Ma­ri­se­la Mo­reno

La mo­de­lo, pre­sen­ta­do­ra y ex-Miss Pa­na­má en­fren­ta su lu­cha con­tra el cán­cer con fe, ale­gría y op­ti­mis­mo. Nos ha­bla so­bre su nue­va vi­sión de la vi­da y la be­lle­za.

Mujer (Panama) - - Index - KA­REN BER­NAL kber­[email protected]­sa.com @le­tras­con­ka­ren

Ins­pi­ra­do­ra. Una pa­la­bra que des­cri­be per­fec­ta­men­te a Ma­ri­se­la Mo­reno. Des­de que el pa­sa­do mes de abril los doc­to­res le con­fir­ma­ron que te­nía cán­cer de ma­ma, la mo­de­lo, pre­sen­ta­do­ra y ex-Miss Pa­na­má, de­ci­dió que so­lo ha­bía un ca­mino: lu­char con to­das sus fuer­zas. Ma­ri­se­la re­co­no­ce que no es fá­cil y que na­die es­tá pre­pa­ra­do pa­ra sa­ber que tie­ne cán­cer. Ella llo­ró, se en­fu­re­ció, pi­dió ex­pli­ca­cio­nes a Dios, y lue­go de pa­sar el due­lo de­ci­dió em­pren­der la ba­ta­lla con el úni­co ob­je­ti­vo de ver cre­cer a sus dos hi­jos. Su ar­mas han si­do su fe, el buen sen­ti­do del hu­mor y nun­ca ren­dir­se.

Su ac­ti­tud po­si­ti­va ha tras­cen­di­do has­ta las re­des so­cia­les. La ex pre­si­den­ta de Miss Pa­na­má ha es­ta­do com­par­tien­do en su Ins­ta­gram có­mo va en­fren­tan­do el tra­ta­mien­to de qui­mio­te­ra­pia pa­ra ata­car el cán­cer, el cual ase­gu­ra le ha traí­do mu­chas en­se­ñan­zas a su vi­da, co­mo preo­cu­par­se me­nos por co­sas irre­le­van­tes.

Co­men­ta­rios co­mo los be­ne­fi­cios de no te­ner ca­be­llo (Ma­ri­se­la se lo qui­tó por com­ple­to cuan­do se le co­men­zó a caer por el tra­ta­mien­to) son al­gu­nas de las pu­bli­ca­cio­nes di­ver­ti­das que la tam­bién ase­so­ra de ima­gen com­par­te con sus se­gui­do­res, quie­nes le mues­tran su apo­yo in­con­di­cio­nal. "Hoy yo aquí dis­fru­tan­do mi cal­va", apa­re­ció en un post el 7 de agos­to, día de su cum­plea­ños, en el que agra­de­cía un día más de vi­da.

¿Qué pa­só por tu men­te cuan­do te die­ron el diag­nós­ti­co?

Mi pri­me­ra im­pre­sión fue que no es­ta­ba es­cu­chan­do bien. Me que­dé en si­len­cio, asus­ta­da, es­cu­chan­do el pro­ce­so que ten­dría que pa­sar. Re­cuer­do que el doc­tor se es­me­ra­ba en ex­pli­car­me y di­jo si te­nía al­gu­na pre­gun­ta; le res­pon­dí rá­pi­da­men­te: ¿Mi ca­be­llo se va a caer? ¡Ni si quie­ra le pre­gun­té si me iba a mo­rir o cuál se­ría el tra­ta­mien­to! Ese día llo­re, me reí, vol­ví a llo­rar, me asus­té, no en­con­tra­ba el ele­va­dor pa­ra sa­lir del hos­pi­tal. Gra­cias a Dios ese doc­tor me abra­za­ba mu­cho, y eso de al­gu­na for­ma me ha­cía sen­tir que to­do iba a es­tar bien.

¿Có­mo de­ci­dis­te to­mar­lo con una ac­ti­tud po­si­ti­va e in­clu­so di­ver­ti­da?

Des­pués de llo­rar, mo­les­tar­me y pre­gun­tar­le a Dios qué pa­só, me di cuen­ta de que na­da ga­na­ba que­ján­do­me. Me pu­se a orar y de un día pa­ra otro em­pe­cé a reír­me de las co­sas que me pa­sa­ban. Mien­tras más me reía de las si­tua­cio­nes, me­nos po­der te­nían pa­ra qui­tar­me la paz. De ver­dad doy fe de que el cán­cer es alér­gi­co a la bue­na ac­ti­tud.

“De ver­dad creo que to­da mu­jer de­be ra­par­se el ca­be­llo al­gu­na vez en la vi­da. ¡Es real­men­te li­be­ra­dor!”

