De­bes apren­der a ju­gar tus car­tas

» La in­te­li­gen­cia emo­cio­nal es un fac­tor fun­da­men­tal en el ar­te de la ne­go­cia­ción, de acuer­do con Mai­te Mo­ya, la cual co­no­ce al de­di­llo có­mo fun­cio­na la men­te de las per­so­nas.

Panamá América - - Ey! - Ro­sa­li­na Oro­cú Mo­ji­ca ro­sa­li­na.oro­cu@epa­sa.com @Pa­na­maA­me­ri­ca

Co­mo se­res hu­ma­nos di­fe­ren­tes es co­mún que sur­jan desacuer­dos y que ca­da uno pien­se que tie­ne la ra­zón. En­ton­ces, pue­de per­der­se el tiem­po y la pa­cien­cia en una dis­cu­sión es­té­ril, en la que unos y otros se cie­rran y a ca­pa y es­pa­da de­fien­den su po­si­ción, sin tre­gua ni ad­mi­tir que el con­ter­tu­lio po­dría es­tar en lo co­rrec­to. Es­to su­ce­de mu­chas ve­ces en de­ba­tes en los que par­ti­ci­pan po­lí­ti­cos.

Una es­pe­cia­lis­ta en el ma­ne­jo de las ha­bi­li­da­des co­mu­ni­ca­ti­vas, Mai­te Mo­ya, com­par­te in­tere­san­tes plan­tea­mien­tos so­bre la ma­te­ria.

Im­por­tan­te es, se­gún re­cal­ca, no per­der la cal­ma. Ga­na el de­ba­te el que más con­tro­la sus emo­cio­nes.

Em­pa­tía tam­bién es otro fac­tor de pe­so.

Afir­ma que ca­rac­te­ri­za un de­ba­te exi­to­so “un buen ini­cio y un buen fi­nal. Es el mo­men­to de co­nec­tar con el pú­bli­co y el fi­nal el mo­men­to de de­jar un men­sa­je con­tun­den­te pa­ra re­cor­dar y de­ci­dir”.

No me­nos im­por­tan­te es “la se­gu­ri­dad y la cre­di­bi­li­dad que se pro­yec­te”, al igual que “el ma­ne­jo de los te­mas, la pre­pa­ra­ción y el co­no­ci­mien­to. Trans­mi­ti­do con emo­ción y em­pa­tía”.

Otro pun­to so­bre el cual lla­ma la aten­ción es “el ma­ne­jo de las emo­cio­nes pro­pias pa­ra no caer en las tram­pas del otro y man­te­ner el ob­je­ti­vo del dis­cur­so y aje­nas, en el sen­ti­do de po­der calmar al otro pa­ra lle­gar a un con­sen­so si así se desea”.

En­fa­ti­za: “Siem­pre que pier­des el con­trol caís­te en el jue­go del otro, de­jas de di­ri­gir el éxi­to de tu dis­cur­so y del de­ba­te”.

Ade­más, hay que pro­cu­rar que el men­sa­je sea “cla­ro, di­ri­gi­do a la ac­ción. El ar­gu­men­to sin ac­ción no con­du­ce al cam­bio”.

Más re­glas de oro

Ar­gu­men­tos ra­cio­na­les con do­sis emo­cio­na­les. Se lle­ga con la ra­zón y con­ven­ce­mos con la emo­ción. Es­cu­char, ob­ser­var y co­nec­tar.

La em­pa­tía pa­ra sa­ber que quie­re tu pú­bli­co y adap­tar tu men­sa­je a la au­dien­cia. Cons­tru­ye y ofre­ce so­lu­cio­nes.

»Es­tar sin­to­ni­za­dos en el mis­mo ca­nal con­tri­bu­ye a que no ha­ya rui­dos en­tre el emi­sor y el re­cep­tor. Así el men­sa­je lle­ga cla­ro.

»Au­to­con­trol es una de las he­rra­mien­tas pa­ra lo­grar el éxi­to.

»Im­por­tan­te te­ner cla­ro que ‘ca­da ca­be­za es un mun­do’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.