En torno al pac­to mun­dial so­bre las mi­gra­cio­nes

Panamá América - - Opinión - Víc­tor J. Ale­xis opi­[email protected]­sa.com Eco­no­mis­ta y do­cen­te uni­ver­si­ta­rio.

Las po­bla­cio­nes evo­lu­cio­nan de acuer­do con su fe­cun­di­dad, mor­ta­li­dad y sus in­ter­cam­bios mi­gra­to­rios. Se­gún da­tos de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das (ONU), la po­bla­ción mun­dial es de 7,369 mi­llo­nes de per­so­nas, y se pre­vé que pa­ra el 2030 lle­gue a 8,500 mi­llo­nes. Ac­tual­men­te, 4,400 mi­llo­nes (60%) vi­ve en Asia, 1,200 mi­llo­nes (16%) en Áfri­ca, 738 mi­llo­nes (10%) en Eu­ro­pa, 634 mi­llo­nes en La­ti­noa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be (9%), Amé­ri­ca del Nor­te con 358 mi­llo­nes y Ocea­nía con 39 mi­llo­nes, re­pre­sen­tan el res­tan­te 5%. Chi­na con 1,400 mi­llo­nes e In­dia con 1,300 mi­llo­nes son los paí­ses de mayor po­bla­ción, re­pre­sen­tan el 19% y 18%, res­pec­ti­va­men­te. Fue­ra de su país de na­ci­mien­to vi­ven 258 mi­llo­nes de per­so­nas, mien­tras 60,000 per­so­nas han muer­to des­de el año 2000 en el mar, en el de­sier­to o du­ran­te la tra­ve­sía mi­gra­to­ria.

La mo­vi­li­dad es­pa­cial-geo­grá­fi­ca de la po­bla­ción es tan an­ti­gua co­mo la pro­pia hu­ma­ni­dad, y no exis­te so­cie­dad que no sea pro­duc­to y sín­te­sis de po­bla­cio­nes mi­gran­tes, es de­cir, del mes­ti­za­je. No obs­tan­te, el cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal, au­na­do a pro­ble­mas re­la­ti­vos al cam­bio cli­má­ti­co, in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, de­sigual dis­tri­bu­ción de la ri­que­za, es­ca­sez de agua, en­tre otros, in­di­ca que ca­da vez ten­drá mayor im­por­tan­cia las mi­gra­cio­nes.

El Pac­to Mun­dial pa­ra la Mi­gra­ción Se­gu­ra, Or­de­na­da y Re­gu­lar, apro­ba­do por la ONU en di­ciem­bre de 2018, le­gal­men­te no vin­cu­lan­te pa­ra los paí­ses, ha ge­ne­ra­do un de­ba­te con po­si­cio­nes a fa­vor y en con­tra, co­mo es el ca­so de los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca.

Por su pro­pó­si­to y con­te­ni­do con­si­de­ra­mos que el pac­to re­sul­ta ati­na­do. Re­co­ge la preo­cu­pa­ción so­bre el com­ple­jo fe­nó­meno mi­gra­to­rio y con es­te se pre­ten­de ase­gu­rar el res­pe­to a los de­re­chos y dig­ni­dad hu­ma­na de los mi­gran­tes; de igual for­ma, los paí­ses pue­dan im­ple­men­tar sus po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias na­cio­na­les en el mar­co de la coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal, a fin de pro­cu­rar que la mi­gra­ción sea se­gu­ra pa­ra los paí­ses de ori­gen, trán­si­to y des­tino de los mi­gran­tes, co­mo pa­ra ellos mis­mos. Así, al bus­car la coo­pe­ra­ción en­tre los paí­ses pa­ra tra­tar ade­cua­da­men­te, con sen­ti­do hu­ma­ni­ta­rio, a los mi­gran­tes, se com­ba­te el ra­cis­mo, la xe­no­fo­bia, ex­plo­ta­ción se­xual, en­tre otras prác­ti­cas que vul­ne­ran los de­re­chos hu­ma­nos.

Pro­po­ner cons­truir mu­ros en sus fron­te­ras, sím­bo­lo de una po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria res­tric­ti­va y re­pre­si­va, y opo­ner­se al pac­to, es des­afor­tu­na­do, cuan­do mu­cho se be­ne­fi­cia­ron de las mi­gra­cio­nes, es­ti­mu­lan­do la fu­ga de ce­re­bros de paí­ses que Al­fred Sauvy, eco­no­mis­ta fran­cés, en 1952 de­no­mi­nó Ter­cer Mun­do pa­ra de­sig­nar la po­bla­ción de los paí­ses po­bres.

En ar­tícu­lo de opi­nión ti­tu­la­do “Un mun­do sin mu­ros”, pu­bli­ca­do en el “Pa­na­má Amé­ri­ca” el 8 de no­viem­bre de 2006, el so­ció­lo­go Raúl Leis (Q.E.P.D) se­ña­la­ba: “Re­cha­za­mos la exis­ten­cia de mu­ros o va­llas pa­ra se­pa­rar los pue­blos que pro­vo­can gran­des con­flic­tos, la muer­te de mi­gran­tes, al tiem­po que fo­men­ta el ne­go­cio de la mi­gra­ción ile­gal… y de se­pa­ra­ción en­tre los pue­blos...”.

El lo­gro de los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS) so­lo es po­si­ble, con­tra­rio a los mu­ros, me­dian­te la coo­pe­ra­ción y so­li­da­ri­dad in­ter­na­cio­nal. Es en es­ta vi­sión que de­be con­ce­bir­se lo ati­na­do del pac­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.