¿Es­ta si­tua­ción ha cam­bia­do tu vi­sión de lo que es im­por­tan­te?

Por su­pues­to que sí. Y mu­chí­si­mo. Mu­chas co­sas que me preo­cu­pa­ban an­tes ya no tie­nen el mis­mo gra­do de im­por­tan­cia. Cla­ro que hay co­sas que pue­den mo­les­tar­me, pe­ro es­co­jo me­jor mis ba­ta­llas; es­toy dis­fru­tan­do mu­chas co­sas que da­ba por es­tán­dar, co­mo la na­tu­ra­le­za, el sa­bor de las co­mi­das, reír­me de co­sas sencillas; apre­cio mu­cho más a mi ma­dre, a mi her­ma­na y a mi es­po­so. A ve­ces veo a la gen­te to­mar lu­cha por co­sas que me pa­re­cen tan ton­tas, y me río de sus reac­cio­nes tan dra­má­ti­cas.

¿Qué di­fe­ren­cia a la Ma­ri­se­la de an­tes y la de aho­ra?

La pa­la­bra es se­re­ni­dad. An­tes to­do te­nía que ser rá­pi­do y es­truc­tu­ra­do: Por ejem­plo, me gra­dué de la es­cue­la un año an­tes que mi pro­mo­ción, me gra­dué en el cuar­to año de uni­ver­si­dad; to­do te­nía que ser rá­pi­do, siem­pre te­nía que lo­grar al­go fue­ra del lí­mi­te, sino me sen­tía me­dio­cre. La ver­dad es que la vi­da pue­de fre­nar­te si no fre­nas, esa fuer­te creen­cia de per­fec­ción y de res­pon­sa­bi­li­dad no me de­ja­ba pa­rar, ha­bía que se­guir siem­pre ha­cien­do al­go; aho­ra, con tan­to tiem­po li­bre y des­can­so obli­ga­to­rio, me doy cuen­ta de que per­dí el mie­do a de­jar de ha­cer, ha­cer y ha­cer, pa­ra em­pe­zar a so­lo ser.

¿Qué le di­rías a la Ma­ri­se­la de an­tes?

Tú eres la úni­ca que pue­de cui­dar tu sa­lud fí­si­ca, men­tal y emo­cio­nal. Re­lá­ja­te, que Dios ve­la siem­pre por el inocen­te, y la ver­dad siem­pre sale a re­lu­cir.

Ve­mos tu lu­cha a tra­vés de tus so­cia­les. ¿Crees que con tu ac­ti­tud y tus pu­bli­ca­cio­nes pue­des ins­pi­rar a las mu­je­res?

Yo nun­ca hi­ce es­to con esa in­ten­ción. Yo co­noz­co a mu­chas mu­je­res que han pa­sa­do por co­sas peo­res que yo y son tan va­lien­tes que ellas me ins­pi­ran a mí, so­lo que ellas no tie­nen la mis­ma pla­ta­for­ma de co­mu­ni­ca­ción en re­des so­cia­les. Lo que sí pue­do de­cir es que fue una bue­na sa­cu­di­da ra­ti­fi­car que so­lo sien­do au­tén­ti­cos po­de­mos co­nec­tar­nos emo­cio­nal­men­te con tan­ta gen­te e ins­pi­rar­los.

¿Ha cam­bia­do tu con­cep­to de be­lle­za? ¿Có­mo la de­fi­nes hoy?

No, pa­ra na­da. Mi con­cep­to de be­lle­za siem­pre ha si­do ser au­tén­ti­ca, so­lo que aho­ra lo vi­ví en car­ne pro­pia. Cla­ro que aho­ra no veo be­lle­za en las exa­ge­ra­cio­nes; es más, cuan­do ob­ser­vo a una per­so­na que so­lo pien­sa en lo fí­si­co es por­que de­fi­ni­ti­va­men­te no es­tá co­nec­ta­da con ella mis­ma sino con los de­seos de re­co­no­ci­mien­to, y eso des­en­ca­de­na­rá en de­pre­sión por­que no tie­ne ba­se in­te­gral.

Mu­chas ve­ces el ca­be­llo es vis­to co­mo sím­bo­lo de be­lle­za. ¿Qué sen­tis­te al cor­tar el tu­yo por com­ple­to?

Lo mis­mo que la ma­yo­ría pa­sa­mos: Pri­me­ro, una eta­pa de tris­te­za que du­ró co­mo una ho­ra, llo­ré, lue­go me dio ra­bia y des­pués di­je ¡Ah, ca­ram­ba, yo sa­bía que iba a pa­sar y al mal pa­so dar­le pri­sa! Em­pe­cé a qui­tar­me el ca­be­llo yo mis­ma, se sin­tió muy li­be­ra­dor. Sé que soy más que ca­be­llo y en­ci­ma ten­go la di­cha de sa­ber que es­to es tem­po­ral. Ima­gí­na­te a las per­so­nas que su­fren de alo­pe­cia, que nun­ca ten­drán la suer­te de sa­ber que lle­ga­rá el mo­men­to don­de su ca­be­llo vol­ve­rá a creer, sino que de­be­rán vi­vir así. ¡De qué me de­bo que­jar, lo mío no es na­da!

