Se­cre­to y men­ti­ra

ABC Color - - POLÍTICA - Ebri­tez@abc.com.py

Ed­win Brí­tez

No es nin­gún se­cre­to que el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Ho­ra­cio Car­tes, fue pre­si­den­te del gru­po Car­tes, un con­glo­me­ra­do de em­pre­sas que di­ri­gía con su her­ma­na Sa­ra y un con­jun­to de ge­ren­tes que ac­tual­men­te es­tán po­li­ti­za­dos, has­ta que ga­nó las elec­cio­nes y di­ce que de­jó el ma­ne­jo de las em­pre­sas en ma­nos de la her­ma­na.

La cues­tión que se­guía en se­cre­to era si real y for­mal­men­te se se­pa­ró de sus em­pre­sas o se­guía li­de­ran­do el gru­po, ya que de acuer­do con la Cons­ti­tu­ción el Pre­si­den­te no de­be de­di­car­se a otra que no sea la pre­si­den­cia. Sin em­bar­go, el Pre­si­den­te es­ta­ba de­di­ca­do a full has­ta ha­ce po­co a rea­li­zar cam­pa­ña elec­to­ral y al pa­re­cer tam­bién a cui­dar sus em­pre­sas.

Car­tes tu­vo que ha­ber re­nun­cia­do a di­ri­gir sus em­pre­sas an­tes de ser pre­si­den­te pa­ra cum­plir con el pre­cep­to cons­ti­tu­cio­nal de que “son in­há­bi­les pa­ra ser can­di­da­tos a pre­si­den­te y vi­ce... los re­pre­sen­tan­tes o man­da­ta­rios de em­pre­sas, cor­po­ra­cio­nes o en­ti­da­des na­cio­na­les o ex­tran­je­ras que sean con­ce­sio­na­rias de ser­vi­cios es­ta­ta­les, o de eje­cu­ción de obras o pro­vi­sión de bie­nes al Es­ta­do”.

Al pa­re­cer no lo hi­zo o es­tá es­tric­ta­men­te su­per­se­gu­ro de no de­jar prue­bas que de­mues­tren lo con­tra­rio. Has­ta que sur­gió la in­for­ma­ción ofi­cial de que el pre­si­den­te Car­tes si­gue aún li­ga­do al Gru­po Car­tes, es­pe­cí­fi­ca­men­te a tra­vés de Pa­ler­mo, que en su pá­gi­na web di­ce: “Así for­ma­mos un equi­po lleno de ta­len­to com­pro­me­ti­do pa­ra es­tar cer­ca de la gen­te, es­tén don­de es­tén, co­mer­cia­li­zan­do pri­me­ra­men­te los ci­ga­rri­llos Pa­ler­mo, San Ma­rino y Ken­tucky, fa­bri­ca­dos por Ta­ba­ca­le­ra del Es­te SA”, de Car­tes.

En el in­for­me que el juez Hu­go So­sa Pas­mor pi­dió, por in­ti­ma­ción, a tres em­pre­sas pa­ra sa­ber a quié­nes per­te­ne­cen los nú­me­ros te­le­fó­ni­cos que apa­re­cen en el cru­ce de lla­ma­das que se in­ves­ti­ga por el ase­si­na­to del di­ri­gen­te li­be­ral Ro­dri­go Quin­ta­na se con­sig­na que la em­pre­sa Pa­ler­mo SA re­co­no­ce que uno de los nú­me­ros es del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y otro a nom­bre del mi­nis­tro Juan Car­los Ló­pez Mo­rei­ra, di­rec­tor de la em­pre­sa.

De­ja de ser un se­cre­to así que el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca si­gue for­man­do par­te de sus em­pre­sas, y que en con­se­cuen­cia vio­la la Cons­ti­tu­ción en lo que res­pec­ta a la exi­gen­cia de de­di­car­se ex­clu­si­va­men­te al car­go y al de­ber de rom­per to­do víncu­lo con los gru­pos pri­va­dos que tie­nen in­te­rés en los ne­go­cios pú­bli­cos.

El Pre­si­den­te usó el te­lé­fono de Pa­ler­mo SA pa­ra co­mu­ni­car­se con el co­man­dan­te de la Po­li­cía en torno al ase­si­na­to men­cio­na­do. ¿Que­ría ocul­tar­se en lo pri­va­do de al­go ma­lo que ha­ce des­de el sec­tor pú­bli­co? ¿Que­ría bur­lar a la jus­ti­cia? ¿O es co­mún que el Pre­si­den­te se ocu­pe al mis­mo tiem­po de lo pú­bli­co y de lo pri­va­do, sin re­pa­rar en los me­dios pa­ra ello?

Lo mis­mo pue­de de­cir­se del mi­nis­tro Ló­pez Mo­rei­ra, quien tie­ne las mis­mas in­com­pa­ti­bi­li­da­des que el Pre­si­den­te y el vi­ce, sal­vo que pue­de ejer­cer la do­cen­cia.

No por­que la men­ti­ra sea cal­do de cul­ti­vo de la po­lí­ti­ca se de­ba ad­mi­tir­la co­mo nor­mal, pe­ro co­rre­gir es­tos vi­cios re­quie­re de com­pli­ca­dos pro­ce­di­mien­tos po­lí­ti­cos y tiem­po, que ya no hay. Lo más prác­ti­co y efec­ti­vo es que los elec­to­res no re­pi­tan el error de vo­tar a per­so­nas y gru­pos con po­de­ro­sos in­tere­ses pro­pios que se pos­tu­lan, no so­lo pa­ra in­cre­men­tar su po­der ha­cien­do cre­cer sus in­tere­ses sino pa­ra des­truir las ins­ti­tu­cio­nes, bur­lar las ga­ran­tías y es­qui­var las li­mi­ta­cio­nes que bus­can evi­tar abu­sos de po­der en con­tra de gen­te in­de­fen­sa y de gru­pos que com­pi­ten le­gal­men­te con fir­mas de per­so­nas li­ga­das al po­der po­lí­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.