WENDY JOR­DÁN

A pe­sar de los pa­ra­dig­mas so­cia­les, la pa­na­me­ña lo­gró fun­dar una re­co­no­ci­da pla­ta­for­ma en lí­nea que ha ex­pan­di­do a ni­vel re­gio­nal.

Mujer (Panama) - - Mujer De Éxito - KA­REN BER­NAL kber­[email protected]­sa.com @le­tras­con­ka­ren

Mu­jer, ne­gra y del ba­rrio, en un ám­bi­to tec­no­ló­gi­co. La pa­na­me­ña Wendy Jor­dán te­nía to­dos los es­te­reo­ti­pos en su con­tra pa­ra em­pren­der en el mun­do di­gi­tal, co­mo ella mis­ma ad­mi­te. Sin em­bar­go, ha­ce 14 años creó la po­pu­lar pla­ta­for­ma en lí­nea En­cuen­tra 24, don­de se com­pran y ven­den pro­duc­tos y ser­vi­cios. El pro­yec­to sur­gió de la ne­ce­si­dad de Wendy y su pa­re­ja Bo­ris Me­traux (tam­bién so­cio) de con­se­guir una vi­vien­da a buen pre­cio. Lo que ini­ció con un pe­que­ño equi­po de tres per­so­nas a ni­vel lo­cal, hoy cuen­ta con 40 co­la­bo­ra­do­res en Pa­na­má, 20 en Cos­ta Ri­ca y ocho en Ni­ca­ra­gua. Ade­más, el mar­ket pla­ce ha evo­lu­cio­na­do al pun­to de que hoy es un sis­te­ma que da in­for­ma­ción es­ta­dís­ti­ca de las pro­pie­da­des y au­tos, brin­da ase­so­ría le­gal pa­ra la com­pra ven­ta de un in­mue­ble, e in­clu­so da idea de las ta­zas y ban­cos que pue­den apo­yar en el pro­ce­so de ob­te­ner una hi­po­te­ca.

¿Có­mo una chi­ca pu­do so­bre­po­ner­se a los pa­ra­dig­mas pa­ra lo­grar un ne­go­cio exi­to­so en un am­bien­te co­mo el tec­no­ló­gi­co, ma­yor­men­te do­mi­na­do por hom­bres? La cla­ve es­tu­vo en su per­se­ve­ran­cia, cons­tan­cia, osa­día… y en la crian­za.

Wendy pro­vie­ne de una fa­mi­lia de cla­se me­dia ba­ja, don­de in­clu­so hu­bo mo­men­tos en que el di­ne­ro ape­nas al­can­za­ba pa­ra co­mer. La em­po­de­ra­ron en su ca­sa, ubi­ca­da en el po­pu­lo­so ba­rrio de Juan Díaz, don­de su ma­dre le re­pe­tía a ella y a sus 4 her­ma­nos que in­vir­tie­ran en el ce­re­bro, por­que na­die se los po­dia qui­tar. Su pa­pá era bar­be­ro, su abue­lo re­lo­je­ro, su tía cos­tu­re­ra, su abue­la plan­cha­ba ro­pa… es­tas for­mas de tra­ba­jo in­de­pen­dien­te ca­la­ron en la men­ta­li­dad de la jo­ven pa­ra quien em­pren­der es un asun­to de en­fo­car­se, de­ci­dir­se y tra­tar.

¿De dón­de na­ció tu gus­to por la tec­no­lo­gía?

Des­de siem­pre me gus­ta­ron los vi­deo­jue­gos, tra­tar de pro­gra­mar y arre­glar co­sas en ca­sa. Siem­pre me di­je que iba a tra­ba­jar en tec­no­lo­gía. Pa­ra­le­lo a mi mas­ter en Pu­bli­ci­dad Es­tra­té­gi­ca, en laU­ni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, hi­ce tam­bién un téc­ni­co en di­se­ño web, por­que pa­ra mí era im­por­tan­te apren­der có­mo pro­gra­mar en un ‘web­si­te’.

