Quie­res ser el pró­xi­mo mi­nis­tro de Edu­ca­ción

Panamá América - - Opinión - Jo­sé A. Guil­bauth G. opi­nion@epa­sa.com Do­cen­te uni­ver­si­ta­rio.

An­tes de pen­sar y desear ser mi­nis­tro de Edu­ca­ción, en el fu­tu­ro Ga­bi­ne­te pre­si­den­cial 2019-2024; us­ted de­be ha­cer­se un au­to­exa­men de con­cien­cia y pre­gun­tar­se si pro­vie­ne de las au­las en don­de pla­ni­fi­có y ex­pe­ri­men­tó to­do ti­po de es­tra­te­gias di­dác­ti­cas en di­ver­sos am­bien­tes pe­da­gó­gi­cos del país. Hay que to­mar en cuen­ta que en es­ta loa­ble pro­fe­sión, la ex­pe­rien­cia es su­pre­ma­men­te im­por­tan­te; na­die pue­de en­ten­der lo que nun­ca ha vi­vi­do; aun te­nien­do los me­jo­res de­seos. Una re­fle­xión que to­do do­cen­te nos ha­ce­mos al ini­ciar un nue­vo go­bierno; es ¿Por qué nun­ca se ha de­sig­na­do un mi­nis­tro de Sa­lud con otra for­ma­ción que no sea mé­di­co. En cam­bio, en los úl­ti­mos quin­que­nios he­mos ob­ser­va­do que se de­sig­nan mi­nis­tros de Edu­ca­ción con for­ma­ción en otras áreas; tal vez con bue­nas in­ten­cio­nes; pe­ro un sis­te­ma edu­ca­ti­vo pa­ra ser for­ta­le­ci­do ne­ce­si­ta más que bue­nas in­ten­cio­nes.

Di­cho de es­ta ma­ne­ra, el edu­ca­dor que desea ser pró­xi­mo mi­nis­tro de Edu­ca­ción de­be pen­sar en ser re­pre­sen­tan­te de una po­lí­ti­ca de Es­ta­do ten­dien­te a la me­jo­ra del sis­te­ma edu­ca­ti­vo. Pa­ra tal com­pro­mi­so us­ted de­be ya es­tar ha­cien­do un exa­men ex­haus­ti­vo de las si­tua­cio­nes que han li­mi­ta­do el desa­rro­llo efec­ti­vo de las po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas que han de­te­rio­ra­do el sis­te­ma en los úl­ti­mos 50 años. Lo pri­me­ro que te­ne­mos que va­lo­rar es el pun­to en el que se en­cuen­tra el sis­te­ma edu­ca­ti­vo y la con­fi­gu­ra­ción in­te­gral de los es­tu­dian­tes. En ellos hay que ha­cer una ra­dio­gra­fía de su ubi­ca­ción, es­truc­tu­ras, equi­pa­mien­tos y abor­da­je di­dác­ti­co tec­no­ló­gi­co re­que­ri­do, así co­mo las ne­ce­si­da­des pe­da­gó­gi­cas apre­mian­tes que de­be­mos re­sol­ver pa­ra que el ac­to di­dác­ti­co sea evo­lu­ti­vo y per­ma­nen­te por los res­pon­sa­bles del mis­mo, los do­cen­tes. Otro as­pec­to pa­ra con­si­de­rar en su va­lo­ra­ción ini­cial del sis­te­ma es la apor­ta­ción y re­gu­la­ri­za­ción de los tex­tos o so­por­tes edu­ca­ti­vos que de­be ofre­cer el Es­ta­do en for­ma gra­tui­ta a to­dos los es­tu­dian­tes del país. De­fi­ni­ti­va­men­te que la for­ma­ción con­ti­nua y sis­te­má­ti­ca de los do­cen­tes no pue­de que­dar re­za­ga­da en su diag­nós­ti­co, al igual que su res­pec­ti­va eva­lua­ción pro­ce­sual. Y qué de­cir de las po­lí­ti­cas de man­te­ni­mien­to de to­da la in­fra­es­truc­tu­ra de los cen­tros edu­ca­ti­vos, in­clu­yen­do un sis­te­ma de se­gu­ri­dad y vi­deo­vi­gi­lan­cia en red por ca­da re­gión edu­ca­ti­va. No hay que ol­vi­dar las so­lu­cio­nes al fra­ca­so es­co­lar, reali­dad que tan­to em­po­bre­ce el ni­vel de efi­cien­cia del sis­te­ma y, por con­se­cuen­cia, el aban­dono del mis­mo. En es­tas dos gran­des pro­ble­má­ti­cas de­be lle­gar el edu­ca­dor, pró­xi­mo mi­nis­tro de Edu­ca­ción con las so­lu­cio­nes en su e-por­ta­fo­lio y en su vo­lun­tad. No ol­vi­de en su diag­nós­ti­co em­plear la tec­no­lo­gía pa­ra so­lu­cio­nar los gra­ves con­tra­tiem­pos de nom­bra­mien­tos, tras­la­dos y pa­gos me­dia­tos a los edu­ca­do­res. Y, por úl­ti­mo, re­cuer­de vi­si­tar ca­da am­bien­te o re­gión edu­ca­ti­va de for­ma sis­te­má­ti­ca, en don­de pue­da eva­luar los pro­yec­tos, pla­nes y pro­gra­mas que ha­rán po­si­ble que los usua­rios del sis­te­ma se con­vier­tan en ver­da­de­ros es­tu­dian­tes con com­pe­ten­cias pa­ra lo­grar ser un pro­fe­sio­nal con al­ta com­pe­ti­ti­vi­dad y desem­pe­ño.

Pa­ra lo­grar to­do lo an­te­rior no se ol­vi­de de acom­pa­ñar­se de un equi­po de tra­ba­jo con­for­ma­do por aque­llos pro­fe­sio­na­les que han vi­vi­do lo que es en­se­ñar y con ex­pe­rien­cia re­pli­ca­ble de sus la­bo­res an­te­rio­res; que tra­ba­jen con vo­ca­ción, vo­lun­tad, em­pren­de­do­res y so­bre to­do con una gran pun­tua­li­dad y de­di­ca­ción a la la­bor en­co­men­da­da; pe­ro so­bre to­do no acep­te aque­llos miem­bros del par­ti­do que no po­sean el per­fil pro­fe­sio­nal pa­ra res­pon­der a tan­tas de­man­das por so­lu­cio­nar den­tro del ra­mo edu­ca­ti­vo del país. Mu­cha suer­te en su desem­pe­ño, le que­dan 10 me­ses pa­ra cum­plir con es­te gran com­pro­mi­so que es­pe­ra to­do el país pue­da en­fren­tar un nue­vo Ga­bi­ne­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.