Cae otro pez gor­do bra­si­le­ño, es­ta vez en ex­clu­si­vo edi­fi­cio de Asun­ción

So­lo cin­co días des­pués de la cap­tu­ra en Ciu­dad del Es­te de un je­fe nar­co bra­si­le­ño bus­ca­do por 50 ho­mi­ci­dios, la Se­nad atra­pó ayer a otro pez gor­do de la mis­ma na­cio­na­li­dad, es­ta vez en un lu­jo­so edi­fi­cio de Asun­ción.

ABC Color - - JUDICIALES Y POLICIALES - Adriano Agus­tín Ca­lon­ga Le­chu­ga, cap­tu­ra­do ayer.

Se tra­ta de Adriano Agus­tín Ca­lon­ga Le­chu­ga, quien fue sor­pren­di­do mien­tras dor­mía en un lu­jo­so de­par­ta­men­to de un ex­clu­si­vo edi­fi­cio ubi­ca­do en la ca­lle So­lano Escobar ca­si Jo­sé Ber­ges de Asun­ción, a una cua­dra de la ave­ni­da Pe­rú.

El ope­ra­ti­vo fue eje­cu­ta­do por agen­tes es­pe­cia­les de la Se­cre­ta­ría Na­cio­nal An­ti­dro­gas (Se­nad), que a su vez fue­ron guia­dos has­ta el lu­gar con in­for­mes de la Po­li­cía Fe­de­ral del Bra­sil, que fue la ins­ti­tu­ción que en reali­dad lo­ca­li­zó la gua­ri­da del cri­mi­nal.

El fis­cal Car­los Al­ca­raz su­per­vi­só el pro­ce­di­mien­to, cu­ya fa­se ope­ra­ti­va fue gra­ba­da en vi­deo por los ele­men­tos de las fuer­zas es­pe­cia­les de la se­cre­ta­ría an­ti­dro­gas, con lo que ade­más le die­ron trans­pa­ren­cia a la ope­ra­ción.

En­tre las per­te­nen­cias del ca­po, ha­bía una co­lec­ción de re­lo­jes de lu­jo, ca­de­nas y ani­llos de oro ma­ci­zo y pren­das de mar­cas ex­clu­si­vas. El bra­si­le­ño se mo­vi­li­za­ba en Asun­ción en una ca­mio­ne­ta To­yo­ta Hi­lux del año.

Ope­ra­ción Ma­lo­te

Los efec­ti­vos de la Se­nad con­sig­na­ron que Ca­lon­ga era el je­fe de una cua­dri­lla in­ter­na­cio­nal que sur­tía de co­caí­na y ma­rihua­na a va­rias fac­cio­nes cri­mi­na­les de los es­ta­dos de São Pau­lo, Ma­to Gros­so del Sur, Pa­ra­ná y Río de Ja­nei­ro.

A di­fe­ren­cia de otras ban­das, que tra­ba­ja­ban con ex­clu­si­vi­dad pa­ra gru­pos co­mo el PCC o el Co­man­do Ve­mel­ho, es­ta fac­ción di­ri­gi­da por Ca­lon­ga su­pues­ta­men­te pro­veía de dro­gas y has­ta ar­mas, si era ne­ce­sa­rio, a or­ga­ni­za­cio­nes de dis­tin­tos vo­lú­me­nes.

De he­cho, la red de Ca­lon­ga fue des­man­te­la­da ca­si por com­ple­to el 28 de abril del año pa­sa­do, cuan­do la Po­li­cía Fe­de­ral eje­cu­tó la ope­ra­ción Ma­lo­te, en los cua­tro es­ta­dos ci­ta­dos an­te­rior­men­te. Las in­cur­sio­nes arro­ja­ron de­ce­nas de de­te­ni­dos y la in­cau­ta­ción de im­por­tan­tes bie­nes, co­mo man­sio­nes, vehícu­los, jo­yas y di­ne­ro en efec­ti­vo.

In­clu­so, la es­po­sa de Ca­lon­ga, Mi­che­lle Fon­tes, fue una de las de­te­ni­das en la se­rie de ope­ra­ti­vos que lle­vó a ca­bo la Po­li­cía Fe­de­ral.

Se­gún los da­tos, Ca­lon­ga hu­yó a Pa­ra­guay in­me­dia­ta­men­te des­pués de aque­lla ofen­si­va de la Po­li­cía Fe­de­ral y des­de nues­tro país es­ta­ba in­ten­ta­do re­or­ga­ni­zar su es­truc­tu­ra.

El bra­si­le­ño te­nía una cé­du­la pa­ra­gua­ya. Hoy se­ría ex­pul­sa­do del país.

El je­fe nar­co bra­si­le­ño que fue apre­sa­do ayer en Pa­ra­guay pre­su­mía en su país una vi­da lle­na de lu­jos.

Co­mo to­do nar­co­tra­fi­can­te, Ca­lon­ga te­nía va­rias ca­de­nas y ani­llos de oro ma­ci­zo en su de­par­ta­men­to de Asun­ción.

Agen­tes de las fuer­zas es­pe­cia­les de la Se­nad in­gre­san al de­par­ta­men­to al­qui­la­do por el cri­mi­nal.

La prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca de la cua­dri­lla des­ca­be­za­da ayer es la co­lec­ción de re­lo­jes de lu­jo de sus miem­bros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.