Un re­ga­lo pa­ra nues­tros se­res que­ri­dos

Panamá América - - Opinión - Jorge Muñoz Gi­rol­di opi­nion@epa­sa.com

Es im­por­tan­te que las per­so­nas pla­ni­fi­que­mos en vi­da el des­tino de nues­tros bie­nes lue­go de nues­tro fa­lle­ci­mien­to. Es­to fa­ci­li­ta­rá las co­sas a las per­so­nas que desea­mos que he­re­den, ya que evi­ta­ría­mos ce­der la de­ci­sión al Es­ta­do por me­dio de un jui­cio de su­ce­sión in­tes­ta­da, el cual en Pa­na­má re­sul­ta en­go­rro­so y crea con­flic­tos en fa­mi­lias; evi­ta­re­mos te­ner que pa­gar im­pues­tos jus­tos en mo­men­tos de cons­ter­na­ción, cos­tos por pe­ri­ta­jes, con­ta­do­res y ho­no­ra­rios legales. Si la he­ren­cia se lle­va a jui­cio de su­ce­sión in­tes­ta­da, el Es­ta­do asig­na­rá los bie­nes a las per­so­nas es­ta­ble­ci­das en el Có­di­go Ci­vil (ar­tícu­lo 646 en ade­lan­te), al­go que no siem­pre es la vo­lun­tad del fa­lle­ci­do. Y en ca­so de no ha­ber per­so­nas con de­re­cho a he­re­dar, he­re­da­rá el Mu­ni­ci­pio de su do­mi­ci­lio, co­mo lo in­di­ca el ar­tícu­lo 692 del Có­di­go. Al­gu­nos vehícu­los que su­ge­ri­mos a nues­tra clien­te­la en el bu­fe­te don­de tra­ba­jo pa­ra de­ci­dir el des­tino de nues­tros bie­nes lue­go de nues­tro fa­lle­ci­mien­to son: TES­TA­MEN­TO: Do­cu­men­to en que una per­so­na plas­ma su vo­lun­tad in­di­can­do quié­nes a par­tir de su muer­te he­re­da­rán. Es­ta es la for­ma más co­no­ci­da por los ciu­da­da­nos y exis­ten va­rios ti­pos: Oló­gra­fo: Con­fec­cio­na­do con pu­ño y le­tra del tes­ta­dor. Abier­to: Otor­ga­do an­te no­ta­rio pú­bli­co quien evi­ta­rá que el mis­mo se des­tru­ya o ex­tra­víe.

Ce­rra­do: El tes­ta­dor, sin re­ve­lar su úl­ti­ma vo­lun­tad, de­cla­ra al no­ta­rio que es­ta se en­cuen­tra en un ‘plie­go’ el cual pre­sen­ta ce­rra­do o se­lla­do o pue­de ce­rrar y se­llar an­te el no­ta­rio.

Ma­rí­ti­mo: Otor­ga­do en via­jes por mar por cual­quier per­so­na a bor­do y lo au­to­ri­za el ca­pi­tán o el que ha­ga sus ve­ces.

Tes­ta­men­to he­cho en país ex­tran­je­ro: Los pa­na­me­ños po­de­mos tes­tar fue­ra de Pa­na­má, su­je­tán­do­nos a las for­mas es­ta­ble­ci­das por las le­yes del país en que es­te­mos.

Mi­li­tar: Otor­ga­do en tiem­pos de gue­rra an­te ofi­cial o je­fe, apli­ca­ble a la Po­li­cía Na­cio­nal.

Si exis­ten va­rios tes­ta­men­tos, ten­drá va­li­dez el úl­ti­mo. Fun­da­cio­nes de in­te­rés pri­va­do: Po­de­mos cons­ti­tuir una fun­da­ción y co­lo­car los bie­nes que desea­mos a nom­bre de es­ta. Es­ta con­ta­rá con un re­gla­men­to que in­di­ca­rá quié­nes se­rán los be­ne­fi­cia­rios, in­clu­yen­do con­di­cio­nes es­ti­pu­la­das por el fun­da­dor (el clien­te) y can­ti­da­des, de­pen­dien­do de los de­seos que ha­ya ex­pues­to en el do­cu­men­to an­tes de fa­lle­cer. Con la fun­da­ción, los bie­nes son tras­pa­sa­dos en vi­da, pa­ra ser ad­mi­nis­tra­dos por los he­re­de­ros des­pués de la muer­te del clien­te, sin ne­ce­si­dad de abrir nin­gún one­ro­so ca­so ju­di­cial he­re­di­ta­rio. FI­DEI­CO­MI­SO: Es­te pue­de ser de ad­mi­nis­tra­ción de bie­nes por me­dio de una fi­du­cia­ria don­de es­ti­pu­la­mos los in­tere­ses del fi­dei­co­mi­ten­te lue­go de mo­rir. Los bie­nes se trans­fie­ren en vi­da al Fi­dei­co­mi­so, sin ne­ce­si­dad de abrir ca­so ju­di­cial he­re­di­ta­rio. CUS­TO­DIA DE AC­CIO­NES AL POR­TA­DOR: Con la uti­li­za­ción de so­cie­da­des anó­ni­mas, en que los cer­ti­fi­ca­dos de ac­cio­nes es­tén a “El Por­ta­dor”, es­tos es­ta­rán cus­to­dia­dos por un “Custodio Au­to­ri­za­do”, que ha­ce las fun­cio­nes de un Fi­du­cia­rio, guar­dan­do los cer­ti­fi­ca­dos en vi­da pa­ra ser ad­mi­nis­tra­dos por los he­re­de­ros des­pués de la muer­te del clien­te.

Hay otras op­cio­nes me­nos uti­li­za­das, co­mo las so­cie­da­des ci­vi­les de per­so­nas, con ca­pa­ci­dad de re­mo­ción de so­cios en ca­so de fa­lle­ci­mien­to. Tam­bién las cuen­tas ban­ca­rias y de coope­ra­ti­vas y pen­sio­nes, en las que se de­sig­nan he­re­de­ros o be­ne­fi­cia­rios sus­ti­tu­tos en ca­so de muer­te. Fun­cio­nan tam­bién las pó­li­zas de se­gu­ro de vi­da con aho­rros, en las que se de­sig­nan be­ne­fi­cia­rios en ca­so de fa­lle­ci­mien­to. Al­gu­nas fa­mi­lias tam­bién trans­fie­ren en Usu­fruc­to Vi­ta­li­cio sus bie­nes, de tal for­ma que, a la muer­te del clien­te, los bie­nes pa­san a la ad­mi­nis­tra­ción de sus se­res que­ri­dos.

Es im­por­tan­te con­tar con la ase­so­ría de un abo­ga­do quien po­drá re­co­men­dar­le la me­jor op­ción pa­ra la pla­ni­fi­ca­ción de su he­ren­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.