¿Quién pa­ga los gran­des per­jui­cios que oca­sio­na el me­tro­bús?

ABC Color - - Portada -

En fe­bre­ro de 2016, el MOPC ad­ju­di­có a la em­pre­sa por­tu­gue­sa Mo­ta En­gil la cons­truc­ción de los tra­mos 4 y 3 del me­tro­bús, con una lon­gi­tud to­tal de 11,5 km, des­de frente al cam­pus de la UNA en San Lo­ren­zo has­ta la ca­lle Gral. Aquino de Asun­ción, por un mon­to de G. 300.417 mi­llo­nes (unos 51 mi­llo­nes de dó­la­res), más la su­ma de G. 16.320 mi­llo­nes (2.800.000 dó­la­res) pa­ra un con­sor­cio es­pa­ñol-chi­leno en­car­ga­do de la fis­ca­li­za­ción. Es­tos mon­tos ya tu­vie­ron in­cre­men­tos de 34,4 y 33 por cien­to, res­pec­ti­va­men­te, pe­se a que, tras más de dos años y me­dio de los tra­ba­jos, la em­pre­sa con­tra­tis­ta ha com­ple­ta­do ape­nas unos 800 me­tros. En con­tra­par­ti­da a es­tos ma­yo­res cos­tos re­co­no­ci­dos por el MOPC, la des­pro­li­ji­dad y fal­ta de pla­ni­fi­ca­ción de los tra­ba­jos, así co­mo su len­tí­si­mo avan­ce en los tra­mos in­ter­ve­ni­dos, han ge­ne­ra­do un ca­tas­tró­fi­co per­jui­cio eco­nó­mi­co tan­gi­ble a más de 130 co­mer­cios que se vie­ron obli­ga­dos a ce­rrar y a los más de 1.200 em­plea­dos que per­die­ron su tra­ba­jo. ¿Quién pa­ga­rá los per­jui­cios oca­sio­na­dos has­ta aho­ra por el des­ca­be­lla­do pro­yec­to del me­tro­bús a los mi­les de per­so­nas di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te per­ju­di­ca­das en sus bie­nes y en su se­gu­ri­dad per­so­nal?

En fe­bre­ro de 2016, el Mi­nis­te­rio de Obras Pú­bli­cas y Co­mu­ni­ca­cio­nes (MOPC) ad­ju­di­có a la em­pre­sa por­tu­gue­sa Mo­ta En­gil la cons­truc­ción de los tra­mos 4 y 3 del Sis­te­ma Tron­cal pa­ra Bus de Trán­si­to Rá­pi­do (Me­tro­bús), con una lon­gi­tud to­tal de 11,5 ki­ló­me­tros, des­de la avenida El Agró­no­mo, frente al cam­pus de la UNA en San Lo­ren­zo, has­ta la ca­lle Ge­ne­ral Aquino de Asun­ción, a lo lar­go de la Ru­ta II “Ma­ris­cal Es­ti­ga­rri­bia” y la avenida Eu­se­bio Aya­la. El mon­to del contrato fue de G. 300.417 mi­llo­nes (unos 51 mi­llo­nes de dó­la­res al cam­bio ac­tual) . La fis­ca­li­za­ción de la obra fue otor­ga­da al con­sor­cio es­pa­ñol-chi­leno Ty­p­sa, In­co­sa e In­ge­neg, por un mon­to de G. 16.320 mi­llo­nes (unos 2.800.000 dó­la­res). Tras más de dos años y me­dio de los tra­ba­jos, la em­pre­sa con­tra­tis­ta ha com­ple­ta­do ape­nas unos 800 me­tros.

