La po­dre­dum­bre si­gue in­tac­ta.

ABC Color - - PORTADA -

Otra fa­mi­lia más que se vol­vió ar­chi­mi­llo­na­ria de la no­che a la ma­ña­na, y que aho­ra sa­le a la luz pú­bli­ca, es la con­for­ma­da por el fis­cal ge­ne­ral con au­to­per­mi­so, Ja­vier Díaz Ve­rón, su es­po­sa y sus dos jó­ve­nes hi­jos. En­tre sus ne­go­cios fi­gu­ra una so­cie­dad anó­ni­ma en la que los tres úl­ti­mos rea­li­za­ron mi­llo­na­rios apor­tes sin co­no­cer­se de ac­ti­vi­da­des lu­cra­ti­vas que jus­ti­fi­quen los mon­tos apor­ta­dos. El clan Díaz Ve­rón y sus aven­tu­ras eco­nó­mi­cas son del mis­mo ca­li­bre y co­lor que los de Óscar Gon­zá­lez Daher, Víc­tor Bo­ga­do, Jo­sé Ma­ría Ibá­ñez y otros “pró­ce­res” del ofi­cia­lis­mo co­lo­ra­do de las úl­ti­mas dé­ca­das, que acu­mu­la­ron ri­que­za, pri­vi­le­gios, ven­ta­jas de to­do ti­po, a ex­pen­sas del Es­ta­do. Nos pre­gun­ta­mos con qué ca­ra se pre­sen­ta­rá el can­di­da­to Ma­rio Ab­do Benítez an­te su elec­to­ra­do es­tan­do pen­dien­tes de acla­ra­ción y solución las os­cu­ras cues­tio­nes re­fe­ren­tes a los re­pul­si­vos per­so­na­jes men­cio­na­dos y otros que fi­gu­ran en las “lis­tas sá­ba­na” del co­lo­ra­dis­mo. A es­te pa­so, mien­tras en nu­me­ro­sos paí­ses de la re­gión so­plan aires mo­ra­li­za­do­res, pa­re­ce que el Pa­ra­guay nun­ca se­rá re­di­mi­do de la cié­na­ga de in­de­cen­cia po­lí­ti­ca y ad­mi­nis­tra­ti­va en que es­tá pa­ra­li­za­do.

Otra fa­mi­lia más que se vol­vió ar­chi­mi­llo­na­ria de la no­che a la ma­ña­na, y que aho­ra sa­le a la luz pú­bli­ca, es la con­for­ma­da por el fis­cal ge­ne­ral con au­to­per­mi­so,

Ja­vier Díaz Ve­rón; su es­po­sa, Ma­ría Sel­va Mo­rí­ni­go; su hi­ja, Ye­ru­tí Díaz Mo­rí­ni­go, y su hi­jo Ale­jan­dro Díaz Mo­rí­ni­go. Si bien no se tra­ta de un he­cho sos­pe­cha­do de en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to que sea sin­gu­lar­men­te ori­gi­nal o sor­pren­den­te en sí mis­mo, es muy útil pa­ra en­ten­der có­mo fun­cio­na el es­que­ma de co­rrup­ción pú­bli­ca en nues­tro país.

