Có­mo ha­cer un ban­co de le­che ma­ter­na en ca­sa

Apren­de la for­ma de se­guir ali­men­tan­do a tu be­bé con le­che ma­ter­na aun cuan­do no es­tés a su la­do to­do el día.

Mujer (Panama) - - Index - LU­CAS NA­VA­RRO lna­va­[email protected]­sa.com gar­con­lu­cas

Di­ver­sos es­tu­dios han com­pro­ba­do que la le­che ma­ter­na es el me­jor ali­men­to pa­ra el be­bé. No obs­tan­te los be­ne­fi­cios fí­si­cos y psi­co­ló­gi­cos, tan­to pa­ra la ma­dre co­mo pa­ra el neo­na­to, mu­chas mu­je­res sus­ti­tu­yen el ali­men­to na­tu­ral por las fór­mu­las, en es­pe­cial cuan­do re­tor­nan a su vi­da la­bo­ral. Crear un ban­co de le­che es una gran so­lu­ción pa­ra se­guir ali­men­tan­do al re­cién na­ci­do con le­che ma­ter­na, en au­sen­cia de la ma­dre.

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), exis­ten evi­den­cias de que la le­che ma­ter­na pro­te­ge a los in­fan­tes de

dia­rreas y de pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios co­mo la neu­mo­nía. Ade­más, cau­sa un efec­to po­si­ti­vo en el desa­rro­llo mo­tor e in­te­lec­tual del ni­ño.

Se­gún la UNICEF, la le­che ma­ter­na me­jo­ra la sa­lud del in­fan­te y fa­vo­re­ce el desa­rro­llo óp­ti­mo del ce­re­bro, por lo que su coe­fi­cien­te in­te­lec­tual se ve­rá es­ti­mu­la­do, ten­drá un me­jor ren­di­mien­to es­co­lar y com­pe­ti­ti­vos in­gre­sos una vez sea adul­to. Tam­bién, el or­ga­nis­mo men­cio­na que los ni­ños que son ama­man­ta­dos tie­nen 14 ve­ces más pro­ba­bi­li­da­des de so­bre­vi­vir a los pri­me­ros seis me­ses de vi­da. La OMS su­gie­re la lac­tan­cia ex­clu­si­va en neo­na­tos has­ta los seis me­ses de edad.

Los ban­cos de le­che en Pa­na­má

Es­ta­dís­ti­cas de la Red Ibe­roa­me­ri­ca­na de Ban­cos de Le­che Humana in­di­can que Su­da­mé­ri­ca es la re­gión que po­see el ma­yor nú­me­ro de ban­cos de le­che y, por con­se­cuen­cia, tie­ne el ín­di­ce más al­to de do­nan­tes, li­tros re­co­lec­ta­dos y pa­cien­tes be­ne­fi­cia­dos. En Pa­na­má el Ban­co de Le­che Humana (BLH), lo­ca­li­za­do en el Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio, fue im­ple­men­ta­do en el 2013 co­mo lac­ta­rio (am­bien­tes don­de las ma­dres pue­den ex­traer la le­che ma­ter­na y con­ser­var­la), y en el 2014 ini­ció el pro­ce­so de pas­teu­ri­za­ción, con­vir­tién­do­se en el úni­co cen­tro es­pe­cia­li­za­do de le­che humana del país. “El ob­je­ti­vo del Ban­co de Le­che es pro­por

cio­nar le­che ma­ter­na pro­ce­sa­da a los pre­ma­tu­ros que no cuen­tan con la de su ma­dre, brin­dán­do­le apo­yo nu­tri­cio­nal”, se­ña­ló la doc­to­ra Est­her Toa­la, pe­dia­tra Neo­na­tó­lo­ga, je­fa del ser­vi­cio de Neo­na­to­lo­gía y coor­di­na­do­ra del Ban­co de Le­che del Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio Dr. Ar­nul­fo Arias Ma­drid de la Ca­ja de Se­gu­ro So­cial (CSS).