Sin em­bar­go, lla­ma­ti­va­men­te, pe­se al des­co­mu­nal atra­so acu­mu­la­do en el avan­ce de la obra, du­ran­te los me­ses fi­na­les de la ad­mi­nis­tra­ción del mi­nis­tro Ra­món Ji­mé­nez Gao­na el MOPC re­co­no­ció a Mo­ta En­gil un au­men­to de cos­to del 34,4 por cien­to por en­ci­ma del mon­to del contrato ori­gi­nal, con lo que la obra pa­só a cos­tar (has­ta aho­ra) G. 403.900 mi­llo­nes (más de 69 mi­llo­nes de dó­la­res). Con­co­mi­tan­te­men­te, el con­sor­cio fis­ca­li­za­dor tam­bién re­ci­bió un au­men­to del 33 por cien­to, con lo que su contrato ori­gi­nal tre­pó a G. 21.638 mi­llo­nes (unos 3.700.000 dó­la­res).

En con­tra­par­ti­da a es­tos ma­yo­res cos­tos re­co­no­ci­dos por el MOPC, la des­pro­li­ji­dad y fal­ta de pla­ni­fi­ca­ción de los tra­ba­jos, así co­mo su len­tí­si­mo avan­ce en los tra­mos in­ter­ve­ni­dos, han ge­ne­ra­do un ca­tas­tró­fi­co per­jui­cio eco­nó­mi­co tan­gi­ble a más de 130 co­mer­cios que se vie­ron obli­ga­dos a ce­rrar y a los más de 1.200 em­plea­dos que

per­die­ron sus pues­tos de tra­ba­jo por tal mo­ti­vo. Si a es­to su­ma­mos los per­jui­cios in­tan­gi­bles de in­co­mo­di­dad, ries­gos y de­mo­ras que dia­ria­men­te su­fren cien­tos de mi­les de pa­sa­je­ros de los bu­ses y au­to­mo­vi­lis­tas obli­ga­dos a des­viar­se de sus iti­ne­ra­rios y cir­cu­lar por ca­lles al­ter­na­ti­vas pé­si­ma­men­te acon­di­cio­na­das, el per­jui­cio es sim­ple­men­te in­cal­cu­la­ble.

Es ad­mi­si­ble, por su­pues­to, que obras de es­ta na­tu­ra­le­za ge­ne­ren in­co­mo­di­da­des y aun per­jui­cios, pe­ro nun­ca en la mag­ni­tud oca­sio­na­da en es­te ca­so por la im­pre­vi­sión y cha­pu­ce­ría atri­bui­bles a au­to­ri­da­des y em­pre­sas con­tra­tis­tas. Peor aún, por­que lo que es­tá ocu­rrien­do ha si­do reite­ra­da­men­te ad­ver­ti­do por la pren­sa y téc­ni­cos ca­li­fi­ca­dos an­tes de co­men­zar la obra, pe­se a lo cual es­te pro­yec­to con tu­fo a ne­go­cia­do si­guió ade­lan­te. En­va­len­to­na­da con la to­le­ran­cia cóm­pli­ce de­mos­tra­da por las an­te­rio­res au­to­ri­da­des del MOPC an­te su desas­tro­so desem­pe­ño con­trac­tual, y fiel a la suer­te de po­lí­ti­ca ex­tor­si­va ex­hi­bi­da en con­tra­tos con el Es­ta­do en va­rios paí­ses del mun­do, apro­ve­chan­do el cam­bio de Go­bierno y ar­gu­yen­do la fal­ta de pa­go de unos 100.000 dó­la­res y reclamos traí­dos de los pe­los, la con­tra­tis­ta pre­sen­tó a las nue­vas au­to­ri­da­des del MOPC un lla­ma­ti­vo preavi­so de sus­pen­sión de los tra­ba­jos, que por contrato