¿Có­mo in­flu­yó el ba­rrio en tu for­ma­ción?

El ba­rrio pu­do fá­cil­men­te ha­ber­me in­fluen­cia­do de ma­la ma­ne­ra, pe­ro no lo hi­zo. La ver­dad uti­li­cé mu­cho de eso pa­ra mi ne­go­cio, por­que yo veía a mis ve­ci­nos ha­cer ri­fas, ven­der du­ros, ha­cer fo­to­co­pias, ayu­da­ban con te­sis… ca­da uno tra­ta­ba de ha­cer di­ne­ro de al­gu­na for­ma. Con En­cuen­tra 24 sen­tí que el uso de la he­rra­mien­ta iba a be­ne­fi­ciar a tan­tas per­so­nas que de al­gu­na for­ma es­tán tra­tan­do de ver có­mo ha­cen di­ne­ro, por­que pue­den po­ner cual­quier pro­duc­to a la ven­ta, ofre­cer un ser­vi­cio en lí­nea, ofre­cer su ca­sa. El ba­rrio me ayu­dó a em­po­de­rar­me mu­cho y a en­ten­der que iba a ha­ber un mer­ca­do pa­ra el ne­go­cio.

¿Ser mu­jer te ha he­cho el ca­mino más di­fí­cil?

Ha si­do un re­to. Es­toy yen­do a con­fe­ren­cias so­bre mu­je­res en tec­no­lo­gía, por­que to­da­vía no nos vi­sua­li­zan de esa for­ma. Por ejem­plo, en reunio­nes di­cen “pon­me en con­tac­to con tu pro­gra­ma­dor”, y no pien­san que hay una mu­jer que pue­de es­tar de­trás de eso. To­da­vía es un re­to y nos to­ca sim­ple­men­te con­ti­nuar tra­ba­jan­do y de­mos­trar que po­de­mos.

Ne­gra, mu­jer, del ba­rrio, en la tec­no­lo­gía... ¿Có­mo lo to­ma la gen­te?

Aún me sien­to dis­cri­mi­na­da, na­die lo asu­me... In­clu­si­ve, en la se­gun­da ex­po in­mo­bi­lia­ria que aca­ba­mos de rea­li­zar en Pa­na­má, un se­ñor pen­sa­ba que un chi­co que tra­ba­ja­ba pa­ra mí era mi je­fe. Cuan­do vino al stand, le di la bienvenida y no me sa­lu­dó; pe­ro el último día de la ex­po fui a com­prar­le al­go y me pre­sen­ta­ron co­mo la fun­da­do­ra de En­cuen­tra 24, ahí le cam­bió el sem­blan­te, se pu­so muy ami­ga­ble, y has­ta me fe­li­ci­tó... Esas co­sas pa­san.

¿Te vi­sua­li­zas­te don­de es­tás hoy?

Sí, com­ple­ta­men­te. Era la me­ta, el en­fo­que. Hay que vi­sua­li­zar ha­cia dón­de quie­ras lle­gar. Qui­zás no ten­ga un mon­tón de ami­gos, por­que es­ta­ba en­fo­ca­da en tra­ba­jar y sa­lir ade­lan­te. Pa­ra mí fue im­por­tan­te es­tu­diar, tra­ba­jar, apren­der y apli­car­me.

¿Y cuál ha si­do la cla­ve de tu éxi­to?

El en­fo­que. Mu­chos em­pren­de­do­res quie­ren ha­cer de­ma­sia­das co­sas al tiem­po. Tie­nen que en­fo­car­se al 100% en un ne­go­cio dán­do­le to­da su sa­bi­du­ría, apren­dien­do lo más que pue­dan pa­ra apli­car­lo. Ami­gos, dis­co­te­cas, via­jes, hay que po­ner­lo en pau­sa; es im­por­tan­te que le me­tan to­do, si real­men­te quie­ren lo­grar el éxi­to en eso.

