se­ño de los ba­ños pú­bli­cos fa­vo­re­ce el ocul­ta­mien­to de la mu­jer, más no el del hom­bre. Por ello, los hom­bres tie­nen más po­si­bi­li­da­des de dar­se cuen­ta que no tie­ne sen­ti­do aver­gon­zar­se de sus ge­ni­ta­les, pues to­dos son di­fe­ren­tes y úni­cos.

Hay mu­je­res que tie­nen idea­li­za­da la vul­va per­fec­ta: si­mé­tri­ca y ro­sa­da, co­mo se ven en las pe­lí­cu­las porno. Lo cual no es así en la reali­dad. Por lo ge­ne­ral, la piel del área ge­ni­tal es más os­cu­ra, por di­fe­ren­tes fac­to­res, en­tre ellos la to­na­li­dad de los plie­gues, irri­ga­ción san­guí­nea, tex­tu­ra de la piel, fal­ta de ai­re y de sol, el ro­ce de la ro­pa in­te­rior, la he­ren­cia, la sen­si­bi­li­dad de la piel, etc.

Otro mo­ti­vo de ver­güen­za es el se­xo oral. En efec­to, hay mu­je­res que no pue­den ni brin­dar­lo ni re­ci­bir­lo, por­que les da pe­na o as­co. Al­gu­nas lo re­la­cio­nan con la creen­cia erró­nea de que el se­xo oral es hu­mi­llan­te, pa­ra pros­ti­tu­tas; que es co­chino o sien­ten que les es­tán in­va­dien­do de­ma­sia­do su in­ti­mi­dad, que su pa­re­ja se va a ob­ser­var de cer­ca su “va­gi­na im­per­fec­ta” y, por es­te mo­ti­vo, cuan­do tie­nen opor­tu­ni­dad de rea­li­zar­lo, su ex­pe­rien­cia de pla­cer se blo­quea con un bom­bar­deo de pen­sa­mien­tos que im­pi­den el dis­fru­te. Es im­por­tan­te que de­tec­tes a qué se de­be exac­ta­men­te tu aver­sión, con el fin de ana­li­zar la idea y tra­ba­jar en ella. Pos­te­rior­men­te, in­ten­ta pe­que­ños acer­ca­mien­tos al ac­to de la­mer el cuer­po de tu pa­re­ja, la­me ca­da cen­tí­me­tro de su piel y ve re­gis­tran­do las diferencia­s de sa­bo­res y tex­tu­ras que en­con­tra­rás ¿Unas par­tes son más sa­la­di­tas? ¿Otras más ju­go­sas? ¿Al­gu­nas más dul­ces? ¿Son sus mus­los más sua­ves? ¿Qué sa­bor tie­ne su es­pal­da? ¿A qué sa­ben sus co­dos? En las par­tes que no te pro­vo­que la­mer, da­le be­si­tos has­ta que te sien­tas pre­pa­ra­da.

Una vez te sien­tas a gus­to la­mien­do, ba­ja a sus ge­ni­ta­les, em­pe­zan­do con be­si­tos, si te sien­tes más có­mo­da. Es­te ejer­ci­cio de

en­tre­na­mien­to en la­mer, fun­cio­na pa­ra am­bos. Por lo tan­to, si te da ver­güen­za re­ci­bir se­xo oral, pí­de­le que pri­me­ro sa­bo­ree to­do tu cuer­po.

Otra preo­cu­pa­ción fe­me­ni­na, que en par­te tam­bién se de­ri­va de la por­no­gra­fía, son los or­gas­mos si­mul­tá­neos. Al­gu­nas fé­mi­nas se aver­güen­zan por­que no lo­gran lle­gar al mis­mo tiem­po con sus pa­re­jas, y lo peor es que sus pa­re­jas pien­san lo mis­mo, qui­zás por­que en re­la­cio­nes an­te­rio­res la ex­plo­sión de pla­cer se da­ba al mis­mo tiem­po en am­bos. Pues ten­gan en cuen­ta que la ma­yo­ría de pa­re­jas no lo lo­gran, pa­ra ello tie­ne que ha­ber un al­to gra­do de em­pa­tía se­xual y co­no­ci­mien­to mu­tuo que les per­mi­ta aco­plar sus rit­mos, ve­lo­ci­da­des y um­bra­les or­gás­mi­cos.

Ca­be men­cio­nar los fa­mo­sos do­lo­res du­ran­te el coi­to, que no son ex­pre­sa­dos por no in­co­mo­dar a la pa­re­ja. Las cau­sas pue­den ser di­ver­sas: des­de pos­tu­ras se­xua­les inade­cua­das has­ta in­fec­ción por le­va­du­ras, vul­vo­di­nia, va­gi­ni­tis y dis­pa­reu­nia. Fi­bro­mas y mio­mas son otros ejem­plos, por su­pues­to des­car­tan­do ITS (In­fec­cio­nes de Trans­mi­sión Se­xual) y ETS (En­fer­me­da­des de Trans­mi­sión Se­xual). En es­te último ca­so, se­rá re­co­men­da­ble con­fe­sar­se sin pe­na y se­guir el tra­ta­mien­to in­di­ca­do con su mé­di­co de ca­be­ce­ra.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.