Las opor­tu­ni­da­des tram­po­sas de flo­re­ci­mien­to eco­nó­mi­co de un fis­cal ge­ne­ral del Es­ta­do son múl­ti­ples y variadas. Pue­de op­tar por ac­tuar al ser­vi­cio del clien­te con cier­ta dis­cre­ción, pro­mo­vien­do o en­tor­pe­cien­do in­ves­ti­ga­cio­nes, sal­van­do y con­de­nan­do a sos­pe­cha­dos me­dian­te ar­ti­ma­ñas, ha­cien­do ha­llar o ex­tra­viar evi­den­cias, do­cu­men­tos, etc. Tam­bién pue­de ac­tuar a lo bru­to, co­bran­do coimas o “gra­ti­fi­ca­cio­nes” di­rec­ta­men­te, a cam­bio de ha­cer cual­quier co­sa de las an­te­rior­men­te ci­ta­das al mar­gen de la ley o el pro­ce­di­mien­to. Pe­ro, ade­más, tie­ne a su dis­po­si­ción la gran ubre ins­ti­tu­cio­nal, el pre­su­pues­to del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, que en 2017 so­bre­pa­só los 620.000 mi­llo­nes de gua­ra­níes. Es­ta enor­me su­ma no pue­de ser au­di­ta­da por la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral por una ac­ción de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad pre­sen­ta­da por el fis­cal ge­ne­ral ac­tual (co­mo tam­bién lo hi­cie­ron sus an­te­ce­so­res), ob­te­ni­da con la com­pli­ci­dad de la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia. ¿Qué gran irre­gu­la­ri­dad ha de es­con­der es­ta eje­cu­ción pre­su­pues­ta­ria que el pro­pio fis­cal ge­ne­ral se opo­ne a la au­di­to­ría?

A es­te res­pec­to, el Sin­di­ca­to de Asis­ten­tes del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, por ejem­plo, desea ave­ri­guar có­mo gas­tó el di­ne­ro de la ins­ti­tu­ción el fis­cal ge­ne­ral con per­mi­so, pa­ra lo cual so­li­ci­tó a su sus­ti­tu­to y alle­ga­do, Ale­jo Ve­ra Oje­da, que au­to­ri­ce que la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca in­gre­se a au­di­tar las cuen­tas de la ins­ti­tu­ción. Así co­mien­za a en­ten­der­se una fa­ce­ta tur­bia del pro­ce­so de pu­tre­fac­ción mo­ral y po­lí­ti­ca tal co­mo ope­ra en nues­tro país en es­tos tiem­pos. Se­gún se re­fie­re, es­ta prác­ti­ca de ins­tru­men­tar la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal de la Cor­te (ac­tual­men­te in­te­gra­da por An­to­nio Fre­tes, Gladys Ba­rei­ro de Mó­di­ca y Mir­yam Pe­ña) pa­ra atar las ma­nos de la Con­tra­lo­ría se hi­zo tam­bién há­bi­to en­tre más de un cen­te­nar de en­ti­da­des es­ta­ta­les, que por lo vis­to desean es­con­der sus la­tro­ci­nios.

La te­naz opo­si­ción a que la Con­tra­lo­ría in­gre­se a hus­mear en su ges­tión au­to­ri­za a pen­sar que el fis­cal ge­ne­ral Díaz Ve­rón pu­do ha­ber­se lle­va­do bol­sas del di­ne­ro ins­ti­tu­cio­nal a su ca­sa en la se­gu­ri­dad de que su ges­tión no se­rá au­di­ta­da. Pre­ci­sa­men­te, el mis­mo es­tá rea­li­zan­do ac­tual­men­te ma­la­ba­ris­mos –al­gu­nos de los cua­les ya fue­ron de­me­ri­ta­dos– pa­ra ex­pli­car sus in­ver­sio­nes y las de su fa­mi­lia en di­ver­sos em­pren­di­mien­tos.

Por ejem­plo, pa­ra la cons­ti­tu­ción de la so­cie­dad anó­ni­ma Can­to Ro­da­do, su es­po­sa, Ma­ría Sel­va Mo­rí­ni­go, apor­tó 1.500 mi­llo­nes de gua­ra­níes, mien­tras que sus dos jó­ve­nes hi­jos, sin ac­ti­vi­dad lu­cra­ti­va que jus­ti­fi­que sus mon­tos, apor­ta­ron 500 mi­llo­nes de gua­ra­níes ca­da uno.