de­be cum­plir en pla­zo y for­ma. Pue­de pen­sar­se que lo que bus­ca la em­pre­sa es evi­tar la mul­ta por el es­can­da­lo­so atra­so, pe­se a los ma­yo­res cos­tos que le fue­ron gra­cio­sa­men­te re­co­no­ci­dos por la ad­mi­nis­tra­ción del mi­nis­tro Ji­mé­nez Gao­na. Aun­que el nue­vo mi­nis­tro del MOPC, Ar­nol­do Wiens ,no ha an­ti­ci­pa­do aún la pos­tu­ra que el Go­bierno va a asu­mir con relación al des­ca­ra­do ul­ti­má­tum de Mo­ta En­gil, que tie­ne pla­zo de cum­pli­mien­to el 19 de es­te mes, la pre­gun­ta ob­via que ca­be es: ¿Quién pa­ga­rá los per­jui­cios oca­sio­na­dos has­ta aho­ra por el des­ca­be­lla­do pro­yec­to del me­tro­bús a los mi­les de per­so­nas di­rec­ta e in­di­rec­ta­men­te per­ju­di­ca­das en sus bie­nes y en su se­gu­ri­dad per­so­nal? El dra­ma que su­fre la gen­te di­rec­ta­men­te afec­ta­da y los au­to­mo­vi­lis­tas que tran­si­tan por la zo­na se vio enor­me­men­te agu­di­za­do en es­tos días por las llu­vias que cas­ti­ga­ron nues­tra ca­pi­tal y el país en ge­ne­ral. Aquí va­le la pe­na trans­cri­bir el ar­tícu­lo 39 de la Cons­ti­tu­ción, que di­ce: “To­da per­so­na tie­ne de­re­cho a ser in­dem­ni­za­da jus­ta y ade­cua­da­men­te por los da­ños o per­jui­cios de que fue­se ob­je­to por par­te del Es­ta­do”.

De he­cho, el Es­ta­do (el pue­blo con­tri­bu­yen­te) es el que has­ta aho­ra es­tá pa­gan­do por es­te ele­fan­te blan­co ad­qui­ri­do y ali­men­ta­do por una ca­ter­va de con­cu­sio­na­rios y po­lí­ti­cos co­nec­ta­dos con los Go­bier­nos de turno, y que a su fa­tí­di­co pa­so es­tá ma­tan­do la eco­no­mía de uno de los sec­to­res co­mer­cia­les más prós­pe­ros de la Ca­pi­tal y del

Área Me­tro­po­li­ta­na, con los mi­llo­nes de dó­la­res que has­ta la fe­cha se han em­bol­sa­do Mo­ta En­gil y el con­sor­cio con­tra­ta­do pa­ra su­pues­ta­men­te fis­ca­li­zar con pro­pie­dad la obra.

La gen­te, en par­ti­cu­lar la di­rec­ta­men­te afec­ta­da por la for­ma en que se con­ci­bió es­te pa­ra­noi­co pro­yec­to de trans­por­te ur­bano, es­pe­ra an­sio­sa que el nue­vo Go­bierno co­lo­que es­te asun­to en el cen­tro de los gran­des desafíos de los mu­chos que tie­ne por de­lan­te y le dé una “so­lu­ción fi­nal”, co­mo se de­be dar a to­do mal pú­bli­co que no tie­ne cura.

La pri­ma­ve­ra de re­com­po­si­ción mo­ral de la Jus­ti­cia pa­ra­gua­ya que tí­mi­da­men­te se in­si­núa de­be ser apro­ve­cha­da por el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca pa­ra ha­cer del ca­so me­tro­bús un pa­ra­dig­ma de co­ra­je po­lí­ti­co –co­mo su­ce­die­ra en Bra­sil con el ca­so “La­va Ja­to”–, lle­van­do an­te la Jus­ti­cia a to­dos los res­pon­sa­bles de es­ta co­lo­sal es­ta­fa con­tra el fis­co, pa­ra que pa­guen en la cár­cel por su de­li­to y re­sar­zan con sus bie­nes el per­jui­cio oca­sio­na­do al Es­ta­do, co­mo le ocu­rrió al em­pre­sa­rio Ode­brecht y a otros en el ve­cino país. Los ciu­da­da­nos y las ciu­da­da­nas de­ben re­cla­mar con fir­me­za y per­se­ve­ran­cia que ter­mi­ne la im­pu­ni­dad pa­ra quie­nes es­quil­man las ar­cas pú­bli­cas a don­de van a pa­rar los im­pues­tos que pa­gan con gran­des sa­cri­fi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.