¿Te sien­tes una mu­jer exi­to­sa?

Ave­ces no, ex­tra­ña­men­te no. La si­tua­ción eco­nó­mi­ca del país ha de­te­ni­do un po­co el cre­ci­mien­to de la em­pre­sa. To­da­vía es­ta­mos, so­bre­vi­vi­mos, ha si­do di­fí­cil. Aun­que En­cuen­tra 24 va a cum­plir 14 años, te­ne­mos un in­ver­sio­nis­ta des­de ha­ce 5, que cre­yó en la em­pre­sa es­pe­ran­do cier­to cre­ci­mien­to, pe­ro no lo he­mos po­di­do al­can­zar. No obs­tan­te, el si­tio es muy co­no­ci­do, da mu­chos re­sul­ta­dos, y en ese sen­ti­do sí me sien­to exi­to­sa, pe­ro te­nía­mos mu­chos pla­nes y tu­vi­mos que de­ter­ner­los un po­co.

¿Cuál es la cla­ve pa­ra man­te­ner un ne­go­cio, en mo­men­tos de cri­sis?

A pe­sar de la cri­sis que es­tu­vi­mos pa­san­do en Pa­na­má, mu­chos em­pren­di­mien­tos sa­lie­ron ade­lan­te. Hu­bo mu­cho des­em­pleo, per­so­nas que perdieron opor­tu­ni­da­des, pe­ro no ha­bía que de­te­ner­se pa­ra na­da. In­clu­si­ve, apa­re­cie­ron opor­tu­ni­da­des en esa cri­sis. No­so­tros con­ti­nua­mos tra­ba­jan­do y crea­mos he­rra­mien­tas co­mo Ca­sa 24, un nue­vo ver­ti­cal que hi­ci­mos en res­pues­ta a una ne­ce­si­dad que te­nían mu­chos de los pro­pie­ta­rios de in­mue­bles de te­ner un web­si­te so­la­men­te pa­ra in­mue­bles de de­ter­mi­na­do ni­vel, con cier­tos es­tán­da­res de se­gu­ri­dad.

Ade­más, hi­ci­mos es­ta nue­va ex­po, es­ta­mos por lan­zar una tien­da en lí­nea con to­do el pro­ce­so de com­pra­ven­ta, una es­pe­cie de Ama­zon pa­na­me­ña, don­de pue­das pa­gar en lí­nea y re­ci­bir to­do en ca­sa, ver el pro­duc­to, en­ten­der de qué se tra­ta y tra­ba­jar con va­rias em­pre­sas que es­tán en el país tra­tan­do de ven­der su in­ven­ta­rio. Se tra­ta de rein­ven­tar­se, de ver si lo que es­tás ha­cien­do fun­cio­na y tra­tar de vi­sua­li­zar qué más pue­des ha­cer pa­ra ge­ne­rar va­lor y más be­ne­fi­cios en tus clien­tes, es­cu­char­los, qué ne­ce­si­tan, de qué se que­jan, sus im­pe­di­men­tos... Mi con­se­jo es con­ti­nuar ana­li­zan­do y vien­do que exis­ten opor­tu­ni­da­des, in­clu­so en una cri­sis.

¿Có­mo se pue­de lle­var un em­pren­di­mien­to a un ni­vel re­gio­nal?

Creo que ten­go un chip en mi ca­be­za que no ten­go mie­do de ir a otro país, ha­blar con una abo­ga­do, abrir una cuen­ta, pe­dir ayu­da. Me pre­gun­tan có­mo hi­ce y res­pon­do que fa­ci­li­to, em­pe­cé a ha­blar con al­guien, creé la em­pre­se, ha­blé con no sé cuan­tas per­so­nas, al­qui­la­mos un si­tio, com­pré un es­cri­to­rio, pu­se una chi­ca... Eso no es ile­gal, no es ma­lo. A mu­chos otros paí­ses les encanta ver a un in­ver­sio­nis­ta de Pa­na­má crean­do y tra­yen­do tec­no­lo­gía nue­va. Sí se pue­de.