Crea tu pro­pio ban­co de le­che

Ci­fras del Mi­nis­te­rio de Sa­lud han de­mos­tra­do que mu­chos de los be­bés en Pa­na­má co­mien­zan sien­do ama­man­ta­dos pe­ro rá­pi­da­men­te pa­san a to­mar fór­mu­la. Una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes por la que ocu­rre es­to es la re­in­te­gra­ción de la ma­dre al cam­po la­bo­ral.

Crear un ban­co de le­che ca­se­ro es fá­cil y ase­gu­ra­rá que el be­bé si­ga re­ci­bien­do to­dos los be­ne­fi­cios que la le­che ma­ter­na pue­de brin­dar. El si­tio web BBMun­do com­par­te lo que se de­be y no ha­cer cuan­do se de­ci­da crear el ban­co.

Qué ha­cer

✓Op­tar por en­va­ses de vi­drios o bol­sas plás­ti­cas, pre­via­men­te es­te­ri­li­za­das.

✓Re­fri­ge­rar la le­che an­tes de que pa­se me­dia ho­ra de ha­ber­se ex­traí­do.

✓La le­che pue­de ser re­fri­ge­ra­da has­ta por 24 ho­ras an­tes de ser con­ge­la­da.

✓En ca­so tal se va­ya la luz, pa­sar in­me­dia­ta­men­te la le­che al con­ge­la­dor. De es­ta for­ma, man­ten­drá la tem­pe­ra­tu­ra en­tre 12 a 24 ho­ras.

✓Si se des­con­ge­la y hay cris­ta­les de hie­lo, no hay de qué preo­cu­par­se. Es­to no afec­ta a la le­che.

✓Es nor­mal que de la le­che ma­ter­na se se­pa­re una ca­pa de gra­sa y, al des­con­ge­lar­se, se vuel­va a in­te­grar. Es me­jor re­vol­ver­la sua­ve­men­te, en vez de agi­tar­la.

✓La le­che al­ma­ce­na­da pue­de te­ner un olor di­fe­ren­te. Mien­tras no apes­te, to­do es­tá bien.

Qué no ha­cer

✓No uti­li­zar bol­sas de plás­ti­co del­ga­das.

✓No co­lo­car los en­va­ses en la puer­da del re­fri­ge­ra­dor ni del con­ge­la­dor.

✓No ca­len­tar la le­che con­ge­la­da. Es me­jor pa­sar­la a la re­fri­ge­ra­do­ra un día an­tes de su uso.

✓No ca­len­tar­la en el mi­cro­on­das.

✓No la­var el pe­zón an­tes de uti­li­zar el ex­trac­tor de le­che, ya que el con­tac­to con el plás­ti­co pue­de cau­sar irri­ta­ción.

✓Evi­tar pa­sar más de tres ho­ras sin ex­traer le­che si se es­tá le­jos del be­bé.

Tips prác­ti­cos pa­ra conservar la le­che

BBMun­do com­par­te ade­más una se­rie de con­se­jos sen­ci­llos pa­ra ma­ne­jar la le­che.

✓De­jar 1 cm de es­pa­cio al lle­nar el re­ci­pien­te, pues la le­che se ex­pan­de.

✓Mar­car ca­da re­ci­pien­te con la fe­cha y ho­ra. En ca­so que sea lle­va­do a la guar­de­ría, mar­car­lo con el nom­bre del ni­ño.

✓Si se desea ti­biar la le­che, po­ner el en­va­se en un re­ci­pien­te con agua ti­bia.

✓Siem­pre guar­dar­la al fon­do del re­fri­ge­ra­dor.

✓Uti­li­zar la que fue ex­traí­da pri­me­ro.

✓No vol­ver a con­ge­lar la le­che que ya ha si­do des­con­ge­la­da.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.