Pa­ra mí es­tar sin ca­be­llo ha si­do una li­be­ra­ción de mu­chas co­sas, co­mo tiem­po en el sa­lón de be­lle­za y gas­tos de pe­lu­que­ría; me la­vo la ca­be­za tres ve­ces al día, has­ta me doy cuen­ta de que si­go sien­do atrac­ti­va pa­ra mi es­po­so... De ver­dad creo que to­da mu­jer de­be ra­par­se el ca­be­llo al­gu­na vez en la vi­da. ¡Es real­men­te li­be­ra­dor! Yo me sien­to bien sin ca­be­llo, pe­ro de­ci­dí po­ner­me una pe­lu­ca cuan­do es­toy en ca­sa por­que pa­ra mi hi­jo de 7 años to­da­vía es

du­ro ver­me sin ca­be­llo.

Men­sa­je pa­ra una per­so­na con cán­cer...

Sí es cier­to que el do­lor te lle­va a sen­tir que es­to no tie­ne fin, y sí es ver­dad que tie­nes to­do el de­re­cho a llo­rar, a mo­les­tar­te. Re­cuer­da que eso real­men­te es mie­do, que es una emo­ción na­tu­ral de pro­tec­ción. Pue­des vi­vir con el mie­do co­mo un guar­dián, pe­ro no co­mo tu enemi­go. Que­dar­nos en la au­to lás­ti­ma so­la­men­te va a alar­gar más el pro­ce­so, y si no lo pue­des ha­cer so­la, bus­ca ayu­da psi­co­ló­gi­ca o gru­pos de apo­yo; per­mi­te que la vi­da te sor­pren­da. Los doc­to­res, la cien­cia y a ve­ces has­ta la fa­mi­lia es­tán ha­cien­do su par­te, tu só­lo tie­nes que le­van­tar el pen­sa­mien­to.

¿Qué quie­res de­cir­les a to­das las per­so­nas que te mues­tran su apo­yo?

¡Gra­cias! De ver­dad lo di­go. Re­cuer­do que tu­ve un mo­men­to en mis re­des so­cia­les en que per­dí to­da la fe en la gen­te, pen­sa­ba que la gen­te era ma­la y que ya no ha­bía es­pe­ran­zas. Me acos­tum­bré a los ma­los tra­tos, co­mo si fue­se me­re­ce­do­ra de no te­ner amor,

y aho­ra al ver tan­to ca­ri­ño y gen­te que de ver­dad me es­cri­be con tan­to amor, no pue­do de­jar de de­cir gra­cias. Dios siem­pre es­cu­cha las ora­cio­nes, re­cuer­do que le di­je: "si tú de ver­dad exis­tes, haz­me jus­ti­cia y dé­ja­me vol­ver a res­pe­tar a la hu­ma­ni­dad, co­mo tú lo ha­ces", y así ha si­do. Ya veo que la gen­te sí pue­de ser bue­na, so­lo que de­bes es­tar pre­pa­ra­da pa­ra re­ci­bir amor.

¿Di­rías que se le pue­de sa­car al­go po­si­ti­vo a es­ta si­tua­ción?

Por su­pues­to que sí, des­de lo fí­si­co has­ta lo emo­cio­nal. Apren­des a co­mer más sano, a ha­cer ejer­ci­cio re­gu­lar­men­te, a cui­dar los che­queos de sa­lud, a me­di­tar, a te­ner una fe es­pi­ri­tual, no so­lo de pre­cep­tos re­li­gio­sos; apren­des a ob­ser­var, no so­lo a ver; a es­cu­char y no so­lo a oír. Ca­da día es una ben­di­ción, no im­por­ta si llue­ve o ha­ce ca­lor, lo im­por­tan­te es que es una nue­va opor­tu­ni­dad de vi­da. Ves con mu­cha más mi­se­ri­cor­dia al ser hu­mano, tu pen­sa­mien­to se ele­va y per­do­nas.

El cán­cer pue­de ser vis­to co­mo tu me­jor ben­di­ción, pe­ro tie­nes que sa­ber que es una opor­tu­ni­dad pa­ra en­se­ñar­te al­go que so­lo tú pue­des des­ci­frar. No ten­gas mie­do, no de­jes que na­da anu­le tu ima­gi­na­ción.■

Fo­tos: Au­re­lio He­rre­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.