Una gue­rra pro­vo­ca­da

ABC Color - - SOCIEDAD - Lour­des Pe­ral­ta lpe­ral­ta@abc.com.py

El alu­vión de no­ti­cias so­bre hom­bres de­nun­cia­dos por vio­len­cia con­tra la mu­jer, no de­be ser in­ter­pre­ta­do co­mo si el hom­bre y la mu­jer fue­ran in­com­pa­ti­bles. Re­za la na­tu­ra­le­za hu­ma­na que es con­di­ción in­dis­pen­sa­ble que am­bos si­gan uni­dos has­ta el fin de la es­pe­cie hu­ma­na. Son las per­so­na­li­da­des en to­do ca­so –ade­más de otros fac­to­res– las que son in­com­pa­ti­bles, no los se­xos. Sa­be­mos que no to­dos los hom­bres son mal­tra­ta­do­res pe­ro, con la ley in­te­gral a fa­vor de la mu­jer, no es­tán exen­tos de acu­sa­cio­nes fal­sas. Aun­que el pro­ble­ma de mal­tra­to de par­te de cier­tos hom­bres a cier­tas mu­je­res exis­te, lo real­men­te vi­si­ble es que las cau­sas no es­tán sien­do ata­ca­das más que la pe­na. Pre­ven­ción no sig­ni­fi­ca en­viar hom­bres a la cár­cel, sino tra­ba­jar con las fa­mi­lias, una por una y en gru­po, pa­ra pro­veer he­rra­mien­tas, ha­bi­li­da­des de con­ci­lia­ción. Las grie­tas matrimoniales tar­de o tem­prano se agran­da­rán si la re­la­ción no co­men­zó lim­pia­men­te, por Ej. ca­sa­mien­tos o unio­nes for­za­das por un em­ba­ra­zo no pla­ni­fi­ca­do, fal­ta de sin­ce­ri­dad res­pec­to al ni­vel de vi­da, los apor­tes eco­nó­mi­cos y de co­la­bo­ra­ción en el ho­gar y la crian­za de los hi­jos, tam­bién la pre­sión fa­mi­liar y so­cial por ca­sar­se a tal edad, in­clu­so pro­ble­mas más com­ple­jos co­mo el des­cu­bri­mien­to tar­dío de en­fer­me­da­des o tras­tor­nos men­ta­les. Des­car­gar bru­tal­men­te el car­tu­cho en “eli­mi­nar el ma­chis­mo” no con­ven­ce a la ra­zón.

Se­gu­ra­men­te nos va a lle­var un buen tiem­po po­ner­nos de acuer­do so­bre có­mo erra­di­car la vio­len­cia ac­tual. Hoy se tien­de a par­tir de pre­mi­sas co­mo “el hom­bre lle­ga bo­rra­cho y gol­pea a su mu­jer”, “el odio no le da de­re­cho a ma­tar”, “la mu­jer se­gu­ro era una p…”, etc. No de­be­mos caer en es­tos ar­gu­men­tos sen­sa­cio­na­lis­tas, ama­ri­llis­tas, ni fa­na­ti­zar­nos con un con­cep­to des­truc­ti­vo de hom­bre y de mu­jer.

Cuan­do se lle­ga al ex­tre­mo, al gol­pe fí­si­co o a lo peor, ase­si­nar y/o sui­ci­dar­se, es por­que al­go gra­ve ex­plo­tó, y an­tes no se pi­dió ayu­da –no ne­ce­sa­ria­men­te a la po­li­cía– o si se hi­zo no fue de ma­ne­ra cla­ra. A pe­dir ayu­da, re­co­no­cer nues­tra in­ca­pa­ci­dad, lí­mi­tes e im­po­ten­cia, se apren­de.

El re­la­ti­vis­mo ver­sus el ab­so­lu­tis­mo res­pec­to a la unión eter­na o pa­sa­je­ra de las pa­re­jas no son bue­nas trin­che­ras. Sa­ber li­diar con un con­flic­to sen­ti­men­tal sa­na­men­te es po­si­ble, aun­que cier­ta­men­te mu­chos ne­ce­si­tan más ayu­da que otros.

Sem­brar el vic­ti­mis­mo, tal co­mo se es­tá apli­can­do, no es bueno pa­ra las mu­je­res, las de­bi­li­ta y las en­tor­pe­ce. Pro­tec­ción in­te­gral, en to­do ca­so pa­ra la ni­ñez y pri­me­ra eta­pa de la ado­les­cen­cia; des­pués de esa edad hay que em­pe­zar a ha­blar en tér­mi­nos de res­pon­sa­bi­li­dad in­di­vi­dual.

Hom­bres y mu­je­res de­be­mos desa­rro­llar nues­tro sis­te­ma de de­fen­sa, aun­que a ve­ces anu­la­do o si­nuo­so en mu­chas per­so­nas (por cues­tio­nes de clan fa­mi­liar, de la cul­tu­ra a la que per­te­ne­ce, etc.), es­tá. Una ma­má me con­ta­ba que fue a vi­si­tar a unos ami­gos –tam­bién con ni­ños– y lle­vó a su nena de 4 años. Mien­tras es­ta­ban ju­gan­do, un ni­ño de 7 años le ce­rró el pa­so cu­brien­do con su cuer­po una puer­ta. La ni­ña lo mi­ró, ca­lló unos se­gun­dos y lue­go pe­gó un gri­to tan fuer­te que los adul­tos co­rrie­ron a ver qué pa­sa­ba. Bri­llan­te au­to­de­fen­sa.

Es fun­da­men­tal en­se­ñar­les a nues­tros hi­jos/as y alumnos des­de muy tem­prano a de­fen­der­se con in­te­li­gen­cia y a res­pe­tar­se en­tre com­pa­ñe­ros de am­bos se­xos, y la so­cie­dad avan­za­rá le­gí­ti­ma­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.