Con­se­jos pa­ra las fé­mi­nas que quie­ren em­pren­der y no se atre­ven

To­ca ver qué le es­tá de­te­nien­do. Ha­cer una re­tros­pec­ti­va y ana­li­zar dón­de es­tá el im­pe­di­men­to prin­ci­pal, por­que las mu­je­res so­mos muy in­te­li­gen­tes, ex­tra­or­di­na­rias, con una ca­pa­ci­dad in­creí­ble de ‘mul­ti­tas­king’ que mu­chos hom­bres no tie­nen. Real­men­te tie­ne que eva­luar qué la de­tie­ne, sa­car­lo de su vi­da y co­men­zar el em­pren­di­mien­to.

¿Cuál se­ría tu guía prác­ti­ca pa­ra em­pren­der?

A no­so­tras las mu­je­res nos encanta ha­cer una lis­ta. Creo que es im­por­tan­te pri­me­ro ha­cer una lis­ta con­si­sa —no son 100 co­sas que de­bes ha­cer an­tes de em­pren­der—. Tie­nes que en­fo­car­te, ini­ciar, ha­cer el top 10 y lue­go em­pe­zar. La nú­me­ro 10 es po­ner­te una fe­cha de lan­za­mien­to y cum­plir­la.

¿Qué le di­rías a las mu­je­res que no con­fían en sí mis­mas?

Bus­ca la au­to­con­fian­za, ayú­da­te, con­sí­gue­te un so­cio. Em­pie­za a ha­blar con to­do el mun­do, no tie­nes que dar tan­to de­ta­lle de tu pro­duc­to, sal a con­fe­ren­cias, hoy hay mu­chas en Pa­na­má que no exis­tían cuan­do yo es­ta­ba co­men­zan­do, hay de em­pren­di­mien­to, tec­no­lo­gía, ne­go­cios. Pé­ga­te­le a al­guien, ex­plí­ca­le, pi­de con­se­jo, ase­só­ra­te, in­clu­so hay ase­so­ría gra­tis. A ve­ces las mu­je­res pen­sa­mos que lo po­de­mos ha­cer to­do so­las, hay que ba­jar­se un po­co y pe­dir ayu­da; los hom­bres lo es­tán ha­cien­da y nos es­tán con­tra­tan­do y po­nien­do a ha­cer to­do. Hay que pen­sar en eso. Yo le ha­cía to­do a mi je­fe que era in­ver­sor en la bol­sa, y me di cue­ta que no era tan di­fí­cil. Hay que pe­dir ayu­da, sin pe­na y sin mie­do.

¿Qué pla­nes tie­nes a fu­tu­ro?

Es­ta­mos cre­cien­do, que­re­mos ex­pan­dir­nos en Cen­troa­mé­ri­ca. Me encanta sa­lir del país y de­cir­le a las per­so­nas que soy pa­na­me­ña, soy mu­jer, ne­gra, que hi­ce es­to… se que­dan sor­pren­di­dos. Voy a ir a Sao Pau­lo en no­viem­bre de es­te año, pa­ra ha­blar del ini­cio de En­cuen­tra 24 en una conferenci­a de mar­ket pla­ces in­ter­na­cio­nal, va a ser una in­creí­ble opor­tu­ni­dad. Cuan­do lo anun­cia­ron, me pu­sie­ron a la par de gen­te re­le­van­te, que me pre­gun­to qué ha­go yo ahí. Pa­na­má pue­de, no­so­tras po­de­mos, es ge­nial sa­lir de aquí, co­mo di­cen: “Na­die es pro­fe­ta en su tie­rra”. Si no te fun­cio­nó aquí, in­tén­ta­lo afue­ra, bus­ca el di­ne­ro, la ca­pa­ci­ta­cion en otro lu­gar, ex­pan­de, al fi­nal so­mos po­qui­tos aquí, así que ¡¿Why not?!■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.