El clan Díaz Ve­rón y sus aven­tu­ras eco­nó­mi­cas son del mis­mo ca­li­bre y co­lor que los de Óscar Gon­zá­lez Daher, Víc­tor Bo­ga­do, Jo­sé Ma­ría Ibá­ñez y otros “pró­ce­res” del ofi­cia­lis­mo co­lo­ra­do de las úl­ti­mas dé­ca­das, que acu­mu­la­ron ri­que­za, pri­vi­le­gios, ven­ta­jas de to­do ti­po, a ex­pen­sas del Es­ta­do, con una ac­ti­tud tan so­ber­bia y des­ca­ra­da, y con tan­ta im­pu­ni­dad, que de­jan a la gen­te de­cen­te pen­san­do en un di­le­ma gra­ve: si es­te país tie­ne aún chan­ce o ya per­dió de­fi­ni­ti­va­men­te la po­si­bi­li­dad

real de re­den­ción mo­ral; es de­cir, si es­tá con­de­na­do a ser un Es­ta­do ra­quí­ti­co, sub­de­sa­rro­lla­do, in­ca­paz de pro­gre­sar por cau­sa de los vam­pi­ros que in­sa­cia­ble e im­pu­ne­men­te suc­cio­nan la san­gre de sus re­cur­sos eco­nó­mi­cos.

Por­que en los úl­ti­mos años ya hu­bo de­ma­sia­dos tur­bios asun­tos si­mi­la­res a los que ac­tual­men­te re­la­ta­mos. Es­ta cla­se de “fa­tos” con­ti­núan su­ce­dien­do en nues­tro país abier­ta­men­te, tran­qui­la­men­te, al mis­mo tiem­po que los go­ber­nan­tes y los can­di­da­tos elec­to­ra­les, uno a uno, ca­da

cual a su turno y en su mo­men­to, de­di­ca­ron o de­di­can al pue­blo reite­ra­das y am­pu­lo­sas pro­me­sas de com­ba­tir la co­rrup­ción.

Nos pre­gun­ta­mos con qué ca­ra se pre­sen­ta­rá el can­di­da­to Ma­rio Ab­do Benítez an­te su elec­to­ra­do es­tan­do pen­dien­tes de acla­ra­ción y solución las os­cu­ras cues­tio­nes re­fe­ren­tes a los re­pul­si­vos per­so­na­jes men­cio­na­dos y otros que fi­gu­ran en las “lis­tas sá­ba­na” del co­lo­ra­dis­mo.

Por otra par­te, re­vi­san­do una y otra vez los en­gra­na­jes del apa­ra­to mal­di­to que bom­bea los re­cur­sos pú­bli­cos del Pa­ra­guay ha­cia bol­si­llos y cuen­tas par­ti­cu­la­res, in­de­fec­ti­ble­men­te uno se to­pe­ta, en al­gu­na par­te del

pro­ce­so, con miem­bros del Po­der Ju­di­cial que ac­túan co­mo en­cu­bri­do­res, pan­ta­llas, fa­ci­li­ta­do­res de im­pu­ni­dad o co­mo qui­sie­ra lla­mar­se a to­do lo que ha­ga fá­cil la vi­da de los la­dro­nes con in­fluen­cia po­lí­ti­ca y les pro­por­cio­ne im­pu­ni­dad.

A es­te pa­so, mien­tras en nu­me­ro­sos paí­ses de la re­gión so­plan aires mo­ra­li­za­do­res, pa­re­ce que el Pa­ra­guay nun­ca se­rá re­di­mi­do de la cié­na­ga de in­de­cen­cia po­lí­ti­ca y ad­mi­nis­tra­ti­va en la que es­tá pa­ra­li­za­do si es que no son sa­nea­das ins­ti­tu­cio­nes cla­ves co­mo el Po­der Ju­di­cial, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y los par­ti­dos po­lí­ti­cos.

Los ciu­da­da­nos y las ciu­da­da­nas ya no de­ben se­guir con­vi­vien­do man­sa­men­te con los co­rrup­tos y ban­di­dos, ni acep­tar in­di­fe­ren­tes que el di­ne­ro de los con­tri­bu­yen­tes sea des­ti­na­do al gro­se­ro en­ri­que­ci­mien­to de fa­mi­lias y gru­pos po­lí­ti­cos ines­cru­pu­lo­sos, sino de­mos­trar­les pú­bli­ca­men­te su re­pu­dio y des­pre­cio allí don­de se los en­cuen­tre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.