RESURRECCI­ÓN Y PA­TRI­MO­NIO

Pa­na­má Vie­jo que­dó aban­do­na­do por ca­si 260 años, has­ta ini­cios de la dé­ca­da de 1930.

Mujer (Panama) - - ACTUALIDAD | REPORTAJE -

Pa­ra fi­na­les del Si­glo XVII, la vie­ja ciu­dad de Pa­na­má ca­yó en el ol­vi­do. La ve­ge­ta­ción co­men­zó a cu­brir los si­tios que an­tes ha­bían si­do zo­nas de in­ten­sa ac­ti­vi­dad pú­bli­ca, re­li­gio­sa y co­mer­cial. Nin­gún asen­ta­mien­to hu­mano se que­dó per­ma­nen­te­men­te en el si­tio du­ran­te más de 260 años.

La im­por­tan­cia his­tó­ri­ca del si­tio vino a re­co­no­cer­se lue­go de la crea­ción de la Re­pú­bli­ca, por lo que el go­bierno de Be­li­sa­rio Po­rras de­cla­ró el si­tio co­mo "Mo­nu­men­to Pú­bli­co", a tra­vés de la Ley 12 del 19 de oc­tu­bre de 1912.

Pa­na­má Vie­jo co­men­zó a re­vi­vir en la dé­ca­da de 1930 y 1940: per­so­nas sin ho­gar, des­pla­za­das

por la cons­truc­ción del cam­pus de la Uni­ver­si­dad de Pa­na­má, en­con­tra­ron aquí un lu­gar pa­ra es­ta­ble­cer­se, aun­que no con­ta­ran con nin­gún ser­vi­cio pú­bli­co.

Me­dian­te el de­cre­to No. 32 de abril de 1938, Pa­na­má Vie­jo que­dó ofi­cial­men­te den­tro del Co­rre­gi­mien­to de Par­que Le­fe­vre.

Cuan­do se cum­plie­ron los 50 años de se­pa­ra­ción de Co­lom­bia se inau­gu­ró la Vía Cin­cuen­te­na­rio, que por pri­me­ra vez unió a la pri­me­ra y se­gun­da ciu­dad. Pe­ro es­ta que­dó atra­ve­san­do las rui­nas, y el trá­fi­co co­men­zó a ace­le­rar el deterioro de los edi­fi­cios his­tó­ri­cos. Un plan de me­jo­ra­mien­to vial se reali­zó en 2015 pa­ra mi­ti­gar el pro­ble­ma.

En di­ciem­bre de 1976, la Ley 91 creó el Con­jun­to Mo­nu­men­tal His­tó­ri­co de Pa­na­má Vie­jo, y en 1995 se dio vi­da al Pa­tro­na­to de Pa­na­má Vie­jo, cu­yo fin es res­tau­rar y man­te­ner los res­tos de la pri­me­ra ciu­dad. Es­ta en­ti­dad sin fi­nes de lu­cro tam­bién se ha en­car­ga­do de do­cu­men­tar su his­to­ria y ma­ne­jar el si­tio co­mo atrac­ti­vo tu­rís­ti­co.

En el año 2003, la Unes­co re­co­no­ció al si­tio co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad.

De las ca­si 60 hec­tá­reas que un día fue­ron par­te de la vie­ja ciu­dad de Pa­na­má, so­lo 28 son con­tro­la­das por el Pa­tro­na­to. El res­to, ya­cen de­ba­jo de las ca­sas de quie­nes ha­ce ocho dé­ca­das co­men­za­ron a re­po­blar la ciu­dad.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.